Quiropráctica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Quiropraxia»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Quiropráctica
Medicina alternativa, Pseudociencia, Anticiencia, Quackery, Escepticismo, Escepticismo científico
Daniel David Palmer.jpg
Daniel David Palmer, el inventor de la quiropráctica, decía que «recibió la quiropráctica desde el otro mundo».[1] Fue encarcelado en 1907 por practicar medicina sin licencia.[2]
Creencias Subluxación vertebral, ajuste vertebral, inteligencia innata
Riesgos Disección arterial vertebral (accidente cerebrovascular), fracturas por compresión vertebral, síndrome de cauda equina, muerte
Campos relacionados Osteopatía, vitalismo
Año de propuesta 1895 en Davenport (Iowa), Estados Unidos
Proponente original David Daniel Palmer
Sucesor Bartlett Joshua Palmer
MeshID D002684
[editar datos en Wikidata]

La quiropráctica es un tipo de medicina alternativa[3] que se centra en el diagnóstico y tratamiento de los trastornos mecánicos del sistema musculoesquelético, especialmente la columna vertebral, bajo la creencia de que estos trastornos afectan la salud general a través del sistema nervioso[4] [5] y que su corrección mejora o restaura la salud.[5] La filosofía en la que se basa y ciertas prácticas y creencias empleadas por los quiroprácticos son pseudocientíficas[6] [7] [8] [9] y anticientíficas.[9] [10]

La principal técnica quiropráctica consiste en terapia manual, especialmente la manipulación de la columna vertebral, otras articulaciones y tejidos blandos.[11] Las bases tradicionales de la quiropráctica afirman que la mayor parte de las enfermedades humanas son causadas por malformaciones de la columna vertebral ("subluxación vertebral"), que presionan los nervios circundantes y "bloquean el flujo de una energía natural a través del cuerpo",[12] interfieriendo con la función del organismo y su "inteligencia innata".[12] Ninguno de estos conceptos ni teorías fundamentales de la quiropráctica está respaldado por pruebas científicas.[5] [12] Algunos quiroprácticos también ofrecen terapias convencionales, tales como ejercicios y orientación para un estilo de vida saludable,[11] lo que hace que al paciente le resulte difícil distinguir lo que tiene una base científica de lo que no la tiene.[13]

La terapia manual puede ser efectiva para aliviar el dolor lumbar crónico,[12] si bien no se ha podido confirmar ni refutar que sea más eficaz que los tratamientos de la Medicina convencional.[14] No hay evidencias suficientes que respalden la efectividad de la terapia manual en otras enfermedades que afectan a los huesos, las articulaciones o los tejidos blandos, por lo que no existe base para recomendar la quiropráctica como tratamiento en estos casos, y no hay ninguna evidencia de su efectividad para tratar ningún otro trastorno de salud.[12]

No está establecida la seguridad de la quiropráctica.[15] La manipulación produce con frecuencia efectos adversos transitorios moderados o leves (aproximadamente en el 50% de los casos).[5] La incidencia de las complicaciones graves, entre las que se incluyen hemorragia subaracnoidea, paraplejia y muerte, es probablemente rara,[12] [16] si bien no se conocen los datos reales debido a que la gran mayoría de los casos no se comunican ni documentan en la literatura médica.[5] [17] [18] Otros posibles riesgos para la salud como consecuencia de la consulta con un quiropráctico incluyen diagnósticos erróneos y/o retrasos en alcanzar un diagnóstico correcto, y el rechazo a la vacunación por parte de muchos quiroprácticos.[5] La quiropráctica es una de las formas más extendidas de terapia manual. Se practica en todo el mundo y está regulada por la ley en más de 40 países.[19]

Historia[editar]

Fue desarrollada en Iowa, (Estados Unidos) en el año 1895. David Daniel Palmer realizó el primer ajuste vertebral específico a un conserje local que había perdido la audición después de un accidente. Analizó su columna, y tras ver que una vértebra estaba desplazada la corrigió, y su audición mejoró.[20] Su hijo Bartlett Joshua Palmer ayudó a expandirla a principios del siglo XX.[21] . Su padre fundó el Palmer College of Chiropractic en 1897, que fue la primera de las 50 escuelas que existen hoy en el mundo, la mayoría en Estados Unidos, y también en Reino Unido, Australia, Francia, Dinamarca, Brasil, México, etc.[cita requerida]

Las observaciones de Palmer lo llevaron a concluir que existe una supuesta "inteligencia innata" que controla una supuesta "energía" o "fuerza vital" que, según las teorías de los curanderos magnéticos de la época, permite que el cuerpo se cure a sí mismo. Según Palmer, dicha "inteligencia innata" regula todas las funciones del organismo pero, en presencia de una "subluxación de la médula espinal", el flujo de la "energía" se bloquea, causando todo tipo de trastornos de salud. Palmer estaba convencido de que el 95% de todas las enfermedades son causadas por vértebras desplazadas y el resto, por luxaciones de otras articulaciones. Palmer desarrolló las técnicas de manipulación con el objetivo de desbloquear el flujo de esta "energía" y permitir la autocuración del organismo. Ninguna de estas teorías puede cuantificarse mediante ningún método científico.[5]

La "inteligencia innata" llegó a convertirse en un concepto teológico, la representación de la "Inteligencia Universal" (Dios) dentro de cada persona.[5]

Actualmente, la Quiropráctica ha evolucionado desde las ideas originales de Palmer, manteniendo sus bases teóricas. Al mismo tiempo, un gran número de quiroprácticos quieren separarse del tradicional concepto vitalístico de la inteligencia innata.[22] [23]

En el año 2005, la Organización Mundial de la Salud definió la quiropráctica como "una profesión sanitaria que se ocupa del diagnóstico, el tratamiento y la prevención de los trastornos del sistema neuromusculoesquelético y de los efectos de dichos trastornos sobre la salud en general", cuya filosofía está basada en conceptos y principios que difieren de los de otras profesiones sanitarias, principalmente "holismo, vitalismo, naturalismo, conservacionismo, racionalismo crítico, humanismo y ética".[19] Esta definición está incluida en un amplio documento que contiene directrices cuyos objetivos principales son los de "facilitar la práctica autorizada e inocua de la quiropráctica" y "establecer los requisitos básicos para la enseñanza de la quiropráctica" con el fin de "proteger al público y a los pacientes", revisando las "contraindicaciones para reducir al mínimo el riesgo de accidente" y proporcionando "asesoramiento en materia de gestión de las complicaciones que ocurren durante el tratamiento".[19]

Eficacia[editar]

Los quiroprácticos se centran principalmente en el tratamiento de los dolores de espalda y cuello, pero muchos pretenden poder tratar otros trastornos de salud, tales como el asma, los trastornos digestivos, la migraña, los cólicos del bebé y los dolores menstruales, entre otros muchos.[24] No obstante, no se ha demostrado la efectividad de la quiropráctica para el tratamiento de ningún trastorno de salud,[24] [12] con la posible excepción del alivio del dolor lumbar crónico,[12] si bien en este caso no se ha podido confirmar ni refutar que sea más eficaz que los tratamientos de la Medicina convencional.[14]

Una evaluación crítica encontró que colectivamente, la manipulación espinal es inefectiva para cualquier enfermedad.[25] Una revisión Cochrane encontró muy poca a moderada evidencia de que la terapia de manipulación espinal fuese más efectiva que las intervenciones inertes, simuladas o como una terapia adjunta a lumbago agudo.[26] La manipulación espinal puede que sea costo-efectiva para el lumbago crónico o subagudo pero los resultados para el lumbago agudo fueron insuficientes.[27]

La costo-efectividad del uso mantenido de la quiropráctica es desconocida.[28]

Seguridad[editar]

No está establecida la seguridad de la quiropráctica.[15] La tasa real de eventos adversos es desconocida[16] ya que se subnotifican.[17] La manipulación provoca frecuentemente efectos adversos leves a moderados, con una incidencia de complicaciones serias o fatales probablemente rara.[12] [16]

A pesar de los esfuerzos realizados para que los estudios utilicen una metodología adecuada y las recomendaciones dictadas en las guías CONSORT 2010, y que se ha producido un aumento en la notificación de complicaciones derivadas de la manipulación espinal, una revisión sistemática de septiembre de 2016 concluye que el nivel de notificación de los efectos adversos es "inadecuado e inaceptable".[18]

Existe controversia respecto al nivel de riesgo de ictus en la manipulación cervical.[29] Se ha suguerido que la relación es causal, lo que ha sido disputado por muchos quiroprácticos que creen que no se ha demostrado.[30]

Las técnicas de manipulación, movilización articular y masaje son practicadas también por fisioterapeutas, osteópatas y algunos médicos.[31] Los efectos adversos graves, como la muerte tras la manipulación del cuello, ocurren con mayor frecuencia cuando la manipulación es realizada por un quiropráctico, en comparación con fisioterapeutas, osteópatas, médicos u otros profesionales de la salud.[30]

Regulación[editar]

La quiropráctica está reconocida como profesión sanitaria en países como Italia, Portugal, Francia, Bélgica, Suiza, Reino Unido, Finlandia, Dinamarca, Noruega, Suecia, Islandia, Estados Unidos, Canadá, México, Australia, Sudáfrica y Nueva Zelanda, entre muchos otros.[32] Sin embargo, en algunos países como Grecia y España, sus legislaciones actuales aún no la reconocen como tal.

Los títulos de Quiropráctica expedidos por instituciones privadas o extranjeras no presentan homologación ni validez legal en España en la actualidad, donde la Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias en su artículo 2.2 no la sitúa entre las profesiones sanitarias que incluyen licenciaturas y grados establecidas: Medicina, Odontología, Enfermería, Veterinaria, Fisioterapia, Terapia Ocupacional, Podología, Nutrición humana y Dietética, Farmacia, Logopedia y Óptica-Optometría.[33]

La formación de los quiroprácticos en los países donde estos estudios están reconocidos oficialmente es equivalente a la de una licenciatura en España. Los estudios de Quiropráctica (como ocurre con otros tipos de estudios superiores) tienen una duración variable según el país donde se realicen. La OMS establece que la formación quiropráctica completa (categoría I) debe tener un mínimo de 4200 horas lectivas y 1000 horas de formación clínica supervisada.[19] Finalizada la carrera se obtiene el título de Doctor en Quiropráctica (Doctor of Chiropractic) o bien el de Licenciado en Quiropráctica (si cursan los estudios en alguna universidad europea o internacional). La educación es específica sólo para quiroprácticos desde el primer curso.

Debido a la legislación española actual, estos títulos no presentan validez oficial, no aparecen en los listados del Ministerio de Educación y no habilitan como profesionales sanitarios en España.[34] [35] La orden del Ministerio de Ciencia e Innovación CIN/2135/2008, de 3 de julio, por la que se establecen los requisitos para la verificación de los títulos universitarios oficiales que habiliten para el ejercicio de la profesión de Fisioterapeuta establece la quiropráctica, al igual que la osteopatía, como competencias del Graduado en Fisioterapia,[36] por lo que se integran las prácticas de la quiropráctica dentro de este título de grado. Organismos como la Asociación Española de Quiropráctica (AEQ) buscan desde hace años la regularización de la quiropráctica en España, pero aún no se ha logrado ningún cambio normativo.[cita requerida]

En diciembre de 2012, el European Council on Chiropractic Education (ECCE), miembro de la Asociación Europea para la Garantía de Calidad de la Educación Superior (ENQA), concedió al Real Centro Universitario María Cristina de El Escorial la acreditación de los estudios en Quiropráctica, siendo el primer Centro acreditado por esta asociación en España. Esta acreditación es privada y externa al sistema de educación superior español.[37] Actualmente, el centro ofrece el Título Superior en Quiropráctica[38] , el cual se obtiene tras cursar estudios de cuatro años de duración y un máster en Quiropráctica de un curso de duración, y permite el ejercicio profesional en los países donde la quiropráctica se encuentra regulada.

Controversia y críticas[editar]

La base de la quiropráctica está en desacuerdo con la Medicina y se ha sostenido por ideas pseudocientíficas como la "subluxación vertebral" o la "inteligencia innata".[39] [24] A lo largo de su historia la quiropráctica ha sido objeto de controversia y crítica tanto externa como interna.[40] [41] [22] [42] De acuerdo a Daniel D. Palmer, el fundador de la quiropráctica, la "subluxación vertebral" es la única causa de enfermedad y la manipulación es la cura para todas las enfermedades de la especie humana.[24] [43] Una encuesta amplia a los practicantes[44] halló que "la mayoría de los quiroprácticos (ya sean "straights" o "mixers") aún tienen opiniones de innata y de la causa y cura de las enfermedades (no solo lumbago) coherentes con aquellas de Palmers".[45] Una evaluación crítica indica que "La quiropráctica tiene su origen en conceptos místicos. Esto llevó a un conflicto interno dentro de la profesión quiropráctica, que continúa hasta hoy".[24] Los quiroprácticos, incluido D. D. Palmer, fueron encarcelados por ejercer la medicina sin licencia.[24] Durante la mayor parte de su existencia, la quiropráctica ha luchado contra la medicina científica mediante el uso de ideas pseudo y anticientíficas.[46]

A pesar de la evidencia aplastante de que la vacunación es una intervención efectiva en la salud pública, entre los quiroprácticos existen desacuerdos significativos en este tema,[47] lo que ha llevado a un impacto negativo tanto en las tasas de vacunación como en la aceptación de la quiropráctica.[48]

La quiropráctica permanece en la controversia, aunque en un menor grado que en el pasado.[40]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. D.D. Palmer's Religion of Chiropractic - Letter from D.D. Palmer to P.W. Johnson, D.C., May 4, 1911. In the letter, he often refers to himself with royal third person terminology and also as "Old Dad".
  2. Keating, Jr., Ph.D, Joseph C. «Discoverer of Chiropractic Released from Jail Saturday» (en inglés). The Chiropractic Resource Organization. Consultado el 22 de noviembre de 2016. 
  3. Chapman-Smith DA, Cleveland CS III (2005). «International status, standards, and education of the chiropractic profession». En Haldeman S, Dagenais S, Budgell B (eds.). Principles and Practice of Chiropractic (3rd edición). McGraw-Hill. pp. 111-34. ISBN 0-07-137534-1. 
  4. Nelson CF, Lawrence DJ, Triano JJ, Bronfort G, Perle SM, Metz RD, Hegetschweiler K, LaBrot T (2005). «Chiropractic as spine care: a model for the profession». Chiropr Osteopat 13 (1): 9. doi:10.1186/1746-1340-13-9. PMC 1185558. PMID 16000175. 
  5. a b c d e f g h Ernst E (mayo de 2008). «Chiropractic: a critical evaluation». J Pain Symptom Manage (Revisión) 35 (5): 544-62. doi:10.1016/j.jpainsymman.2007.07.004. PMID 18280103. 
  6. Ernst E (mayo de 2008). «Chiropractic: a critical evaluation». J Pain Symptom Manage (Revisión) 35 (5): 544-62. doi:10.1016/j.jpainsymman.2007.07.004. PMID 18280103. «The terms "research" and "science" appear frequently in the chiropractic literature with a variety of meanings "unfamiliar to most scientists". Many early chiropractors felt the need to obtain an "aura of scientific respectability" as marketing ploys for promoting their practice to the public. (Los términos "investigación" y "ciencia" aparecen con frecuencia en la literatura quiropráctica con una variedad de significados "desconocido para la mayoría de los científicos". Muchos de los primeros quiroprácticos sintieron la necesidad de obtener un "aura de respetabilidad científica" como tácticas de marketing para promocionar su práctica al público.)». 
  7. Reggars JW (mayo de 2011). «Chiropractic at the crossroads or are we just going around in circles?». Chiropr Man Therap 19: 11. doi:10.1186/2045-709X-19-11. PMC 3119029. PMID 21599991. 
  8. López JC, Pérez LM, Sobrino S (julio-agosto de 2009). «La raíz del protocolo de investigación. Parte I de III: de la cacería de las hipótesis». Dermatología Rev Mex 53 (4): 201-5. «La pseudociencia es muy común en todos los círculos sociales: se trata de creencias que parecen ser científicas, pero carecen de evidencia que demuestre su realidad. Entre la pseudociencia se encuentran la homeopatía, el naturismo, los quiroprácticos y muchos otros.» 
  9. a b Benedetti, Paul; MacPhail, Wayne (2002). Spin Doctors: The Chiropractic Industry Under Examination. Dundurn. p. 18. ISBN 9781550024067. 
  10. Nelson CF, Lawrence DJ, Triano JJ, Bronfort G, Perle SM, Metz RD, Hegetschweiler K, LaBrot T (julio de 2005). «Chiropractic as spine care: a model for the profession.». Chiropr Osteopat 6 (13): 9. PMC 1185558. PMID 16000175. 
  11. a b Mootz RD, Shekelle PG (1997). «Content of practice». En Cherkin DC, Mootz RD (eds.). Chiropractic in the United States: Training, Practice, and Research. Rockville, MD: Agency for Health Care Policy and Research. pp. 67-91. OCLC 39856366. Consultado el 10 de octubre de 2008.  AHCPR Pub No. 98-N002.
  12. a b c d e f g h i NHS Choices (Servicio Nacional de Salud del Reino Unido). «Chiropractic». Consultado el 14 de septiembre de 2016. 
  13. Benedetti P, MacPhail W (2002). Spin Doctors: The Chiropractic Industry Under Examination. The Dundurn Group. Toronto - Oxford. ISBN 1-55002-406-X. 
  14. a b NHS Choices (Servicio Nacional de Salud del Reino Unido). «Chiropractic - Evidence». Consultado el 14 de septiembre de 2016. 
  15. a b Gouveia LO, Castanho P, Ferreira JJ (2009). «Safety of chiropractic interventions: a systematic review». Spine 34 (11): E405-13. doi:10.1097/BRS.0b013e3181a16d63. PMID 19444054. «Safety in chiropractic manipulation is far from being achieved. Further investigations are urgent to assess definite conclusions regarding this issue. ... There is insufficient data to produce a robust conclusion on safety of chiropractic interventions. La seguridad en la manipulación quiropráctica está lejos de ser alcanzada. Son urgentes investigaciones adicionales para evaluar las conclusiones definitivas sobre este tema. ... No hay datos suficientes para proporcionar una conclusión sólida sobre la seguridad de las intervenciones quiroprácticas.». 
  16. a b c Ernst E (2007). «Adverse effects of spinal manipulation: a systematic review». J R Soc Med 100 (7): 330-8. doi:10.1258/jrsm.100.7.330. PMC 1905885. PMID 17606755. Resumen divulgativoMed News Today (2007-07-02). 
  17. a b Ernst E, Posadzki P (2012). «Reporting of adverse effects in randomised clinical trials of chiropractic manipulations: a systematic review». N Z Med J 125 (1353): 87-140. PMID 22522273. 
  18. a b Gorrell LM, Engel RM, Brown B2, Lystad RP. (septiembre de 2016). «The reporting of adverse events following spinal manipulation in randomized clinical trials-a systematic review». Spine J (Revisión Sistemática) 16 (9): 1143-51. doi:10.1016/j.spinee.2016.05.018. PMID 27241208. 
  19. a b c d Organización Mundial de la Salud (2005). «Directrices sobre formación básica e inocuidad en quiropráctica». Consultado el 14 de septiembre de 2016. 
  20. American Chiropractic Association. «History of Chiropractic - American Chiropractic Association». 
  21. Martin SC (October 1993). «Chiropractic and the social context of medical technology, 1895-1925». Technol Cult 34 (4): 808-34. doi:10.2307/3106416. JSTOR 3106416. PMID 11623404. 
  22. a b Kaptchuk TJ, Eisenberg DM (Nov 1998). «Chiropractic: origins, controversies, and contributions». Archives of Internal Medicine 158 (20): 2215-24. doi:10.1001/archinte.158.20.2215. ISSN 0003-9926. PMID 9818801. 
  23. «El desarrollo de la Ciencia de la Filosofía Quiropráctica.» Today's Chiropractic, 1998, [1]
  24. a b c d e f Ernst E (May 2008). «Chiropractic: a critical evaluation». Journal of pain and symptom management 35 (5): 544-62. doi:10.1016/j.jpainsymman.2007.07.004. ISSN 0885-3924. PMID 18280103. 
  25. Posadzki P, Ernst E (2011). «Spinal manipulation: an update of a systematic review of systematic reviews». N Z Med J 124 (1340): 55-71. PMID 21952385. 
  26. Rubinstein SM, Terwee CB, Assendelft WJ, de Boer MR, van Tulder MW (February 2013). «Spinal manipulative therapy for acute low back pain: an update of the cochrane review». Spine (Systematic Review) 38 (3): E158-77. doi:10.1097/BRS.0b013e31827dd89d. PMID 23169072. 
  27. Lin CW, Haas M, Maher CG, Machado LA, van Tulder MW (2011). «Cost-effectiveness of guideline-endorsed treatments for low back pain: a systematic review». European Spine Journal 20 (7): 1024-1038. doi:10.1007/s00586-010-1676-3. PMC 3176706. PMID 21229367. 
  28. Leboeuf-Yde C, Hestbaek L (2008). «Maintenance care in chiropractic--what do we know?». Chiropr Osteopat 16: 3. doi:10.1186/1746-1340-16-3. PMC 2396648. PMID 18466623. 
  29. Haynes MJ, Vincent K, Fischhoff C, Bremner AP, Lanlo O, Hankey GJ (2012). «Assessing the risk of stroke from neck manipulation: a systematic review». International Journal of Clinical Practice 66 (10): 940-947. doi:10.1111/j.1742-1241.2012.03004.x. PMC 3506737. PMID 22994328. 
  30. a b Ernst E (2010). «Deaths after chiropractic: a review of published cases». Int J Clinical Practice 64 (8): 1162-1165. doi:10.1111/j.1742-1241.2010.02352.x. PMID 20642715. «This review is focussed on deaths after chiropractic, yet neck manipulations are, of course, used by other healthcare professionals as well. The reason for this focus is simple: chiropractors are more frequently associated with serious manipulationrelated adverse effects than osteopaths, physiotherapists, doctors or other professionals. "Esta revisión se centra en las muertes después de la quiropráctica, aunque las manipulaciones del cuello son utilizadas también, por supuesto, por otros profesionales de la salud. La razón de este enfoque es simple: los quiroprácticos se asocian más frecuentemente con efectos adversos graves relacionados con la manipulación que los osteópatas, los fisioterapeutas, los médicos u otros profesionales."». 
  31. Norris P (2001). «How 'we' are different from 'them': occupational boundary maintenance in the treatment of musculo-skeletal problems». Sociol Health Illn 23 (1): 24-43. doi:10.1111/1467-9566.00239. 
  32. World Federation of Chiropractic: Estatus Legal de la Quiropráctica según el País.
  33. «Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias.». 
  34. «El Barcelona College of Chiropractic y su título "universitario" de quiropráctico». 
  35. «Oferta oficial del RCU María Cristina». 
  36. «ORDEN CIN/2135/2008, de 3 de julio, por la que se establecen los requisitos para la verificación de los títulos universitarios oficiales que habiliten para el ejercicio de la profesión de Fisioterapeuta.». 
  37. «El Consejo Europeo de Educación Quiropráctica concede su acreditación al RCU Escorial-María Cristina». 
  38. «Titulado Superior en Quiropráctica |». www.rcumariacristina.com. Consultado el 4 de abril de 2016. 
  39. Joseph C. Keating, Jr., Cleveland CS III, Menke M (2005). «Chiropractic history: a primer» (PDF). Association for the History of Chiropractic. Archivado desde el original el 30 de noviembre de 2015. Consultado el 16 de junio de 2008. «A significant and continuing barrier to scientific progress within chiropractic are the anti-scientific and pseudo-scientific ideas (Keating 1997b) which have sustained the profession throughout a century of intense struggle with political medicine. Chiropractors' tendency to assert the meaningfulness of various theories and methods as a counterpoint to allopathic charges of quackery has created a defensiveness which can make critical examination of chiropractic concepts difficult (Keating and Mootz 1989). One example of this conundrum is the continuing controversy about the presumptive target of DCs' adjustive interventions: subluxation (Gatterman 1995; Leach 1994).» 
  40. a b DeVocht JW (2006). «History and overview of theories and methods of chiropractic: a counterpoint». Clin Orthop Relat Res 444: 243-9. doi:10.1097/01.blo.0000203460.89887.8d. PMID 16523145. 
  41. Homola S (2006). «Chiropractic: history and overview of theories and methods». Clin Orthop Relat Res 444: 236-42. doi:10.1097/01.blo.0000200258.95865.87. PMID 16446588. 
  42. Jaroff, Leon (27 de febrero de 2002). «Back Off, Chiropractors!». Time. Consultado el 7 de junio de 2009. 
  43. Palmer DD (1910). The Chiropractor's Adjuster: Text-book of the Science, Art and Philosophy of Chiropractic for Students and Practitioners. Portland, OR: Portland Printing House Co. OCLC 17205743. «A subluxated vertebra ... is the cause of 95 percent of all diseases ... The other five percent is caused by displaced joints other than those of the vertebral column.» 
  44. McDonald WP, Durkin KF, Pfefer M (2003). How Chiropractors Think and Practice: The Survey of North American Chiropractors. Ada, OH: Institute for Social Research, Ohio Northern University. ISBN 0-9728055-5-9. [página requerida] Summarized in: McDonald WP, Durkin KF, Pfefer M (2004). «How chiropractors think and practice: the survey of North American chiropractors». Semin Integr Med 2 (3): 92-8. doi:10.1016/j.sigm.2004.07.002. Resumen divulgativoDyn Chiropr (2003-06-02). 
  45. Gunther Brown, Candy (7 de julio de 2014). «Chiropractic: Is it Nature, Medicine or Religion?». The Huffington Post. 
  46. Joseph C. Keating, Jr., Cleveland CS III, Menke M (2005). «Chiropractic history: a primer» (PDF). Association for the History of Chiropractic. Consultado el 16 de junio de 2008. 
  47. Busse JW, Morgan L, Campbell JB (2005). «Chiropractic antivaccination arguments». J Manipulative Physiol Ther 28 (5): 367-73. doi:10.1016/j.jmpt.2005.04.011. PMID 15965414. 
  48. Campbell JB, Busse JW, Injeyan HS (2000). «Chiropractors and vaccination: a historical perspective». Pediatrics 105 (4): e43. doi:10.1542/peds.105.4.e43. PMID 10742364. 

Enlaces externos[editar]