Quinta Heeren

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Quinta Heeren
Quinta Heeren.jpg
La Quinta Heeren representa la opulencia y elegancia de las familias que habitaron los Barrios Altos de Lima desde finales del Siglo XIX hasta la primeras décadas del Siglo XX.
Información general
Catalogación Patrimonio Cultural de la Nación
Localización Lima, Flag of Peru.svg Perú
Coordenadas 12°02′59″S 77°01′04″O / -12.0497, -77.0178Coordenadas: 12°02′59″S 77°01′04″O / -12.0497, -77.0178
[editar datos en Wikidata]

La Quinta Heeren es uno de los primeros condominios de residencias particulares construidos en Lima alrededor de la década de 1880. Originalmente llamada "Quinta del Carmen", fue propiedad del alemán Oscar Heeren Massa. La arquitectura de la Quinta es de estilo historicista, con mucha influencia victoriana y ecléctica, estilos que coinciden con el periodo de su construcción. Este lugar se encuentra conformado por una plazuela, calles estrechas, y jardines adornados con jarrones y esculturas.

El arquitecto Hector Velarde agrega sobre este lugar: "Su excepcional aislamiento en un sombreado remanso de la vieja Lima lo ha conservado intacto como un pequeño barrio de los tiempos victorianos... La arquitectura es de un neo-clasicismo muy fino con paños lisos y claros."[1]

Quinta Heeren
Plazuela principal de la Quinta Heeren

Finalizada su construcción fue ocupada por Oscar Heeren, familiares, y allegados, entre ellos su yerno, el político peruano José Pardo y Barreda. Es por medio de este último que la sucesión de propietarios hasta la fecha permanece en esta familia. Desde inicios del Siglo XX, el lugar fue sede de las embajadas de Japón, Bélgica, Alemania, Francia y Estados Unidos. A partir de la década del 20 del Siglo XX se da en el lugar una importante presencia de japoneses acaudalados, entre ellos don Seiguma Kitsutani, quien va a ser protagonista de un suceso que es muy recordado hasta hoy en este lugar. Kitsutani comercializaba gran cantidad de productos importados, pero durante unos años -cercanos a su muerte- fue una fábrica de muebles de bambú lo que ocupó gran parte de su tiempo y atención, además de uno de los motivos de las perdidas económicas que lo llevarían finalmente a su suicidio, mediante un ritual de honor, llamado sepukku, que hay que verlo en el contexto del pensamiento de una cultura lejana al pensamiento de Occidente. A partir de los años 70 del Siglo XX, nuevos vecinos ocuparían la Quinta, dándole un carácter mas popular y masivo, convirtiéndose en repositorio de muchas historias de fiestas criollas, de vecinos famosos, y del carácter bucólico y paradisíaco que tuvo este lugar.

La historia de la Quinta, de sus vecinos, de sus periodos de ocupación, es un referente patrimonial de la ciudad de Lima.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Velarde, Hector. «Itinerarios de Lima». Editorial Universitaria. 

Enlaces externos[editar]