Purificación de agua potable

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Proceso típico de tratamiento de agua potable.

El proceso de purificación de agua potable es una serie de pasos al cual el agua se somete para eliminar microorganismos y residuos a fin de obtener agua de mayor pureza y calidad consumible. Fue creado por James Young Simpson en 1827, y se considera el primer sistema efectivo utilizado para el tratamiento del agua para el consumo humano.

Métodos para purificar el agua[editar]

Con cloro[editar]

Es el procedimiento primario de desinfección del agua en el que se emplean compuestos clorados, tiene acción germicida que elimina algunas bacterias, mohos y algas; además que mantiene un equilibrio de la población de microorganismos patógenos que pudieran encontrarse en el agua.

Filtración a través de lecho interno[editar]

Es un sistema de filtrado que atrapa las partículas de mayor tamaño suspendidas en el agua quedando en las distintas capas de arena que en relación guardan distinto espesor.

Filtración a través de carbón activado[editar]

La filtración mediante carbón activado se emplea en el tratamiento de agua debido a que posee una gran capacidad de absorción de diversos elementos. Sus aplicaciones más beneficiosas tienen que ver con la reducción del sabor y olor a cloro, sedimentos y compuestos orgánicos. Además, es utilizado para la pre y post filtración en equipos de ósmosis inversa.

Este tipo de filtración se emplea para depuraciones de agua subterránea, purificaciones del caudal final de las estaciones de tratamiento de agua potable, decoloraciones del agua, depuración de agua para piscinas, refinamiento de aguas residuales tratadas, entre otros.

Su funcionamiento es muy simple: consiste en introducir el agua por la parte superior de una columna que contiene el carbón activo para que, mediante la acción de la gravedad o de una presión artificial, circule hacia abajo y se recupere a través de un sistema de drenaje inferior.

Filtración por cartucho[editar]

Filtro pulidor

Es el último paso del agua para lograr su pulido físico, el agua pasa a través de un dispositivo que contiene papel filtro con la capacidad de retener algún posible residuo suspendido en el agua de un tamaño aproximado de hasta 0.22 micras, aunque en las plantas purificadoras el filtrado típico es de 5 micras. Cuando el cartucho se ensucia por el exceso de materia suspendida solo se cambia por otro o bien puede lavarse y reutilizarse para su consumo

Suavización del agua[editar]

Se lleva a cabo en el filtro suavizador y es para quitarle la dureza al agua (contenido alto en sales). En este filtro se usan resinas que retienen el calcio, sodio y magnesio y pueden ser naturales o creadas artificialmente, los sólidos en suspensión (sales) que quedan flotando por encima de la resina se drenan y se van al drenaje.

Ósmosis inversa[editar]

Es conocida como ultra purificación en la cual se hace pasar al agua a altas presiones a través de una membrana semipermeable que separa el agua más alta en sales y el agua baja en sales.

La función de la membrana semipermeable es quitar la mayor parte de los sólidos disueltos totales de un 95% a un 99 % y el 99% de todas las bacterias. El agua pasa a través de la membrana a alta presión de tal modo que las impurezas salen por detrás dejando fluir y continuar con su proceso al agua más pura.

De ser necesario se vuelve a pulir el agua físicamente con un filtro que contenga un cartucho con capacidad de retener hasta una micra o menos.

Luz ultravioleta[editar]

Lámpara de luz ultravioleta

La luz ultravioleta se usa para matar a bacterias, pues gracias al espectro que tiene es posible llegar a exterminarlas esterilizando así el agua.

Ozonificación de agua[editar]

Generador de ozono

Se emplea después de que el agua ha pasado por los rayos ultravioleta; es un gas que se inyecta al agua de la forma más directa posible en combinación con el aire que al tener contacto con el agua lleva a cabo la oxidación de los compuestos orgánicos e inorgánicos de ésta, destruyéndolos y evitando la formación de algas y putrefacción del agua.

La efectividad de la desinfección mediante ozono tiene que ver con la cantidad empleada de este y con el tiempo en contacto con el agua.

Véase también[editar]

Referencias[editar]


  • Warild Health Organization an American.Número 481 vol. 3
  • Procesos de potabilización del agua e influencia del tratamiento de ozonización.
  • Tratamiento de aguas para abastecimiento público.G.Gomella-H Guerre.Editores Técnicos Asociados S.A