Signo de puntuación

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Puntuación (lingüística)»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Los signos de puntuación delimitan las frases y los párrafos, establecen la jerarquía sintáctica de las proposiciones para conseguir estructurar al texto, ordenan las ideas y las jerarquizan en principales y secundarias.

La puntuación varía según el estilo de escritura; sin embargo, las diferencias de estilo que se puedan presentar no eximen a nadie, al menos en el registro culto del habla, de la utilización de los signos con ciertas normas mínimas. Se deben evitar errores generalmente considerados como inaceptables, de ahí la importancia de conocer y aplicar las normas básicas de la puntuación.

No obstante, hay que advertir que más allá de cualquier norma establecida, los signos de puntuación componen también la arquitectura del pensamiento escrito. En este sentido, y tal y como sucede en poesía desde hace más de un siglo, no existen normas exactas para reglamentar el correcto uso de los signos en las partituras, tanto narrativas como poéticas. En términos de principios y parámetros, los signos de puntuación entrarían a formar parte de los parámetros del lenguaje, y en consecuencia se sitúan en un proceso de constante evolución y son variables, por lo tanto pueden depender de otros factores.

Si la finalidad última es la comunicación, podría resultar paradójico encontrarnos con licencias ortográficas que no respetan el modo convencional de escritura y que, sin embargo, expresan erróneamente los conceptos y los ritmos internos, invisibles de otra manera.

Como ejemplo de variable «en el extremo» se situarían los cambios en las formas de escritura que están imponiendo los nuevos medios de comunicación, chat, blog, SMS... que más que atacar a las viejas estructuras del lenguaje realizan de él un uso específico, adecuado a la velocidad y otras características del medio en cuestión; incluso cuando lo correcto es respetar el uso de los signos de puntuación y evitar la degradación de la lengua española de ellos. Antes, y puesto que van a ser utilizadas como auxiliares, se mostrarán las comillas bajas, latinas, españolas o angulares: << >>

Historia[editar]

Los primeros sistemas de escritura eran logográficos o silábicos, por ejemplo, escritura china y maya, que no necesariamente requieren puntuación, especialmente el espacio. Esto se debe a que todo el morfema o palabra generalmente se agrupa en un solo glifo, por lo que el espaciado no ayuda tanto a distinguir dónde termina una palabra y dónde comienza la otra. La desambiguación y el énfasis se pueden comunicar fácilmente sin puntuación mediante el empleo de una forma escrita separada distinta de la forma hablada del lenguaje que utiliza una fraseología ligeramente diferente. Incluso hoy, el inglés escrito difiere sutilmente del inglés hablado porque no todo el énfasis y la desambiguación es posible transmitir en forma impresa, incluso con puntuación.

Los antiguos textos clásicos chinos se transmitieron sin puntuación. Sin embargo, muchos textos de bambú del período de los Estados Combatientes contienen los símbolos ⟨└⟩ y ⟨▄⟩ que indican el final de un capítulo y punto final, respectivamente. Por la dinastía Song, la adición de puntuación a los textos por parte de los eruditos para ayudar a la comprensión se hizo común.

La escritura alfabética más antigua (fenicia, hebrea y otras de la misma familia) no tenía mayúsculas, ni espacios, ni vocales (ver abjad) y pocos signos de puntuación. Esto funcionó siempre que el tema se restringiera a una gama limitada de temas (por ejemplo, la escritura utilizada para registrar transacciones comerciales). La puntuación es históricamente una ayuda para leer en voz alta.

El documento más antiguo conocido que utiliza puntuación es el Mesha Stele (siglo IX a. C.). Esto emplea puntos entre las palabras y trazos horizontales entre la sección de los sentidos como puntuación.

Antigüedad occidental[editar]

La mayoría de los textos todavía se escribieron en scriptura continua, es decir, sin ninguna separación entre las palabras. Sin embargo, los griegos usaban esporádicamente signos de puntuación que constaban de puntos dispuestos verticalmente, generalmente dos (dicolón) o tres (tricolón), alrededor del siglo V a. C. como ayuda en la entrega oral de textos. Los dramaturgos griegos como Eurípides y Aristófanes usaron símbolos para distinguir los extremos de las frases en el drama escrito: esto esencialmente ayudó al elenco de la obra a saber cuándo detenerse. Después de 200 a. C., los griegos utilizaron el sistema de Aristófanes del Bizancio (llamado théseis) de un solo punto (punctus) colocado a diferentes alturas para marcar los discursos en las divisiones retóricas:

  • hypostigmḗ - un punctus bajo en la línea de base para marcar un komma (unidad más pequeña que una cláusula)
  • stigmḕ mésē - un punctus a media altura para marcar una cláusula (kōlon)
  • stigmḕ teleía - un punctus alto para marcar una oración (periodos)

Además, los griegos usaban los párrafos (o gamma) para marcar el comienzo de las oraciones, los dobles marginales para marcar las citas y un koronis para indicar el final de las secciones principales.

Los romanos (c. Siglo I a. C.) también usaban ocasionalmente símbolos para indicar pausas, pero el griego théseis, bajo las distinciones de nombre , prevaleció en el siglo IV dC según lo informado por Aelius Donatus e Isidoro de Sevilla (siglo VII). Además, los textos a veces se presentaban per capitula, donde cada oración tenía su propia línea separada. Se usaron diples, pero al final del período, estos a menudo degeneraron en marcas en forma de coma.

Medieval[editar]

La puntuación se desarrolló dramáticamente cuando comenzaron a producirse grandes cantidades de copias de la Biblia. Estos fueron diseñados para ser leídos en voz alta, por lo que los copistas comenzaron a introducir una serie de marcas para ayudar al lector, incluida la sangría, varios signos de puntuación (diple, párrafo, simplex ductus) y una versión temprana de mayúsculas iniciales (litterae notabiliores). Jerome y sus colegas, que hicieron una traducción de la Biblia al latín, la Vulgata (c. AD 400), emplearon un sistema de diseño basado en prácticas establecidas para enseñar los discursos de Demóstenes y Cicerón. Bajo su diseño per cola et commata, cada unidad sensorial tenía sangría y se le daba su propia línea. Este diseño se utilizó únicamente para manuscritos bíblicos durante los siglos V y IX, pero se abandonó a favor de la puntuación.

En los siglos VII y VIII, los escribas irlandeses y anglosajones, cuyas lenguas nativas no se derivaban del latín, agregaron más señales visuales para que los textos fueran más inteligibles. Los escribas irlandeses introdujeron la práctica de la separación de palabras. Del mismo modo, los escribanos insulares adoptaron el sistema de distinciones mientras lo adaptaban para un guion minúsculo (para ser más prominente) al usar una altura no diferente sino un número diferente de marcas, alineadas horizontalmente (o algunas veces triangularmente) para significar el valor de una pausa: uno marque para una pausa menor, dos para una media y tres para una mayor. Los más comunes fueron el punctus, una marca en forma de coma y una marca en forma de 7 (coma positiva), que a menudo se usan en combinación. Las mismas marcas podrían usarse en el margen para marcar las citas.
A finales del siglo VIII surgió un sistema diferente en Francia bajo la dinastía carolingia. Originalmente indicando cómo debería modularse la voz al cantar la liturgia, las posituras migraron a cualquier texto destinado a ser leído en voz alta, y luego a todos los manuscritos. Positurae llegó por primera vez a Inglaterra a finales del siglo X, probablemente durante el movimiento de reforma benedictina, pero no fue adoptado hasta después de la conquista normanda. Las posituras originales fueron el punctus, punctus elevatus, punctus versus y punctus interrogativus, pero se agregó un quinto símbolo, el punctus flexus, en el siglo X para indicar una pausa de un valor entre el punctus y el punctus elevatus. A fines del siglo XI / principios del siglo XII, el punctus versus desapareció y fue tomado por el punctus simple (ahora con dos valores distintos).

La Baja Edad Media vio la adición de la virgula suspensiva (barra o barra con un punto medio) que a menudo se usaba junto con el punctus para diferentes tipos de pausas. Las citas directas se marcaron con dípulos marginales, como en la Antigüedad, pero desde al menos los escribas del siglo XII también comenzaron a ingresar dípulos (a veces dobles) dentro de la columna de texto.

Era de la imprenta[editar]

La cantidad de material impreso y sus lectores comenzaron a aumentar después de la invención del tipo móvil en Europa en el 1450s. Como explicó la escritora y editora Lynne Truss, "El aumento de la imprenta en los siglos XIV y XV significaba que se requería con urgencia un sistema estándar de puntuación". [13] Los libros impresos, cuyas letras eran uniformes, podían leerse mucho más rápidamente que manuscritos La lectura rápida, o la lectura en voz alta, no permitió tiempo para analizar las estructuras de las oraciones. Este aumento de la velocidad condujo a un mayor uso y finalmente a la estandarización de la puntuación, que mostró las relaciones de las palabras entre sí: donde termina una oración y comienza otra, por ejemplo.

La introducción de un sistema estándar de puntuación también se ha atribuido a los impresores venecianos Aldus Manutius y su nieto. Se les atribuye la popularización de la práctica de terminar las oraciones con dos puntos o punto final (punto), inventar el punto y coma, hacer uso ocasional de paréntesis y crear la coma moderna bajando la virgule. En 1566, Aldus Manutius the Younger pudo afirmar que el principal objeto de puntuación era la aclaración de la sintaxis.

En el siglo XIX, la puntuación en el mundo occidental había evolucionado "para clasificar las marcas jerárquicamente, en términos de peso".

El poema de Cecil Hartley identifica sus valores relativos:

La parada señala, con verdad, el tiempo de pausa

Se requiere una oración en cada cláusula.

En cada coma, deténgase mientras cuenta;

En punto y coma, dos es la cantidad;

Un colon requiere el tiempo de tres;

El período cuatro, según los hombres sabios están de acuerdo.

El uso de la puntuación no se estandarizó hasta después de la invención de la impresión. De acuerdo con la edición de 1885 de The American Printer, la importancia de la puntuación se observó en varios dichos de los niños, tales como:

Carlos el Primero caminó y habló

Media hora después de que le cortaran la cabeza.

Con un punto y coma y una coma añadida, se lee:

Carlos el Primero caminó y habló;

Media hora después, le cortaron la cabeza.

En un manual de tipografía del siglo XIX, Thomas MacKellar escribe:
Poco después de la invención de la imprenta, la necesidad de pausas o pausas en las oraciones para la orientación del lector produjo el colon y el punto completo. En el proceso de tiempo, se agregó la coma, que entonces era simplemente una línea perpendicular, proporcionada al cuerpo de la letra. Estos tres puntos fueron los únicos utilizados hasta el final del siglo XV, cuando Aldo Manuccio dio una mejor forma a la coma y agregó el punto y coma; la coma denota la pausa más corta, el punto y coma a continuación, luego los dos puntos y el punto completo que termina la oración. Los signos de interrogación y admiración se introdujeron muchos años después.

Máquinas de escribir y comunicación electrónica. La introducción de la telegrafía eléctrica con un conjunto limitado de códigos de transmisión [19] y máquinas de escribir con un conjunto limitado de teclas influyó sutilmente en la puntuación. Por ejemplo, las comillas curvas y los apóstrofes se colapsaron en dos caracteres ('y "). El guion, el signo menos y los guiones de varios anchos se colapsaron en un solo carácter (-, a veces repetido como - a representar un guion largo). Los espacios de diferentes anchos disponibles para las máquinas de escribir profesionales generalmente fueron reemplazados por un solo espacio de ancho de caracteres completos, con tipos de letra monoespaciados. En algunos casos, el teclado de una máquina de escribir no incluía un signo de exclamación (!), Pero se construyó por el golpe de un apóstrofo y un punto; El código Morse original no tenía un signo de exclamación.

Estas simplificaciones se llevaron a la escritura digital, con teleimpresoras y el conjunto de caracteres ASCII que admite esencialmente los mismos caracteres que las máquinas de escribir. El tratamiento del espacio en blanco en HTML desalentó la práctica (en prosa en inglés) de poner dos espacios completos después de un punto, ya que un espacio simple o doble aparecería igual en la pantalla. (Algunas guías de estilo ahora desalientan los espacios dobles, y algunas herramientas de escritura electrónica, incluido el software de Wikipedia, colapsan automáticamente los espacios dobles a uno solo). El conjunto tradicional completo de herramientas de composición tipográfica estuvo disponible con la llegada de la edición de escritorio y procesadores de texto más sofisticados. A pesar de la adopción generalizada de conjuntos de caracteres como Unicode que para admitir la puntuación de la composición tipográfica tradicional, la escritura de formularios como mensajes de texto tiende a utilizar el estilo simplificado de puntuación ASCII, con la incorporación de nuevos caracteres que no son de texto, como los emoji. El texto informal habla tiende a disminuir la puntuación cuando no es necesario, incluidas algunas formas que se considerarían errores en una escritura más formal.

En la era de la computadora, los caracteres de puntuación se reciclaban para su uso en lenguajes de programación y URL. Debido a su uso en el correo electrónico y los identificadores de Twitter, el signo at (@) pasó de ser un carácter oscuro utilizado principalmente por vendedores de productos a granel (10 libras a $ 2.00 por libra), a un carácter muy común en uso común tanto para el enrutamiento técnico como para una abreviatura para "at". La tilde (~), en tipo movible solo utilizada en combinación con vocales, por razones mecánicas terminó como una clave separada en máquinas de escribir mecánicas, y como @ se le ha dado un uso completamente nuevo.

Signos principales[editar]

Los principales signos de puntuación son el punto, la coma, el punto y coma, las comillas, los paréntesis, los signos de interrogación, los signos de exclamación, los puntos suspensivos y el guion.

Véase comillas para comillas bajas, latinas, españolas o angulares, que van a ser empleadas:

Punto «.»[editar]

El punto (.) es el signo de puntuación que se coloca al final de los enunciados y las oraciones gramaticales en español, además en la mayoría de los lenguajes escritos con el alfabeto latino, se escriben sin dejar espacio de separación con el carácter que precede, pero dejando un espacio con el carácter que sigue a continuación, a no ser que dicho carácter sea de cierre. Existen tres clases de punto: el punto y seguido, el punto y aparte y el punto final. Generalmente, indica una entonación descendente.

Punto y seguido
Separa enunciados dentro de un párrafo. Quiere decir que se continúa escribiendo a continuación del punto; la primera letra escrita en este caso irá en mayúscula. Por ejemplo: «Historia de España. El descubrimiento de América». Se denomina punto y seguido, nombre más lógico y recomendable que el también usual de punto seguido.
Punto y aparte
Separa dos párrafos de contenido diferente dentro del texto. A continuación hay que comenzar a escribir en línea distinta. Para seguir las normas se debe colocar sangría a la primera línea de texto del nuevo párrafo y comenzar en mayúscula. Se denomina punto y aparte, aunque en algunas zonas de América se dice punto aparte.
Punto final
Siempre se coloca al final, cerrando un texto o enunciado. No es correcta la denominación punto y final, creada por analogía de las correctas punto y seguido y punto y aparte.[1]

También se usa el punto para indicar que la palabra anterior es una abreviatura. En este caso se escribe la abreviatura seguida del punto y se continúa escribiendo de forma usual. Esta última clase de punto no se aplica en determinadas abreviaturas como puntos cardinales, acrónimos o medidas, que se consideran símbolos.

Coma «,»[editar]

La coma (,) es un signo de puntuación que señala una breve pausa dentro del enunciado. Se escribe sin dejar espacio de separación con el carácter que precede, pero dejando un espacio con el carácter que sigue a continuación. Se emplea para separar los miembros de una enumeración o sucesión, ya sean palabras o frases, salvo los que vengan precedidos por alguna de las conjunciones y, e, o, u o ni. Por ejemplo:

María volvió a casa, hizo los deberes, cenó y se fue a la cama.

Mi casa tiene muebles, mesas y cuatro camas.

Hay tendencias que admiten su uso para separar dos miembros independientes de una oración, haya o no conjunción entre ellos, siempre y cuando sean realmente independientes; pues, si no, estaríamos en el caso anterior:

Los soldados saludaban, la gente aplaudía y los niños no paraban de cantar.

También se utiliza para delimitar o aislar una aclaración o inciso (palabras u oraciones incidentales):

Nacho, mi primo, acaba de conseguir su primer empleo.

Las locuciones conjuntivas o adverbiales, sea cual sea su posición, van precedidas y seguidas de coma, tales como: en efecto, es decir, en fin, por consiguiente.

Indicar que una o varias palabras han sido suprimidas por razones gramaticales o de estilo (asíndeton, elipsis).[2]

Punto y coma «;»[editar]

El punto y coma (;) es un signo de puntuación; gramaticalmente, se utiliza para unir dos oraciones relacionadas en una sola frase:

  • María estaba apenada por el examen. + María tendrá que estudiar más. = María estaba apenada por el examen; tendrá que estudiar más.
  • Está lloviendo mucho. + No podemos ir caminando. = Está lloviendo mucho; no podemos ir caminando.

Generalmente se puede sustituir por construcciones del tipo:

  • María estaba apenada por el examen y tendrá que estudiar más.
  • No podremos ir caminando porque está lloviendo mucho.

También sirve para separar los elementos de una enumeración cuando se trata de expresiones que incluyen comas:

  • Había que estar en contacto con la naturaleza; dejar entrar el cielo, el mar y el viento; dormir sobre tablones, sobre el suelo; sentarse en sillas medio rotas.

Además, se usa delante de las conjunciones o locuciones como pero, más, aunque, sin embargo, por tanto y por consiguiente cuando los períodos tienen cierta longitud:

Creemos en la creatividad y la ruptura de los opresores cánones antiguos como medio de vida; no obstante, somos conscientes de que es necesario mantener un mínimo de tradición en nuestros trabajos.

Dos puntos «:»[editar]

Este signo de puntuación (:) representa una pausa mayor que la de la coma y menor que la del punto. Detiene el discurso para llamar la atención sobre lo que sigue, que siempre está en estrecha relación con el texto precedente.[3]​ Un uso importante y frecuente de este signo es introducir citas textuales (uso que a veces se le atribuye incorrectamente a la coma).

Comillas: simples «'» y dobles «"»[editar]

Las comillas ( ,  , « ») son signos de puntuación que se colocan al principio y al final de las frases, palabras escritas como citas, ejemplos, de aquellas que se quiere destacar, ya sea por importancia que le dé el autor o por su carácter irónico, vulgar o extranjero e impropio de la lengua que se está usando. A pesar de que está verdaderamente extendido el uso de las comillas inglesas (“ ”) es preferible emplear antes las angulares o españolas (« ») y reservar aquellas, y finalmente las simples (‘ ’), para cuando deban entrecomillarse partes de un texto ya entrecomillado. Se utilizan, por ejemplo:

  1. Para citar textualmente algo: p. ej., «Me dijo que “supuestamente llegaría hoy”».
  2. Para señalar palabras usadas en un sentido distinto del normal, con el fin de indicar que se han seleccionado intencionalmente y no por error.
  3. Para indicar la intención irónica o sarcástica del empleo de una palabra.
  4. Para indicar algo sobre una palabra o expresión.
  5. Para presentar el significado de una palabra o expresión.
  6. Para destacar que una palabra o expresión es extranjera, se trata de un apodo o de un seudónimo.

En español se utilizan tres tipos de comillas:

  1. Comillas castellanas, latinas, españolas, angulares dobles o guillemet (« »).
  2. Comillas dobles o inglesas (“ ”).
  3. Comillas simples (‘ ’).

Asimismo, se distingue entre comillas de apertura («, “, ‘) y comillas de cierre (», ”, ’).

Cada uno de estos signos tiene su propio uso. Como norma general, como primera opción se utilizan las comillas angulares. Si dentro de lo ya entrecomillado apareciera una segunda cita, se utilizarían otras comillas, siendo preferibles las inglesas, para dejar como recurso final las simples. Lo más frecuente es entrecomillar, desde fuera hacia dentro, en el orden siguiente: «...“...‘...’...”...»

Las comillas simples se utilizan para marcar ejemplos en casos en que no resulta apropiado el uso de la cursiva. También se prefiere su uso para presentar el significado de una palabra:

«—El autor dijo: “Las comillas ('signos de puntuación utilizados para demarcar niveles distintos en una oración') se usan profusamente en mi obra”.»

Dice la norma que los signos de puntuación de una oración que contiene un texto entrecomillado deben colocarse después de las comillas de cierre, excepto cuando ese texto no pertenezca a ninguna otra oración, es decir, cuando la frase u oración entrecomillada sea individual.

En español no se deja espacio alguno entre las comillas y su contenido. Cada idioma tiene sus propias normas de aplicación de las comillas.

Paréntesis «( )», corchetes «[ ]» y llaves «{ }»[editar]

Los paréntesis (en singular paréntesis) son signos de puntuación. Se usan en pares para separar o intercalar un texto dentro de otro o para hacer una aclaración. Los distintos tipos son:

  • los paréntesis propiamente dichos: ( )
  • los corchetes: [ ]
  • las llaves: { }

Para distinguir ambos paréntesis se usa decir:

  • Paréntesis que abre o paréntesis izquierdo al símbolo (.
  • Paréntesis que cierra o paréntesis derecho al símbolo ).

Igual que las comillas, cuando se han de emplear varias veces en un mismo fragmento se utilizan de la siguiente manera: (…[…{…}…]…)

Signos de interrogación «¿» y «?»[editar]

El signo de interrogación (¿ ?) es usado para hacer una pregunta. Su origen se encuentra en el latín. La palabra «cuestión» viene del latín questio, o 'pregunta', abreviado como «Qo». Esta abreviación se transformó en el signo de interrogación.

En la mayoría de los idiomas se utiliza un único signo de interrogación al final de la frase interrogativa: How old are you? (inglés; en español «¿Cuántos años tienes?»). Este fue el uso habitual también en español, hasta mucho después de que la segunda edición de la Ortografía de la Real Academia, en 1754, declarase preceptivo iniciar las preguntas con el signo de apertura de interrogación invertido (¿), y terminarlas con el signo de interrogación ya existente (?) («¿Cuántos años tienes?») al tiempo que se ordenaba lo mismo para los signos de exclamación (¡) y (!). La adopción fue lenta, y se encuentran libros, incluso del siglo XIX, que no utilizan tales signos de apertura. Finalmente se generalizó, seguramente debido a que la sintaxis del español no ayuda en muchos casos a deducir en qué momento se inicia la frase interrogativa, como pasa en otros idiomas.

Una variante que no llegó a generalizarse fue la de utilizar la apertura únicamente cuando el enunciado fuera largo, o con riesgo de ambigüedad, pero no para las frases breves y claramente interrogativas, como «Quién vive?». La influencia del inglés está haciendo retornar este viejo criterio. Incluso es común que en las salas de chat o conversaciones en línea en español se use solamente el signo (?) para preguntar, ya que ahorra tiempo al momento de presionar las teclas. Esto podría no tener gran importancia debido a que se está utilizando en conversaciones informales.

Signos de exclamación «¡» y «!»[editar]

Los signos ¡ ! se utilizan para señalar el carácter exclamativo o representar una forma de actuar en una oración. Se escriben para empezar y finalizar una oración exclamativa, exhortativa o imperativa. También van entre signos de exclamación las interjecciones:

  • —¡Ayuda!
  • —¡Cuidado con el perro!
  • —¡Pero qué buena idea!
  • —¡Genial!
  • —¡Excelente!

Puntos suspensivos «...»[editar]

Los puntos suspensivos () son tres puntos sin espacios entre ellos, son un único signo de puntuación que se utiliza al final de una palabra, frase u oración en lugar del punto u otro signo. Se utilizan para dejar en duda, continuación o en suspenso una acción y son alineados horizontalmente al nivel de la línea base de escritura.

Guion «-»[editar]

El guion (-), de menor longitud que la raya, tiene tres usos principales. Se utiliza como signo para unir palabras, muestra la división de palabras al final de una línea, y se usa en obras como diccionarios para marcar la separación entre las sílabas que componen las palabras.[4]

Raya «—»[editar]

La raya (), que no debe confundirse con el guion bajo (_) —especialmente en contextos informáticos— ni con el guion (-) —el cual es más corto— ya que tienen usos y significados muy diferentes, se usa para introducir un inciso dentro de un período más extenso y para señalar en los diálogos la intervención de cada locutor y los comentarios e incisos del narrador. Se escriben dos, una para abrir y otra para cerrar, excepto cuando el diálogo no prosigue, que es recomendable suprimir la última y sustituirla por el obligatorio punto; además, se escriben separadas del resto de la frase con un espacio, y pegadas al propio inciso. En el caso de los incisos puede sustituir a la coma para mayor aislamiento de los mismos y también a los paréntesis, pero para expresar uno menor.[5]

Usos de la raya:

  1. Para encerrar los elementos intercalados, en lugar de comas:
    • Las prendas del espíritu joven —el entusiasmo y la esperanza— corresponden, en las armonías de la historia y la naturaleza, al movimiento y a la luz.
    • Para lograr una buena imagen —que impacte— cuida tus modales.
    • No iré sino mañana —dijo el niño.
  2. En los diálogos de estilo directo, para separar el discurso de cada personaje:
—Luis, la primera impresión en una entrevista es definitiva.
—Lo sé y me estoy preparando.
—Te deseo mucho éxito.

Para escribir la raya con el teclado informático español, en Microsoft Windows se mantiene presionada la tecla «Alt» mientras se pulsa «0151» en el teclado numérico. En sistemas operativos de Apple se puede conseguir el mismo efecto con «Alt» y la tecla guion (-) en ordenadores Mac.

Referencias[editar]

  1. Real Academia Española (ed.). «PUNTO». Diccionario panhispánico de dudas. Consultado el 19 de noviembre de 2012. 
  2. Escalante, Beatriz (2007). Curso de redacción para escritores y periodistas. Teoría y ejercicios. (10ª edición). Librería Porrúa. p. 348. ISBN 9789700775975. 
  3. Real Academia Española (ed.). «Dos puntos». Diccionario panhispánico de dudas. Consultado el 19 de noviembre de 2012. 
  4. Real Academia Española (ed.). «Guion». Diccionario panhispánico de dudas. Consultado el 19 de noviembre de 2012. 
  5. Real Academia Española (ed.). «Raya». Diccionario panhispánico de dudas. Consultado el 19 de noviembre de 2012. 

Bibliografía[editar]