Punto ciego

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El punto ciego, también conocido como papila óptica, mancha ciega o disco óptico, es la zona de la retina de donde surge el nervio óptico.

Esta zona del polo posterior del ojo carece de células sensibles a la luz, tanto de conos como de bastones, perdiendo así toda la sensibilidad óptica. Normalmente no percibimos su existencia debido a que el punto ciego de un ojo es suplido por la información visual que nos proporciona el otro. También es difícil percibirlo con un sólo ojo, ya que ante la falta de información visual en la zona del punto ciego, el cerebro recrea virtualmente y rellena esa pequeña área en relación al entorno visual que la rodea.

Comprobación experimental[editar]

Se puede realizar un fácil experimento dibujando en un folio una cruz y un punto con una cierta distancia entre ellos. A continuación, se sitúa el papel a unos 20 cm del ojo derecho, se cierra el ojo izquierdo y, fijando la vista en el punto que está a la izquierda con el ojo derecho, se acerca lentamente el papel y se podrá observar cómo desaparece el otro punto al entrar en el área sin sensibilidad óptica; al continuar acercando el papel, el punto vuelve a aparecer. El experimento no siempre funciona debido a que el cerebro se autoengaña y, una vez llegado al punto ciego, el punto no desaparece porque el cerebro cree que lo está viendo, pero en realidad no es así.

Experimento para detectar su punto ciego
A O X
Instrucciones: Quizás necesite reducir el tamaño de la ventana de su navegador si su pantalla es demasiado grande o de alta resolución. Su cara debe estar muy cerca de la pantalla. Cúbrase el ojo derecho y enfoque la X con el izquierdo. Ahora, aléjese despacio de la pantalla. Alrededor de los 15 cm, la O debe desaparecer, mientras la A todavía es visible del lado izquierdo. Cuando se aleje más, la O debe reaparecer. (Observe que usted no ve un hoyo. En lugar de la O, debería ver algo así como color de fondo un uniforme color gris. El hoyo debe ser "tapado" por su cerebro. Asegúrese de que no hay ningún reflejo en la pantalla.)

También puede tomar un folio de papel en blanco y un lápiz o una pluma. Aléjese unos 30 o 50 cm del folio, tápese su ojo izquierdo y con la mano derecha dibuje un punto en medio del folio (no exactamente en el medio), destape su ojo izquierdo, tápese el derecho e intente tocar el mismo punto que dibujó con la mano derecha. Como pudo ver. no pudo tocar fácilmente el punto, ya que sus ojos tienen diferentes ángulos, y no puede ver dónde exactamente vio con el otro ojo.

Evolución[editar]

Evolution eye.svg
En el caso de los vertebrados, 4 representa el punto ciego, que no está presente en el ojo del pulpo. En los vertebrados, 1 representa la retina y 2 son las fibras nerviosas, incluido el nervio óptico (3), mientras que en el ojo del pulpo 1 y 2 representan respectivamente las fibras nerviosas y la retina.

El punto ciego existe en los humanos y otros animales, pero no en todos. La evolución del ojo comenzó hace 540 millones de años. La aparición del primer ojo con una genuina formación de la imagen provocó una fuerte competición, que favoreció la evolución simultánea de diversos tipos de ojos. Los ojos de los calamares y sepias son un ejemplo de ojos similares a los humanos por convergencia evolutiva, pero que evitan la formación de un punto ciego.

Véase también[editar]