Punto G

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Archivo:G-spot, clitoris and vagina.png
Localización hipotética del punto G

El punto Gräfenberg, más conocido como punto G, es un área cuyos defensores sitúan internamente detrás del pubis y alrededor de la uretra. Según aquéllos, se trata de un área erógena que, al ser estimulada, llevaría a la mujer a una fuerte excitación sexual, provocando orgasmos intensos y la llamada "eyaculación femenina".[1]

Sus defensores sostienen que el punto G es el eje interno de la vagina y el clítoris y que por eso, su estimulación es la causa de una mayor intensidad de los orgasmos.[2][3]

Vista del tramo inicial de la vagina, introitus vaginae en la dirección de la zona de Gräfenberg, que está situada en el centro de los lado de dedos.

Aunque el punto G ha sido estudiado desde la década de los 40,[4]​ persiste el desacuerdo en cuanto a su existencia como una estructura orgánica distinguible.[5][2][6]​ Los estudios que aseguran haber hallado evidencia tisular del punto G son poco representativos; por ejemplo, un estudio concluye en su existencia a partir de una muestra de 20 mujeres, con criterios de selección subjetivos, como la experiencia o no de orgasmo vaginal.[7]​ El propio estudio que sirvió para definir el punto G es un estudio de caso único.[8]​ Un estudio británico realizado en 2009 concluyó que su existencia no está comprobada, es subjetiva y basada en cuestionarios y experiencias personales.[9]

A algunos sexólogos e investigadores les preocupa que las mujeres puedan creer que son disfuncionales si no localizan su punto G, y hacen hincapié en que lo normal es no experimentarlo.[10][11][12]

Historia[editar]

El término «punto G» fue acuñado por Addiego y colaboradores en 1981,[8]​ en honor al alemán Ernst Gräfenberg,[13]​ quien informó que lo había descubierto en los años 40 por casualidad, mientras estudiaba la uretra femenina. El concepto alcanzó la cultura popular después de la publicación de la obra The G spot and Other Recent Discoveries About Human Sexuality por Alice Kahn Ladas, Beverly Whipple y John Perry en 1982,[1]​ pero fue inmediatamente criticado por los ginecólogos más destacados en esos años, que pusieron en duda su existencia debido a la poca validez de la evidencia. Por ejemplo, no se pudo hallar en estudios de autopsia.

Localización[editar]

El punto G se hallaría dentro de la vagina, en la pared frontal, a una distancia de entre 3 y 5 cm desde su abertura en la vulva.

Estimulación[editar]

Algunas mujeres aseguran que estimulando este área de forma directa, como por ejemplo mediante la presión de dos dedos o de un consolador, obtienen orgasmos más intensos que mediante la estimulación del clítoris.[14][15]​ La clave de esa estimulación consistiría en encontrar en cada mujer el "eje interno", según la creencia de que el punto G es el centro que coordina el ritmo de los órganos que intervienen en el acto sexual. Pierre Foldés afirma que existe una importarte relación entre el punto G y el clítoris: «Cuando se presiona el punto G, toda la estructura del clítoris y la vagina se deforma, lo que no ocurre cuando se presiona cualquier otro punto»;

Controversia[editar]

Existe controversia acerca de la existencia del punto G. En un estudio llevado a cabo por el King's College de Londres, fue enviado por correo a mujeres mellizas y gemelas idénticas un cuestionario sobre costumbres sexuales. La mitad de las mujeres respondió que pensaba que poseía este punto G, mientras que la otra mitad creía que no. Los resultados de la encuesta han sido objeto de crítica por su falta de rigor científico al tratarse de un estudio basado en un cuestionario.[16]

En 2008, la revista Journal of Sexual Medicine publicó los resultados de un estudio realizado por Emmanuele Jannini, profesor de sexología médica de la Universidad de l'Aquila, en Italia, que afirmaba que es posible determinar el tamaño y la forma de la capa que está detrás del muro vaginal principal, la zona uretrovaginal, en donde estaría localizado el punto G, mediante una exploración de ultrasonido o ecografía.[17]


Sin embargo, una mayoría de sexólogos y ginecólogos afirman que la preocupación por encontrar el punto G puede ser perjudicial, pues podría reducir el acto sexual a la búsqueda de una zona concreta y aumentar la frustración si el resultado no es positivo.[18]

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Ladas, Alice Kahn; Whipple, B; Perry, JD (1982). The G-Spot and other discoveries about human sexuality (en inglés). Nueva York: Holt, Rinehart, and Winston. ISBN 0-440-13040-9. 
  2. a b Kilchevsky A, Vardi Y, Lowenstein L, Gruenwald I. (enero de 2012). «Is the Female G-Spot Truly a Distinct Anatomic Entity?». The Journal of Sexual Medicine 2011. PMID 22240236. doi:10.1111/j.1743-6109.2011.02623.x. G-Spot Does Not Exist, 'Without A Doubt,' Say Researchers - Resumen divulgativoHuffington Post (January 19, 2012). 
  3. Federation of Feminist Women’s Health Centers (1991). A New View of a Woman’s Body. Feminist Heath Press. p. 46. ISBN 0-9629945-0-2. 
  4. Morris, Desmond (2004). The Naked Woman: A Study of the Female Body. NuevaYork: Thomas Dunne Books. pp. 211-212. ISBN 0-312-33852-X. 
  5. Hines T (agosto de 2001). «The G-Spot: A modern gynecologic myth». Am J Obstet Gynecol 185 (2): 359-62. PMID 11518892. doi:10.1067/mob.2001.115995. 
  6. Alexander, Brian (18 de enero de 2012). «Does the G-spot really exist? Scientists can't find it». MSNBC.com. Consultado el 2 de marzo de 2012. 
  7. Gravina GL, Brandetti F, Martini P, et al. (2008). «Measurement of the Thickness of the Urethrovaginal Space in Women with or without Vaginal Orgasm». J Sex Med 5 (3): 610-8. PMID 18221286. doi:10.1111/j.1743-6109.2007.00739.x. 
  8. a b Addiego, F; Belzer, EG; Comolli, J; Moger, W; Perry, JD; Whipple, B. (1981). «Female ejaculation: a case study.». Journal of Sex Research 17 (1): 13-21. doi:10.1080/00224498109551094. 
  9. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas CNNreal
  10. «BBC NEWS | Health | Female G spot can be detected». html. 20 de febrero de 2008. Consultado el 3 de enero de 2010. 
  11. «BBC News - The G-spot 'doesn't appear to exist', say researchers». 4 de enero de 2010. Consultado el 4 de enero de 2010. 
  12. «The real G-spot myth | Yvonne Roberts | Comment is free | guardian.co.uk». The Guardian (Londres). 5 de enero de 2010. Consultado el 2 de mayo de 2010. 
  13. Ernest Gräfenberg (1950). «The role of urethra in female orgasm». International Journal of Sexology 3 (3): 145-148. 
  14. Kotecha, Sima (14 de abril de 2008). «BBC - Newsbeat - Health - G Shot helps women in search of orgasm». BBC News. Consultado el 2 de mayo de 2010. 
  15. Robert Crooks, Karla Baur (2010). Our Sexuality. Cengage Learning. pp. 169-170. ISBN 0495812943. Consultado el 24 de enero de 2014. 
  16. "Objeto ginecológico no identificado", El País, 14 de febrero de 2010. Consultado el 22 de marzo de 2011.
  17. [1]
  18. Ultrasonido para encontrar el 'punto G', El País, 21 de febrero de 2008. Consultado el 22 de marzo de 2011.