Puente troncoencefálico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Puente troncoencefálico
Gray768.png
Diagrama que muestra de las tres cisternas subaracnoideas principales. El puente de varolio se ve en el centro.
Gray679.png
Vista anteroinferior de la médula oblongada y el puente de varolio.
Latín [TA]: pons
TA A14.1.03.010
Es parte de Tronco del encéfalo
Arterias Arterias pontinas
Venas Venas transversas y laterales pontinas.
Enlaces externos
Gray pág. 785
MeSH Pons
NeuroLex ID Pons
FMA 67943
[editar datos en Wikidata]
Cliquear sobre la imagen para su rotación.

El puente troncoencefálico, también llamado protuberancia anular o puente de Varolio, ([TA]: Pons) es la porción del tronco del encéfalo que se ubica entre el bulbo raquídeo y el mesencéfalo.

Tiene como función conectar el mesencéfalo y el bulbo raquídeo con estructuras superiores como los hemisferios del cerebro o el cerebelo.

Es el segmento más prominente del tronco del encéfalo. Contiene en su núcleo, una porción de la formación reticular, incluyendo algunos núcleos que al parecer son importantes para el sueño y el alertamiento. Separado del bulbo raquídeo por el surco bulboprotuberancial, y del mesencéfalo por el surco pontomesencefálico. La superficie anterior es convexa y muestra muchas fibras transversales que convergen hacia los lados para dar origen a los pedúnculos cerebelosos medios. En la línea media presenta un surco poco profundo y amplio, el surco basilar, que aloja a la arteria basilar. Más hacia afuera, en la cara anterolateral de la protuberancia tiene su origen aparente el nervio trigémino.

En el surco bulboprotuberancial tienen su origen aparente, de adentro hacia afuera el nervio abducens, el nervio facial y el nervio vestibulococlear.

La superficie posterior forma la parte superior del suelo del cuarto ventrículo y tiene forma triangular de vértice superior, está oculta por el cerebelo. Limitada hacia afuera por los pedúnculos cerebelosos superiores y dividida por el surco medio o tallo del calamus scriptorius. Hacia afuera del tallo del calamus existe una eminencia alargada o funiculus teres que subdivide el piso en un ala blanca interna (que corresponde al núcleo del nervio hipogloso) y por encima termina en una elevación redondeada, la eminencia teres (que corresponde al núcleo del nervio abducens). Más hacia afuera una depresión triangular de color gris, el ala gris o fóvea inferior (que corresponde a los núcleos de origen del nervio glosofaríngeo y del nervio vago). Continuando hacia afuera, en el ángulo externo del piso del cuarto ventrículo, encontramos una segunda zona blanca, ligeramente sobreelevada que forma el ala blanca externa (que corresponde a los núcleos vestibulares) y en su parte supero-externa presenta una pequeña protrusión, el tubérculo acústico (que corresponde a los núcleos cocleares). También en el piso del cuarto ventrículo encontramos estrías transversales entre el tallo del calamus y el ángulo externo, son las estrías acústicas (estrías medulares) o barbas del cálamo.

Descripción

Tiene la forma de un rodillo grueso semejante a un semianillo o puente dispuesto transversalmente, en el que se distinguen 2 caras (anterior y posterior). La cara posterior está oculta por el cerebelo y forma la parte superior de la fosa romboidea o piso del IV ventrículo. La cara anterior es visible y en ella se destaca un depresión media vertical llamada "surco basilar", huella de su relación con el tronco basilar, formado por la unión de las arterias vertebrales[3].

En los límites laterales de esta cara emergen los nervios trigémino (V – quinto par craneal) que indican los lugares donde el puente se continúa con los pedúnculos cerebelosos medios, los que se extienden hacia el cerebelo.

Por el surco protuberancial inferior emergen 3 pares de nervios craneales: por encima de las pirámides los nervios abductores (VI – sexto par craneal) y por encima de los funículos laterales los nervios faciales (VII – sèptimo par craneal) y vestíbulo cocleares (VIII – octavo par craneal) Núcleos

En la protuberancia anular se describen una serie de núcleos centrales, que pueden ser divididos en: núcleos propios o no asociados a nervios craneales y núcleos asociados a nervios craneales. Entre los propios se describen:

   Núcleos propios del puente, situados hacia la parte ventral del puente y son importantes porque a ellos llega aferencia de la corteza cerebral y de ellos parte eferencia hacia el cerebelo.
   Núcleo del cuerpo trapezoide, muy relacionados con la audición.

Por otra parte entre los asociados a nervios craneales se encuentran:

   Núcleo pontino del trigémino (V) (Sensitivo).
   Núcleo motor especial del trigémino (V) (Motor visceral especial).
   Núcleo motor somático del abductor (VI).
   Núcleo motor especial del facial (VII) (Motor visceral especial).
   Núcleo salivatorio superior, VII (Vegetativo o motor visceral general).
   Núcleo del tracto solitario, VII, IX y X (Sensitivo).
   Núcleos Vestibulares (son 4) y Cocleares (son 2) (VIII) (Sensitivos).


Funciones

Teniendo en cuenta sus funciones se puede definir a la protuberancia anular como un órgano de conducción y un centro funcional.

   Órgano de conducción: Por la protuberancia pasan las vías sensitivas que van de la médula al cerebro y viceversa. Como todas las fibras han cruzado, sea en la médula sea en el bulbo raquídeo[4], todas las fibras de la protuberancia se relacionan con el lado opuesto del cuerpo.
   Centro funcional: La protuberancia anular es el centro de la estación; sin este órgano, no podemos quedarnos de pie y caeríamos inmediatamente. Además, es un centro de asociación que interviene en las emociones y determina los fenómenos fisiológicos que las acompañan como la aceleración del pulso, de la respiración, etc.

Lesiones protuberanciales Síndrome de Millard-Gübler.

   Hemiplejía alterna protuberancial (Síndrome de Millard-Gübler; lesión a nivel del pie del puente). Esta lesión afecta la vía piramidal antes de cruzarse y los núcleos del VII par y a veces el núcleo del VI par que se encuentra rodeado por las fibras del VII par en su origen. Está caracterizado por: una hemiplejía que afecta solamente el brazo y la pierna del lado opuesto a la lesión. Parálisis facial de tipo periférico del lado de la lesión. Corresponde a una lesión en la parte anterior de la protuberancia, que interesa el haz piramidal antes de la decusación, pero habiéndosele desprendido ya el fascículo geniculado que incluye las fibras relativas al núcleo del VII par.
   Síndrome de Foville inferior o "Foville protuberancial" , está caracterizado por la posible presencia del Síndrome de Millard-Gübler según se ha descrito, parálisis de la mirada conjugada (el enfermo mira hacia el lado opuesto de la lesión). En este caso, la lesión, además de afectar las fibras piramidales y las del nervio facial, interesa el fascículo longitudinal medio[5] (ya cruzado), por lo que la desviación de la mirada se hace en sentido opuesto a la de las lesiones pedunculares.