Pueblo chontal de Tabasco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Chontal (Yoko yinikob)
Ubicación Bandera de México México
 :Bandera de Tabasco Tabasco
Idioma Chontal de tabasco.
Religión Cristianismo (Principalmente católica) y religiones tradicionales.
Etnias relacionadas putunes; itzáes; tzetzal; lacandones y otros grupos mayenses.

La etnia chontal es un grupo maya que algunos autores asimilan a los putunes, del estado mexicano de Tabasco cuyo nombre proviene del náhuatl y quiere decir, literalmente, extranjero" .[1]

Los chontales de Tabasco se encuentran principalmente en los municipios de: Nacajuca, Jalpa de Méndez, Centla, Centro y Macuspana.

Yoko t'aan[editar]

Los mexicas llamaban chontales a todo aquel que no fuera como ellos, durante su expansión por la región que hoy conocemos como Tabasco[2]​ y que ellos llamaban "Onohualco".

Los chontales de Tabasco, se llamaban a sí mismos "yoko yinikob" (hombres verdaderos) y "yoko ixikob" (mujeres verdaderas), pues hablan el "yoko t'aan", es decir, la "lengua materna", por lo que la forma precisa de llamarlos sería "yoko t'aan" (los de la lengua materna), aunque una forma más precisa sería: "yoko t'aanob" (hablantes de la lengua verdadera).[2]

Leyendas[editar]

Entre sus leyendas más conocidas se encuentran los duendes que ellos llaman Yumkap, que quiere decir el dueño de la tierra o el que cuida la naturaleza. Cuenta que en los senderos de las selvas, cuando los niños iban solos y ya bien avanzados en su camino, comenzaban a oír silbidos que, según la leyenda, eran los duendes que los llamaban mientras los seguían y al alcanzarlos los "Yumkap" les invitaban a que jugaran con ellos y si los niños aceptaban perdían la noción del tiempo y luego de un rato los duendes desaparecían y los niños entonces se daban cuenta de que ya no estaban en el camino sino en lo profundo de la selva, completamente perdidos; una de las formas de evitar que los alcanzaran era que les dejaran unas hojas de guano, tejido de cualquier manera para que los duendes se pusieran a jugar y los dejaran de seguir.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Flores López, 2006, p. 5.
  2. a b ¿Chontal o yoko t'aan?. Carlos Coronel. Diário Tapasco Hoy. 6 de marzo de 2011. p=43

Bibliografía[editar]