Pueblo Yanacona

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Yanaconas
Otros nombres Yanakuna
Ubicación

ColombiaBandera de Colombia Colombia

  • Cauca
  • Huila
  • Putumaya
  • Quindio
  • Valle del Cauca
  • Caqueta Brasil
Descendencia 34.897[1]
Idioma Originalmente su idioma era el Runa Shimi (Quechua). Actualmente los jóvenes especialmente están empeñados en fortalecer sus raíces y recuperar el runa shimi, Quechua o Quichua que está vivo en América. Se habla español pero los verdaderos Kamachikuk se niegan a perder los elementos de su lengua.
Religión Profesan la religión católica, aunque hay un círculo de jóvenes, niños y algunos mayores que son politeístas, su creencias se basan en el sol, la luna, el agua y los espíritus de la Pachamama.
Etnias relacionadas Civilización inca
Asentamientos importantes
Caquiona (municipio de Almaguer)
San Sebastián y Papallaqta (municipio San Sebastián)
San Juan (municipio Bolívar)
Guachicono, Pancitará, Nueva Argelia, Santa Bárbara y El Paraíso (municipio de La Vega)
Rioblanco (municipio de Sotará)
El Oso, Frontino, Puerta del Macizo y El Moral (municipio de La Sierra)
Cabildos de Santa Marta y Descanse (municipio de Santa Rosa)
Inti Llaku (municipio de Rosas)
* memoria Yanakuna.
  • cultura propia
  • Orgullo Yanakuna[2]
Puelenje, Poblazón y Yanaconas (municipio de Popayán)

El pueblo yanakuna o yanaconas es un grupo indígena americano que habita en seis departamentos de Colombia, en su mayoría en el departamento de Cauca. Se habla el idioma español es poseedor de raíces de su lengua Quechua o Runa Shimi.

Ubicación geográfica[editar]

Macizo Colombiano[editar]

La región se ubica aproximadamente dentro de los 1° 40’ y 2° 15’ de latitud norte, y los 76° 30’ y 76° 50’ de longitud oeste, entre los 2000 y 3300 m.s n.m., en el suroccidente del Departamento del Cauca; es una especie de puente, entre el Alto Magdalena (San Agustín); el Alto Caquetá (Santa Rosa, Descance); Nororiente de Nariño (Tajumbina, la Cruz, San Pablo) el Valle de Pubenza (Popayán); el Valle del Patía (El Bordo, Quilcacé); y el Valle del Paletará (Paletará, Puracé).

Los indicios arqueológicos la señalan como escenario de una de las más antiguas culturas de Colombia, cuyas dataciones se remontan a más de 3000 años de ocupación humana. El área que se incluye dentro de tal frontera, aparece como el territorio que hoy identifican como propio los Yanakunas. Tal definición es útil en virtud de que se presenta una noción territorial definida por el uso cotidiano de sus pobladores y desde su cultura que coincide con ciertas fronteras naturales, como el Macizo Colombiano.

Resto del Cauca[editar]

El Pueblo Yanakuna se ubica en los departamentos del Putumayo, Cauca, Huila, Valle, Caqueta, Quindio y Bogotá, D.C. de Colombia. Su mayor población se encuentra ubicada en el departamento del Cauca, en el área hídrica y biodiversa denominado Macizo Colombiano, geográficamente dividida en dieciocho (18) comunidades indígenas: Caquiona (municipio de Almaguer), San Sebastián y Papallaqta (municipio San Sebastián), San Juan (municipio Bolívar), Guachicono, Pancitará, Nueva Argelia, Santa Bárbara y El Paraíso (municipio de La vega), Rioblanco (municipio de Sotará), El Oso, Frontino, Puerta del Macizo y El Moral (municipio de La Sierra), Cabildos de Santa Marta y Descanse (municipio de Santa Rosa), Inti Yaku (municipio de Rosas), Puelenje, Poblazón y yanaconas (municipio de Popayán).[2]

Resto del País[editar]

En el departamento del Huila: San José de Isnos, Yacuas, San Agustín, Inti Llaqta, Rumiyaco y El Rosal. En el departamento del Putumayo: Yachay Wasi, Villa María, Bajo Mirador, y Dimas Onel Majín. En el departamento del Valle: Santiago de Cali, en el departamento del Quindío: Armenia, y en la ciudad de Bogotá, Distrito Capital.

Cultura y Organización política[editar]

Los Yanakuna en términos sociopolíticos son un “pueblo”, cuyas fuentes de identidad son el sol, el arco iris, el maíz, las vírgenes remanecidas, la música de flautas traversas. Las características antropológico-políticas se rastrean en la existencia de un territorio común, instituciones similares de gobierno y patrones culturales parecidos y distintos de los demás y por ser una unidad endógama que presenta niveles bajos de estratificación social.

Los cabildos se preservan como manifestación del gobierno indígena. Lo que otrora como institución colonial se impuso para romper la estructura de gobierno indígena con fines de colonización, a pesar de parecer mantenerse sin cambios a través del tiempo, miembros, funciones y rituales de manera paulatina han sufrido modificaciones; y en la actualidad el cabildo es un instrumento de transformación social que aglutina al Pueblo Yanakuna a partir de sus comunidades, que afirma sus costumbres, que fortalece sus instituciones, que defiende y estimula sus culturas, que controla sus tierras, que recupera socialmente el territorio usurpado y que preserva las tradiciones.

El Gobierno es un aspecto no sólo político, sino también social y cultural, que crea el hombre e impulsa un pensamiento para vivir bajo una forma particular de sociedad con arreglo a sus costumbres e instituciones. Por eso entre los Yanakuna se ha evolucionado hacia nuevas formas de gobierno y de participación políticas para organizarse y con los que los Yanakuna responden a sus pretensiones sobre una nueva figura territorial donde se dirimen los problemas relativos a cuestiones como la descentralización, la financiación de las nuevas entidades territoriales, la administración territorial, la jurisdicción, etc.

Aspectos lingüísticos[editar]

Los Yanakunas hablan español y están en un proceso de fortalecimiento y recuperación de su ancestro lingüístico Quechua, de su idioma ancestral quedan toponímios, hidronimios, nombres de utensilios, botánica, expresiones de su uso cotidiano, apellidos, expresiones ceremoniales. Toda esta riqueza, que es lo suficientemente significativa como para afirmar la existencia de una tradición lingüística anterior a la llegada de los españoles, de origen quechua hablante, permanece viva entre la gente y dispersa por sus montañas definiendo junto al territorio físico un territorio lingüístico.

Las palabras de uso cotidiano pichanguiar (barrer), tatai (asco), cacai (miedo), chichai (frío), chichuca (caliente), topar (encontrar) y taita (padre), inti, llakta, urku, pupu, pampa, entre otras, se escuchan con frecuencia, cuando uno comparte las charlas de fogón a las horas de comer en las frías noches del Macizo. Allí mismo, se puede escuchar los nombres de plantas medicinales, alimenticias y de uso para la producción de utensilios como el chaquilulo, la palchiuaca, la sachapapa, la cayamba, la sinaguata, la majua, la mamaguasca, la guaca blanca, la quinua y el ulluco.

Gastronomía[editar]

La mesa se sirve con platos que se pueden encontrar en cualquier almuerzo de Colombia; poseen recetas que guardan relación con viejas tradiciones gastronómicas como el zangu, la chuya, el pringapata, el mote, el birimbi, la chicha, el acu, la mazamorra, la caucha, el cachimai, el cuy. La parafernalia de la cocina incluye utensilios como zambos de sachapuro, canastos de chillazo, pucunas, cagüinga (espátula) y chacanas (camillas), chicha.

Actualmente se viene recuperando el uso y transformación de los productos originarios andinos tales como la quinua y el amaranto, de los cuales existen una variedad de productos como la harina para realizar sopas o coladas.

Referencias[editar]

  1. DANE (2019). «Población Indígena de Colombia». Censo 2018 (Bogotá: Departamento Nacional de Estadística, 16 de septiembre de 2019). Consultado el 28 de julio de 2020. 
  2. a b «Boletín de la Sociedad Geográfica de Lima», http://www.socgeolima.org.pe/ (Sociedad Geográfica de Lima), 1896: 336, consultado el 17 de junio de 2013 .