Psicoterapia psicodélica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La psicoterapia psicodélica se refiere a un tipo de psicoterapia en que se utilizan sustancias psicodélicas como coadyuvantes. Nació a mediados del siglo XX, cuando múltiples clínicos observaron que los estados de conciencia que inducían sustancias como la mescalina o la LSD facilitaban o aceleraban determinados procesos psicoterapéuticos[1] [2] [3] El término psicodélico (que manifiesta la mente) enfatiza el mecanismo de acción básico de estos compuestos, que no es otro que el de actuar como catalizadores no específicos de la psique[4]

Distintos tipos de psicoterapia psicodélica[editar]

Conocemos distintas modalidades de aplicación de la psicoterapia asistida con psicodélicos.

Psicodélica. Más propio de los EEUU, este método consistía en administrar altas dosis de LSD u otros psicodélicos con el objetivo de inducir profundas experiencias en el cliente. Estas experiencias místicas o "experiencias cumbre", en términos de Maslow, permitirían al sujeto obtener una visión renovada de sí mismo, del mundo y de la vida, algo que tendría beneficios terapéuticos per se.[5] [4] De manera general tan solo se realizan de 1 a 3 sesiones de este tipo.

Psicolítica. Este modelo se pupularizó más en Europa, y al contrario que el modelo psicodélico, en este caso se utilizan dosis medias-bajas para acompañar y facilitar el proceso psicoterapéutico. Se realizan un mayor número de sesiones, trabajando generalmente bajo la óptica psicoanalítica.

De forma más minoritaria se aplicó también la terapia hipnodélica, consistente en la combinación de técnicas sugestivas y los estados psicodélicos, y la terapia psicotomimética, la cual partía de la errónea suposición de que los estados psicodélicos eran equivalentes a estados psicóticos.

Estudios actuales[editar]

Desde el año 2000, aproximadamente, la investigación con psicodélicos se reactivó de forma notable en diversos países. Ha habido un mayor número de estudios con psilocibina, debido al menor estigma que existe sobre la misma, sugiriendo que es susceptible de inducir experiencias místicas,[6] resultar beneficiosa para la cefalea en racimo,[7] para el tratamiento de la ansiedad asociada a estados terminales[8] o para el trastorno obsesivo-compulsivo.[9]

Se ha investigado también la LSD para el tratamiento de la ansiedad asociada a estados terminales.[10]

Otra sustancia estudiada es la MDMA o "éxtasis" en el tratamiento del trastorno por estrés post-traumático[11] o el autismo en adultos.[12]

Los estudios con ayahuasca sugieren su aplicación en trastornos adictivos[13] [14] o para el tratamiento de la depresión.[15] [16]

También se han realizado o están en curso estudios con salvinorina, ketamina u otros compuestos.

Controversia[editar]

Este tipo de psicoterapia incluye, de momento de forma inevitable, cierta controversia, ya que las sustancias que se utilizan como coadyuvantes son ilegales, y la mayoría se encuentran en la Lista I de la Lesgislación Internacional (es decir, entre aquellas drogas sin ningún posible uso terapéutico). Parte de la reticencia a la práctica de esta psicoterapia también se debe a la distorsión de la información promovida desde hace décadas por determinadas instituciones u organismos. De esta manera, desde diferentes ámbitos, incluido el académico, se perciben estas drogas como mucho más perjudiciales de lo que son en realidad: los psicodélicos clásicos (LSD, psilocibina, mescalina) no cuentan con índices relevantes de toxicidad ni de potencial adictivo, y pueden utilizarse de forma segura y sin reacciones adversas en contextos clínicos.[17] [18]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  • Blackmore, Susan (2006). «Psychedelic healing». New Scientist 190 (2547): 50-51. 

Enlaces externos[editar]

  • Osmond (1957). Psychedelic Experience. 
  • Savage (1966). The effects of psychedelic (LSD) therapy on values, personality, and behavior. 
  • Savage (1963). Psychedelic experience. 
  • a b Grof (2005). Psicoterapia con LSD. 
  • Naranjo (1973). The healing journey: new approaches to consciousness. 
  • Griffiths (2006). Psilocybin can Occasion Mystical-type Experiences Having Substantial and Sustained Personal Meaning and Spiritual Significance. 
  • Sewell (2006). Response of Cluster Headache to Psilocybin and LSD. 
  • Grob (2010). Pilot Study of Psilocybin Treatment for Anxiety in Patients with Advancedstage Cancer. 
  • Moreno (2006). Safety, tolerability, and efficacy of psilocybin in 9 patients with obsessive-compulsive disorder. 
  • Gasser (2014). Safety and efficacy of Lysergic Acid Diethylamide assisted psychotherapy for anxiety associated with life threatening diseases. 
  • Oehen (2012). A randomized, controlled pilot study of MDMA (±3,4-Methylenedioxymethamphetamine) assisted psychotherapy for treatment of resistant, chronic Post Traumatic Stress Disorder (PTSD). 
  • Danforth (2015). MDMA-assisted therapy: A new treatment model for social anxiety in autistic adults. 
  • Liester (2012). Hypotheses Regarding the Mechanisms of Ayahuasca in the Treatment of Addictions. 
  • Thomas (2013). Ayahuasca-Assisted Therapy for Addiction: Results from a Preliminary Observational Study in Canada. 
  • Palladino (2010). Vine of the Soul: A Phenomenological Study of Ayahuasca and its Effects on Depression. 
  • Osório (2015). Antidepressant effects of a single dose of ayahuasca in patients with recurrent depression: a preliminary report. 
  • Studerus (2011). Acute, subacute and long-term subjective effects of psilocybin in healthy humans: a pooled analysis of experimental studies. 
  • Krebs & Johansen (2013). Psychedelics and Mental Health: A Population Study.