Psicología individual

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La psicología individual es una teoría psicológica ideada por Alfred Adler. A diferencia de Freud, Adler creía que el hombre tiene posibilidades de mejorarse y de progresar en la vida, de reducir sus problemas y, con el tiempo, de llegar a un ajuste casi perfecto de su proceso vital.

La psicología individual plantea la vida como una lucha desde el nacer hasta el morir, una especie de viaje en el que cada ser humano se vale de su propio método, en el que cada viajero sabe de los otros, en que cada uno está impulsado por muchas metas comunes y en el que todos están expuestos por igual a las vicisitudes del itinerario.

Alfred Adler suponía que nuestro desenvolvimiento psíquico dependía principalmente del ambiente social, sugiriendo que la psique es, en gran medida, un producto hecho por el hombre, que no dependemos de una organización psíquica general, sino que cada individuo es diferente de los demás en relación sus actitudes hacia el ambiente y de las de este último hacia la persona. Esta forma de enfocar al individuo como una personalidad aislada ha sido llamada Psicología Individual.

Adler definió su sistema del siguiente modo: la psicología individual intenta ver al individuo viviendo como un todo y considerando cada una de sus reacciones simples, de sus movimientos e impulsos, como partes articuladas de su actitud personal hacia la vida.

A su vez Adler afirmó que “Existe una ley que gobierna la vida psíquica, la de tener seguridad; pero es una ley hecha por el hombre”. 

El Método.[editar]

Además de explicar las conductas por sus causas, Adler trata de explicarla por sus fines. Llama a esto el método teleológico (o final). Por ejemplo, cuando un niño desarrolla una neurosis, Adler no hace hincapié en sus orígenes, sino que pregunta: “¿Qué gana el niño con tal conducta?” y contesta: “En realidad gana poder, tiranizando a toda su familia”. El niño se vale de sus síntomas para advertir a su familia que algo terrible puede pasar si no lo cuidan, si no focalizan su atención sobre él.  

Técnicas y Fines de la Psicología Individual.[editar]

La técnica de la Psicología Individual consiste en hacer comprender al paciente que debe desempeñar su papel en la sociedad.

El analista y el paciente discuten libremente problemas psicológicos como si se tratase de negocios. Este procedimiento excluye el hundimiento pasivo en que se sumerge el paciente en el Psicoanálisis, recostado en el diván sin ver al psicoterapeuta.

La finalidad de la Psicología Individual es adaptar al paciente al ambiente, mientras que la del Psicoanálisis es adaptarlo a sí mismo.

La Psicología Individual considera al individuo elástico: cuanto más se extiende más alta es la tensión y menor es la flexibilidad. Adler trata de reducir las desmesuradas proporciones del alma a sus dimensiones reales, evitando la ocultación de la realidad y excluyendo la fantasía.

Conducta, según la Psicología Individual.[editar]

Adler describe la conducta humana a través de siete principios:

  1. Inferioridad
  2. Superioridad en el cerebro
  3. Estilo de vida
  4. Yo creador
  5. Yo consciente
  6. Metas fantasiosas
  7. Interés social

1. Inferioridad[editar]

De acuerdo con este principio, el hombre, en cuanto tiene conciencia, se siente en el mundo incompleto e insatisfecho. Gracias a este sentimiento, el individuo se ve impulsado a analizarse, localizando sus males y enfermedades en regiones específicas de su cuerpo (lo que se denomina trastornos psicosomáticos de órgano).

2 . Superioridad[editar]

El principio de superioridad indica que el ser humano es más que un animal agresivo, pues su búsqueda es la del poder (físico y simbólico) para lograr sobrevivir. La más importante de las fuerzas que mueven la conducta de la persona "es el esfuerzo por ir de una condición inferior a una superior."

3. Estilo de vida[editar]

Considerado como una especie de guía con el fin de que el hombre logre superarse, el hombre buscaría dos cosas: su dirección interior de conducta, impulsada y dictada por él mismo; las fuerzas del ambiente que ayudan a tomar la dirección que el yo interno desee tomar.

4. Yo creador[editar]

Para la psicología individual, el ser humano no es sólo un producto del ambiente, sino que crea una estructura propia sobre las experiencias vividas durante toda su vida, las interpreta y busca satisfacer sus deseos de superioridad. Se trataría, pues, aunque reactivo y mecánico, de un yo creativo original, inventivo y que crea algo inexistente: una nueva personalidad.

5. Metas fantasiosas[editar]

El ser humano es impulsado y atraído por una serie de metas imaginadas, que son las que explican la conducta del mismo.

6. Interés social[editar]

El hombre confía en que una sociedad más fuerte y perfecta lo ayudará a obtener un sentimiento de superioridad más completo.

Véase También.[editar]

Bibliografía[editar]

  • Wolff, Werner (1970). Introducción a la Psicología. México: Fondo de cultura Económica. ISBN 9681607309