Psicología del sí mismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El sí mismo es un constructo de varias escuelas de psicología y se usa para traducir los términos Selbst en alemán y self en inglés.

Una escuela de pensamiento psicoanalítico llamada "psicología del sí mismo" ("self psychology") fue fundada por Heinz Kohut. Las ideas acerca del sí mismo divergen mucho entre teóricos y campos de estudio, pero en su mayor parte se refieren al conjunto integrado de elementos que el individuo construye acerca de ese mismo individuo.

Sí mismo en la psicología contemporánea[editar]

Aquí "sí mismo" se refiere a los diversos constructos de "autorreferencia" (del griego autós y el latín referentia), es decir, todo aquello que del sujeto refiere al mismo sujeto: creencias y representaciones subjetivas, como esquemas e imágenes. Los conceptos y esquemas autorreferentes son esenciales para desempeñarse en el medio natural y social.

Autoeficacia[editar]

La autoeficacia es la impresión de que uno es capaz de desempeñarse de una cierta forma y de poder alcanzar ciertas metas. Es la creencia de que uno tiene las habilidades para ejecutar los cursos de acción requeridos para manejar situaciones previstas.

Autoestima[editar]

En psicología, la autoestima refleja la autoevaluación general que la persona posee de su propia valía. Ella abarca creencias (por ejemplo, "Soy competente/incompetente") con un alto grado de reactividad emocional asociada (por ejemplo, sentimientos de triunfo, desesperación, vergüenza, confianza) y en alguna medida, reflejada en la conducta (por ejemplo, la conducta asertiva que refleja alta autoestima y sentimientos de confianza, o buena conducta timorata que puede reflejar una autoestima baja y sentimientos de vergüenza). A veces pueden referirse a la autoestima en términos como autovalía, auto-respeto, autoconfianza y amor propio.

Autoimagen[editar]

La autoimagen de una persona es la representación mental más o menos estable de detalles autorreferentes tanto públicamente constatables por otros (públicamente observables), como el peso, la talla, sexo, edad aparente y el color del cabello, sino también características que el individuo ha aprendido de sí mismo, no sólo de experiencia personal, sino también opiniones internalizadas de otras personas. Puede haber una diferencia considerable entre la autoimagen y la realidad, es decir entre la representación que la persona hace de sí misma y lo que una evaluación objetiva puede determinar, especialmente en trastornos como la anorexia y el trastorno dismórfico corporal.