Prueba de Silverman y Anderson

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En neonatología, la prueba de Silverman y Anderson es un examen que valora la dificultad respiratoria de un recién nacido, basado en cinco criterios. Cada parámetro es cuantificable y la suma total se interpreta en función de dificultad . Contrario a la puntuación de Apgar, en la prueba de respiratoria y Andersen, la puntuación más baja tiene mejor pronóstico que la puntuación más elevada. El test de Silverman y Andersen se usa en conjunto con otras pruebas que añaden otros parámetros, como la escala de Wood-Downes.

Criterios[editar]

Los criterios evaluados en la prueba de Silverman y Andersen son:[1]

Signo 0 puntos 1 punto 2 puntos
Movimientos toraco-abdominales Rítmicos y regulares Tórax inmóvil y abdomen en movimiento Tórax y abdomen suben y
bajan con discordancia
(disociación toracoabdominal)
Tiraje intercostal No se aprecia Discreto Acentuado y constante
Retracción xifoidea No se aprecia Discreta Acentuada y constante
Aleteo nasal No se aprecia Discreto Acentuado y constante
Quejido espiratorio No se aprecia Apreciable a la auscultación Apreciable

Interpretación[editar]

La sumatoria de los puntos obtenidos durante la evaluación se interpreta así:

Puntaje Interpretación
0 puntos Sin dificultad respiratoria
1 a 3 puntos Con dificultad respiratoria leve
4 a 6 puntos Con dificultad respiratoria moderada
7 a 10 puntos Con dificultad respiratoria severa

Referencias[editar]

  1. Ibarra Fernández, Antonio José (2007). «Valoración de la ventilación». Tratado Enfermería Cuidados Críticos Pediátricos y Neonatales. Consultado el 30 de marzo de 2008. 

Enlaces externos[editar]