Prueba Voight-Kampff

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El test Voight-Kampff, también llamado test de empatía, es un examen científico-psicológico ficticio, que aparece en la novela de ciencia ficción ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip K. Dick, así como en su adaptación cinematográfica (Blade Runner) dicho test está basado en la prueba de Turing.[cita requerida]

La prueba requiere una máquina y permite comprobar si alguien es un humano o un replicante (androide). La máquina mide la variación de funciones corporales tales como la respiración, el rubor, el ritmo cardíaco y el movimiento de los ojos, en respuesta a una serie de preguntas, así como el tiempo de reacción. Las preguntas del test desencadenan una respuesta emocional cuando el sujeto es un humano, es decir, la ausencia de empatía permite identificar a los replicantes.

Según el argumento de la novela, el examen surgió debido a que los androides se intentan mezclar con los humanos.

Diferencias Novela vs Película[editar]

Es importante tener en cuenta que la novela está escrita en 1968 cuando las matemáticas de Turing se volvieron a poner de moda con la primera generación de computadoras. El rigor informático de la novela es superior en este punto a la adaptación de Scott.

Novela[editar]

En la novela queda explícito que los replicantes de última generación (Nexus6) son tan parecidos a los humanos que no se puede distinguir físicamente a un humano real de un replicante. El test VK se desarrolla como un auténtico test de Turing basado en la premisa de "si parece inteligente, es inteligente". Para ello se formulan preguntas que estimularían una reacción física en un humano (sorpresa, miedo, etc), pero una máquina, carente de sentimientos o limitada en su comprensión del mundo, no presenta respuestas físicas ante estímulos abstractos. Un resultado positivo en la novela no es definitivo, sólo orientativo. Si un sujeto es sometido a un número determinado de preguntas y ninguna le hace tener una respuesta física puede ser un replicante o puede ser un humano que simplemente no ha reaccionado ante tales estímulos. El test de Turing sirve para demostrar inteligencia, no para demostrar no-inteligencia. Sabremos que un humano es humano si reacciona en algún momento, pero la ausencia de reacciones no implica obligatoriamente que estemos ante una máquina.

Película[editar]

En la película el test VK funciona al revés. El test busca reacciones anómalas allí donde un humano sabría reaccionar. Se busca demostrar la inexperiencia del replicante o su falta de desarrollo intelectual, psíquico o afectivo. La reacción de la pupila se presenta en la adaptación de Scott como una reacción anómala que nos ofrece la seguridad de que estamos ante una máquina. De ahí que la pregunta de Rachel "¿nunca has retirado a un humano por error?" estaría fuera de lugar, basándonos en el test VK. Mientras que sí tiene sentido según el planteamiento de la novela, según el cual, tener un resultado positivo del test VK y basarse en él para determinar que podemos "retirar" al sujeto, no es inequívoco, según la filosofía de Turing.

Véase también[editar]