Provincia jesuítica del Paraguay

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La provincia jesuítica del Paraguay o Provincia Paraguaria[1]​ fue una de las provincias de la Compañía de Jesús en Sudamérica antes de su expulsión del territorio del Imperio español entre 1767 y 1768. Esta región o provincia, entonces dependiente del Virreinato del Perú, abarcaba regiones de los actuales: Paraguay, Argentina, Uruguay, Bolivia y partes de Brasil y Chile.[2]​ (en latín: Paraqvaria), y su sede del padre provincial se encontraba en la ciudad de Córdoba, en el entonces virreinato del Perú.

En el territorio de la provincia (luego de la separación de Chile del Perú) existieron los colegios de Buenos Aires, Córdoba, Corrientes, La Rioja, Salta, Santa Fe, Santiago del Estero, San Miguel de Tucumán, Tarija, Belén y Asunción, la Universidad de Córdoba, las residencias de Catamarca y de Montevideo.[3]

Antecedentes[editar]

El Consejo de Indias solicitó el envío de misioneros a las Indias presentando la petición al general de los jesuitas y fundador de la orden, Ignacio de Loyola, quien se mostró interesado. A pesar de tener conocimientos de las condiciones espirituales de los pobladores de esta región y aún de sus necesidades, Loyola consideró que su compañía todavía no reunía las cualidades para semejante proyecto. Recién después de su muerte los jesuitas llegaron a las gobernaciones del Río de la Plata y del Tucumán.

Enviados por el provincial de la orden en el Perú, Juan de Atienza, el 26 de noviembre de 1585 los sacerdotes jesuitas Francisco Angulo y Alonso de Bárcena y el hermano Juan de Villegas arribaron a Santiago del Estero procedentes de la misión de Juli en el Alto Perú.[4]​ Misionaron en los valles Calchaquíes, el Gran Chaco y en el Paraguay, en donde se unieron a un grupo de jesuitas procedentes de la provincia jesuítica del Brasil (creada en 1549) llamados por el obispo de Asunción, que llegaron a esa ciudad el 11 de agosto de 1588: Manuel Ortega, Tomás Fields y Juan Saloni -quien era el rector del grupo-. Todos conocedores del idioma tupí, similar al idioma guaraní. Los dos primeros se dirigieron a explorar el Guayrá y luego se establecieron en Villa Rica del Espíritu Santo. El general de la Compañía de Jesús, Claudio Acquaviva, dispuso en 1587 que las nuevas misiones jesuitas del Paraguay dependiesen de la provincia jesuítica del Perú (creada en 1568), separando las misiones de la provincia del Brasil (por entonces España y Portugal tenían el mismo rey).

Desde el Tucumán fueron enviados Alonso de Bárcena, Marcelo Lorenzana y Juan Aguilar, que llegaron al Paraguay en 1593. Juan Romero fue el primer superior de las misiones jesuíticas de la provincia del Paraguay dependientes del Perú. Lorenzana y Saloni exploraron el Guayrá. El provincial jesuita de Perú, Esteban Páez ordenó el abandono de la misión y los sacerdotes se dirigieron al Tucumán, permaneciendo solo en Asunción el anciano Tomás Fields.

Acquaviva decidió que los misioneros de la provincia se establecieran en misiones estables, en vez de las volantes, y propuso la división de la provincia del Perú en dos viceprovincias.[5]​ Luego de acordar en Lima que se separaran de la provincia del Perú dos viceprovincias, una en el Nuevo Reino de Granada, incluyendo a Quito, y la otra al sur con sede en Santa Cruz de la Sierra, el padre Diego de Torres Bollo negoció en Roma y España para llevar adelante el proyecto. Sin embargo, Acquaviva no abandonó se idea original y decidió crear una provincia en el sur del virreinato del Perú:

(...) y así, después de haberlo encomendado a Nuestro Señor y ofrecido a esta intención muchas misas, hemos determinado que del Tucumán y del Paraguay se haga una provincia distinta e independiente de la del Perú.

Carta a Torres, con fecha 9 de febrero de 1604

Al retornar Torres a Lima en 1603 el provincial del Perú no cumplió la decisión de Acquaviva y llevó adelante la creación de las dos viceprovincias propuestas: la del Nuevo Reino de Granada a cargo de Diego de Torres, y la de Santa Cruz de la Sierra (o de la Sierra) a cargo de Diego Álvarez de Paz. Consultado Acquaviva, desaprobó lo realizado y ordenó la creación de la provincia del Paraguay.[6]

La razón potísima que de ahí escriben V.R. y otros, que no se ejecutó por falta de gente, bien ve V.R. cuan poca fuerza tiene, pues es muy diferente el haberse de cumplir una orden que de acá enviamos y el dejarlo de ejecutar, por no poderse hacer con muchos sujetos, pudiéndose haber hecho con poco lo que era más conforme a lo que escribimos.

Carta a al provincial del Perú, con fecha 9 de febrero de 1604

Creación de la provincia[editar]

El 9 de febrero de 1604 Claudio Acquaviva escribió cartas al provincial del Perú y a Torres:

Creo que V.R. habrá sentido que se le impidiese la ida al Paraguay ... Como atendemos que la necesidad del Paraguay es muy grande y deseamos que asienten allá los jesuitas y que, desde luego, se dé principio a aquella provincia con los que allá están, con los seis que habemos escrito vayan del Brasil y con otros sujetos que se avisa al Provincial del Perú que tenga aparejados en Lima para cuando V.R. vaya allá, nos parece que en recibiendo ésta parta V.R. para Lima o para donde estuviere el Provincial y se vea con él, y después de haber tomado los sujetos que le fueren señalados, se parta, con la bendición del Señor, a su provincia del Paraguay, y lleve por su compañero al P. Luis de Valdivia.

Carta a Torres, con fecha 9 de febrero de 1604

En 1605 Marcelo Lorenzana y José Cataldino llegaron a Asunción. El primer provincial designado, el padre Diego de Torres Bollo llegó a Córdoba en 1608 con trece misioneros. Al momento de su creación esta provincia comprendía territorios que hoy forman parte de la Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile, parte de Bolivia (misiones de Chiquitos y Tarija)[7]​ y del Brasil (sureste del Mato Grosso y los estados de Santa Catarina, Paraná y Río Grande del Sur). Los padres Simón Mazeta, Francisco de San Martín y Antonio Jordán fueron enviados a Asunción. En 1625 se redujo la provincia al crearse la Viceprovincia Jesuítica de Chile, con jurisdicción en Cuyo y Chiloé, desde donde partió la Misión del Nahuel Huapi,[8]​ transformada en Provincia Jesuítica de Chile en 1683.[9]

Felipe III dispuso en dos reales cédulas de 1625 y 1626, agregar a la gobernación del Río de la Plata los territorios de las misiones jesuíticas del Paraná y del Paraguay.

Los jesuitas fueron dirigidos a zonas más alejadas de Asunción, una real cédula del 16 de marzo de 1608 ordenó al gobernador del Paraguay, Hernando Arias de Saavedra, (Hernandarias), que los jesuitas se dirigieran al Paraná, al Guayrá y a la región de los guaicurúes en donde los indígenas quedarían eximidos del servicio de la encomienda.

En 1690 fue fundado el colegio de Tarija y en 1691 se inició la misión de Chiquitos.

La provincia desapareció en 1768, luego de la rebelión guaraní de 1756-57, al ejecutar Francisco de Bucarelli, entonces gobernador de Buenos Aires, la expulsión ordenada por Carlos III en la Pragmática Sanción del 27 de febrero de 1767.

Padres provinciales[editar]

Sus provinciales, formalmente subordinados a los gobernadores designados por el rey de España, pero en la práctica muchas veces enfrentados con ellos, fueron:

1607 - 1615 Diego de Torres Bollo
1615 - 1624 Pedro de Oñate
1624 - 1628 Nicolás Mastrilli Durán
1628 - 1634 Francisco Vásquez Trujillo
1634 - 1641 Diego de Boroa
1641 - 1646 Francisco Lupercio de Zurbano
1646 - 1651 Juan Bautista Ferrufino
1651 - 1655 Juan Pastor
1655 - 1658 Francisco Vásquez de la Mota
1658 - 1664 Simón de Ojeda
1664 - 1666 Francisco Jiménez
1666 - 1669 Andrés de Rada
1669 - 1672 Agustín de Aragón
1672 - 1677 Cristóbal de Gómez
1677 - 1681 Diego de Altamirano
1681 - 1684 Tomás de Baeza
1684 - 1689 Tomás Dombidas
1689 - 1692 Gregorio Orozco
1692 - 1695 Lauro Núñez
1695 - 1698 Simón de León
1698 - 1702 Ignacio Frías
1702 - 1706 Lauro Núñez (nuevamente)
1706 - 1709 Blas de Silva
1709 - 1713 Antonio Garriga
1713 - 1717 Luis de la Roca
1717 - 1719 Juan Bautista de Zea
1719 - 1722 José Aguirre
1722 - 1726 Luis de la Roca (nuevamente)
1726 - 1729 Ignacio de Arteaga
1729 - 1733 Jerónimo Herrán
1733 - 1739 Diego de Aguilar
1739 - 1743 Antonio Machoni
1743 - 1747 Bernardo Nusdorfer (o Bernard Neusdorffer)
1747 - 1751 Manuel Querini (o Emanuelle Cherini)
1751 - 1757 José Barreda
1751 - 1761 Alonso Fernández
1761 - 1766 Pedro Juan Andreu
1766 - 1768 Manuel Vergara

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]