Provincia de Azua

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Provincia de Azua
Provincia

Flag of None.svg
Bandera
Escudo de la Provincia Azua.png
Escudo

Otros nombres: La Atenas del Sur
Azua in Dominican Republic.svg
Azua en la República Dominicana
Coordenadas 18°28′N 70°44′O / 18.46, -70.74Coordenadas: 18°28′N 70°44′O / 18.46, -70.74
Capital Azua de Compostela
 • Población 125,487 (2015)
Entidad Provincia
 • País Bandera de República Dominicana República Dominicana
Gobernadora
Senadora
Ángela Maruja Pérez
Dra Lía Díaz
Subdivisiones 10 Municipios
22 Distritos Municipales
67 Secciones
369 Parajes
Fundación 1504
Superficie Puesto 4.º
 • Total 2.682,5 km²[1]
Altitud  
 • Media 474 m s. n. m.
Población (2015) Puesto 13.º
 • Total 298,246 hab.[1]
 • Densidad 80 hab/km²
Gentilicio Azuano/a
IDH (2019) Crecimiento 0,744 [2]​ (14 de 32.º) – Alto
Código postal 71000[3]
ISO 3166-2 DO-02
Azua Prov.svg
Mapa de la provincia y sus subdivisiones

Azua es una de las 32 provincias de la República Dominicana, la cual se encuentra en la región sur del país en la sub-región de Valdesia. Limita al noroeste con San Juan, al oeste con Bahoruco, al suroeste con Barahona, al sur con el Mar Caribe, al noreste con La Vega, al este con San José de Ocoa y al sureste con Peravia.

Superficie[editar]

La provincia de Azua tiene una superficie de 2.682,5 kilómetros cuadrados.[1]​ Es una de las provincias de mayor territorio, ocupando el cuarto lugar en cuanto a superficie con 5.6% del territorio nacional.

Límites[editar]

La provincia de Azua tiene el Mar Caribe al sur, las provincias Peravia y San José de Ocoa al este, la provincia de La Vega al norte y nordeste, la provincia de San Juan, al norte y noroeste, y las provincias Bahoruco y Barahona al oeste.

Geografía[editar]

La parte sur de la provincia se encuentra en la Llanura o Llano de Azua (también conocido como la "Plena de Azua"), un llano costero rodeado por montañas que actúan como barreras para los vientos cargados de agua por lo que las partes bajas de la provincia son muy áridas.

Montañas[editar]

La Sierra de Ocoa, que es el extremo sur de la Cordillera Central. En la mitad norte de la provincia también se encuentra la Cordillera Central. En el suroeste, en los límites con las provincias Barahona y Baoruco, se encuentran las sierras de Martín García y de Neiba.

Clima[editar]

El clima es tropical en Azua. En invierno hay en Azua mucho menos lluvia que en verano. La clasificación del clima de Köppen-Geiger es Aw. La temperatura media anual en Azua se encuentra a 26.7 °C. La precipitación es de 745 mm al año.

División interna[editar]

Los municipios y distritos municipales (D.M.) son:

Población[editar]

Según los datos ofrecidos por la Oficina Nacional de Estadística, la población de la provincia Azua para el año 2002 era de 208,857 habitantes, mientras que en 1993 era de 199,684 personas. Al comparar ambos datos, se puede apreciar un aumento en la demografía de la provincia.

Según los datos arrojados por el IX Censo Nacional de Población y Vivienda, realizado del 1 al 7 de diciembre de 2010 de la Oficina Nacional de Estadística (ONE), el resultado fue de 214,311 habitantes en la provincia.

Cuadro representativo de la población de Azua de Compostela

Como se puede evidenciar en el cuadro anterior, en Azua los hombres representan el 52 por ciento del total de los habitantes, mientras que las mujeres suman el 48 por ciento. Este predominio de la población masculina en la provincia es más acentuando en la zona rural que en la urbana. Esto se explica por la importante emigración de mujeres trabajadoras hacia los países europeos.

La composición étnica de Azua esta matizada por los rastros de los primeros asentamientos indígenas, los esclavos africanos, y los españoles (principalmente canarios), a los que más tarde se sumaron franceses, italianos, y árabes. Estos grupos humanos han dejado sus huellas en actividades como los negocios, el folklore y las artes de esta provincia.

La economía[editar]

Agricultura

Azua es una provincia escasa en lluvias y está en el mismo trayecto del sol caracterizándose por un clima semidesertico, en donde se siembra y se crían animales característicos de este tipo de ambiente. El 27.3% de la superficie total del municipio de Azua está explotado por actividades agropecuarias.

La mayor parte de los campesinos trabaja en minifundio con una tecnología anticuada como; Arado manual, bueyes, hacha y machetes. Viviendo así en economía de subsistencia. Pero la superficie se concentra en propiedades de tamaño medio en la cual utiliza tecnología combinada en la cual predomina la mecanización. Las grandes propiedades están en manos de grandes productores.

Los cultivos principales de Azua son; tomate, banana, ají, cebolla, sixal, Cereales, raíces y tubérculos. La ley 409 ha favorecido a la provincia con la instalación de empresas agro-industriales.

Acuacultura

Azua cuenta con varios proyectos de crianza de camarones. Inicio con el “Proyecto Dominicano-Chino” ya que fue establecido entre el gobierno dominicano y el de Taiwán. Actualmente se cuenta con un total de 43 hectáreas y 34 estanques.

Minería

Actualmente se han establecido tres compañías de exploración de hidrocarburos, dos en las cuencas de Azua.

Industria

Las primeras industrias de Azua se dieron en los primeros decenios del siglo XX. Esta provincia consta de 9 panaderías, 5 descascaradoras de café, 5 talleres de ebanistería, 3 fábricas de cigarrillos, 2 sastrerías, 1 taller de vulcanización, 1 fábrica de chancletas y una fábrica de chocolate.

Recursos naturales[editar]

Presenta un relieve variado parte es alto y otro la llanura de Azua que se encuentra limitada al oeste por el río Yaque del Sur, al Norte por la Cordillera Central, al Sur el mar Caribe y al Este el río de Ocoa. Es un territorio árido por la escasez de lluvias mientras que los ríos que la atraviesan y los sistemas de riegos la hacen uno de los principales centro agrícolas. En la provincia consta con dos cadenas de montanas; Cordillera central y Sierra Martín García. Dentro de su flora se encuentran; La Caoba (nativa), jardines holandeses, finca de plátanos, plantación de maíz, finca de arroz, lechoza, yuca y guandules, Cactus, rosa, mata de pera, Framboyan, Bayahonda, Adelfa, flor Coralillo, Café (introducida), Javilla, Maguey, Pino criollo, Cayuco. Flora: Está estructurada por bosques de coníferas, sobre todo de pinos criollos. Pero también hay sabinas, caracolí, cigua blanca, cedro, guárana, palo de viento, manacla y en las partes más altas hay tamarindo salvaje y yaya fina. Fauna: presenta el mismo tipo de fauna del Parque Nacional J. Armando Bermúdez. Avifauna Dentro de la avifauna encontramos: • La cotorra (Myiopsitta monachus) • El canario (Cuculus canorus) • El guaraguao (Buteo platypterus brunnescens) • La perdiz (Alectoris rufa) • El cuervo (Sarcoramphus papa) • El vencejo (Apus apus) • El pájaro carpintero (Campephilus principalis) • El ruiseñor (Thryothorus superciliaris) • La tórtola (Columbina talpacoti) Mastofauna. Dentro de la mastofauna encontramos: • La jutía • El Puerco cimarrón.

La flora del parque nacional Sierra Martín García presenta en sus alrededores está representada por 232 especies, las cuales están agrupadas en 82 familias. Las familias más abundantes son Asterácea, Cactácea, Caesalpinaceae, Euphorbiaceae y Rubiaceae.

La Sierra Martín García reviste gran importancia como sitio clave para la conservación de especies endémicas consideradas raras, tales como Arcooa gonavensis, Cnidosculus acrandus y Fuertesia domingensis. Más aún, esta Sierra exhibe su especie endémica Coccotrinax boschiana (palma), la cual crece de manera asociada formando lo que los moradores locales denominan “guanal”.

La avifauna de la Sierra Martín García y sus alrededores está compuesta de 67 especies, la mayor parte de ellas en lagunas, playas, canales y llanos del área costera de la bahía de Neiba; las restantes se encuentran distribuidas en ambientes que abarcan bosques densos, áreas deforestadas y zonas con vegetación arbustivas. Del total de aves reportadas allí, 14 son migratorias y las demás nativas, incluyendo 11 especies endémicas.

Monumento natural puerto viejo Se encuentra entre los límites de las provincias Azua y Barahona. Fue creado mediante el decreto 233-96 y posteriormente fue confirmado mediante el decreto 319-97, que fijo su área en 319.5 kms2. En la cima de esta área se encuentran las lomas El Aguacate, El Curro y la Loma Fría, que poseen bosques nublados, rodeados de zonas muy áridas debido a la baja pluviometría. Los animales característicos de la fauna de esta área protegida son: la iguana rinoceronte, la culebrita ciega y las boas dominicanas. En materia de flora son comunes la alpargata, el cayuco y el cagüey.

Áreas protegidas[editar]

La provincia Azua cuenta con diversos ecosistemas que la convierten en un territorio de relevancia para la conservación ecológica de la isla. Cuenta con tres áreas protegidas y se contempla la creación de dos nuevas, que en caso de ser aprobadas serían la Reserva Forestal de Bosque Seco Loma del 20, y la Reserva Forestal de Bosque Comunitario de Hatillo.

Parque Nacional José del Carmen Ramírez: Una parte importante de este parque se encuentra ubicada dentro de los límites de la provincia Azua, aunque no es exclusivo de esta. Fue creado como una reserva forestal mediante la ley 5066, del 24 de diciembre de 1958, con el objetivo de proteger el nacimiento de los ríos San Juan, Yaque del Sur y Mijo. Este parque forma un área protegida continua junto al Parque Nacional Armando Bermúdez, teniendo entre ambas zonas 1,530 km². Los dos, combinados, constituyen una de las mayores reservas forestales con que cuenta el país en los actuales momentos. Dentro de su flora se destaca de manera preponderante el pino criollo (pinus occidentalis).

Parque Nacional Sierra Martín García: Se encuentra entre los límites de las provincias Azua y Barahona. Fue creado mediante el decreto 233-96 y posteriormente fue confirmado mediante el decreto 319-97, que fijo su área en 319.5 kms2. En la cima de esta área se encuentran las lomas El Aguacate, El Curro y la Loma Fría, que poseen bosques nublados, rodeados de zonas muy áridas debido a la baja pluviometría. Los animales característicos de la fauna de esta área protegida son: la iguana rinoceronte, la culebrita ciega y las boas dominicanas. En materia de flora son comunes la alpargata, el cayuco y el cagüey.

El monumento natural Puerto Viejo: Fue creado mediante el decreto No. 309, de fecha 31 de diciembre de 1995. De acuerdo con dicha pieza legislativa, esta área protegida se creó con la intención de proteger los manglares, islotes, corales, praderas de pastos marinos, las ciénagas y las dunas. Es rica en aves, entre ellas una gallareta llamada “pico blanco”, que se halla en peligro de extinción. La flora de esta zona protegida es muy diversa, incluyendo diferentes especies de manglares. El Monumento Natural también posee la duna de El Caney, un ecosistema de relevancia muy particular de esta área.

Educación[editar]

En Azua opera la Dirección Regional de Educación 03 con dos distritos escolares. El 03-01 cuenta con 92 plántales, el 03-02 con 66 centros educativos. Las escuelas públicas predominan ante las privadas en Azua. Los principales centros educativos son:

Centros educativos públicos[editar]

1. Centro Educativo Los Cartones, 2. Centro Educativo Dr. José Fsco. Peña Gómez, 3. Centro Educativo Los Parceleros, 4. Centro de Educación Especial Célida Luisa Pérez de Crespo, 5. Centro Educativo Eugenio María de Hostos, 6. Centro Educativo Rev. Rafael Dolores Martínez, 7. Centro Educativo Bartolomé Olegario Pérez, 8. Centro Educativo Salomé Ureña, 9. Centro Educativo Quisqueya I 10. Centro Educativo, Quisqueya II 11. Centro Educativo, Escuela Ángel Fermín Noboa Ruiz, 12. Centro Educativo, Prof. Ángel Rivera, 13. Centro Educativo, Escuela Elisa Estela Mañón, 14. Centro Educativo, El Caliche, 15. Centro Educativo, San José 16. Centro Educativo San Martin de Porres 17. Centro Educativo El buen pastor, 18. Centro Educativo Prof. Altagracia Concepción Martínez 19. Liceo Román Baldorioti Castro 20. Liceo Nocturno Sarah Ortiz 21. liceo francisco del rosario sanchez quisquella 2

Centros Educativos Privados[editar]

Colegio San Jose,Colegio El Buen Pastor,Colegio Adventista Las Américas,Colegio El Jardín,Colegio El nido,Colegio Evangélico 19 de Marzo,Colegio Eugenio María de Hostos, Colegio Experimental UTESUR,Colegio Azuanito,Paraiso del Aprendizaje y Colegio EVANAE.

Universidad[editar]

Azua es sede de la Universidad Tecnológica del Sur -UTESUR-, fundada del 10 de junio del 1979. Posee una población estudiantil de 2550 estudiantes y ofrece las siguientes carreras: Educación, Derecho, Contabilidad, Administración de Empresas, Agronomía, Bioanálisis, Enfermería e Informática. Ofrece además, Especialidades en Educación y Maestrías en Alta gerencia, Lingüística y Derecho penal. La UTESUR ha graduado más de 13 mil profesionales en sus 40 años de fundación. Fue declarada en el 2019 por la Alcaldía de Azua como Patrimonio de la Educación en Azua.

Fiestas patronales[editar]

Las fiestas patronales de los distintos municipios que integran la provincia de Azua, suelen celebrarse en honor a un patrón o patrona religiosa, siendo acompañadas por el pueblo con juegos populares y tradiciones folclóricas.

Fiestas patronales de Azua

El carnaval[editar]

El carnaval de Azua es uno de los más antiguos del país. Por tradición se celebra dos ocasiones en el año: una en marzo, celebrando las fechas patrióticas y en el periodo que se celebran los carnavales por todo el mundo, y la otra en septiembre, para las fiestas patronales en honor a Nuestra Señora de los Remedios. El carnaval Azuano consiste en la salida desorganizada de los diablos cojuelos populares, que salen y golpean las muchachas con envases de suero vacíos, que hoy sustituyen las antiguas vejigas de vaca.

Literatura[editar]

Azua es llamada tierra de poetas. En el libro Antología de Poetas de Azua, Tomás Alberto Oviedo y Canó incluye poemas de más de 50 poetas de nativos de la provincia sureña, entre los que se encuentran, Héctor J. Díaz, Bartolomé Olegario Pérez, Héctor Viriato Noboa, Héctor Bienvenido de Castro Noboa, Virgilio López Azuán, Ninfa Estrada, Otto Milanese, entre otros. Los escritores más destacados desde los años 80s se encuentran: Emilia Pereyra, finalista del Premio Planeta de España, Premio Nacional de Periodismo 2019, y escritora de varias novelas. Se destacan sus obras: Cenizas del Querer (Novela), El Crimen Verde (Novela), Oh Dios (Novela), entre otras. Otro destacado escritor es Virgilio López Azuán (1959) quien ha publicado 16 libros en los géneros literarios, cuento, poesía, novela y teatro. Ganador de los más importantes premios literarios de la República Dominica y ha ocupado cargos académicos como Decano de Post Grado y Rector de la Universidad Tecnológica del Sur –UTESUR-. López Azuán fue declarado por la Alcaldía de Azua como Hijo Meritísimo de Azua y Activo cultural del municipio por su trayectoria literaria.

Obras de Virgilio López Azuán.[editar]

1. “ATHENE, Cuentos Premiados del Sur, (Compilador y coautor), Editora de la SEEBAC, Santo Domingo, Rep. Dominicana, 1994”, 2. “LLANTOS DE FLOR EN LAS SOMBRAS DE SUS OJOS”, (Cuentos), Editora Milenio, Santo Domingo, Rep Dominicana, 1997”, 3. “AMOR Y SOLEDADES” (Poesía), Ediciones Virgilio, Azua, República Dominicana, 1998. 4. “LA NIÑA Y OTROS RECUERDOS” (cuentos), Editora Mediabyte, Santo Domingo, R. D., 2001”, 5. “EL COLOR ROJO DEL AMOR” (Cuentos), Editora Búho, Santo Domingo, D. N., 2005”, 6. “CUENTOS ETERNAMENTE BREVES, Editorial Ángeles de Fierro, San Francisco de Macorís, Rep. Dominicana, 2005”, 7. SIN TOCAR TUS PUERTAS (POESÍA), Editora de Colores, Rep. Dominicana, abril, 2007. 8. PARAISOS DE LA NADA, (POESÍA, 2007), 9. CUENTOS EN LA MANO (CUENTOS, 2009) 10. LA PRETENDIDA DE VERAPAZ] (NOVELA, 2010). 11. SUMER: POETICA DE LOS NÚMEROS (POESÍA, 2014), 12. UNICORNIO (POESÍA, 2015), 13. LADRAN LOS HUESOS (Poesía, 2016) 14. CUANDO LA MAR BOTA PECES (CUENTOS, 2016) 15. PALABRAS EN ROJO (Poesía, 2017 16. EN EL NOMBRE DEL PADRE (POESÍA, 2019), Al borde, siempre al borde (Poesía, 2019)

Patrimonio intangible de Azua[editar]

La herencia cultural azuana se expresa en diferentes áreas y formas. Ese patrimonio que poco a poco se va desvaneciendo por la carencia de una política cultural coherente y la construcción de apegos a los valores arqueológicos, antropológicos, históricos, naturales, entre otros. En otras ocasiones nos hemos referido al patrimonio urbanístico, a la herencia de la arquitectura victoriana, romana, art-deco, barroco, criolla y popular. Esta vez quiero referirme a ese patrimonio intangible del azuano, a las leyendas y tradiciones.

Para ello hay que mencionar a Tomas Alberto Oviedo y Canó quien fuera el mejor compilador de las últimas décadas de las leyendas y tradiciones azuanas. Lo hizo con un buen uso del lenguaje y dejó estampado ese pensamiento de ese Azua de ayer que se queda en la memoria escrita para las futuras generaciones. Oviedo y Canó fue historiador, locutor, deportista, animador y polifacético, quien en el 1996 publicara el libro “Ocurrencias del maestro Camilo y otras leyendas y tradiciones azuanas”, bajo el sello editorial Búho. Ya en el año 1989 había publicado el libro “Antología de poetas de Azua”, por la editorial Ofrenda, donde compila los poemas de más de 60 escritores azuanos.

Oviedo y Canó incluye 4 narraciones a las cuales denomina leyendas, tituladas: Melchor de Torres y sus leyendas, El Muerto de Playa Chiquita, La Madre del Monte y el Caballo de la Cuaresma. Dentro de reglón tradiciones las compila con los nombres: La botijuela de Cabo Lión; Maldeojos en el Prado, Las piedras de Laura y la Batalla de Azua y su heroína.

También el autor escribe 15 “ocurrencias” del maestro Camilo Sánchez (Camilito) que ha sido uno de los personajes memorables del chiste popular, de las salidas hilarantes, de las picardías ante situaciones y hechos que ameritaban otras respuestas. Así, se compilan “ocurrencias” como las “Ni una cosa ni la otra”, “El premio”, “Aunque pises el home”, “Sapiencia” y otras. Incluye el libro algunas leyendas y tradiciones del pueblo azuano, como son: “Melchor de Torres y sus leyendas”, “La madre del monte”, “Las piedras de Laura”, “Mal de ojos en el Prado”, “Ni una cosa ni la otra”, esta última la más conocida por el pueblo.

Quizá en esta presentación escrita podamos argumentar sobre leyendas como las de “Melchor de Torres quien para 1577 poseía mil esclavos negros distribuidos en tres ingenios y un trapiche. Además de otros que tenía trabajando en algunas estancias y hatos de su propiedad, aparte de los que tenía en el servicio doméstico” (Rodríguez, 2012)

Famosa ha sido por siempre la narración “La mula de Don Melchor”, la cual devoraba a su paso las más inimaginables distancias en procura de sus encargos. Esta mula llevaba el pan que elaboraba don Melchor, el que sin importar lo lejano del lugar, siempre lleva caliente al destinatario. Se cuenta que en cierta ocasión, y mientras cabalgaba arrogante en su envidiable animal, este se resistió en el paso de un barranco, y al ser espoleado fuertemente por don Melchor, pegó tan terrible coz a una formación de rocas, que según decía de la gente, dejó grabada su huella en la misma. Ese sitio de denominan hoy en Azua “La pata de la Mula” (Pág. 24). Unos versos populares que citan la mula de don Melchor, en su última estrofa dice así: “Se cuentan miles hazañas / cual más graciosa y mejor / y en todas se da sus mañas / La mula de don Melchor” (pág. 26).

Otra es la leyenda de lugar llamado “Loma de la Vigía” narrada por Oviedo y Canó, donde don Melchor tenía varias empresas, en una ocasión un labriego perdido llamado Nardo llegó a ella y observó grandes riquezas de onzas en de oro diseminadas en todo su interior. Tomó su sombrero y lo llenó a rebosar. Ya fuera de la casa, cuando había tomado el camino sintió ruidos extraños, y al volver la cara, vio una yunta de bueyes furiosos que vomitaban fuego por la boca, y que le perseguían de cerca, por lo que soltó el oro con todo y sombrero y fue a parar a la casa donde vivía, (pág. 25).

Muchas de estas leyendas y tradiciones coloniales y modernas han desaparecido del habla popular de las recientes generaciones, aunque se conservan en personas mayores de 40 ó 50 años. La compilación realizada por el historiador Oviedo y Canó aporta al sostenimiento de la memoria histórica de la cultura en Azua de Compostela.

En cuanto a la religiosidad en Azua y la religiosidad popular encontramos elementos tradicionales que forman parte de la cultura. Grupos religiosos católicos y no católicos conservan, renuevan y valorizan sus rituales, mitos y creencias. Por ejemplo en el caso en Azua se realizan las visitas a los templos, los desfiles a la patrona la Virgen de Los Remedios; las peregrinaciones a la Ermita de la Altagracia construida a mediado del siglo XX, los cultos en el santuario de la Santísima Cruz que se celebra el día 3 de mayo de cada año y que antes era una de las expresiones religiosas más importantes del pueblo. Antes, en el lugar existían varios calvarios que eran como especie de capillas construida por la comunidad donde los feligreses pasaban toda la noche cantando salves religiosas, realizando concursos que quien las cantaba mejor les brindaban dulces y bebidas. A decir de Eddie Noboa Bonilla en algunos barrios se hacían altares en las calles, que adornaban con pencas de coco y ramas de cabrita, cintas de colores; papeles a los que le decían “vejigas”, se hacían brindis y se elegía entre los presentes a un abanderado que tenía la obligación de costearlo (Noboa, 2011).

Una costumbre de Azua y otros pueblos en las primeras décadas del siglo XX era que en los días de Semana Santa, después de las 10 de la noche, hombres y mujeres vestidos de la cabeza a los pies con túnicas blancas salían a las calles y tocaban pitos y daban saltos. Los mismos no podían ser identificados. Lanzaban polvos de olor y perfumes a las personas, les decían las marimantas, que luego fueron prohibidas porque se supo que una marimanta cometió un crimen en la capital.

Lo mismo que Oviedo y Canó, Noboa narra la creencia de la población en el llamado Caballo de la Cuaresma, que no es más que la salida a la media noche de un corcel que arrastraba unas enormes cadenas. Algunos aseguraban haberlo visto, decían que era negro o bermejo y otros que era bayo. Sin embargo, se comentaba que el que veía ese caballo podría caerse muerto, cosa que nunca sucedió. La gente tenía miedo y se encerraba temprano en sus casas.

Hoy son frecuentes las peregrinaciones y los toques de atabales los días 21 de enero de cada año, en ocasión de las celebraciones que se le realizan a la Protectora del pueblo dominicano, la Virgen de Nuestra Señora de la Altagracia, la cual es venerada en el Barro. También encontramos las tradiciones del toque de atabales, bailes y rituales los días de San Miguel, San Antonio, entre otros. En Azua la santería y los cultos siempre han formado parte de las creencias de un sector de la población. No es raro encontrar altares donde se le rinden tributos y adoraciones a santos y deidades en muchas casas de Azua, no solo en sectores populares y de bajos ingresos, sino también en sectores de más altos ingresos económicos y de formación social y política. La cofradía del Espíritu Santo y la de Liborio Mateo son las que tienen más seguidores y practicantes, diseminándose no solo en el municipio cabecera sino en varios lugares de la provincia.

En un monográfico realizado en el 2003 por la Universidad Tecnológica del Sur –UTESUR- se encontró que en algunas comunidades azuanas se cree en aparecidos, en los muertos que salen, los bacás, los cambios de la luna, las brujas y el mal de ojos. También que se practica la hechicería y la santería. Y en un trabajo oral y exploratorio realizado para esta presentación se mantienen estas creencias pero de forma más reducida, principalmente en la que se refiere a los cambios de la luna y la aparecida de muertos.

Se registra que se cree en los ensalmos, en los maldeojos y precisamente tiene este ensalmo para el padrejón que dice así: “Santa Ana parió a María y Santa María parió a San Juan si es verdad lo que dijo padre vuelve a tu lugar, en el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo, amen”. En el caso del ensalmo para parar la sangre, queremos destacar el siguiente: “Santa Ana mai de María, / María mai de José, / la sangre esta regada / con que la recogeré/ Con tres palabras sagradas/ Cristo pa´ dominé, / Cristo pa´ dominé, / Cristo pa´ dominé,”. Otro ensalmo compilado que se utiliza para parar una hemorragia es: “San que de donde viene, del río Jordán, vengo de bautizar un cordero, que San Juan bautizó a Cristo y Cristo bautizó a San Juan. Detente sangre divina, como se detuvo mi señor Jesucristo clavado al pie de la cruz, paz Cristo domine, amén Jesús” (Agramonte, 2003). Las comunidades en estudio fueron El Fundo, La Meseta, Boca de la Mula, Las Yayas, Padre Las Casas, entre otras.

El estudio también muestra voces del español de uso dominicano como construcción lingüística. Ejemplo: la gente suele decir “dentra” en lugar de “entra”, “diva” en lugar de “iba”, “antonce” en lugar de “ entonces”, “dipué” en lugar de “después”, “bohído” en lugar de “bohío o casa”, entre otros vocablos.

Otros ejemplos, son los registrados en algunas comunidades del municipio de Padre Las Casas. Creen en el mal de ojos, en que las personas matan con brujería, creen en curanderos se identifican a personas con poderes curativos. Para curar las picaduras de araña, en el estudio exploratorio se registra este caso: el que ensalma pone el dedo donde se supone que “esta la ponzoña”, si lo coloca más de ahí se le abriría mucho más el “nacío” a la persona picada. Entonces se reza así: “San Benito y San Pablo, líbrame de culebra, de araña y de pájaros ponzoñosos, por la virtud me diste en el pie de la Santísima Cruz. Dios, padre Dios, hijo dios Espíritu santo amén Jesús”. (Se repite dos veces la última parte). También el ensalmo para curar el dolor de cabeza reza de esta manera: “Graciosita Santa Elena, hija de madre y padre, coge tres granitos en mano uno para la virgen de Altagracia, uno para tirarlo al mar y uno para Erona tu hermana, amén” (De León, 2003).

Encontramos en comunidades como Peralta, Estebanía, Las Charcas, La Plena, manifestaciones mágico-religiosas, festividades con toques de atabales (palos), peregrinaciones, rituales, adoraciones y otros cultos.

Aunque algunas se practican poco, es bueno saber que en el Municipio de Peralta es de alto interés en las patronales la corrida de caballos de paso fino, en el Barro las peregrinaciones a la virgen, en Azua la visita a la Ermita o las largas caminatas de los católicos; también las tradicionales fiestas de atabales los días de San Miguel, San Antonio y los días veintiuno de enero, día de Nuestra Señora de la Altagracia. Los viacrucis en Semana Santa, marcan la espiritualidad de la ocasión en un sector de la población, fiel a sus tradiciones, lo mismo que a sus creencias.

Dentro de un programa de rescate y difusión del patrimonio cultural azuano, las obras “Ocurrencias del Maestro Camilo y otras leyendas y tradiciones azuanas”, “Antología de poetas de Azua” de Tomás Alberto Oviedo y Canó, “Tonalidades” de Renato D´Soto y “ATHENE, cuentos premiados del Sur”, deben ser tomadas en cuenta para que las presentes generaciones se aproximen a ese patrimonio de un pueblo que ha sabido representar los valores culturales de la República Dominicana. (Virgilio López Azuán, autor del texto)

Gastronomía[editar]

Por su condición de ser un país agrícola y ganadero, la República Dominicana ofrece una variedad de atractivos platos donde mezcla las influencias taínas, europea y africana en una explosión de sabor rica en matices y condimentos. El Chenchén es uno de los platos típicos del sur del país, este esta hecho a base de maíz cortado en pequeños trozos que más tarde es hervido con diversas especias. El Chacá, también a base de maíz, es un postre preparado con leche, azúcar, canela y leche de coco. El pescado y el moro de guandules con coco también son típicos de azua. Todos estos platos son de gran popularidad en el sur de la República Dominicana, sumándoseles habichuela con dulce, plato típico del país especialmente en Semana Santa.

Brújula[editar]

Compass rose pale.svg San Juan de la Maguana La Vega Compass rose pale.svg
Bahoruco Norte San José de Ocoa
Oeste   Rosa de los vientos.svg    Este
Sur
Barahona Mar Caribe Peravia

Referencias[editar]

  1. a b c Oficina Nacional de Estadística. «IX Censo Nacional de Población y Vivienda 2010» (PDF). Archivado desde el original el 27 de septiembre de 2013. Consultado el 29 de septiembre de 2013. 
  2. https://globaldatalab.org/shdi/shdi/DOM/?levels=1%2B4&interpolation=0&extrapolation=0&nearest_real=0&years=2018
  3. Worldpostalcodes.org, código postal n.º 71000.