Protestas latinoamericanas de 2019-2020

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Protestas latinoamericanas de 2019»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Protestas en América Latina
Latin american protests montage.png
Estado En curso
Tipo
Ámbito Internacional
Ubicación América Latina
Resultado
País BoliviaFlag of Bolivia.svg Bolivia
ChileFlag of Chile.svg Chile
ColombiaFlag of Colombia.svg Colombia
EcuadorFlag of Ecuador.svg Ecuador
HondurasReal flag of Honduras.svg Honduras
Bandera de Haití Haití
NicaraguaFlag of Nicaragua.svg Nicaragua
PerúFlag of Peru.svg Perú
Bandera de Puerto Rico Puerto Rico
VenezuelaFlag of Venezuela.svg Venezuela
Fecha 2019 - 2020
Muertos 192
Heridos 6088
Arrestados 11099

Se denomina protestas latinoamericanas a una serie de manifestaciones desarrolladas en varios países de América Latina que responden a distintas motivaciones. El periódico británico The Guardian recogió diferentes opiniones sobre si esta «ola» de protestas constituiría o no, una «primavera latinoamericana».[1][2][3][4]

Antecedentes[editar]

Algunos consideraron que las protestas fueron motivadas por la acumulación de acciones gubernamentales antisociales percibidas que impactaron negativamente a los ciudadanos, particularmente en lo financiero, durante un período de austeridad después de la prosperidad de principios de la década de 2000 en América Latina.[cita requerida] Se ha sugerido que la influencia de estas protestas masivas proviene del temor generalizado a las crisis económicas y sociales causadas por las acciones del gobierno y la insatisfacción por las respuestas políticas. Este miedo puede estar influenciado por la crisis en Venezuela.[5]

Aunque se desarrollaron separadamente durante todo el año, en octubre se produjeron grandes protestas de forma rutinaria en varios países de América Latina, lo que llevó al periódico mexicano El Universal a describir la región como «al rojo vivo».[1]

El lado anticorrupción de la ola se reportó por primera vez en junio de 2018, cuando se sugirió que comenzó en 2016,[6]​ mientras que otro informe sugiere el año 2015.[7]

Históricamente, América Latina ha visto dos períodos similares de protestas unificadas: durante la austeridad severa en la década de 1980 y nuevamente durante las crisis económicas y políticas de 1998 a 2002.[1]

Valeska Hesse, directora de la oficina de América Latina de la Fundación Friedrich Ebert, sugirió que las «tendencias sociales» que motivan las protestas eran consistentes en muchos países de la región.[8]​ Deutsche Welle describe uno de estos factores de riesgo como la «desigualdad extrema entre ricos y pobres [que] se puede ver en muchos países del continente», y señala que los países latinoamericanos ocupan ocho de los diez primeros lugares en la lista de los más desiguales económicamente.[cita requerida]

Sin embargo, muchos observadores sugieren que la causa más fuerte de protestas, y un elemento unificador exclusivo de América Latina, es un período de recesión económica y/o inestabilidad luego de un auge en los primeros años del siglo XXI; informan que, aunque América Latina comprende países de variadas riquezas y tendencias políticas, su historia regional compartida brinda este trasfondo de protesta.[8][1][9][5]

Por otro lado, Mac Margolis, en un artículo de opinión para Bloomberg, sugiere que muchas de las naciones caen en esta categoría, pero que Chile, con una historia económica razonablemente estable, no lo hace, sino que plantea un factor de conexión diferente en lo que él describe como un «tecnocracia deliberada» vista entre todos los líderes de América Latina. Explica que utilizan el asesoramiento económico internacional para implementar medidas con detrimento a corto plazo, y responden negativamente a las preguntas públicas.[10]​ Margolis también discute «medidas fiscales severas y una gestión inquebrantable», y «una economía débil y una brecha cada vez mayor entre pobreza y abundancia» como causas de protestas en América Latina, eximiendo a Chile.[cita requerida]

Michael Alvarez, portavoz de la Fundación Heinrich Böll, también sugiere que hubo una mejora en la igualdad social junto con la de la economía, y que esto también se ha desplomado, diciendo que «la gente en América Latina ya no está dispuesta a aceptar la desigualdad social».[8]​ Un experto que habló con Deutsche Welle también sugirió que el objetivo de las protestas es más la desestabilización social que la búsqueda de mejoras reales, una teoría rechazada por otros expertos.

Michael Reid propuso la caída en picada económica como la causa de las protestas, pero le dijo a The Guardian que la región era más compleja, señalando que esto era solo el primero de los tres catalizadores; los otros son «furia pública contra la maquinaria política de América Latina después de una ola de escándalos de corrupción que desacreditaron a las élites políticas tradicionales, provocaron furiosas protestas en países como Perú y Haití, e impulsaron una nueva generación de populistas al poder en Brasil y México» y, para ciertos manifestantes «radicales» que están surgiendo en Ecuador y Chile, la dedicación del movimiento de los chalecos amarillos y los «líderes», un grupo de 20 combatientes policiales en Hong Kong.[1]

Los diversos comentaristas en la ola de protestas también presentan la creencia de que, si bien varias de las protestas se desencadenaron por razones diversas y aparentemente triviales, estos puntos desencadenantes se consideraron la gota que colmó el vaso en una acumulación de pequeñas acciones de mala gestión percibida y represión.[1][5][9][10]​ Bloomberg agrega en particular que «América Latina tiene un historial de estallido de disturbios cuando los precios suben por servicios y productos esenciales, que a menudo están subsidiados y sujetos a distorsiones de precios».

Expertos colombianos critican las declaraciones de líderes en países de protesta que sugieren que la intromisión venezolana y cubana está sembrando disturbios deliberadamente en toda la región.[11]

En un artículo de noviembre, The Economist considera a las protestas latinoamericanas como parte de una ola de protestas mundiales que también incluye las protestas catalanas de 2019, las protestas de Hong Kong de 2019, las protestas argelinas de 2019, las protestas sudanesas de 2019, las protestas de Brexit, el movimiento de chalecos amarillos de Francia, y muchos otros.[12]​ Su editorial escribe que los acontecimientos no son un movimiento coherente y probablemente son coincidencia, ya que las causas de cada país pueden ser muy diversas. The Economist agrega que la mayoría de las explicaciones de los analistas caen en una de las tres causas generales posibles: problemas económicos (desigualdad económica, aumento de la inflación y políticas de austeridad), demografía joven (incluso comparando la ola con las protestas mundiales en 1968 ) y supuestas conspiraciones que involucran a Estados Unidos o la intromisión de Cuba y Venezuela. El artículo no encuentra una conclusión definitiva, pero sugiere que las redes sociales y los teléfonos inteligentes pueden ser herramientas modernas para amplificar las voces, escapar de la rutina diaria, optimizar la organización y sobrepasar los canales políticos convencionales.

Acciones de protesta[editar]

Associated Press describió las protestas dentro de la ola como si tuvieran la firma clave de incendio provocado, además de ser a menudo violentas.[9]

Países afectados[editar]

Los informes coinciden en que las protestas en Haití, Ecuador y Bolivia ciertamente están dentro de la ola latinoamericana. El primer incidente violento ocurrió en Haití el 11 de febrero con 4 personas asesinadas en el primer día de los disturbios contra el gobierno.[13]​ La mayoría también incluye definitivamente a Chile; se adjunta solo tentativamente por Mac Margolis.[10]​ Margolis también enumera las protestas de 2019 en Honduras y Argentina como parte de la ola; Valeska Hesse descuenta a Argentina antes del 27 de octubre,[8]​ aunque está incluido por Bloomberg debido a la «revuelta de los votantes [contra] la agenda de reducción de presupuesto del presidente Mauricio Macri» en el verano.[5]​ Dentro de los medios de comunicación latinoamericanos, Perú,[14]​ Puerto Rico y Guatemala[15]​ han sido incluidos en los recuentos de la ola.

Reportes sobre la ola de protestas a menudo excluyen las protestas de 2019 en Venezuela.

Protestas civiles en Perú durante agosto y septiembre debido a los múltiples escándalos de corrupción en los que se veían incluidos miembros del Congreso de la República del Perú y miembros de la clase política peruana, además del uso de la inmunidad parlamentaria como impunidad llevaron a los ciudadanos a movilizarse contra estas instituciones, terminando en la Disolución del Congreso de la República del Perú en 2019 el 30 de septiembre.

Protestas estudiantiles estallaron en Colombia después de un escándalo de corrupción que afectó a la Universidad Distrital Francisco José de Caldas en septiembre. A mediados de noviembre, estas protestas se convirtieron en huelgas públicas más grandes, posiblemente influenciadas por las protestas cercanas.[16]

Protestas estudiantiles estallaron también en El Salvador luego de las elecciones llevadas a cabo en la Universidad de El Salvador donde el rector y diferentes decanos de distintas facultades fueron electos de forma fraudulenta, llevando así a la insurrección estudiantil en diversas facultades (Medicina, Ciencias Naturales, Ingeniería y arquitectura). [17]

2019 2020
ene feb mar abr may jun jul ago sep oct nov dic ene
Argentina [18][19]
Bolivia
Chile
Colombia
Ecuador
Haití
Honduras
Nicaragua
Paraguay[20][21]
Perú [22]
Puerto Rico
Venezuela

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f Phillips, Tom (24 de octubre de 2019). «An explosion of protest, a howl of rage – but not a Latin American spring». ISSN 0261-3077. Consultado el 27 de octubre de 2019. 
  2. «¿Podemos hablar de una “Primavera Latinoamericana” en Anticorrupción?». Foro Económico Mundial. Consultado el 18 de noviembre de 2019. 
  3. «Colombia y la primavera latinoamericana». Las2orillas. 22 de octubre de 2019. Consultado el 18 de noviembre de 2019. 
  4. Angoso, Ricardo (28 de octubre de 2019). «¿Llegó la 'primavera latinoamericana'?». Diario16. Consultado el 18 de noviembre de 2019. 
  5. a b c d Spinetto, Juan Pablo (20 de octubre de 2019). «Political Risk Is Revived in Latin America as Protests Spread». Bloomberg L.P. Consultado el 27 de octubre de 2019. 
  6. Petersen, German (1 de junio de 2018). «Analysis | Latin Americans are protesting — and throwing out — corrupt regimes. Why now?». Washington Post (en inglés). Consultado el 28 de octubre de 2019. 
  7. Simon, Roberto Simon (5 de febrero de 2019). «The Changing Face of Anti-Corruption Protests in Latin America». Americas Quarterly. Consultado el 28 de octubre de 2019. 
  8. a b c d «South America's protests fueled by 'extreme' social inequality». Deutsche Welle. 26 de octubre de 2019. Consultado el 27 de octubre de 2019. 
  9. a b c «Is boom, then slump, behind fiery Latin American protests?». AP News. 24 de octubre de 2019. Consultado el 27 de octubre de 2019. 
  10. a b c Margolis, Mac (23 de octubre de 2019). «Opinion | Chile's Protests Aren't Like Other Latin American Protests». Gibney, ed. Bloomberg L.P. Consultado el 27 de octubre de 2019. 
  11. «Venezuela has no role in Latin America protests: expert». www.aa.com.tr. Consultado el 28 de octubre de 2019. 
  12. «Something in the air – Why are so many countries witnessing mass protests?». 4 de noviembre de 2019. ISSN 0013-0613. Consultado el 21 de noviembre de 2019. 
  13. «Deadly anti-government riots rock Haiti - Vatican News». www.vaticannews.va (en inglés). 11 de febrero de 2019. Consultado el 18 de noviembre de 2019. 
  14. Graf, Carly (27 de octubre de 2019). «Protests engulf Latin America, but don’t oversimplify, experts say». Buenos Aires Times. Consultado el 28 de octubre de 2019. 
  15. Wyss, Jim (17 de octubre de 2019). «Latin America awash in troubles amid protests, uprisings and a distracted Washington». Miami Herald. Consultado el 28 de octubre de 2019. 
  16. Bhaumik, Sanoja (18 de noviembre de 2019). «As Colombia faces nationwide strike Nov.21, why are students protesting?». The City Paper Bogotá (en inglés estadounidense). Consultado el 20 de noviembre de 2019. 
  17. Beatriz Calderón (2 de septiembre de 2019). «Protesta frente a la UES bloquea paso». La Prensa Gráfica (en esp). Consultado el 24 de noviembre de 2019. 
  18. Argentines protest in Buenos Aires against Macri's policies, Agence France Press, 28 de agosto de 2019, consultado el 28 de octubre de 2019 
  19. «'The situation is dire': Argentines protest over food crisis». Al Jazeera. 13 de septiembre de 2019. Consultado el 28 de octubre de 2019. 
  20. https://www.reuters.com/article/us-paraguay-president-idUSKCN1V421O
  21. https://www.nytimes.com/2019/04/22/world/americas/paraguay-corruption.html
  22. Dominguez, Claudia (1 de octubre de 2019). «Protests in Peru as country is thrown into political uncertainty». CNN. Consultado el 28 de octubre de 2019.