Proteoarchaeota

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Symbol question.svg
 
Proteoarchaeota
RT8-4.jpg
Arquea Sulfolobus infectada con virus STSV-1.
Taxonomía
Dominio: Archaea
Superfilo: Proteoarchaeota
Petitjean et al. 2014
Filos y supergrupos
[editar datos en Wikidata]

Proteoarchaeota es un supergrupo de arqueas llamado también TACK, este último un acrónimo de Thaumarchaeota, Aigarchaeota, Crenarchaeota y Korarchaeota, los primeros grupos descubiertos. Taxonómicamente se ha sugerido que puede tener el rango de superfilo,[1] reino[2] o filo.[3] Se encuentran en diferentes ambientes comprendiendo desde termófilos acidófilos hasta mesófilos y psicrófilos y con diferentes tipos de metabolismo. Comprende a las arqueas con características más parecidas a los eucariotas.

Clasificación[editar]

  • Aigarchaeota. Es un filo propuesto a partir del genoma de la especie candidata Caldiarchaeum subterraneum encontrada en las profundidades de una mina de oro en Japón. También se han encontrado secuencias genómicas de este grupo en ambientes geotermales, tanto terrestres como marinos.
  • Thaumarchaeota. Comprende organismos mesófilos o psicrófilos (temperaturas medias y bajas), de metabolismo quimiolitoautótrofo amoníaco-oxidantes (nitrificantes) y que pueden desempeñar in papel importante en los ciclos bioquímicos, tales como el ciclo del nitrógeno y el del carbono.
  • Bathyarchaeota. Abunda en los sedimentos del fondo marino con escasez de nutrientes. Al menos algunos linajes se desarrollan mediante homoacetogenesis, un tipo de metabolismo hasta el momento pensado exclusivo de las bacterias.
  • Korarchaeota. Sólo se han encontrado en ambientes hidrotermales y en poca abundancia. Parecen diversificados en diferentes niveles filogenéticos de acuerdo a la temperatura, salinidad (agua dulce o marina) y geografía.
  • Thorarchaeota. Encontradas en los sedimentos en estuarios y medios marinos formando parte de las comunidades microbianas que se encargan del reciclado de los nutrientes.[6]

Filogenia[editar]

La unidad filogenética de este grupo está consensuada, así como su relación con los eucariontes (hipótesis del eocito). Sus relaciones son aproximadamente las siguientes:[7] [8]

 Proteoarchaeota 
 TACK 

Korarchaeota




Crenarchaeota





Aigarchaeota



Geoarchaeota





Thaumarchaeota



Bathyarchaeota






Asgard


Lokiarchaeota



Odinarchaeota



Thorarchaeota





Heimdallarchaeota


 + α─proteobacteria 

Eukaryota





Referencias[editar]

  1. Castelle, C. J., Wrighton, K. C., Thomas, B. C., Hug, L. A., Brown, C. T., Wilkins, M. J., ... & Taylor, R. C. (2015). Genomic expansion of domain archaea highlights roles for organisms from new phyla in anaerobic carbon cycling. Current Biology, 25(6), 690-701.
  2. Céline Petitjean et al 2014. Rooting the Domain Archaea by Phylogenomic Analysis Supports the Foundation of the New Kingdom Proteoarchaeota Genome Biol Evol (2014) doi: 10.1093/gbe/evu274
  3. Ruggiero MA, Gordon DP, Orrell TM, Bailly N, Bourgoin T, et al. (2015) A Higher Level Classification of All Living Organisms. PLoS ONE 10(6): e0130114. doi: 10.1371/journal.pone.0130114
  4. Guy, L., Spang, A., Saw, J. H., & Ettema, T. J. (2014). 'Geoarchaeote NAG1' is a deeply rooting lineage of the archaeal order Thermoproteales rather than a new phylum. The ISME journal, 8(7), 1353-1357.
  5. Dey, G., Thattai, M., & Baum, B. (2016). On the Archaeal Origins of Eukaryotes and the Challenges of Inferring Phenotype from Genotype. Trends in Cell Biology, 26(7), 476-485.
  6. Seitz, K. W., Lazar, C. S., Hinrichs, K. U., Teske, A. P., & Baker, B. J. (2016). Genomic reconstruction of a novel, deeply branched sediment archaeal phylum with pathways for acetogenesis and sulfur reduction. The ISME journal.
  7. Anja Spang et al. 2015. Complex archaea that bridge the gap between prokaryotes and eukaryotes. Nature 521, 173–179 (14 May 2015) doi:10.1038/nature14447
  8. Katarzyna Zaremba-Niedzwiedzka et al. 2016-2017, Asgard archaea illuminate the origin of eukaryotic cellular complexity. Nature 541, 353–358 (19 January 2017) doi:10.1038/nature21031