Propulsión aérea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La propulsión aérea puede constar de 2 tipos principales, el motor a reacción y el motor de pistón con hélice.

El motor a reacción se basa en utilizar el aire que entre a gran velocidad en la turbina, la forma de esta hace que el aire se comprima igual que en un pistón, entonces se inyecta queroseno, un combustible derivado del petroleo muy volátil, el cual quema y explosiona en el aire comprimido, como el aire es comprimido, la realiza explosión en lugar de consumición suave. La forma del reactor y la propia velocidad de más aire entrando por la parte delantera del reactor, hacen que la fuerza de la explosión solamente pueda ir hacia 1 dirección, hacia atrás, realizando empuje y moviendo unas aspas conectadas en la parte frontal del reactor para que las propias aspas ayuden a que entre mas aire comprimido.

EL motor a pistón, es exactamente igual que el de un automóvil, con la diferencia que en lugar de ruedas, tiene hélices, la forma de las hélices, es diferente a las de un barco, porque como el aire es menos denso que el agua, las hélices de barcos, no tendrían ningún efecto en el aire. En los helicópteros se controla también en ángulo de ataque, mientras que en las aeronaves, solamente se puede colocar la hélice en "bandera" para si se tiene un problema y el motor de la aeronave deba de funcionar, la propia hélice, no frene la aeronave que se encuentra en es momento planeando. En el helicóptero se controla también el ángulo con el que la hélice empuja el aire hacia abajo para realizar el empuje.