Pronunciación del griego antiguo en la enseñanza

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El griego antiguo ha sido pronunciado en varias maneras por aquellos que han estudiado literatura griega Antigua en distintas épocas y lugares. Este artículo cubre aquellas pronunciaciones; la reconstrucción erudita moderna de su pronunciación antigua está cubierta en fonología griega Antigua.

Mundo griego[editar]

Entre los hablantes de griego moderno, del  Imperio bizantino a la Grecia moderna, Chipre y la diáspora griega, los textos griegos de todas las épocas se han pronunciado siempre según la pronunciación griega local contemporánea, lo que hace fácil reconocer las distintas palabras escritas de igual o similar manera en distintas épocas. Entre los filólogos clásicos se conoce como  pronunciación reuchliniana, por  Johann Reuchlin.

No obstante, los textos griegos para la educación secundaria reflejan una descripción resumida de la pronunciación reconstruida del griego antiguo.[1]​ Esto incluye diferenciación entre vocales cortas y largas y entre los distintos acentos, pronunciación del spiritus asper como /h/, de β, γ y δ como los oclusivos y de los diptongos como tal, aunque a menudo no se hace ninguna referencia a la pronunciación de θ, φ, y χ.

Iglesia ortodoxa oriental[editar]

Las facultades de Teología y las escuelas relacionadas con o pertenecientes a la Iglesia ortodoxa Oriental usaron la pronunciación griega moderna, siguiendo la tradición del Imperio bizantino.

Enseñanza Renacentista[editar]

El estudio de griego en el Oeste se extendió considerablemente durante el Renacimiento, en particular después de la caída de Constantinopla en 1453, cuándo muchos los intelectuales griegos bizantinos se mudaron a Europa occidental. En esta época, los textos griegos eran universalmente pronunciados utilizando la pronunciación medieval que sobrevive intacta hasta la actualidad.

Alrededor de 1486, varios estudiosos (notables como Antonio de Lebrixa, Girolamo Aleandro, y Aldus Manutius) juzgaron que esta pronunciación no parece concordar con las descripciones emanadas por los antiguos gramáticos, y sugirieron pronunciaciones alternativas. Este trabajo terminó en el diálogo de Erasmo de Róterdam De rectos Latini Graecique sermones pronuntiatione (La pronunciación correcta de la lengua latina y griega, 1528). El sistema propuesto en esta obra es llamado pronunciación Erasmiana.

La pronunciación descrita por Erasmo es muy similar a la considerada actualmente por la mayoría de autoridades como la pronunciación auténtica de la Grecia Clásica (notablemente el dialecto ático del siglo V a. C. ). Sin embargo, el mismo Erasmo de hecho no usó esta pronunciación.[2]

Inglaterra[editar]

En 1540, John Cheke y Thomas Smith se convirtieron en Regius Professors de Cambridge. Propusieron una pronunciación reconstruida de ambos, griego y latín, que fue similar al esquema de Erasmo de Róterdam, a pesar de que derivó independientemente, y esta acabó adoptada en la academia.

Poco después de las reformas de Cheke y Smith, el idioma inglés experimentó el Gran desplazamiento vocálico que cambió los valores fonéticos asignados a las "vocales largas" inglesas en particular. Los mismos cambios afectaron la pronunciación inglesa de griego, el cual así devenía más allá sacado del original griego Antiguo, y también de griego cuando pronunciado en otros países occidentales.

Otra peculiaridad de la pronunciación inglesa del griego antiguo ocurrió a raíz del trabajo de Isaac Vossius, quien sostuvo en un tratado anónimo publicado que los acentos escritos del griego hechos no reflejaban la pronunciación original. Además, Henninus (latinización de Heinrich «Henning») publicó Dissertatio Paradoxa en la cual afirmó que la acentuación en el griego Antiguo tenía que seguir los mismos principios que en latín. Este punto de vista es considerado ahora universalmente erróneo. Es generalmente aceptado que la sílaba acentuada en griego antiguo es la única que carga el acento escrito, aunque la mayoría de las autoridades consideran que este fue un acento tonal, a diferencia del acento intensivo del griego moderno. La teoría Henninian ha afectado la pronunciación enseñada en escuelas en el Reino Unido y Países Bajos, a pesar de que ha sido resistida en los Estados Unidos y otros países.

Es así como a la mitad del siglo XIX, la pronunciación del griego Antiguo en escuelas británicas era bastante diferente no sólo del griego Moderno, sino también de la pronunciación reconstruida de griego Antiguo, y de la pronunciación utilizada en otros países. La Asociación Clásica por tanto promulgó una pronunciación nueva como describe; W. Sidney Allen en 1987, basada en la pronunciación antigua reconstruida, la cual es ahora generalmente en uso en las academias británicas.[3]

Los diptongos siguientes están pronunciados como el de modo parecido-diptongos italianos escritos:

  • αυ = [au]
  • οι = [oi]
  • ει = [ei]
  • υι = [ɥi]
  • αι = [ai]

Notas[editar]


Referencias[editar]

  1. Υπουργείο Εθνικής Παιδείας και Θρησκευμάτων, Παιδαγωγικό Ινστιτούτο; Νικόλαος Μπεζαντάκος; Αμφιλόχιος Παπαθωμάς; Ευαγγελία Λουτριανάκη; Βασίλειος Χαραλαμπάκος (n.d.). Αρχαία Ελληνική Γλώσσα Α' Γυμνασίου Βιβλίο Μαθητή (PDF). Οργανισμός Εκδόσεως Διδακτικών Βιβλίων. pp. 18-19. ISBN 960-06-1898-4. Consultado el 29 de noviembre de 2006. 
  2. Faulkner, John Alfred (1907). Erasmus: The Scholar. Cincinnati: Jennings and Graham. pp. 234-235. 
  3. W. Sidney Allen (1987): Vox Graeca: the pronunciation of Classical Greek, Cambridge: University Press, (3rd edition, ISBN 0-521-33555-8) – especially Appendix A Section 1 "The pronunciation of Greek in England" and Section 2 "The oral accentuation of Greek".

Enlaces externos[editar]