Programa Nacional de Educación Sexual Integral

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Programa Nacional de Educación Sexual Integral fue creado por el Ministerio de Educación de Argentina en 2012 con el objetivo de coordinar, implementar y evaluar la educación sexual dentro de las tres modalidades educativas: inicial, primario y secundario. Así mismo, el programa brinda recursos para trabajar tanto en los diferentes niveles educativos como en la formación docente, educación especial, familias y jóvenes adultos, entre otros.[1]

Educación Sexual Integral.

El enfoque integral de la educación sexual implica la transversalidad de sus cinco ejes en todos los contenidos y áreas curriculares. Estos ejes se encuentran interrelacionados y son: ejercer nuestros derechos, cuidar el cuerpo, reconocer la perspectiva de género, respetar la diversidad y valorar la afectividad.

Perspectiva[editar]

El programa abarca aspectos biológicos, psicológicos, sociales, culturales, afectivos, éticos y jurídicos. Implica que los espacios educativos generen instancias sistemáticas de enseñanza y aprendizaje que aseguren contenidos adecuados a las edades de niños, niñas y adolescentes en las distintas áreas curriculares. En la educación sexual, desde una perspectiva integral, el plano de lo afectivo se vuelve fundamental en las prácticas concretas de la formación.[2]

Las principales críticas y observaciones sobre la implementación del programa surgen en torno al desfinanciamiento, dificultades en la difusión, falta de trabajo integral con la comunidad educativa y de distribución de materiales como política estatal.[3][4][5]

La Educación Sexual Integral en Argentina es entendida como un proceso con cinco ejes[6]​:

  • Reconocer la perspectiva de género[7]
  • Respetar la diversidad[8]
  • Valorar la afectividad
  • Ejercer nuestros derechos[9]
  • Cuidar el cuerpo y la salud

Los 5 ejes de la ESI se vinculan a partir de la reflexión, la apertura y la construcción colectiva de los distintos conceptos que abordan.[10]

Historia[editar]

Aulas abiertas

El programa surge a partir de la sanción de la Ley 26.150 de Educación Sexual Integral (ESI) en el año 2006 que establece la responsabilidad del Estado de garantizar el derecho de los niños, niñas y adolescentes a recibir educación sexual integral (ESI) en todos los establecimientos educativos públicos de gestión estatal y privada, desde los niveles de educación inicial hasta la formación docente.[11][12]​ Los objetivos de la Ley son[13]​:

  • Incorporar la educación sexual integral dentro de las propuestas educativas orientadas a la formación armónica equilibrada y permanente de las personas.
  • Asegurar la transmisión de conocimientos pertinentes precisos y confiables y actualizados sobre los distintos aspectos involucrados en la educación sexual integral.
  • Promover actitudes responsables ante la sexualidad.
  • Prevenir los problemas relacionados con la salud en general y la salud sexual y reproductiva en particular.
  • Procurar igualdad de trato y oportunidades para varones y mujeres.


Durante los años siguientes se elaboró el documento “Lineamientos Curriculares para la Educación Sexual Integral”, que fue aprobado en mayo de 2008 por el Consejo Federal de Educación.[14]​ El Programa de Educación Sexual Integral contiene recursos y herramientas con información validada.[15]​ Para cumplir con la reglamentación, ese mismo año, se diseñó un curso virtual que estuvo dirigido a docentes de escuelas secundarias y en los años que siguieron se sumaron los demás niveles educativos. El curso tenía cuatro módulos: 1- Introducción a la sexualidad y educación sexual integral; 2- Infancias, adolescencias y derechos; 3- Salud, sexualidad y prevención; 4- Educación sexual integral en la escuela[16]​.

Desde el año 2016, el Programa Nacional implementó acciones para dar cumplimiento a la Ley 27.234 a fin de concretar en los establecimientos educativos las «Jornadas Educar en Igualdad» para erradicar la violencia contra las mujeres. En ese contexto ha elaborado y distribuido las cartillas para las «Jornada Nacional Educar en Igualdad. Prevención y erradicación de la violencia de género. Orientaciones para las instituciones educativas».[17][18][19]

A partir del año 2017 el Programa forma parte del Plan Nacional de Disminución del Embarazo no intencional en la Adolescencia, junto con los Ministerios de Salud y Desarrollo Social. En ese marco, se realizan capacitaciones en la temática específica a docentes de escuelas secundarias. Considerando los índices de embarazos en adolescentes entre los 15 y 19 años, teniendo como objetivo ampliar el radio de cobertura nacional para el 2019.[20]

Acciones[editar]

Educación sexual en las escuelas[editar]

Las escuelas como espacios de enseñanza y aprendizaje, desprenden distintas áreas curriculares en base a las edades de los niños y niñas, una de ellas es la educación sexual integral, que demanda un trabajo para promover aprendizajes desde un punto de vista cognitivo y también afectivo, y en las prácticas concretas vinculadas con el vivir en sociedad.

Escuela Luis Beltran

Algunos de los fenómenos a tratar por la ESI son los EMPA (embarazos, maternidades y paternidades en la adolescencia) constituyen una problemática que debe atender la política pública y los sistemas educativos en conjunto. Se profundizan en los sectores sociales más vulnerables.[21]​ Una de las políticas públicas que toma uno de los ejes de la ESI con respecto a los derechos de género es La Ley Nacional 25.584 que sanciona la discriminación de alumnas embarazadas y alumnas madres.[22]

Dicho programa, se enfocó en el desarrollo de estrategias específicas para ser implementadas en cada Nivel educativo, y facilitar su implementación, de acuerdo con los principios de la Ley y los contenidos aprobados. Se elaboraron materiales de sensibilización para hacer conocer la Ley y se distribuyeron los lineamientos curriculares en todas las jurisdicciones.[23]​ Se produjeron y se distribuyeron cuadernos con contenidos y propuestas para los niveles inicial, primario y secundario. Se elaboraron láminas didácticas para el aula, como complementos de los textos, así como también materiales específicos para las diferentes modalidades.[24]

Se diseñaron capacitaciones docentes, presenciales y virtuales con el fin de multiplicar saberes y brindar herramientas a los docentes.

Plan Nacional de Prevención del Embarazo no Intencional en la Adolescencia (ENIA)[editar]

En 2017 la Presidencia de la Nación puso en marcha el Plan Nacional de Prevención del Embarazo no Intencional en la Adolescencia (Plan ENIA), iniciativa que articula los esfuerzos de los Ministerios de Salud y Desarrollo Social y de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología con el objetivo de prevenir los embarazos no intencionales que afectan principalmente a niñas y adolescentes de sectores en situación de mayor vulnerabilidad familiar y social. Estos embarazos impiden a muchas de ellas continuar sus estudios e incorporarse al mercado laboral, y afectan sus oportunidades de desarrollo personal en otras dimensiones de sus proyectos de vida.

Basándose en evidencia nacional y en el análisis de las experiencias de países que han encarado con éxito la tarea de reducir el embarazo no intencional en mujeres menores de 19 años, se priorizaron cuatro objetivos estratégicos, uno de los cuales es “potenciar las decisiones informadas de las/los adolescentes para el ejercicio de sus derechos sexuales y reproductivos”. En este marco, la expansión y el fortalecimiento de la Educación Sexual Integral (ESI) es una herramienta fundamental para el Plan ENIA.[25]

Educación Sexual Integral y Discapacidad[editar]

La sexualidad “es un aspecto central del ser humano, presente a lo largo de toda su vida. Abarca al sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual” (OMS, 2006).[26]​ La sexualidad en personas con discapacidad es un tema lleno de prejuicios, muchas veces con poca información y que frecuentemente se trata en el seno de la casa. [27][28]

Acorde con el Programa Nacional de Educación Sexual Integral que rige en Argentina, "Todos los educandos tienen derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada de las jurisdicciones nacional, provincial, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y municipal."[29]

Las personas con discapacidad, como ciudadanos, tienen derecho al acceso a información sobre educación sexual. Es importante hablar acerca de las responsabilidades y consecuencias de una vida sexual activa con todas las personas sin ningún tipo de discriminación. Por lo tanto, es fundamental recibir información sobre menstruación, embarazo, masturbación, métodos anticonceptivos, y las infecciones transmitidas sexualmente y los sentimientos o emociones relacionadas a las relaciones sexuales entre otros temas. La información nos ayuda a tomar mejores decisiones, sin que la persona pueda sentirse presionada para hacer algo antes de estar preparada para ello. La comunicación abierta y la información que brinden los padres aumentan las probabilidades de que los adolescentes usen los métodos apropiados de control de la natalidad una vez que comiencen su vida sexual activa.[30]

Finalmente, profesionales de la salud, docentes y toda la comunidad deben conocer los derechos de las personas con discapacidad y respetar su derecho a la intimidad.[31]

Puertas de entrada a la educación sexual integral[editar]

Existen distintas formas de acercarse al trabajo de la ESI dentro de la institución y que involucran a los diferentes actores de la comunidad educativa.[32][33]

La reflexión sobre nosotros/as mismos/as[editar]

Plantea la necesidad de que todos los docentes revisen su historia escolar a fin de identificar miedos, vergüenzas y perjuicios que los interpelen a la hora de abordar la ESI. Poner en palabras las dificultades para el abordaje integral de la sexualidad es esencial a la hora de transmitir contenidos validados científicamente sin vulnerar los derechos de los niños.

La enseñanza de la ESI[editar]

Estudiantazo por la ESI

Dimensiones fundamentales para pensar estrategias de implementación que involucren el desarrollo curricular, la organización de la vida institucional y los episodios que irrumpen en la vida escolar.[34]

El desarrollo curricular propone un enfoque transversal en todos los niveles educativos, teniendo en cuenta diferentes disciplinas y talleres.

En cuanto a la organización de la vida institucional se hace referencia a las tareas, rituales y actividades que se llevan a cabo en la escuela que impliquen formas de relacionarnos y comunicarnos, y que transmitan visiones e ideas de la sexualidad.

Finalmente, los episodios que irrumpen en la vida escolar tienen que ver con situaciones que modifican la cotidianeidad y que por consiguiente demandan atención. [35]

La escuela, la familia y la comunidad, en su relación con la ESI[editar]

Necesidad fundamental de crear consensos, vínculos y estrategias entre la escuela, las familias y la comunidad para un abordaje integral. Para esto es necesario generar espacios de participación donde sea posible el diálogo,para pensar, acompañar e intervenir en conjunto entre la familia y la escuela, siendo los adolescentes los protagonistas[36]​. [37][38][39][40]

La Psicóloga Emilse Quiroga en su artículo "ESI: Una obligación que empieza en las familias" menciona que son los padres los que tienen la primera responsabilidad en la tarea de formación.[41]​ Deben asumir un papel que durante años no era abordado por ellos y reconocen que es en el núcleo íntimo de sus hogares donde los niños aprenden a  respetar, disfrutar, expresar sus experiencias de vida y por sobre todo a amar. Por otro lado, la escuela tiene la tarea no sólo de educar brindando información, sino que además ayuda a socializar y potenciar capacidades, es garante de derechos y oportunidades. En este sentido, el docente asume su responsabilidad bajo una mirada neutral.

Así mismo, es importante que en estos espacios de debate, haya una formación previa, de manera que podamos ser capaces de explicar que la ley prevé la necesidad de vincular más estrechamente la escuela y la familia, porque ellas deben estar incluidas. [42][43]

Los programas de los EMPA (Los embarazos, maternidades y paternidades en la adolescencia) permiten visualizar problemáticas.

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. «ESI - Educación especial». Argentina.gob.ar. 13 de junio de 2018. Consultado el 4 de noviembre de 2019. 
  2. «Educación Sexual Integral». 
  3. «A 11 años de su sanción, ¿se cumple la ley de educación sexual integral?». Infobae. 26 de octubre de 2017. Consultado el 18 de noviembre de 2017. 
  4. Criado, Rocío (4 de diciembre de 2017). «El Gobierno desfinancia el Programa de Educación Sexual Integral». El Destape Web. Consultado el 8 de febrero de 2018. 
  5. Lorenzo, Julia (10 de julio de 2016). «El programa de Educación Sexual Integral en la mira del Gobierno». La Izquierda Diario. Consultado el 8 de febrero de 2018. 
  6. «Los ejes de la ESI». Fundación Huesped. Consultado el 11/09/2020. 
  7. Mujeres, Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las. «¿Qué es la perspectiva de género y por qué es necesario implementarla?». gob.mx. Consultado el 27 de abril de 2020. 
  8. «Educar en valores. El respeto a la diversidad». Guiainfantil.com. Consultado el 27 de abril de 2020. 
  9. «LEY DE PROTECCION INTEGRAL». servicios.infoleg.gob.ar. Consultado el 27 de abril de 2020. 
  10. «Los ejes de la ESI». Los ejes de la ESI. 
  11. «PROGRAMA NACIONAL DE EDUCACION SEXUAL INTEGRAL». servicios.infoleg.gob.ar. Consultado el 4 de noviembre de 2019. 
  12. «Educación Sexual Integral». educ.ar. 
  13. Morgade, Graciela (2011). Toda educación es sexual. La Crujía Ediciones. 
  14. «Lineamientos Curriculares para la Educación Sexual Integral». Lineamientos Curriculares para la Educación Sexual Integral. 30/01/09. 
  15. «Ley de Educación Sexual Integral». 
  16. Kornblit, Ana Lía, y Sustas, Sebastián (2014). La sexualidad va a la escuela. Editorial Biblos. 
  17. «Ley 27.234: Educar en Igualdad: Prevención y Erradicación de la Violencia de Género». Educar en Igualdad: Prevención y Erradicación de la Violencia de Género. 
  18. «Jornada nacional "Educar en igualdad...."». Jornada nacional Educar en Igualdad. 
  19. «Educar en igualdad: Prevención y erradicación de la violencia de género. Orientaciones para las instituciones educativas.». 
  20. «Plan Nacional de Prevención del Embarazo No Intencional en la Adolescencia». 
  21. UNICEF, Argentina. «Estadísticas de los hechos vitales de la población adolescente en la Argentina». Salud. Consultado el 3 de mayo de 2020. 
  22. «Ley Nacional 25.584 Discriminación a las alumnas embarazadas o a las alumnas madre». 2002. Consultado el 3 de mayo de 2020. 
  23. «Lineamientos curriculares para la Educación Sexual Integral». Buenos Aires Ciudad - Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Consultado el 22 de abril de 2020. 
  24. «El derecho a la educación sexual integral (ESI)». 
  25. «PLAN ENIA». 
  26. «"ESI Es parte de la vida"». 
  27. Prof. Maria Marta Castro Martín. «Educación Sexual Integral en Discapacidad». 
  28. «Material de apoyo sobre educación sexual integral y discapacidad para compartir en familia». 
  29. «Programa Nacional de Educación Sexual Integral, Ley 26.150». 
  30. Prof. Maria Marta Castro Martín. «Educación Sexual Integral en Discapacidad». 
  31. Alexia Ratazzi. «Discapacidad y sexualidad». 
  32. «Puertas de entrada y el rol docente en la ESI». 
  33. «Cuadernillo ESI Secundaria I». 
  34. «La Escuelas que Enseñan ESI». Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Octubre de 2018. 
  35. «Desafíos, miradas y temores en el abordaje de la, Educación Sexual Integral.». 
  36. «¿Dónde está mi ESI? Un derecho de los y las estudiantes.». Comisión por la memoria. Consultado el 10/09/2020. 
  37. «Educación sexual integral para la educación inicial». 
  38. «ESI para charlar en familia». 
  39. «Educación Sexual Integral para la Educación secundaria II». 
  40. «Recursos para trabajar la ESI». Argentina.gob.ar. 13 de junio de 2018. Consultado el 9 de junio de 2020. 
  41. «ESI: una obligación que empieza en las familias». 
  42. Cahn, Leandro. «Respuestas para confrontar a los antiderechos». Revista Anfibia. Consultado el 9 de marzo de 2020. 
  43. «ESI Familias». 

Enlaces externos[editar]