Programa Nacional de Educación Sexual Integral

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Programa Nacional de Educación Sexual Integral se generó a partir de la sanción de la Ley 26.150 de Educación Sexual Integral en el año 2006.[1]​ Durante los años siguientes se elaboró el documento “Lineamientos Curriculares para la Educación Sexual Integral”, que fue aprobado en mayo de 2008 por el Consejo Federal de Educación.​[2]​ Con esta ley se establece la responsabilidad del Estado de garantizar el derecho de los niños, niñas y adolescentes a recibir educación sexual integral (ESI).

El programa fue creado por el Ministerio de Educación de la Nación en el año 2012 y entre sus objetivos establece la coordinación, implementación y evaluación de las acciones vinculadas a la sexualidad en todos los establecimientos educativos públicos de gestión estatal y privada, dentro de las tres modalidades educativas: inicial, primario y secundario. Cuenta con recursos para trabajar tanto en los diferentes niveles educativos como en la formación docente, educación especial, familias y jóvenes adultos, entre otros.[3]

El enfoque integral de la educación sexual implica la transversalidad de sus cinco ejes en todos los contenidos y áreas curriculares. Estos ejes se encuentran interrelacionados y son: Ejercer nuestros derechos, cuidar el cuerpo, reconocer la perspectiva de género, respetar la diversidad y valorar la afectividad.

Las principales críticas y observaciones sobre la implementación del programa surgen en torno al desfinanciamiento, dificultades en la difusión, falta de trabajo integral con la comunidad educativa y de distribución de materiales como política estatal.[4][5][6]

Una perspectiva integral[editar]

El programa abarca aspectos biológicos, psicológicos, sociales, culturales, afectivos, éticos y jurídicos. Implica que los espacios educativos generen instancias sistemáticas de enseñanza y aprendizaje que aseguren contenidos adecuados a las edades de niños, niñas y adolescentes en las distintas áreas curriculares. En la educación sexual desde una perspectiva integral el plano de lo afectivo se vuelve fundamental en las prácticas concretas de la formación.[7]

Implementación del programa luego del debate por la legalización del aborto[editar]

Debido a la discusión que se produjo en torno a la legalización del aborto en Argentina se abrió un debate en torno a la implementación de la ley de Educación Sexual Integral. Durante 2018, se propusieron modificaciones sobre la ley. que aún no fueron reguladas.[8]​ Asimismo, esto creó distintas posturas sobre el programa educativo que se reflejaron en la creación de distintos movimientos sociales, tanto a favor como en contra de la ley.

Uno de los grupos que más repercusión tuvo fue Con mis hijos no te metas, un movimiento identificado como un grupo conservadores y religiosos fundamentalistas. Este grupo propone información contraria a los lineamientos que contiene la ley basándose en la ideología de género.[9]​ Las organizaciones referenciadas a este movimiento supieron realizar acciones de protesta con el objetivo de modificar el contenido de la legislación. Finalmente la ley de educación sexual integral no sufrió ningún tipo de modificaciones.

Aplicación del Programa Nacional de Educación Sexual Integral[editar]

Desde su creación, la Ley 26.150 ha sido analizada y relevada de forma nacional para ver su trabajo en las instituciones educativas. El operativo Aprender 2017, realizado en la provincia de Buenos Aires, que se desarrolló en casi 29 mil escuelas y contó con la participación de más de 9000 estudiantes, arrojó que un 75% de las y los estudiantes de secundarios no recibe educación sexual y que desearían hacerlo.[10]​ Por otro lado, una encuesta realizada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a 850 docentes y 44.123 estudiantes de secundarios de escuelas públicas entre marzo y abril de este año reveló que nueve de cada diez estudiantes mencionan haber trabajado sobre temas de educación sexual durante el 2017. De ellos, un 60% afirmó haber abordado entre ocho y diecisiete temas en clase.[11]

Desde 2016 el programa implementó acciones en pos de cumplir con la Ley 27.234 y concretar en los espacios educativos las "Jornadas Educar en Igualdad" para erradicar la violencia contra las mujeres.[12][13]

A partir de 2017 también forma parte del "Plan Nacional de Disminución del Embarazo no intencional en la Adolescencia" junto con los Ministerios de Salud y Desarrollo Social.

Los ejes de la ESI[editar]

  • Reconocer la perspectiva de género
  • Respetar la diversidad
  • Valorar la afectividad
  • Ejercer nuestros derechos
  • Cuidar el cuerpo y la salud

Los 5 ejes de la ESI se vinculan a partir de la reflexión, la apertura y la construcción colectiva de los distintos conceptos que abordan.[14]

El enfoque de derechos se refiere a que la Educación Sexual Integral se basa en el plano de los derechos humanos considerando a las personas como personas de derechos, sobre todo a las mujeres, niños y niñas como sujetos vulnerables designandolos como sujetos de derecho.

El enfoque de géneros consiste en dar a conocer las diferentes relaciones sociales presentados en las personas realizando hincapié en los cuidados y el uso de los cuerpos encontrados inmersos dentro de una sociedad en la que pertenecen.de acuerdo a los valores y costumbres establecidas.

El respeto por la diversidad, la valoración de la afectividad establece el respeto por la identidad de las personas, las cualidades y virtudes para que las mismas sean valoradas, sobre todo en la diversidad sexual.

El cuidado del cuerpo se refiere a valorar el cuerpo como es sin cánones de belleza teniendo en cuenta la aceptación personal y de una sana autoestima.

Educación Sexual Integral y Discapacidad[editar]

La sexualidad “es un aspecto central del ser humano, presente a lo largo de toda su vida. Abarca al sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual” (OMS, 2006).[15]​ La sexualidad en personas con discapacidad es un tema lleno de prejuicios, muchas veces con poca información y que frecuentemente se trata en el seno de la casa. [16]

Acorde con el Programa Nacional de Educación Sexual Integral que rige en Argentina, "Todos los educandos tienen derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada de las jurisdicciones nacional, provincial, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y municipal."[17]

Las personas con discapacidad, como ciudadanos, tienen derecho al acceso a información sobre educación sexual. Es importante hablar acerca de las responsabilidades y consecuencias de una vida sexual activa con todas las personas sin ningún tipo de discriminación. Por lo tanto, es fundamental recibir información sobre menstruación, embarazo, masturbación, métodos anticonceptivos, y las infecciones transmitidas sexualmente y los sentimientos o emociones relacionadas a las relaciones sexuales entre otros temas. La información nos ayuda a tomar mejores decisiones, sin que la persona pueda sentirse presionada para hacer algo antes de estar preparada para ello. La comunicación abierta y la información que brinden los padres aumentan las probabilidades de que los adolescentes usen los métodos apropiados de control de la natalidad una vez que comiencen su vida sexual activa.[18]

Finalmente, profesionales de la salud, docentes y toda la comunidad deben conocer los derechos de las personas con discapacidad y respetar su derecho a la intimidad.[19]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. «PROGRAMA NACIONAL DE EDUCACION SEXUAL INTEGRAL». servicios.infoleg.gob.ar. Consultado el 4 de noviembre de 2019. 
  2. «Lineamientos Curriculares para la Educación Sexual Integral». Lineamientos Curriculares para la Educación Sexual Integral. 30/01/09. 
  3. «ESI - Educación especial». Argentina.gob.ar. 13 de junio de 2018. Consultado el 4 de noviembre de 2019. 
  4. «A 11 años de su sanción, ¿se cumple la ley de educación sexual integral?». Infobae. 26 de octubre de 2017. Consultado el 18 de noviembre de 2017. 
  5. Criado, Rocío (4 de diciembre de 2017). «El Gobierno desfinancia el Programa de Educación Sexual Integral». El Destape Web. Consultado el 8 de febrero de 2018. 
  6. Lorenzo, Julia (10 de julio de 2016). «El programa de Educación Sexual Integral en la mira del Gobierno». La Izquierda Diario. Consultado el 8 de febrero de 2018. 
  7. «Educación Sexual Integral». 
  8. «Proyecto de ley de Modificación a la Ley 26.150 de programa de educación sexual integral.». 
  9. «Ideología de género: mitos y verdades». 
  10. «RESULTADOS APRENDER 2017». 
  11. «Encuesta a docentes y estudiantes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires». 
  12. «Educar en Igualdad: Prevención y Erradicación de la Violencia de Género». Educar en Igualdad: Prevención y Erradicación de la Violencia de Género. 
  13. «Jornada nacional "Educar en igualdad...."». Jornada nacional Educar en Igualdad. 
  14. «Los ejes de la ESI». Los ejes de la ESI. 
  15. «"ESI Es parte de la vida"». 
  16. Prof. Maria Marta Castro Martín. «Educación Sexual Integral en Discapacidad». 
  17. «Programa Nacional de Educación Sexual Integral, Ley 26.150». 
  18. Prof. Maria Marta Castro Martín. «Educación Sexual Integral en Discapacidad». 
  19. Alexia Ratazzi. «Discapacidad y sexualidad». 

Enlaces externos[editar]