Provida

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Pro vida»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Provida (en inglés pro-life) es la posición ética y política que afirma la defensa del derecho humano a la vida sean cuales sean las circunstancias, sostenida por diversas asociaciones y corrientes de pensamiento. Desde la perspectiva de esas asociaciones, la vida humana comienza desde el momento de la concepción, de modo que el cigoto, el embrión y el feto se consideran como personas humanas. Por esta razón, se suelen oponer a prácticas como la eutanasia, la clonación humana, las investigaciones con células madre embrionarias (no con las adultas) y, particularmente, al aborto inducido.

En la cuestión de la interrupción del embarazo, que es sin duda el campo más notable de actuación para estos movimientos, la perspectiva provida se encuentra enfrentada con los movimientos proelección. La mayor controversia entre ambas posturas radica en el punto de inicio de la vida humana.

El término ha sido criticado como un «encuadre político»: términos usados para validar la posición propia, mientras invalida la posición contraria. Así, los términos «provida» o «proelección» implican el apoyo a valores ampliamente compartidos, como es el derecho a la vida y la libertad, mientras sugieren que la oposición tiene que ser «anti-vida» o «promuerte», o «anti-elección», respectivamente.[1] La agencia de noticias Associated Press prefiere en su lugar los términos «anti-aborto» y «derecho al aborto».[2]

Historia[editar]

Los movimientos provida surgen en los años 70 y los años 80 del siglo XX como reacción a los cambios sociales y legales que se producen en las sociedades occidentales a partir de los años 60: la legalización de los métodos anticonceptivos, la despenalización del aborto, la creación de unidades de planificación familiar, la introducción de la educación sexual en los programas de los centros de enseñanza, la liberalización de las costumbres sexuales, la aparición de formas alternativas a la familia tradicional, etc. Se suele situar su nacimiento en Estados Unidos a raíz de la sentencia Roe v. Wade del Tribunal Supremo de Estados Unidos que en 1973 despenalizaba el aborto argumentando que la Constitución de Estados Unidos "protege de la actividad del Estado en contra de la privacidad, incluido el derecho garantizado de la mujer a finalizar su embarazo". En aquel momento sólo un 46% de los encuestados aseguraba no oponerse a "una ley que permita a la mujer a acudir al médico durante sus primeros meses", mientras que veinte años después lo aprueban el 60%.[3]

En las dos últimas décadas los grupos antiabortistas han ido ganando terreno en Estados Unidos y en Europa. En Estados Unidos su influencia ha alcanzado a los electores del Partido Demócrata por lo que han conseguido que el apoyo a la Ley del Aborto de 1973 haya pasado del 56% en 1995 al 41% en 2012. El líder de estos demócratas antiabortistas es el expresidente Jimmy Carter que afirmó: "Nunca he creído que Jesucristo hubiera permitido el aborto"[cita requerida]. Los grupos más importantes y que cuentan con más recursos son Focus on the Family y Alliance Defense Fund.[cita requerida]

En España, el punto de inflexión para el desarrollo de los movimientos provida fue la aprobación por el gobierno de Rodríguez Zapatero de la nueva Ley del Aborto de 2009 (una ley de plazos que sustituyó a la de 1985). Esta ley suscitó un manifiesto científico en contra de la propia ley conocido como el Manifiesto de Madrid, apoyado por más de 2.000 científicos, profesores e intelectuales[4] de distintas ramas de la Biomedicina, las Humanidades y las Ciencias Sociales. Además, diferentes instituciones españolas como el Colegio Oficial de Médicos de Sevilla,[5] el Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid,[6] la Comisión Nacional de Bioética española,[7] y el Colegio Oficial de Médicos de Cádiz[8] firmaron también su adhesión a este manifiesto.

Que existe sobrada evidencia científica de que la vida empieza en el momento de la fecundación: la Genética señala que la fecundación es el momento en que se constituye la identidad genética singular, la Biología celular explica que los seres pluricelulares se constituyen a partir de una única célula inicial y la Embriología describe el desarrollo embrionario y fetal, revelando cómo se desenvuelve sin solución de continuidad; que el cigoto, luego embrión y luego el feto, no forman parte de ningún órgano de la madre, sino que es la primera realidad corporal del ser humano, un ser nuevo y singular, distinto de su padre y su madre; que un aborto no es sólo la «interrupción voluntaria del embarazo» sino la «interrupción de una vida humana»

Declaración de Madrid de 2009

Desde ese momento las manifestaciones se han ido sucediendo de forma reiterada. De hecho, en mayo de 2012 los grupos provida españoles como Hazteoir consiguieron que fuera Madrid el lugar donde se reunió el Congreso Mundial de Familias, donde intervino, entre otros, el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, y al que también asistió el eurodiputado del Partido Popular, Jaime Mayor Oreja. En ese periodo, España también ha visto la creación de múltiples grupos y asociaciones provida en diferentes ámbitos sociales.

En el movimiento provida, cabe destacar la importancia que reviste la declaración de Dublín [9] [10] realizada y firmada por más de 900 especialistas, ginecólogos, médicos, enfermeros, matronas, y pediatras en el contexto del simposio internacional sobre la salud de la madre en septiembre del año 2012. Esta declaración compatibiliza el derecho a la vida del no nacido con el derecho de la mujer a la salud sexual que muchos grupos proelección emplean como contrapeso.

Como investigadores y médicos experimentados en Ginecología y Obstetricia, afirmamos que el aborto inducido – la destrucción deliberada del no nacido – no es médicamente necesaria para salvar la vida de una mujer. Sostenemos que existe una diferencia fundamental entre el aborto y los tratamientos necesarios que se llevan a cabo para salvar la vida de la madre, aún si aquellos tratamientos dan como resultado la pérdida de la vida del niño no nacido. Confirmamos que la prohibición del aborto no afecta, de ninguna manera, la disponibilidad de un cuidado óptimo de la mujer embarazada.

Declaración de Dublín de 2012

Por otro lado, en el año 2014, unos 300 juristas españoles del ámbito académico, político y del ejercicio de la abogacía, apelan a la responsabilidad del Estado de tutelar los derechos fundamentales con la reforma de la ley del aborto a través del manifiesto de los juristas [11] ,[12] con la intención de iniciar un debate abierto y la reflexión sobre la tutela de los derechos fundamentales del ser humano.

El concebido es un ser individual, distinto de la madre aunque alojado en el seno de ésta, como señaló el Tribunal Constitucional en su Sentencia 53/1985, que está protegido por el art. 15 de la Constitución en todas las etapas de su desarrollo, de manera que el Estado debe establecer un sistema de normas -incluidas las penales- que tutelen la vida del concebido y no nacido. [...] De acuerdo con la doctrina constitucional y la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos el aborto no es un derecho de la mujer. Del derecho al respeto de la vida privada y familiar, reconocido en el Convenio de Roma, no deriva un presunto derecho a abortar. El propio Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha señalado que "el derecho a la vida privada de la mujer debe ser ponderado con otros derechos en conflicto, incluyendo los derechos del niño no nacido", siendo los Estados libres de proporcionar el más elevado grado de protección a la vida del concebido.

Manifiesto de Juristas de 2014

Así mismo, en el año 2015, un grupo transversal de profesionales de la salud grabó un manifiesto médico en contra del aborto, como respuesta a los primeros pasos del gobierno chileno para legalizar el aborto.[13] [14] Mientras, en España se siguen sucediendo las manifestaciones provida ante el gobierno, a través de iniciativas como Cada Vida Importa.[15]

Ideario[editar]

Según los diversos movimientos provida «todos los seres humanos tienen derecho a la vida», entendiendo como seres humanos también a la vida gestada tras la fecundación: cigoto, embrión y feto. Los movimientos provida generalmente entienden que la vida humana debe ser valorada y respetada desde la fecundación o desde la implantación hasta la muerte natural. El movimiento provida actual es normalmente, pero no exclusivamente, asociado con la moralidad cristiana, y ha influenciado a ciertas ramas del utilitarismo bioético.[16]

Desde el punto de vista provida, cualquier destrucción deliberada de seres humanos, entendiendo por tales también embriones o fetos, es vista como un asesinato, algo considerado como ética o moralmente incorrecto y como un delito. Tales actos no son considerados como mitigados por cualquier creencia o pensamientos científicos o, en el caso del aborto, con la terminación de los problemas de la mujer con un embarazo no deseado o peligroso, ya que tales beneficios provendrían de la muerte de otra persona. Las asociaciones provida se apoyan en corrientes científicas[17] que afirman que la vida humana comienza tras la fecundación, y que "la prohibición del aborto no afecta, de ninguna manera, la disponibilidad de un cuidado óptimo de la mujer embarazada". En algunos casos, esta creencia se extiende a la oposición de abortar fetos que podrían ser no viables, como los que sufren de anencefalia. Además, la eutanasia, o el "suicidio asistido", como la llaman las asociaciones provida, es también objetada en la creencia de que la vida es un "bien supremo", y que existen alternativas viables al suicidio como pueden ser los cuidados paliativos (en caso de enfermedades terminales) y la atención personalizada, cercana y humana en todos los casos.

Las asociaciones provida frecuentemente se oponen a ciertos métodos anticonceptivos, como la píldora y el DIU, incluyendo las pastillas anticonceptivas, que evitan la implantación del cigoto. Esto se debe a que los defensores provida, como se dijo, consideran que la vida comienza con la fecundación,[17] con lo que estos métodos serían abortistas.[18] La Iglesia católica reconoce este punto de vista.[19]

Posturas políticas y religiosas[editar]

No se puede hablar de una correlación entre tendencia política o religiosa y la posición provida, pues hay partidarios y contrarios al aborto en todas las tendencias; tómese por ejemplo de lo dicho, la existencia de grupos feministas radicales y ateos provida, como Feminists for Life (Feministas por la Vida),[20] Mujeres contra el Aborto[21] y Atheists for Life (Ateos por la Vida),[22] o el movimiento Parlamentarios y Gobernantes por la Vida,[23] que integra a personas de diversas tendencias políticas, religiosas y culturales.

Por otro lado, según algunos expertos, los movimientos provida católicos pueden distinguirse en dos grandes grupos:[cita requerida]

  • El que se identifica con las posturas del Vaticano. Está presente en toda Europa y es el más visible en España, con organizaciones como "Derecho a Vivir", "Hazteoir" o "Foro Español de la Familia".
  • El segundo está integrado por la alianza entre católicos tradicionalistas de Reino Unido e Irlanda con evangélicos holandeses, suizos y de los países de Europa del Este, y al que se suman algunos cristianos ortodoxos. Una corriente responsable de recientes iniciativas contra el aborto en Rumanía y la educación sexual en Bulgaria, y cuyo brazo político sería el European Christian Political Movement. Este grupo es el que predomina en Estados Unidos.

Activismo[editar]

El activismo provida abarca una variedad de actividades, desde promover el pensamiento provida al público en general, conversar con personas del gobierno o acercarse a las personas individualmente; por ejemplo, intentando disuadir a las mujeres que piensan abortar, por medio de la distribución de información impresa o proveyendo servicios de conserjería. También promueven manifestaciones multitudinarias y exposiciones culturales como «Expovida (Expoaborto)».[24] Las acciones más comunes del colectivo provida son las siguientes:

  • Ecografías: un tipo de activismo provida es otorgar gratuitamente ecografías a las mujeres embarazadas que estén considerando realizar un aborto con la esperanza de que la mujer embarazada, al ver las imágenes del feto, cambie de opinión. Hasta hace unos años, en Estados Unidos se solía otorgar financiación a los centros de crisis de embarazo, en los que se otorgan ecografías gratis.[25]
  • Cadena de la vida: es una demostración pública que consiste simplemente en pararse en una fila sobre la vereda sosteniendo carteles con signos o frases provida. Históricamente el mensaje más utilizado ha sido: «El aborto mata niños», pero se han ido generando otros mensajes tales como: «El aborto hiere a la mujer», «No abortes, dalo en adopción». En esta cadena no se gritan ni cantan eslóganes, así como tampoco se bloquean calles.
  • Rescates: es realizada por personas que acuden frente a clínicas abortistas para intentar convencer a las mujeres que van a abortar, ofreciéndoles alternativas viables.[26] Normalmente estas personas son forzadas por la policía a abandonar el lugar, y en algunas ocasiones también han sido detenidas y condenadas. Algunas clínicas que fueron blancos específicos de esta práctica se vieron forzadas a cerrar.
  • Manifestaciones: las manifestaciones son un recurso muy común empleado para reivindicar los valores provida de la población a las autoridades que gobiernan el país.[27]
  • Exposiciones: en muchas ocasiones se han organizado exposiciones culturales como «Expovida (Expoaborto)».,[24] que muestran a las personas que acuden la realidad del aborto y la evolución biológica del embrión dentro del cuerpo de su madre.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Holstein y Gubrium (2008). Handbook of Constructionist Research. Guilford Press.
  2. Goldstein, Norm, ed. The Associated Press Stylebook. Philadelphia: Basic Books, 2007.
  3. The Polling Report. Consultado 16/01/14
  4. El Mundo; Efe (17 de marzo de 2009). «Mil científicos e intelectuales firman contra la reforma de la Ley del Aborto». Consultado el 18 de junio de 2009. «Un millar de reconocidos intelectuales respaldan la denominada 'Declaración de Madrid', un manifiesto en el que los firmantes aportan "razones científicas y no ideológicas" para defender el derecho a la vida del ser humano desde el momento de la fecundación.» 
  5. El Mundo (23 de abril de 2009). «El Colegio de Médicos –de Sevilla– se suma al Manifiesto de Madrid contra el aborto». Consultado el 18 de junio de 2009. «la [...] ley de plazos, agrava la situación actual y desoye a una sociedad, que lejos de desear una nueva Ley para legitimar un acto violento para el no nacido y para su madre, reclama una regulación para detener los abusos y el fraude de Ley de los centros donde se practican los abortos». 
  6. El País; E.G.S./S.A.A. (11 de junio de 2009). «El Colegio de médicos –de Madrid– contra el aborto sin consentimiento paterno». Consultado el 18 de junio de 2009. «La vida comienza con la fecundación del óvulo, momento en el que se crea un ser vivo individual con su mapa genético determinado y con una esperanza de vida en el mundo desarrollado de 80 años [...] no hay ninguna discontinuidad, no hay ningún momento en que podamos decir que había algo prehumano y luego un ser humano». 
  7. Derechos humanos y derechos del ciudadania. «La comisión nacional de bioética reconoce que el nasciturus es un ser humano». 
  8. Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España, ed. (23 de octubre de 2009). «El Colegio de Médicos de Cádiz recuerda que la objeción de conciencia está "expresamente reconocida" por el Tribunal Constitucional». Consultado el 26 de octubre de 2009. «[...] el Colegio Oficial de Médicos de la Provincia de Cádiz ha recordado que ante la "ausencia de una legislación homogénea" sobre la objeción del conciencia, el Consejo General de Colegios de Médicos ha reclamado que la nueva Ley de Salud Sexual y Reproductiva incluya dicha objeción para el personal sanitario.». 
  9. simposio internacional sobre la salud de la madre, ed. (26 de octubre de 2009). «Declaración de dublín». Consultado el 16 de enero de 2014. «[...] el aborto directo no es médicamente necesario para salvar la vida de una mujer.». 
  10. InfoCatolica, ed. (13 de septiembre de 2012). «Declaración de Dublín: el aborto directo no es médicamente necesario para salvar la vida de una mujer». Consultado el 16 de enero de 2014. «[...] el aborto directo no es médicamente necesario para salvar la vida de una mujer.». 
  11. La Razón, ed. (16 de julio de 2014). «Cerca de 300 juristas instan a la protección del no nacido y de la maternidad». Consultado el 16 de enero de 2014. «Cerca de 300 juristas han firmado un manifiesto a favor de abrir un debate sobre la regulación del aborto basado en el Derecho y de que se avance en el reconocimiento pleno de los derechos jurídicos del concebido y la protección social de la mujer ante la maternidad.». 
  12. Juristas y Derechos, ed. (16 de julio de 2014). «Manifiesto de juristas». Consultado el 16 de enero de 2014. «Por un debate abierto y la reflexión sobre la tutela de los derechos fundamentales.». 
  13. Médicos de Chile presentan manifiesto en defensa de la vida y contra el aborto
  14. Médicos chilenos contra el aborto
  15. [http://www.lavanguardia.com/vida/20150129/54425238641/asociaciones-provida-salen-a-calle-el-14-m-para-romper-silencio-sobre-aborto.html Asociaciones provida salen a calle el 14-M para romper silencio sobre aborto]
  16. Holland, S (2003) Bioethics: a Philosophical IntroductionCambridge, UK: Polity Press; New York: Distributed in the USA by Blackwell Pub
  17. a b Más de dos millares de científicos suscriben el Manifiesto de Madrid, que considera que existen sobradas evidencias científicas que demuestran que la vida comienza tras la fecundación
  18. Finn, J.T. (23 de abril de 2005). «"Birth Control" Pills cause early Abortions». Pro-Life America — Facts on Abortion. prolife.com. Consultado el 25 de agosto de 2006. 
  19. «Emergency "Contraception" and Early Abortion». United States Conference of Catholic Bishops. 1 de agosto de 1998. Consultado el 25 de agosto de 2006. 
  20. Feminists for Life
  21. Mujeres contra el aborto
  22. Atheist and Agnostic Pro-Life League
  23. Acción Mundial de Parlamentarios y Gobernantes por la Vida y la Familia
  24. a b La Gaceta; Rocío Manzaneque (3 de abril de 2014). «Un local contra el aborto a 50 metros del Congreso.»
  25. Grants Flow To Bush Allies On Social Issues
  26. Poveda ha salvado ya a más de mil niños que iban a ser abortados
  27. Primera manifestación provida tras la retirada de la reforma del aborto

Enlaces externos[editar]