Privación de sueño

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El término privación de sueño hace referencia, en los textos científicos de medicina del sueño, a una reducción en el número habitual de horas de descanso. Puede deberse a algún trastorno del sueño, a una decisión activa, puede generarse por razones laborales o incluso por inducción deliberada para efectos de interrogación, de investigación científica o de tortura, y también es herramienta complementaria del lavado de cerebro.[1]

Efectos fisiológicos debido a la falta de sueño[editar]

En función de la intensidad y de la frecuencia, la falta de descanso puede provocar:[2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9]

Diabetes mellitus[editar]

En 1996, un estudio del Centro Médico de la Universidad de Chicago demostró que la privación de sueño afectaba la capacidad del cuerpo humano para metabolizar la glucosa, lo cual puede dar como resultado la aparición de diabetes mellitus tipo 2.[12]

Efectos sobre el cerebro[editar]

La privación de sueño puede afectar adversamente la función cerebral.[13] Un estudio realizado en el 2000 por la Escuela de Medicina y el Sistema de Salud de Asuntos de Veteranos en San Diego (California) usó tecnología de imagen por resonancia magnética funcional para monitorear la actividad en el cerebro de un grupo de sujetos privados de sueño que desempeñaban tareas sencillas de aprendizaje verbal.[14] El estudio permitió descubrir que algunas regiones de la corteza prefrontal del cerebro presentaban un mayor nivel de actividad en sujetos más somnolientos. Según la tarea, el cerebro intentaba compensar por efectos adversos causados por falta de sueño. El lóbulo temporal, el cual es la región implicada en procesamiento de lenguaje, estaba activado durante el aprendizaje verbal en los sujetos que sí habían descansado, pero no en los sujetos que no habían dormido. El lóbulo parietal, el cual no se activa durante ejercicios verbales en los que descansaron, era más activo en quienes no habían dormido. Mientras que el desempeño memorístico fue menos eficiente con la privación de sueño, se observó que había una asociación entre una mayor actividad en la región parietal y un mejor nivel de memoria.

En 2001, un estudio del Instituto Médico de Chicago sugirió que la privación de sueño puede vincularse con enfermedades más graves, como por ejemplo las cardiopatías y trastornos mentales como la psicosis y el trastorno bipolar. Estudios con animales sugieren que la privación de sueño genera un incremento de hormonas del estrés, lo cual puede reducir la producción de células nuevas en cerebros adultos.[15]

Efectos sobre el crecimiento[editar]

En 1999, un estudio[16] encontró que la privación de sueño generó una reducción en la secreción de cortisol al día siguiente. Se encontró que la privación aumentaba la actividad sobre el eje hipotalámico-hipofisario-adrenal (el cual controla las reacciones ante el estrés y regula la digestión, el funcionamiento del sistema inmune, el estado de ánimo o la sexualidad), y suprimía la hormona somatotropina (llamada también hormona del crecimiento). Los resultados apoyaron estudios previos, los cuales observaron insuficiencia adrenal en casos de hipersomnio idiopático.

Efectos sobre el proceso de sanación[editar]

Un estudio realizado en 2005 mostró que cinco días de privación de sueño no tuvo un efecto significativo sobre el proceso de sanación de las heridas en un grupo de ratas, en comparación con un grupo de ratas que no dejaron de dormir.[17]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Notas
  1. http://library.cqpress.com/cqresearcher/ppv.php?id=cqresrre1998062600. 
  2. http://www.betterhealth.vic.gov.au/bhcv2/bhcarticles.nsf/pages/Sleep_deprivation?OpenDocument. 
  3. http://www.apa.org/ed/topss/bryanread.html. 
  4. http://www.lucidnet.co.uk/sleep/disorders/deprivation.htm. 
  5. http://www.postgradmed.com/issues/2002/10_02/pn_sleep.htm. 
  6. http://www.vineland.org/mennies/sleep_trouble_in_school.htm. 
  7. http://www.health.harvard.edu/press_releases/sleep_deprivation_problem.htm. 
  8. http://www.jiskha.com/health/social_health/sleep_deprivation.html. 
  9. http://www.fi.edu/brain/sleep.htm. 
  10. «La falta de sueño provoca la misma reacción que el estrés». Consultado el 18 de julio de 2012. 
  11. Ackermann K; Revell VL; Lao O; Rombouts EJ; Skene DJ; Kayser M. Diurnal rhythms in blood cell populations and the effect of acute sleep deprivation in healthy young men. SLEEP 2012;35(7):933-940.. 
  12. Daniel J. Gottlieb et al. Association of sleep time with diabetes mellitus and impaired glucose tolerance. Arch Intern Med., vol. 165 no. 8 2005; 165:863-867. PMID 15851636.. 
  13. http://www.fi.edu/brain/sleep.htm. 
  14. http://health.ucsd.edu/news/2000_02_09_Sleep.html. 
  15. http://news.bbc.co.uk/2/hi/health/6347043.stm
  16. Alexandros N. Vgontzas, George Mastorakos, Edward O. Bixler, Anthony Kales, Philip W. Gold & George P. Chrousos, published in Clinical Endocrinology, Volume 51 Issue 2 Page 205, August 1999
  17. «Effects of sleep deprivation on wound healing». Journal of Sleep Research 14 (3). September 2005. http://www.blackwell-synergy.com/doi/full/10.1111/j.1365-2869.2005.00455.x. 
Bibliografía