Prisionero en el Vaticano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

«Prisionero en el Vaticano» es como se declaró el papa Pío IX el 20 de septiembre de 1870, cuando el reino papal con capital en Roma acabó a la fuerza, los Estados Papales se unieron al resto de Italia, para formar el nuevo Reino de Italia unificado bajo el rey Víctor Manuel II y la ciudad se convirtió en la capital.

Los papas, en su papel secular, extendieron gradualmente su control sobre regiones vecinas, y a lo largo de los Estados Papales gobernaron una gran parte de la península itálica durante más de mil años, hasta mediados del siglo XIX, cuando la mayor parte del territorio fue tomado por el Reino de Italia.

Al principio, los papas se negaron a aceptar la pérdida de los Estados Papales y el poder secular. En una muestra de desafío, se negaron a abandonar la Ciudad del Vaticano describiéndose a sí mismos como el «prisioneros en el Vaticano».

Las disputas entre los sucesivos papas "prisioneros" e Italia se resolvieron el 11 de febrero de 1929 mediante tres pactos lateranenses, que establecieron el independiente Estado de la Ciudad del Vaticano.