Principio cero de la termodinámica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El principio cero de la termodinámica es una ley fenomenológica para sistemas que se encuentran en equilibrio térmico. Fue formulado por primera vede un sistema[1]​ pero no lo es tanto para la propia estructura de la teoría termodinámica.

Como una conveniencia del lenguaje, a veces también se dice que los sistemas están en una relación de equilibrio térmico si no están vinculados para poder transferir calor entre ellos, pero no lo harían si estuvieran conectados por una pared permeable solamente. calentar. El significado físico es expresado por Maxwell en las palabras: "Todo el calor es del mismo tipo". [2] Otra declaración de la ley es "Todas las paredes diatérmicas son equivalentes". [3] Este principio es importante para la formulación matemática de la termodinámica, que necesita la afirmación de que la relación del equilibrio térmico es una relación de equivalencia. Esta información es necesaria para una definición matemática de temperatura que concuerde con la existencia física de termómetros válidos

El principio establece que existe una determinada propiedad, denominada temperatura empírica , que es común para todos los estados de equilibrio que se encuentren en equilibrio mutuo con uno dado.

Presentación y deducción[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Notas[editar]

  1. El principio cero permite parametrizar temperaturas, pero no medir temperaturas. Así, por ejemplo, cuando Joule necesitó comparar los resultados de sus experiencias con los de otro investigador en Inglaterra, tuvo que atravesar el Océano Atlántico para comprobar, in situ, sus termómetros a fin de realizar una correspondencia.
  2. Ver Zemansky, 1985.

Bibliografía[editar]

  • Zemansky, Mark W. (1985). «Calor y termodinámica». Madrid: McGraw-Hill. ISBN 84-85240-85-5.