Primeros auxilios

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Símbolo ISO de primeros auxilios.

Los primeros auxilios es la atención inmediata que se le da a una persona enferma o lesionada en el lugar de los acontecimientos, antes de que llegue el personal entrenado y se haga cargo de la situación, o bien antes de ser trasladado a un centro asistencial u hospitalario. . Los primeros auxilios son limitados a los conocimientos de la persona que lo aplica de acuerdo a sus conocimientos, por esto el socorrista nunca debe pretender reemplazar al personal médico, pueden ser de primera instancia o de segunda instancia.

Secuencia de atención[editar]

Por ejemplo, si encontramos una persona inconsciente y con sospecha de haber recibido una descarga eléctrica o electrocución, la persona que va a atenderla debe estar segura que no le va a ocurrir lo mismo. Debe revisar que la zona sea segura. Si hay alguien más en el lugar del accidente, debe darle instrucciones para solicitar los servicios de emergencia, dando los siguientes datos: 1. Proporcione número telefónico desde el cual se está llamando, si se conoce. 2. Proporcione ubicación del lugar donde se encuentra la víctima 3. Describir el tipo de urgencia que está experimentando la víctima. 4. Describa el tipo de ayuda que se está proporcionando. 5. De su nombre 6. Diga qué otro tipo de ayuda necesita: Bomberos, policía, etc.

A continuación se hace la valoración del paciente.

1. Evaluación secundaria del paciente.

2. Valoración de la consciencia:

Se preguntará a la víctima cómo está, cómo se encuentra. Si contesta, es símbolo inequívoco de que respira y tiene pulso. En caso que no conteste, pellizcar levemente en los hombros; si reacciona, seguir la conducta anterior; en caso de muerte, llamar a los servicios de emergencias cuanto antes.

Una manera rápida de valorar la conciencia es determinar si responde o no

  • Alerta. Está despierto, habla.
  • Verbal. Responde al llamado, cuando alzamos la voz y lo llamamos ¿Cómo esta?
  • Dolor. Responde al dolor, le pellizcamos y reacciona con gestos o gruñidos.
  • Inconsciente. No responde.

2. Valoración neurológica mediante la escala de Glasgow: evaluación de la respuesta motora.

  • Tiene los ojos abiertos.
    • a) Nunca. 1
    • b) Sólo al estímulo doloroso. 2
    • c) Con estímulo verbal. 3
    • d) De manera espontánea. 4
  • Respuesta verbal.
    • a) Sin respuesta. 1
    • b) No comprensible. 2
    • c) Incoherencia. 3
    • d) Habla desorientado. 4
    • e) Habla orientado. 5
  • Respuesta motora.
    • a) Sin respuesta. 1
    • b) Extensión ante el estímulo. 2
    • c) Flexión anormal. 3
    • d) Retira ante estímulos dolorosos. 4
    • e) Localiza el estímulo doloroso. 5
    • f) Obedece las órdenes. 6

Valoración de la escala

  • 15 puntos............paciente en estado normal.
  • 15-14 puntos.........traumatismo generalizado.
  • 13-9 puntos..........politraumatismo.
  • inferior a 9 puntos.....traumatismo craneoencefálico grave.

3. Valoración de la respiración.

Nos acercaremos a la boca de la víctima con la mejilla e intentaremos sentir el aliento a la vez que dirigimos la mirada al tórax (si respira se moverá). Es importante destacar que en caso de que exista respiración, hará falta explorar el pulso ya que puede o no tenerlo.

  • Ver: Miramos el tórax, se eleva o no, si se eleva y baja respira.
  • Escuchar: Con el oído escuchamos el sonido de la respiración.
  • Sentir: Con los dedos índice y medio sentimos el pulso carotídeo (a un lado de la tráquea) de la víctima.

4. Activar el sistema médico de emergencias o urgencias.

5. Valoración del pulso.

Existen múltiples lugares donde buscarlo, se divide en dos grupos:

Pulso central: Las arterias carótidas, situadas a ambos lados de la nuez de Adán en una pequeña depresión, en la garganta; para sentirlo presionar levemente con los dedos índice y mayor, nunca con el pulgar (sentiríamos nuestro propio pulso). Las arterias femorales, situadas en la región inguinal, en la raíz del muslo. Sentiremos el pulso en nuestros dedos.

Pulso periférico: Otros lugares para identificar el pulso pueden ser las arterias radiales, en la cara externa de la muñeca. Menos recomendables ya que en caso de accidente y pérdida del conocimiento, la sangre se redistribuye hacia los órganos vitales, y no a las extremidades por lo que a veces este método puede resultar engañoso.

En caso de no encontrar pulso, iniciar el masaje cardíaco, es decir la reanimación cardiopulmonar RCP.

Según las nuevas pautas del European Resuscitation Council (ERC) que se publicaron en 2010 el pulso no es un criterio para decidir sobre empezar la reanimación cardiopulmonar.En lugar de eso, la respiración es más importante porque es más fácil verificar si una persona respira.[1] Además dicen estas Guías que los reanimadores entrenados deberían también proporcionar ventilaciones con una relación compresiones-ventilaciones (CV) de 30:2. Para los reanimadores no entrenados, se fomenta la RCP con sólo compresiones torácicas guiada por teléfono.

Quemaduras[editar]

Son un tipo específico de lesión de los tejidos blandos producidas por agentes físicos, químicos, eléctricos o radiaciones.

Mnemotecnia[editar]

En aquellos casos de emergencia, conviene tener presentes ciertas reglas de mnemotecnias que permitan recordar fácilmente el orden de actuación. Un ejemplo de regla nemotecnia puede ser la siguiente - PAS:

    • Proteger (P): Protege a la víctima y al resto de personas (tú incluido) del foco que origina el daño.
    • Avisar (A): Pide ayuda (número de teléfono vea la sección anterior)
    • Socorrer (S): Pon en práctica las medidas de auxilio imprescindibles para mantener con vida a la víctima. Deja el resto de acciones a los profesionales.

Todo hogar, escuela, lugar público, centro de trabajo y automóvil debe contar con un botiquín que contenga lo necesario para salvar una vida y evitar complicaciones provocadas por un accidente.

Un botiquín debe contener material de curación y medicamentos que no tengan riesgo para las personas, sin embargo siempre debe preguntarse antes de administrarlos sobre una posible alergia o reacción negativa ante cualquier medicina o sustancia.

Es importante que el botiquín no esté al alcance de los niños, se conserve en un lugar fresco y seco y que se revise periódicamente la fecha de caducidad de los medicamentos para sustituirlos en caso necesario.

Para atender una emergencia, el botiquín debe incluir:

• Directorio de un médico cercano, Cruz Roja, ambulancias y servicios de salud, bomberos y centro de información toxicológica. • Solución antiséptica. • Tratamientos antibióticos. • Paños antisépticos. • Tratamiento para quemaduras. • Parche ocular con adhesivo. • Solución para lavado ocular. • Esparadrapo. • Tela adhesiva o micropore. • Vaselina blanca. • Gasas esterilizadas. • Vendas limpias de al menos 3 tamaños. • Tijeras limpias, no oxidadas. • Termómetro. • Agua oxigenada • Jabón neutro. • Lámpara de pilas y pilas nuevas. • Mínimo dos pares de guantes de látex o guantes estériles. • Isodine o Betadine (espuma y solución). • Bolsas de plástico. • Mascarilla para insuflación. • Férulas.

En caso de no contar con un botiquín cuando se presente una emergencia, se pueden utilizar reglas o lápices, medias, corbatas, sábanas o pañuelos limpios.

Lo más importante es preservar la vida del paciente.

Referencias[editar]

«1 Aspectos Básicos de los Primeros Auxilios». Salvacorazones Primeros Auxilios con RCP y DEA (en español edición). Barcelona España: Prous Science. 2007. pp. 3–22. ISBN 0-87493-598-9. 

Enlaces externos[editar]

Asfixia en adulto o niño mayor de 1 año Enviar esta página a un amigo Imprimir Facebook Twitter Favorito/Compartir La asfixia o ahogo se presenta cuando alguien no puede respirar debido a que el alimento, un juguete u otro objeto está obstruyendo las vías respiratorias (garganta o tráquea).

Consideraciones Las vías respiratorias de una persona que presenta asfixia pueden estar completa o parcialmente bloqueadas, de manera que no llega suficiente oxígeno a los pulmones. Un bloqueo total es una emergencia médica. Una obstrucción parcial se puede convertir rápidamente en una situación potencialmente mortal si la persona no puede inhalar y exhalar de manera apropiada.

Sin oxígeno, el daño cerebral permanente se puede presentar en tan sólo 4 a 6 minutos. Los primeros auxilios en caso de asfixia administrados rápidamente pueden salvar una vida.

De vez en cuando, un objeto ingresará al pulmón. Aunque la persona puede parecer que está mejorando y respira normalmente, en unos pocos días se pueden presentar síntomas, como:

Tos persistente Neumonía Sibilancias Causas Comer con prótesis dentales mal ajustadas, comer muy rápido o no masticar bien los alimentos. Consumir alcohol (incluso una pequeña cantidad afecta el estado de conciencia). Estar inconsciente y broncoaspirarse con vómito. Inhalar objetos pequeños (niños pequeños). Lesión a la cabeza y la cara (la hinchazón, la sangre o una deformidad pueden causar asfixia). Secuelas de un accidente cerebrovascular (adultos). Inflamación de las amígdalas o tumores del cuello y la garganta. Síntomas El signo universal de sufrimiento en caso de asfixia o ahogo es agarrarse la garganta con la mano:

Otros signos de peligro abarcan:

Piel morada Dificultad para respirar Incapacidad para hablar Pérdida del conocimiento si la obstrucción no se alivia Respiración ruidosa o sonidos chillones muy agudos al inhalar Tos débil e improductiva Primeros auxilios Cómo llevar a cabo la maniobra de Heimlich:

Primero pregunte: ¿Se está asfixiando? ¿Puede hablar? NO aplique primeros auxilios si la persona está tosiendo con fuerza y puede hablar, ya que una tos fuerte puede desalojar el objeto. Párese detrás de la persona y rodéela con los brazos por la cintura. Forme un puño con una mano y coloque el puño por el lado del pulgar justo encima del ombligo de la persona, bien por debajo del esternón. Agarre el puño con la otra mano. Realice compresiones rápidas hacia arriba y hacia adentro con el puño. Continúe con dichas compresiones hasta que el objeto salga o la víctima pierda el conocimiento. SI LA PERSONA PIERDE EL CONOCIMIENTO:

Bájela al suelo. Llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) o solicítele a alguien que lo haga. Comience a realizar RCP. Si observa algo que está obstruyendo las vías respiratorias, trate de retirarlo. EN PERSONAS EMBARAZADAS U OBESAS:

Rodee a la persona con los brazos por el PECHO. Coloque el puño en la MITAD del esternón entre las tetillas o pezones. Realice compresiones firmes hacia atrás. Después de extraer el objeto que causó el ahogo o asfixia, mantenga a la persona inmóvil y consiga ayuda médica. A cualquier persona que se esté ahogando se le debe hacer un examen médico. Las complicaciones no sólo pueden ocurrir a causa de la asfixia, sino también a causa de las medidas de primeros auxilios que se tomaron.