Primaveras y Otoños

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El periodo de las Primaveras y Otoños (chino tradicional: 春秋時代, chino simplificado: 春秋时代, pinyin: Chūn qiū shí dài) representó una era en la historia china entre el 722 a. C. y el 481 a. C. Este periodo toma su nombre de los Anales de primavera y otoño, una crónica del periodo cuya autoría se atribuía tradicionalmente a Confucio. Durante el periodo de las Primaveras y Otoños, el poder se descentralizó. Este periodo estuvo plagado de batallas y las anexiones de unos 170 pequeños estados. El lento progreso de la nobleza resultó en un aumento en la alfabetización; el incremento en la alfabetización animó la libertad de pensamiento y el avance tecnológico. Esta era fue seguida por el periodo de los Reinos Combatientes.

El poder de Zhou en declive[editar]

Finales del periodo de Primaveras y Otoños, siglo V a.C., antes de la desintegración de Jin y de que los Qin se moviesen a Sichuan.

La caída de la capital de la dinastía Zhou occidental, Hao, marca el comienzo del periodo de las Primaveras y Otoños. Después de que la capital fuera saqueda por las tribus nómadas occidentales, el coronado príncipe Ji Yijiu huyó al este. Durante la huida de la capital occidental al este, el rey Zhou se apoyó en los cercanos señores de Qín, Chang y Jìn para protegerse de los invasores y los señores rebeldes. Trasladó la capital de Zhou desde Zhongzhou (Hao) a Chengzhou (actual Luoyang) en el valle del río Amarillo.

La nobleza Zhou en huida no tenía apoyos fuertes en los territorios orientales; incluso la coronación del príncipe regente tuvo que ser apoyada por aquellos estados para tener éxito. Con la influencia de Zhou muy reducida, limitándose a Luoyang y las áreas cercanas, las corte Zhou no podía por más tiempo apoyar seis grupos de tropas de a pie. Los posteriores reyes Zhou tuvieron que solicitar ayudar de estados vecinos o poderosos para protegerse de las revueltas y para resolver las luchas internas por el poder. La corte de Zhou nunca volvió a recuperar su autoridad original; fue relegada a gobernar pero bajo el control de los otros estados feudales. Aunque Zhou nominalmente retuvo el Mandato Celestial, el título no le daba ningún poder.

Ascenso de los hegemónicos[editar]

El primer noble en ayudar a los reyes de Zhou fue el duque Zuang de Chang. Fue el primero en establecer el sistema hegemónico (霸 ), cuyo propósito era mantener el antiguo sistema proto-feudal. Los historiadores tradicionales justificaban el nuevo sistema como un medio de proteger a los estados civilizados más débiles y a la realeza Zhou de las tribus "bárbaras" intrusas. Localizadas en los cuatro puntos cardinales, las tribus "bárbaras" (pueblos nómadas asentados en las fronteras de China) eran, respectivamente, los man, yi, rong y di.

Todos los llamados estados "civilizados", sin embargo, se encontraban de hecho compuestos de una mezcolanza de etnias; de aquí que no hubiera una línea clara que separara a los estados "civilizados" de los pueblos nómadas. Sin embargo, estas tribus, étnica y culturalmente diferentes, tenían sus propias y únicas civilizaciones en ciertas áreas. Algunos grupos étnicos estaban tan sustancialmente civilizados y eran tan poderosos midiéndolos por los estándares chinos, que sus entidades políticas, incluyendo Wu y Yue, son incluso incluidas en algunas versiones de los cinco grandes señores (ver más abajo).

Los nuevos y poderosos estados se encontraban ansiosos de mantener los privilegios aristocráticos por encima de la ideología tradicional de apoyar a la entidad gobernante débil en tiempos de malestar(匡扶社稷 kuang fú shè jì), que había sido propagada ampliamente durante la China imperial para consolidar el poder de la familia que se encontrara en el poder.

Los duques Huan de Qi y Wen de Jin continuaron dando los pasos para establecer un sistema feudal, que trajo una estabilidad relativa, aunque durante periodos más cortos que anteriormente. Las anexiones se incrementaron, favoreciendo a varios de los estados más poderosos, incluyendo Qin, Jin, Qi y Chu. El papel de los señores se desplazó gradualmente desde la intención manifestada de proteger a los estados más débiles; el poder de los señores eventualmente se convirtió en un sistema de hegemonía de los estados más grandes sobre los estados satélites más débiles de origen chino y "bárbaro".

Los grandes estados usaron el pretexto de la protección y de la ayuda para intervenir y obtener ventajas sobre los estados más pequeños durante sus luchas internas. Los señores posteriores procedían en su mayoría de estos grandes estados. Se proclamaron a sí mismos como amos de sus territorios, sin siquiera reconocer a la figura títere de Zhou. El establecimiento del sistema de administración local (Jun y Xi'an), con los oficiales señalados por el gobierno, dio a los estados mejor control sobre sus dominios. Los impuestos facilitaron el comercio y la agricultura más que el proto-feudalismo.

Los tres estados de Qin, Ji y Qi no solo optimizaron su propia fuerza, pero repelieron al estado meridional de Chu, cuyos gobernantes se había proclamado a sí mismos reyes. Los ejércitos Chu gradualmente fueron invadiendo la cuenca del Río Amarillo. El etiquetar a Chu como los "bárbaros meridionales" (Chu Man) no era más que un pretexto para advertir a Chu acerca de que no interviniera en sus respectivas esferas de influencia. La invasión de Chu fue puesta a prueba varias veces en tres grandes batallas con cada vez más violencia —la batalla de Chengpu, la batalla de Bi y la batalla de Yanling; el resultado fue la restauración de los estados de Chen y Cai.

El cambiante ritmo de la guerra[editar]

Tras un periodo de guerras cada vez más exhaustivas, Qi, Qin, Jin y Chu finalmente se juntaron para una conferencia de desarme en el 579 a. C., donde esencialmente los otros estados se convirtieron en satélites. En el 546 a. C., Jin y Chu acordaron una nueva tregua.

Esta era de paz fue solo un preludio al caos del periodo de los Reinos Combatientes. Cada uno de los cuatro poderosos estados se encontraba sumido en continuas luchas por el poder. Seis familias propietarias de tierras se hacían la guerra la una a la otra en Jin. La familia Chen eliminaba a sus enemigos políticos en Qi. La legitimidad de los gobernantes era a menudo desafiada en las guerras civiles por varios miembros de la familia real en Qin y Chu. Una vez que todos estos combatientes por el poder se establecieron firmemente en sus dominios, el derramamiento de sangre entre los estados continuaría en el periodo de los Reinos Combatientes. Este periodo comenzó oficialmente en el 403 a. C. cuando las tres familias que aún quedaban de la elite en Jin -Zhao, Wei y Han- dividieron el estado; la impotente corte de Zhou fue forzada a reconocer su autoridad. Durante el relativamente pacífico siglo 6 a. C., los dos estados costeros en el actual Zhejiang, Wu y Yue, comenzaron a ganar gradualmente más poder. Después de derrotar y expulsar al rey Fu Chai de Wu, el rey Gou Jian de Yue se convirtió en el último gran señor reconocido.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]