Presidente de México

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Presidente de Mexico»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Presidente de los Estados Unidos Mexicanos
Mexican Presidential Standard.svg
Estandarte presidencial de México
Presidente Enrique Peña Nieto. Fotografía oficial.jpg
Titular
Enrique Peña Nieto
Desde el 1 de diciembre de 2012

Tratamiento Presidente de los Estados Unidos Mexicanos
Residencia
Sede Bandera de México Ciudad de México, México
Designado por Voto popular ratificado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación
Duración 6 años, sin posibilidad de reelección
Primer titular Guadalupe Victoria
(10 de octubre de 1824)
Creación 10 de octubre de 1824
Salario $ 2,984,089/año[1]
Sitio web Presidencia de la República
[editar datos en Wikidata]

El Presidente de los Estados Unidos Mexicanos es el titular del poder ejecutivo de dicho país. Es, a la vez, jefe de Estado y jefe de gobierno. Asimismo, es el comandante supremo de las Fuerzas Armadas.

Es electo mediante voto directo y universal. Una vez electo, entra en funciones el 1º de octubre del año de la elección (esto de acuerdo a la última reforma al Artículo 83 Constitucional en el año 2014). Su cargo dura un periodo de seis años, sin posibilidad de reelección; ni siquiera en el caso de haberlo desempeñado como interino, provisional o sustituto. El cargo de Presidente de la República solo es renunciable por causa grave, que deberá ser calificada por el Congreso de la Unión.[2] [3] [4]

El cargo existe desde su creación en la Constitución de 1824, siendo su primer titular Guadalupe Victoria desde el 10 de octubre de aquel año. La vigente constitución de 1917 prevé dicho cargo en su título tercero, capítulo tercero.

Desarrollo histórico[editar]

José Miguel Ramón Adaucto Fernández y Félix, mejor conocido como Guadalupe Victoria, primer presidente de México 1824-1829

El 30 de junio de 1813, José María Morelos hizo, desde Acapulco, un llamado para crear en el mes de septiembre un congreso en la ciudad de Chilpancingo (actualmente estado de Guerrero), cuyo propósito fue crear un gobierno independiente. Proclamado como el Supremo Congreso Mexicano, fue instalado el 14 de septiembre de 1813. Durante su apertura, Morelos presentó a la asamblea un documento con carácter de programa llamado Sentimientos de la Nación, inspirado en los ideales de la Revolución Francesa,[5] en el cual declaraba la independencia total de la América Mexicana y establecía en sus artículos las bases de un gobierno popular representativo con división de poderes:

La soberanía reside originariamente en el pueblo, y su ejercicio en la representación nacional compuesta de diputados elegidos por los ciudadanos bajo la forma que prescriba la constitución. Estos tres poderes, legislativo, ejecutivo y judicial, no deben ejercerse ni por una sola persona, ni por una sola corporación. [6]

Al día siguiente de su instalación, el 15 de septiembre, el Congreso eligió a Morelos como su generalísimo de las Armas Americanas, cargo en el que recaía la titularidad del poder Ejecutivo insurgente. Posteriormente, el 24 de octubre de 1814 el Congreso emitió la Constitución de Apatzingán, la cual estableció la división de poderes y que el ejecutivo recaería en el Supremo Gobierno, compuesto por tres personas que tenían igualdad de autoridad y responsabilidades; el gobierno se ejercería en una alternancia de cada cuatro meses. Su autoridad más directa, además de la naturaleza ejecutiva y administrativa, era garantizar la protección de los derechos de los ciudadanos: la libertad, la propiedad, la igualdad y la seguridad. El Supremo Gobierno fue ejercido por José María Cos, José María Liceaga y José María Morelos. Desapareció este órgano colegiado a finales de 1815.

El 4 de octubre de 1824 fue promulgada la primera Constitución política del México independiente que estableció en su artículo 74: Se deposita el Supremo Poder Ejecutivo de la Federación en solo individuo que denominara "presidente de los Estados Unidos Mexicanos,[7] dando origen con esto al régimen de República Presidencialista que aún perdura en el país. En ese mismo documento se establecieron elementos tales como la creación del cargo de vicepresidente, la prohibición de la reelección continua, pero permitiendo la reelección alternada a los 4 años de abandonar el cargo, la duración de 4 años para ejercer el cargo; Y un sistema de elección que consistía en lo siguiente: La legislatura de cada estado, elegirá a mayoría absoluta de votos a dos individuos, de los cuales al menos uno, no será vecino del estado que elige; El que reuniere la mayoría de votos quedara como presidente y el otro como vicepresidente,[8] es decir un sistema de elección indirecta en donde, quien obtuviera mayor número de legislaturas estatales, obtendría el cargo.

Las Siete Leyes, constitución del régimen centralista de 1836, establecía en los 34 artículos de la cuarta ley el mecanismo de elección presidencial, donde la Suprema Corte, el Senado y la Junta de Ministros nominarían a tres candidatos cada uno, y la cámara baja (diputados) elegiría de entre los nueve candidatos, al presidente y al vicepresidente. El poder ejecutivo se depositaría en un presidente que duraría en el cargo 8 años con opción a reelegirse y con el cargo irrenunciable. Los métodos de elección, poderes y facultades del presidente permanecieron idénticos en las Bases Orgánicas de 1843, con la variante de la duración en el periodo presidencial (5 años en lugar de 8).

El Acta Constitutiva y de Reformas de 1847, hecha para restablecer la Constitución de 1824 en el periodo de la Guerra contra la Intervención estadounidense, ya establecía la elección por sufragio directo del pueblo para el cargo de presidente de la república, pero la inestabilidad política impidió su correcta aplicación. Fue la Constitución de 1857 la que establecería de manera definitiva la elección directa del poder ejecutivo.

A lo largo del siglo XIX, la inestabilidad política que vivió el país a raíz de las invasiones española, estadounidense y francesa; las luchas separatistas en Texas y Centroamérica, y los conflictos entre liberales y conservadores obligaron a una gran cantidad de autoridades electas a dimitir a escasos meses de ejercer la responsabilidad, o a nombrar un sustituto mientras reorganizaban la defensa del país o del régimen. Esto aunado a las complejidades del sistema legal mexicano, ya que todas las constituciones vigentes, contemplaban la sucesión interina o provisional del cargo, con el solo hecho de abandonar la capital de la República.

Tras la relativa pacificación emprendida por el gobierno de Porfirio Díaz, el presidencialismo mexicano se consolidó y adquirió su rol como eje central de la vida política del país, máxima autoridad y símbolo de la república. Una Revolución mexicana (guerra civil) trajo consigo una nueva Constitución que suprimió de manera definitiva la reelección presidencial (sin tomar en cuenta la trágica reelección de Álvaro Obregón en 1928), una de las causas históricas del conflicto armado y quizá la única que ha sido respetada y defendida por el sistema político mexicano; Además el movimiento armado propició la creación de un nuevo partido político que prácticamente monopolizó la vida política nacional: el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

De 1929 hasta el año 2000, todos los candidatos presidenciales del partido oficial (bajo sus diferentes siglas PNR/PRM/PRI) alcanzaron la presidencia. Las elecciones eran organizadas por el gobierno, a través de la Secretaría de Gobernación. Para el proceso electoral de 1994 se creó el Instituto Federal Electoral (IFE), aunque todavía estuvo bajo la dirección de Gobernación. Para las elecciones de 2000 el IFE llegó ciudadanizado y se dio la primera alternancia entre los partidos políticos con el triunfo de Vicente Fox del Partido Acción Nacional (PAN).

Requisitos para llegar a la Presidencia de los Estados Unidos Mexicanos[editar]

Según el artículo 82 de la Constitución de 1917, para ser Presidente se requiere:

  • Ser ciudadano mexicano por nacimiento, en pleno goce de sus derechos, hijo de padre, o madre mexicana y haber residido en el país al menos durante veinte años.
  • Tener 35 años cumplidos al tiempo de la elección.
  • Haber residido en el país durante todo el año anterior al día de la elección. La ausencia del país hasta por treinta días no interrumpe la residencia.
  • No pertenecer al estado eclesiástico ni ser ministro de algún culto.
  • No estar en servicio activo, en caso de pertenecer al Ejército, seis meses antes del día de la elección.
  • No ser secretario o subsecretario de Estado, jefe o secretario general de Departamento Administrativo, Procurador General de la República ni Gobernador de algún Estado, a menos de que se separe de su puesto seis meses antes del día de la elección.
  • No estar comprendido en alguna de las causas de incapacidad establecidas en el artículo 83.

Facultades y obligaciones[editar]

Los poderes del presidente de México están establecidos, limitados y enumerados por el artículo 89 de la Constitución:

  • Promulgar y ejecutar las leyes que expida el Congreso de la Unión, proveyendo en la esfera administrativa a su exacta observancia;
  • Nombrar y remover libremente a los secretarios del despacho, remover a los agentes diplomáticos y empleados superiores de Hacienda y nombrar y remover libremente a los demás empleados de la Unión, cuyo nombramiento o remoción no esté determinado de otro modo en la Constitución o en las leyes;
  • Nombrar los Ministros, agentes diplomáticos y cónsules generales, con aprobación del Senado;
  • Nombrar, con aprobación del Senado, los coroneles y demás oficiales superiores del Ejército, Armada y Fuerza Aérea Nacionales y los empleados superiores de Hacienda;
  • Nombrar a los demás oficiales del Ejército, Armada y Fuerza Aérea Nacionales con arreglo a las leyes;
  • Preservar la seguridad nacional, en los términos de la ley respectiva, y disponer de la totalidad de la Fuerza Armada permanente o sea del Ejército, de la Armada y de la Fuerza Aérea para la seguridad interior y defensa exterior de la Federación;
  • Disponer de la Guardia Nacional para los mismos objetos, en los términos que previene la fracción IV del artículo 76;
  • Declarar la guerra en nombre de los Estados Unidos Mexicanos previa ley del Congreso de la Unión;
  • Designar, con ratificación del Senado, al Procurador General de la República
  • Dirigir la política exterior y celebrar tratados internacionales, sometiéndolos a la aprobación del Senado. En la conducción de tal política, el titular del Poder Ejecutivo observará los siguientes principios normativos; la autodeterminación de los pueblos; la no intervención; la solución pacífica de controversias; la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales; la igualdad jurídica de los Estados; la cooperación internacional para el desarrollo; y la lucha por la paz y la seguridad internacionales;
  • Convocar al Congreso a sesiones extraordinarias, cuando lo acuerde la Comisión Permanente;
  • Facilitar al Poder Judicial los auxilios que necesite para el ejercicio expedito de sus funciones;
  • Habilitar toda clase de puertos, establecer aduanas marítimas y fronterizas y designar su ubicación;
  • Conceder, conforme a las leyes, indultos a los reos sentenciados por delitos de competencia de los tribunales federales y a los sentenciados por delitos del orden común en el Distrito Federal;
  • Conceder privilegios exclusivos por tiempo limitado, con arreglo a la ley respectiva, a los descubridores, inventores o perfeccionadores de algún ramo de la industria;
  • Cuando el Senado no esté en sesiones, el Presidente de la República podrá hacer los nombramientos de que hablan las fracciones III, IV y IX, con aprobación de la Comisión Permanente;
  • Presentar a consideración del Senado, la terna para la designación de Ministros de la Suprema Corte de Justicia y someter sus licencias y renuncias a la aprobación del propio Senado;
  • Las demás que le confiere expresamente esta Constitución.

Sucesión[editar]

De acuerdo al artículo 84 de la constitución[9] en caso de falta absoluta del presidente de la república, en tanto el congreso nombra al presidente interino o substituto, lo que deberá ocurrir en un término no mayor a sesenta días, el secretario de gobernación asumirá provisionalmente la titularidad del poder ejecutivo.

  • Quien ocupe provisionalmente la presidencia no podrá remover o designar a los secretarios de estado, ni al Procurador general de la República, sin autorización previa de la cámara de senadores. Asimismo, entregará al congreso de la unión un informe de labores en un plazo no mayor a diez días, contados a partir del momento en que termine su encargo.
  • Cuando la falta absoluta del presidente ocurriese en los dos primeros años del periodo respectivo, si el Congreso de la Unión se encontrase en sesiones y concurriendo, cuando menos, las dos terceras partes del número total de los miembros de cada cámara, se constituirá inmediatamente en colegio electoral y nombrara en escrutinio secreto y por mayoría absoluta de votos, un presidente interino, en los términos que disponga la ley del congreso. el mismo congreso expedirá, dentro de los diez días siguientes a dicho nombramiento, la convocatoria para la elección del presidente que deba concluir el periodo respectivo, debiendo mediar entre la fecha de la convocatoria y la que se señale para la realización de la jornada electoral, un plazo no menor de siete meses ni mayor de nueve. El así electo iniciara su encargo y rendirá protesta ante el congreso siete días después de concluido el proceso electoral.
  • Si el congreso no estuviere en sesiones, la Comisión Permanente lo convocara inmediatamente a sesiones extraordinarias para que se constituya en colegio electoral, nombre un presidente interino y expida la convocatoria a elecciones presidenciales en los términos del párrafo anterior.
  • Cuando la falta absoluta del presidente ocurriese en los cuatro últimos años del periodo respectivo, si el congreso de la unión se encontrase en sesiones, designara al presidente substituto que deberá concluir el período, siguiendo, en lo conducente, el mismo procedimiento que en el caso del presidente interino.
  • Si el congreso no estuviere reunido, la comisión permanente lo convocara inmediatamente a sesiones extraordinarias para que se constituya en colegio electoral y nombre un presidente substituto siguiendo, en lo conducente, el mismo procedimiento que en el caso del presidente interino.

De la misma manera en casos de excepción o emergencia el artículo 85[10] señala: Si antes de iniciar un período constitucional la elección no estuviese hecha o declarada válida, cesara el presidente cuyo período haya concluido y será presidente interino el que haya designado el Congreso, en los términos del artículo anterior.

  • Si al comenzar el periodo constitucional hubiese falta absoluta del presidente de la república, asumirá provisionalmente el cargo el presidente de la Cámara de Senadores, en tanto el congreso designa al presidente interino, conforme al artículo anterior.
  • Cuando el presidente solicite licencia para separarse del cargo hasta por sesenta días naturales, una vez autorizada por el congreso, el Secretario de gobernación asumirá provisionalmente la titularidad del poder ejecutivo.
  • Si la falta, de temporal se convierte en absoluta, se procederá como dispone el artículo anterior.

Ex presidentes vivos[editar]

La investidura[editar]

Según lo establece la constitución política de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo 87, al tomar posesión de su cargo, ante el Congreso de la Unión o en su defecto, en caso de que el presidente electo no pueda rendir protesta ante el Congreso, lo hará ante las mesas directivas de la Cámara de Diputados y de la Cámara de Senadores, ante la Comisión Permanente, o en el último de los casos ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Una vez instalada la sesión de Congreso General, el presidente electo deberá de prestar la siguiente protesta:

Protesto guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen, y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de presidente de la República que el pueblo me ha conferido, mirando en todo por el bien y prosperidad de la Unión; y si así no lo hiciere que la Nación me lo demande[11]

El presidente es la cabeza del poder ejecutivo y por lo tanto jefe de gobierno en la Administración Pública Federal y es auxiliado por un gabinete compuesto por varios Secretarios de Estado, los cuales tienen a su cargo diversas carteras de interés público. Además de ser Jefe de Estado representante de México ante el resto del mundo. Militarmente es el Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas y su protección corre a cargo de un Estado Mayor Presidencial, que es el órgano técnico militar que auxilia al presidente de la República en la obtención de información general, planifica sus actividades personales propias del cargo, realiza las prevenciones para su seguridad, y participa en la ejecución de las actividades procedentes para estos efectos.[12]

Toma de posesión[editar]

Origen[editar]

La constitución de Cádiz, de corte liberal y producto del movimiento emancipador español, estableció un ritual ceremonial acompañado de un juramento solemne para que las autoridades del imperio, desde el rey hasta los alcaldes, asumieran formalmente sus cargos, aunque en el virreinato de la Nueva España nunca se aplicó. Seria este el antecedente histórico en el que se basó la primera constitución del México independiente, la de 1824, para establecer el juramento solemne por el que tomaría posesión el presidente de la república.

Antes de esto, el emperador Agustín de Iturbide había jurado su cargo al estilo de la Constitución de Cádiz, frente al congreso y después sería coronado en la Catedral Metropolitana.

Guadalupe Victoria siendo el primer presidente, es en consecuencia el primero en tomar posesión formalmente ante el congreso de la Unión. La norma prevaleció entre todas las constituciones y leyes orgánicas del estado mexicano, incluso en el segundo imperio y con los múltiples cambios de poder del siglo XIX y la etapa de la revolución.[13]

Características históricas[editar]

La ceremonia de toma de posesión según el protocolo previsto en la ley, es un acto solemne en el que el presidente entrante recibe la Banda Presidencial, símbolo que lo acredita como Presidente Constitucional y que solo él puede portar y lo hace en aquellas ceremonias marcadas por el protocolo político y cívico del país, como es la recepción de las cartas credenciales de los embajadores de otros países acreditados en México o en la ceremonia conmemorativa de la Independencia, entre otros.

El rito se desarrolla con gran solemnidad: Primero la apertura de la sesión general del Congreso de la Unión, después la llegada del presidente saliente y minutos más tarde hace su entrada el mandatario recién designado, ambos acompañados de comitivas de cortesía, integrados por diputados y senadores. A la llegada de éste, todos los concurrentes se ponen de pie, excepto el presidente de la Cámara de Diputados (que ejerce como presidente de la sesión de Congreso general), que se queda sentado no por falta de cortesía, sino como evidencia del respeto mutuo entre los poderes Ejecutivo y Legislativo. El presidente de la Cámara de Diputados abría la sesión del Congreso de la Unión y planteaba la razón legal del evento. En el estrado principal del recinto legislativo también se encuentran sentados los presidentes del Senado y la Suprema Corte de Justicia.

Antes de tomar la banda presidencial, se lleva a cabo la protesta: el nuevo ejecutivo se pone de pie con el brazo derecho en alto, ante un ejemplar de la constitución y el presidente del Congreso, todos los demás asistentes parados también y guardando respetuoso silencio escuchan el juramento de ley.

Cuando el público lo permite, el Primer Magistrado recibe la banda presidencial del presidente del Congreso y lee un mensaje a la Nación. En todos los casos el mensaje de nuevo Presidente Constitucional inició dirigiéndose respetuosamente al Poder Legislativo y al Poder Judicial así como a los demás poderes estatales, municipales y a los invitados especiales asistentes al acto, tanto nacionales como extranjeros. Terminada esta ceremonia se le conduce a Palacio Nacional para dar paso al desfile de las fuerzas militares.

Aunque el ceremonial establecido por la ley era solo el antes mencionado, con el paso de los años y conforme fue estableciéndose aún más el sistema presidencialista y la figura de su titular como ejes de la vida política de país, vario notablemente la misma. Cada presidente realizó distintos eventos para celebrar su toma de posesión; incluso es importante resaltar que nunca existió obligatoriedad por un discurso inaugural, y sin embargo fue costumbre de cada presidente darlo frente al congreso o frente audiencias de invitados. A los discursos se añadieron eventos posteriores que magnificaban o enaltecían la figura presidencial, tales como desfiles, banquetes, sesiones de presentación y/o toma de protesta del gabinete y concentraciones masivas de apoyo popular. Guadalupe Victoria, por ejemplo, al terminar la ceremonia fue a un Te Deum.

Hay quienes señalan que el ritual de la sucesión presidencial es un anticipo de lo que se espera durante el sexenio. Por ejemplo, la llegada al poder de Lázaro Cárdenas del Río se caracterizó por la convocatoria masiva, pues hizo su entrada triunfal al poder el 1 de diciembre de 1934 en el Estadio Nacional (que se ubicaba en lo que queda del Multifamiliar Juárez, en la colonia Roma), lugar en el que la banda presidencial se la dio el presidente interino Abelardo L. Rodríguez, en un evento que atrajo a personas de todos los sectores sociales; ésa fue tal vez una ventana para conocer al que hasta ahora es uno de los presidentes más populares.

Lo anterior no coincidió con la toma de posesión de Miguel Alemán, el 1 de diciembre de 1946, quien eligió el Palacio de Bellas Artes para recibir el poder y dar su discurso ante una selecta concurrencia; Adolfo Ruiz Cortines, Adolfo López Mateos y Gustavo Díaz Ordaz, hicieron lo mismo.

Pero fue con Luis Echeverría con el que se modificaron varios pasos del ritual, por ejemplo, la foto de gabinete, que se realizaba en la oficina presidencial fue capturada en el patio de Palacio Nacional, y la toma de protesta en el Auditorio Nacional. Características que se mantuvieron con su sucesor.

En los tiempos de apogeo del régimen priista, el evento incluía discursos prolongados, caravanas militares por la Ciudad de México, custodiando el auto descubierto del presidente, al tiempo que este saludaba al público; después un fotografía oficial del gabinete y el saludo personalizado de cada uno de los secretarios de estado con el presidente; la denominada salutación de las Fuerzas Armadas en el Campo Marte, en calidad de Comandante Supremo; y finalizaba ya fuera con eventos masivos en el Zócalo o con banquetes en Palacio Nacional, el Castillo de Chapultepec o Los Pinos.

El recinto legislativo de San Lázaro quedó como sede de la toma de posesión desde el arribo de Miguel de la Madrid, que tuvo como invitados a los Premios Nobel Octavio Paz y Gabriel García Márquez; sin embargo, fue con Carlos Salinas de Gortari con quien se encontraron mandatarios extranjeros entre los invitados al Congreso de la Unión.

Algo que no se ha vuelto a repetir desde la salida de Carlos Salinas de Gortari son los desfiles posteriores a la toma de protesta. Después del juramento y la investida de la banda tricolor, el presidente saliente acompañaba al nuevo mandatario de San Lázaro a Palacio Nacional, para tomar la fotografía del nuevo mandatario.

Vicente Fox, el primer presidente ajeno al PRI desde 1929, realizó un recorrido por las calles de la Ciudad de México, una comida con la clase política y empresarial en el Museo de Antropología, un evento de presentación en el Auditorio Nacional, verbena popular en el Zócalo y una cena de estado en el Castillo de Chapultepec. De los anteriores eventos, su sucesor únicamente repitió el mensaje oficial en el Auditorio Nacional.[14] [15] [16]

Sedes[editar]

Tal como lo establece la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la protesta de ley se hará frente al Congreso de la Unión, y en consecuencia en el edificio que tenga éste como sede. De esta manera el lugar de la toma de posesión ha cambiado con el paso de los años y ha dependido incluso de momentos circunstanciales en los que la sede oficial ha sido cambiada, a veces por petición del presidente entrante o saliente.

Guadalupe Victoria tomó posesión en el Salón de recepciones de Palacio Nacional. Posteriormente el antiguo salón de comedias o teatro dentro del mismo inmueble, fue habilitado como recinto legislativo, aquí tomaron posesión la mayor parte de los presidentes desde 1829 (Vicente Guerrero) hasta 1871 (Benito Juárez en su último periodo). En este lapso solo se presentaron las excepciones de aquellos mandatarios, que en compañía del congreso, huían ante la toma de la capital por tropas extranjeras (Intervenciones estadounidense de 1847-48 y francesa de 1863-67). En el primer caso las tomas de posesión se realizaron en la Academia de San Fernando en Querétaro (1847-48); y durante el segundo, el estado de guerra permanente contra las tropas francesas ocasionaron que los periodos presidenciales de Benito Juárez fueran extendidos dos veces (1863 y 1867) por decreto del Congreso, sin necesidad de toma de posesión, siendo estas las únicas ocasiones en las que no se realizó el evento. Sebastián Lerdo de Tejada tomo posesión como presidente sustituto (ante la muerte de Juárez) en el Salón Embajadores de Palacio Nacional.

Con la habilitación del antiguo Teatro Iturbide como recinto parlamentario, el ahora llamado Palacio Legislativo de Donceles se convirtió en sede del congreso y por ende de las tomas de posesión hasta 1906, posteriormente se incendió en 1909. La única excepción fue curiosamente la de la primera presidencia de Porfirio Díaz, proclamado de facto por el Plan de Tuxtepec (1876). Mientras se remodelaba el incendiado Palacio de Donceles, el Palacio de Minería fungió como sede del congreso y de la última toma de posesión de Porfirio Díaz en 1910. Rehabilitado el Palacio de Donceles nuevamente fue anfitrión de las tomas de protesta, incluidas dos el mismo día; Esto ocurrió cuando Pedro Lascuráin tomo de forma interina el cargo durante 45 minutos el 23 de febrero de 1913 y luego ahí mismo entregó el poder a Victoriano Huerta. En este periodo incluso tomaron posesión ahí los presidente emanados de la Convención de Aguascalientes.

Con el advenimiento de los gobiernos posrevolucionarios, la necesidad de realizar evento masivos donde se manifestara la relación entre el poder y el apoyo popular, por primera vez se decidió trasladar la ceremonia fuera del recinto legislativo. Ante ello el congreso convirtió sede provisional al Estadio Nacional, y con esto no hubo impedimento legal para realizar una masiva toma de protesta frente a 30 mil personas con la llegada al poder de Plutarco Elías Calles en 1924.

El inmueble escenificó las asunciones de los mandatarios del Maximato y de Lázaro Cárdenas del Río. Manuel Ávila Camacho determinó alejarse de dicha postura de respaldo popular y realizó su ceremonia en Donceles nuevamente. Tal como se mencionó con anterioridad, las sedes sucesivas serían el Palacio de Bellas Artes (1946-1964), el Auditorio Nacional (1970 y 1976) y finalmente el Palacio Legislativo de San Lázaro desde 1982.[17] [18] [19]

Símbolos[editar]

Banda Presidencial[editar]

Bandera con escudo en oro e inscripción "Estados Unidos Méxicanos" usada dentro de las diversas oficinas del Poder Ejecutivo.

En las ceremonias oficiales, los presidentes portan una banda inspirada en la bandera nacional, que se denomina "Banda presidencial", que les cruza el pecho, del hombro derecho al costado izquierdo de la cintura y es el emblema de su ejercicio como titulares del Poder Ejecutivo Federal.

El diseño, y simbolismo de la Banda presidencial está regulado por la Ley sobre el Escudo, Bandera e Himno Nacionales, que en su artículo 34 establece:

Artículo 34: La Banda Presidencial constituye una forma de presentación de la Bandera Nacional y es emblema del Poder Ejecutivo Federal, por lo que solo podrá ser portada por el Presidente de la República, y tendrá los colores de la Bandera Nacional en franjas de igual anchura colocadas longitudinalmente, correspondiendo el color de rojo a la franja superior. Llevará el Escudo Nacional sobre los tres colores, bordado en hilo dorado, a la altura del pecho del portador, y los extremos de la Banda rematarán con un fleco dorado[20]

Además establece que debe de ser portada en las ceremonias de trasmisión del poder ejecutivo federal, al rendir su informe de gobierno ante el Congreso de la Unión, en la conmemoración del Grito de Dolores cada día 15 de septiembre y al recibir las cartas credenciales de los embajadores acreditados ante el gobierno mexicano.[20]

La banda siempre debe de portarse bajo el saco, a excepción del día de transmisión del poder ejecutivo, cuando tanto el presidente saliente como el entrante la portan sobre el saco, permitiendo que sea vista en toda su extensión, en ésta ceremonia, después de que el presidente electo rinde su protesta de ley, el presidente saliente se quita la banda, se la entrega al presidente del Congreso de la Unión y este a su vez la entrega al nuevo presidente, que se la coloca por sí mismo.

Cada presidente porta una banda propia, que es confeccionada siguiendo las medidas de su complexión física, en la ceremonia de traspaso del poder ejecutivo, el presidente saliente porta la banda confeccionada para el presidente entrante, por lo cual ocasionalmente le luce más grande o más pequeña a lo que le debería de corresponder.

Residencia Presidencial[editar]

Palacio Nacional, sede del Poder Ejecutivo, y primera Residencia Oficial. (1824-1884)
Castillo de Chapultepec, segunda Residencia Presidencial (1884-1935)

Es en la Casa Miguel Alemán donde se encuentra el despacho del presidente Enrique Peña Nieto junto con las oficinas de sus colaboradores más cercanos, el Salón Blanco, el cual se utiliza como salón de recepciones, y también están la imponente escalera principal y un comedor con capacidad para 30 comensales.

El Palacio Nacional sigue siendo sede del despacho presidencial, es usado para eventos especiales y ceremonias protocolarias como informes de gobierno, reuniones con gobernadores, miembros de la sociedad civil, empresarios y líderes políticos o empresariales, recepción de jefes de Estado y de gobierno extranjeros, para las fiestas patrias del Grito de Independencia el 15 de septiembre y del Desfile militar del 16 de septiembre, y del Aniversario de la Revolución (20 de noviembre); Además en otras épocas de los desfiles del día del Trabajo (1 de mayo).

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2015». Consultado el 7 de mayo de 2016. 
  2. «Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos, Título tercero, Capítulo III, del Poder Ejecutivo, Artículo 81». Consultado el 4 de agosto de 2015. 
  3. «Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos, Título tercero, Capítulo III, del Poder Ejecutivo, Artículo 83». Consultado el 4 de agosto de 2015. 
  4. «Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos, Título tercero, Capítulo III, del Poder Ejecutivo, Artículo 86». Consultado el 4 de agosto de 2015. 
  5. «Sentimientos de la nación, de José María Morelos.». 
  6. «Historia de México: legado histórico y pasado reciente». 
  7. «Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos de 1824». Consultado el 29 de septiembre de 2012. 
  8. «Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos de 1824». Consultado el 29 de septiembre de 2012. 
  9. «Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos Artículo 84». Consultado el 29 de septiembre de 2012. 
  10. «Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos Artículo 85». Consultado el 29 de septiembre de 2012. 
  11. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicano, Artículo 87.
  12. «Estado Mayor Presidencial». Consultado el 30 de septiembre de 2012. 
  13. «Toma de protesta, ritual de 200 años modificado cada 6». Consultado el 2 de abril de 2016. 
  14. «Toma de protesta presidencial, azarosa o festiva». Consultado el 2 de abril de 2016. 
  15. «El ritual del poder». Consultado el 2 de abril de 2016. 
  16. «Un saludo rompe el protocolo de la toma de posesión presidencial». Consultado el 2 de abril de 2016. 
  17. «RECINTOS DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS». Consultado el 2 de abril de 2016. 
  18. «De Zitácuaro a San Lázaro». Consultado el 2 de abril de 2016. 
  19. «DE CÓMO EL CONGRESO LLEGÓ HASTA SAN LÁZARO». Consultado el 2 de abril de 2016. 
  20. a b Ley sobre el Escudo, Bandera e Himno Nacional

Bibliografía[editar]

  • Estados Unidos Mexicanos (1917). Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. [1]. 

Enlaces externos[editar]