Presidencia de Gustavo Rojas Pinilla

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La presidencia de Gustavo Rojas Pinilla en Colombia abarca el período que va desde 1953 a 1957.

Antecedentes[editar]

La división dentro del Partido Liberal Colombiano permitió el triunfo del conservador Mariano Ospina Pérez en las elecciones presidenciales de Colombia de 1946.[1][2]​ Sin embargo, la proyección de Jorge Eliécer Gaitán, quien se consolidó como jefe único del partido liberal, sumada a la mayoría liberal en el congreso, no permitió a los conservadores desarrollar cabalmente sus políticas.[1][2]

Gaitán fue asesinado el 9 de abril de 1948: se desató el "Bogotazo", un levantamiento popular que buscaba forzar a Ospina a renunciar. El objetivo no se logró y Ospina resultó fortalecido, por lo que desarrolló una mayor represión,.[1][3][2]​ Por ese motivo, el partido liberal no participó de las elecciones de 1950, lo que dejó vía libre para que el conservador Laureano Gómez ganara la presidencia.

Sin una oposición política legal, Gómez impulsó una serie de políticas de extrema derecha.[1][2]​ Entonces, una parte de la dirigencia liberal ordenó a sus militantes alzarse en armas contra la presidencia de Gómez, lo que dio lugar a lo que se conoció como La Violencia.[3][2]

Dictadura de Rojas[editar]

El 13 de junio de 1953, Laureano Gómez fue derrocado por el general Gustavo Rojas Pinilla, que fue bien recibido por varios sectores del país. El congreso se encontraba clausurado desde 1949, y Rojas gobernó con un órgano legislativo orquestado por él, conocido como la ANAC (Asamblea Nacional Constituyente), que legitimó su ascenso al poder y lo designó como mandatario para los cuatrienios 1954-1958 y 1958-1962 (período que no llegó a ejercer).

Rojas ofreció una amnistía condicional a los guerrilleros liberales,[1][2]​ y desarrolló una serie de reformas económicas y políticas, incluyendo la inauguración de las transmisiones de televisión en Colombia y el derecho al voto para la mujer. Sin embargo, su presidencia de facto persiguió la libertad de expresión y fue muy laxo con los restos de violencia política, particularmente la ejercida por los conservadores contra los liberales.[1][2]

La crítica de estos casos llevó al cierre de varios periódicos y a una radicalización de la clase política en contra de Rojas. Un paro cívico ordenado por la clase empresarial y política obligó a Rojas a renunciar el 10 de mayo de 1957.[1][2]

Después de la caída de Rojas en 1957, se reanudaron los comicios para Senado, Cámara, Asambleas Departamentales y Consejos Municipales, en los años pares a partir de 1958, de forma que empezaron a coincidir cada bienio de por medio con los años de las elecciones para presidente, las cuales se reanudaron en forma normal, a partir de mayo de 1958.[1]

Medidas gubernamentales[editar]

Inmediatamente comenzó suprimir la libertad de prensa[4]​, y a controlar los medios de comunicación mediante la creación de emisoras y publicaciones estatales.[5]

Prohibió la posesión de armas de fuego a la población civil mediante el sistema de salvo conductos.[6]

Instauró la persecución religiosa contra el protestantismo, utilizando la emisora de radio estatal Radio Sutatenza. Distribuyó miles de radios a través del país que solo podían sintonizar esa emisora.

Se interesó por hacer reformas sociales enfocadas en controlar los medios de comunicación y la opinion pública.

Para lograr estas metas socio-económicas, y para financiar un estilo de vida extravagante para él y su familia,[7]​ incrementó de inmediato los impuestos del 5% al 14%,[8]​ y buscó estimular la inversión firmando un pacto con los EE. UU. que permitió que las compañías extranjeras sacaran del país el 100% de sus ganancias.[9]

  • Introdujo la televisión en el país, y la usó inmediatamente para presentarle al público una imagen favorable de sí mismo. En 1954, al cumplirse el primer aniversario del gobierno militar, se inauguró la Televisora Nacional.
  • Veló por los derechos Indígenas y su integración al Estado. Hizo construir un acueducto para la comunidad Wayuu de Riohacha.
  • Automatizó la telefonía urbana y rural para el fortalecimiento de las comunicaciones e impulsar la educación y la cultura.
  • Logró la despolitización de la Policía, agregándola al Ministerio de Guerra, como cuarto componente del Comando General de las Fuerzas Militares, mediante el decreto 1814 del 10 de julio de 1953.
  • Creó el Departamento Administrativo Nacional de Estadística – DANE mediante el Decreto 2666 de 1953.
  • Fortaleció la educación popular práctica y tecnológica, y la educación rural con nuevas tecnologías agrícolas.
  • Estimuló los programas de las Escuelas Radiofónicas de Sutatenza y la programación de la televisión educativa, que se inició en Colombia durante su administración.[10]
  • Se propuso la creación de numerosas escuelas, colegios y universidades. Creó, organizó y dio especial apoyo a la Universidad Pedagógica de Colombia con sede en Tunja, elevando a esta categoría a la antigua Normal Superior Universitaria de Colombia
  • Impulsó la cultura popular aprovechando los medios tecnológicos: la televisión, la radio, el teatro, la imprenta y todos los medios que llevan a la superación cultural.
  • Auspició la construcción de numerosas obras de infraestructura sin tener en cuenta la seguridad del público. Durante su mandato hubo por lo menos tres tragedias debido al uso negligente de la dinamita.[11][12][13]​ Completó el ferrocarril del Atlántico; la pavimentación de la mayor parte de las carreteras troncales del país (como la carretera Bogotá-Chía); la construcción del Aeropuerto Internacional El Dorado y 18 aeropuertos más; la construcción de acueductos, alcantarillados, avenidas y numerosas obras de infraestructura en pueblos de distintas regiones colombianas. Bajo su mandato, se terminó la represa hidroeléctrica de Lebrija y la nueva refinería de Barrancabermeja.
  • Durante su administración, se terminaron las obras de Acerías Paz del Río y el Hospital Militar, el Centro Administrativo Nacional, el Club Militar y la construcción del Observatorio Astronómico.
  • Para facilitar el manejo de las licencias de importación, creó dos bancos públicos, el Banco Ganadero y el Banco Cafetero, medidas que los bancos privados consideraron como «competencia desleal». Capitalizó la Caja Agraria, estableció el Instituto de Fomento Tabacalero, y el Instituto Nacional de Abastecimiento (INA).
  • Para contrarrestar la oposición y el descontento frente al gobierno por la creación de impuestos que golpeaban los sectores más ricos de la sociedad, creó Confederación Nacional del Trabajo (CNT) y el Movimiento de Acción Nacional (MAN), pero muy pronto fracasaron y se disolvieron.
  • En el Departamento de Boyacá, su tierra natal, se preocupó por la ampliación y pavimentación de la carretera Tunja-Bogotá; la electrificación de Boyacá con la instalación de tres unidades en Termo-Paipa; y la construcción de acueductos: Teatinos de Tunja, Sogamoso y Belencito.
  • Se construyeron bajo su mandato el Palacio Municipal y el Palacio de Justicia de Tunja, la Industria Militar (Indumil) en Sogamoso, la planta de leches de Chiquinquirá, con destino a los niños pobres, la Transmisora de la Independencia y numerosas obras sociales para los damnificados de la violencia.
  • Inició y propició la amnistía para los alzados en armas, principalmente para los guerrilleros de los Llanos Orientales, Tolima, Antioquia y otros departamentos y territorios nacionales azotados por la violencia. Creó la Oficina de Rehabilitación y Socorro para colaborar con los damnificados de la violencia.
  • Para afianzar la justicia social ayudando a los desposeídos, creó la institución SENDAS (Secretaría Nacional de Asistencia Social), que dirigió su hija María Eugenia Rojas de Moreno. SENDAS auspició las residencias femeninas, los mercados populares, los aguinaldos del niño pobre, los restaurantes escolares, las guarderías infantiles y creó centros de bienestar social en las ciudades y campos.
  • Impulsó la construcción del CAN (Centro Administrativo Nacional), donde se congregarían los Ministerios y las sedes principales del Gobierno, la Caja Nacional de Previsión Social, la Empresa Nacional de Publicaciones, etc.
  • Impulsó la vivienda popular, la casa campesina, el seguro campesino y la bolsa de empleos.
  • Reconoció los derechos políticos de la mujer, mediante el acto legislativo número 3 de la Asamblea Nacional Constituyente (ANAC), del 25 de agosto de 1954.
  • Inauguró estadios deportivos de Fútbol entre ellos el Manuel Murillo Toro de Ibagué y durante su gobierno de 1953 a 1957 ordenó la construcción del estadio la independencia de Tunja, Boyacá.

Gabinete[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h Melo González, Jorge Orlando (ed.). «Colombia: Siglo y Medio de Bipartidismo». Banco de la República de Colombia. Consultado el 17 de enero de 2016. 
  2. a b c d e f g h Polo Democrático Alternativo. «A mediados del Siglo XX: La Convulsión política y Subdesarrollo Económico». Archivado desde el original el 15 de marzo de 2016. Consultado el 17 de enero de 2016. 
  3. a b Eric Hobsbawm, ed. (2 de noviembre de 2012). «La violencia colombiana del medio siglo». El País. Consultado el 17 de enero de 2016. 
  4. «Dictator of Colombia Makes a Big Mistake». The Spokesman Review. 26 de agosto de 1955. 
  5. «Maquinaria para el periódico oficial». El Tiempo. 5 de marzo de 1955. 
  6. «Colombia has killing wave». Marshfield News Herald. Associated Press. 26 de julio de 1955. 
  7. «President's Daughter Honeymoons». Honolulu Advertiser. Pan American. 9 de marzo de 1955. 
  8. «Colombia Situation Report». Central Intelligence Agency. 1954. 
  9. «Colombia, U.S., sign profit pact». The Bismarck Tribune. Associated Press. 1955. 
  10. [1]
  11. «Slides Kill 25». The Courier Post. United Press. 1954. 
  12. «Dynamite Blast Kills 11 Soldiers In Colombia». The Sacramento Bee. United Press. 4 de marzo de 1955. 
  13. Szulc, Tad (12 de agosto de 1956). «Suspicion Grows In Cali Explosion». New York Times. 

Bibliografía[editar]

Jorge Orlando Melo (agosto de 2004). Cincuenta años de trabajo en Colombia, ed. Medio siglo de cambios en Colombia. Bogotá. Consultado el 17 de enero de 2016.