Posthumanismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El término poshumanismo es utilizado, por una parte, como forma de designar las corrientes de pensamiento que aspiran a una superación del humanismo en el sentido de las ideas y las imágenes provenientes del Renacimiento clásico. Así se pretende actualizar dichas concepciones al siglo XXI implicando frecuentemente una asunción de las limitaciones de la inteligencia humana.

Otro uso del término poshumanismo es el que suele asimilarse como destino del transhumanismo al superar las limitaciones intelectuales y físicas mediante el control tecnológico de su propia evolución biológica (véase Ingeniería genética humana), emergiendo un estado existencial fisicalista en el que ya se domina la trascendencia natural de la humanidad.

Poshumano es un concepto notablemente originado en los campos de la ciencia ficción, futurología, arte contemporáneo, y filosofía. Esos múltiples orígenes interactuantes han contribuido a la profunda confusión en torno a las similitudes y diferencias entre el poshumano del "posmodernismo" y el poshumano del "transhumanismo".

El poshumanismo y la tecnología han ido avanzando de la mano ya que actualmente es una forma de poder acceder al conocimiento. Redes sociales, teléfonos inteligentes y demás son instrumentos que nos facilitan el acceso al conocimiento. El conocimiento relativista y el cuántico han sido diferentes tipos de conocimiento con el cual hemos ido desarrollando la tecnología debido a que estos surgen propiamente de la física moderna.

Además de que el poshumanismo toma cuerpo de naturaleza en la sociedad, las hipótesis sobre el surgimiento de un nuevo prototipo humano abren un período de reflexión sobre las promesas de la tecnología.

El poshumanismo en el arte audiovisual[editar]

El poshumanismo tiene una gran influencia en el arte audiovisual contemporáneo y hay diversos exponentes que hacen prueba de esto. Es por esto que Michael Hauskeller, Thomas D. Philbeck y Curtis D. Carbonell desarrollaron un manual centrado en las representaciones del poshumanismo en el cine y la televisión: The Palgrave Handbook of Posthumanism in Film and Television. El texto es considerado como imprescindible para situar la representación de lo poshumano en el rubro audiovisual contemporáneo.

La llamada «cartografía del poshumanismo» es una muestra de la necesidad de establecimiento de parámetros o etiquetas que sean útiles para caracterizar un fenómeno que está extremadamente relacionado con los avances tecnológicos y científicos. En este manual los poshumanos ficticios son seres, en alguna medida, superan o cuestionan la identidad y los valores de los humanos y de su identidad. Por este motivo, Hauskeller, Philbeck y Carbonell desglosa en su manual siete bloques que ofrecen no solo distintos análisis sobre productos audiovisuales relacionados con el imaginario de lo poshumano, sino también cuestiones conceptuales y filosóficas que se desprenden o subyacen tras cada uno de ellos.

Los siete apartados[editar]

La primera parte, Paving the Way to Posthumanism: The Precursors desarrolla algunos de los temas del poshumanismo o cuestionan la naturaleza y valores de la identidad humana presentado esquemas de superación de la misma. Tomando como antecedentes a intelectuales como: Nietzsche, Baudrillard, Guattari, Foucault o Latour, quienes en sus distintas teorías apuntan nuevas perspectivas ontológicas de la imagen de lo humano en contraposición a lo no-humano. Algunas tiras audiovisuales son Gattaca, The Truman Show, Blade Runner, Hannah and her sisters o Titanic.

La segunda sección, Varieties of People-to-Come: Posthuman Becomings trata sobre la idea de que el poshumano no nace sino que se hace de tal manera que la sección irá desarrollando e incluso clasificando a todos aquellos seres que se han transformado en no humanos gracias a los avances de la tecnología y de la ciencia incluyendo también sus equivocaciones. Desde los superhéroes hasta los monstruos, esta aglomeración de representaciones alcanzarán a vampiros, zombis, transformers, mutantes o cyborgs. Las aplicaciones a los mundos Marvel y DC son ineludibles, como también las distintas películas y sagas en las que entidades no humanas y animales se transforman o evolucionan hacia fórmulas de pensamiento similares a las humanas.

La tercera parte, Rise of the Machines: Posthuman Intellects cierra el repertorio de entidades poshumanas representando las máquinas, las inteligencias artificiales y su capacidad de autonomía y de decisión son centrales de un debate que alcanzará al desarrollo tecnológico, sus límites, retos y creación de hiperrealidades. La lista de películas que tratan esta temática son Terminator, a Ava de Ex_Machina, entre otras.

Body and Soul: Posthumans Subjectivities es la cuarta parte de este manual, el cual se centra en las distintas fórmulas de corporeización del poshumano que, a lo largo de los tiempos, ha ido sufriendo extraordinarias variaciones todas ellas relacionadas con la identificación física hiperreal con los humanos. Esta premisa se ratifica haciendo mención de dos ejemplos: la creación de identidades falsas o identidades digitales por los usuarios de las redes y el aumento del cibersexo que engloba las actividades más frívolas pero también las más perversas.

El quinto apartado, Better Humans: Posthuman capacities, plantea las distintas posibilidades que la tecnología nos puede llegar a ofrecer para la mejora de las capacidades humanas (o lo que es lo mismo, la biotecnología o el transhumanismo) y que tienen distintas aplicaciones en la realidad, algunas de ellas ya avanzadas en la ficción audiovisual plagada de superhéroes con gadgets que les facilita su tarea y de hombres/mujeres biónicos pero también de seres y máquinas con claras tendencias totalitarias.

Los trabajos que ocupan la sexta sección, Creating Difference and Identity: Posthuman Communities, insisten especialmente en el campo económico y medioambiental. La relación con las narrativas distópicas es el elemento esencial de esta poshumanidad que muchas veces no tiene nada que ver con entes o cuerpos extraños sino a la acción de la especie humana.

La última parte, More Human than Human: Posthuman Ontologies, habla sobra las distintas consideraciones acerca de la ontología no-humana (quiénes somos, de dónde venimos, cuál es nuestro objetivo, qué valores nos identifican, cuál es nuestro destino) no son más que una reflexión acerca de nuestra propia naturaleza a la que no es ajena la religión, la moralidad y la ética.

Bibliografía[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]