Puerto Egmont

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Port Egmont»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Port Egmont
Puerto de la Cruzada
Asentamiento
Ubicación
Ubicación
Puerto de la Cruzada
Puerto de la Cruzada
Localización de Puerto de la Cruzada en Islas Malvinas
País Flag of the United Kingdom.svg Reino Unido nota: La soberanía de la totalidad del territorio junto con sus aguas adyacentes se encuentra en litigio con Flag of Argentina.svg Argentina.
• Territorio Británico de Ultramar Bandera de las Islas Malvinas Islas Malvinas
Ubicación 51°20′06″S 60°11′48″O / -51.335, -60.19666667Coordenadas: 51°20′06″S 60°11′48″O / -51.335, -60.19666667
Idioma Inglés (de facto)
Huso horario UTC-4
• Verano UTC-3
[editar datos en Wikidata]

Puerto de la Cruzada[1] o Puerto Egmont (en francés Poil de la Croisade; en inglés Port Egmont) es un paraje del archipiélago malvinense que se encuentra ubicado en la isla Trinidad (Saunders en inglés), al noroeste de la isla Gran Malvina.

Administrado por el Reino Unido como parte del territorio de ultramar de las Islas Malvinas, es activamente reclamado por Argentina que la incluye como parte integral del Departamento Islas del Atlántico Sur dentro de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.

En este sitio estuvo el primer asentamiento del Reino de Gran Bretaña en las islas Malvinas, y su nombre en inglés hace referencia al conde de Egmont.

Historia[editar]

Primeros hechos[editar]

Este lugar fue bautizado como Poil de la Croisade por Louis Antoine de Bougainville, quien en 1764 había establecido Port Louis en la isla Soledad, tomando posesión de las Islas Malvinas en nombre del rey de Francia. Ante la protesta española, en 1766 Francia accedió a evacuarlas y reconoció la soberanía de España sobre el archipiélago, con la condición de indemnizar a Bougainville. Los 115 colonos franceses quedaron bajo el gobierno de Felipe Ruiz Puente, y a partir de entonces este paraje fue llamado por los españoles Puerto de la Cruzada.

El 25 de enero de 1765 se erigió un asentamiento británico de forma secreta, cuando desembarcó en el lugar la expedición liderada por el comodoro John Byron, compuesta de los barcos HMS Dolphin, HMS Tamar y HMS Florida. Byron estaba realizando una circunnavegación del planeta y se hallaba en la zona en búsqueda de la isla Pepys —considerada luego una isla fantasma—. La expedición dejó una provisión de agua y un huerto en el paraje que Byron denominó Port Egmont en homenaje al lord del Almirantazgo Británico, conde de Egmont. El gobierno de Gran Bretaña le había ordenado a Byron ocupar las islas y darle un plazo de seis meses a los colonos franceses de Puerto Luis para retirarse del archipiélago.[2]

Otra expedición llegó el 8 de enero de 1766, dirigida por el capitán John McBride, con los buques HMS Jason, HMS Carcass y HMS Experiment. Los dos primeros dieron los nombres en inglés a la isla del Rosario (Carcass Island) y a las islas Sebaldes (Jason Islands). La expedición tenía la misión de asegurar la posesión de las islas y McBride ordenó a uno de los buques que permaneciera en Puerto Egmont mientras los otros dos salieron en busca de otros establecimientos en las islas. Los británicos tomaron formalmente la posesión de la isla Trinidad en nombre del rey Jorge III del Reino Unido.[3]

Puerto Egmont fue desarrollado, resultando en la construcción de varios edificios permanentes y quedando custodiado por una guarnición. El 4 de diciembre de 1766 McBride descubrió el establecimiento francés de Port Louis.

En los siguientes años se desarrollaron conflictos con franceses y con España, con los británicos utilizando Puerto Egmont como base para sus reclamaciones y los españoles establecidos en Puerto Soledad. Cuando ocurrió el traspaso de soberanía de Francia a España, los británicos no efectuaron protesta alguna.[3]

Expulsión de los británicos y pacto con España[editar]

Carta de Julián de Arriaga pidiendo al gobierno español de las islas Malvinas asegurar el no retorno de los británicos a las islas, fechada el 2 de abril de 1771.

El gobernador de Buenos Aires dispuso en 1768 que ningún establecimiento británico en los territorios de la corona española sería tolerado y que, en caso de comprobarse la existencia de alguno, debía desalojarse por la fuerza.[3]

A principios de 1770 el comandante español Juan Ignacio de Madariaga visitó brevemente Puerto Egmont, intercambió mensajes con el oficial a cargo del establecimiento, capitán Hunt, y se dirigió a Buenos Aires para luego volver a las Malvinas con una expedición compuesta por cinco buques de guerra (Escuadra de la Plata)[3] y 1400 soldados enviados por el gobernador Francisco de Paula Bucarelli para expulsar a los británicos.

Madariaga forzó el desalojo de la guarnición británica, que capituló mediante un combate el 10 de junio de 1770 y fue evacuada en el HMS Favourite, hecho que desató una crisis diplomática entre ambos países.

Después de un conflicto que casi desembocó en una guerra entre Inglaterra y España, se acordó el restablecimiento del asentamiento británico en Puerto Egmont, habiendo evidencias de la existencia de un pacto secreto para su próxima evacuación por los británicos.[4]

Así, el 13 de septiembre de 1771 el capitán John Stott con los buques HMS Juno, HMS Hound y HMS Florida, llegó al lugar y dos días después arribó un oficial español que se lo entregó formalmente. El capitán Stott retornó a Inglaterra dejando a cargo al capitán Burr del HMS Hound. En octubre de 1771 dos barcos españoles devolvieron la artillería y otros efectos que Madariaga se había llevado del asentamiento. El puerto se convirtió en una parada importante para los buques británicos que cruzaban el cabo de Hornos.

Soberanía española y argentina[editar]

Panorama de Puerto Egmont en 1780, durante la expedición de Callejas con el bergantín S.M. Rosario para incendiar y arrasar las edificaciones.
Real Orden de España del 9 de agosto de 1776, informando que Londres verificó la evacuación de Puerto de la Cruzada y ordenando controlar que los británicos no vuelvan a las islas.

El 22 de mayo de 1774 (en cumplimiento del pacto secreto)[5] [6] [7] [8] las fuerzas británicas abandonaron las Malvinas por su cuenta, partiendo su comandante, el teniente Clayton, quien dejó una placa. Con la creación del virreinato del Río de la Plata, en 1776, todos los virreyes cuidaron que Puerto Egmont estuviese abandonado y que el Reino Unido no crease otro asentamiento en las islas.[3] El Reino Unido, alegó años más tarde que se retiró de Puerto Egmont por «razones económicas» y que dejó allí una bandera británica y signos de continuar con su posesión.[8] [9] Debido a que no renunciaron a la soberanía, los británicos justificaron con este antecedente la ocupación de 1833 de todo el archipiélago malvinense.[10] [11] La placa dejada habla de la «isla de Falkland», en singular.[12]

Be it Known to the all Nations that Falkland's Island with this Fort... Sepan todas las naciones del mundo que la isla de Falkland con este Fuerte...
[12]

Posteriormente el lugar fue utilizado por cazadores de focas, y en 1776, los españoles en una expedición al mando del capitán Juan Pascual Callejas, los desalojaron y enviaron a Buenos Aires la placa dejada por Clayton. Cinco años después, siguiendo instrucciones del virrey Juan José de Vértiz y Salcedo, destruyó por completo las instalaciones.[13] [5] Vértiz en 1779 había visto que la conservación de las islas costaba más de 50.000 pesos anuales, debido a esto había pedido el 8 de octubre autorización real para abandonarlas.[3] Se le costestó en junio del año siguiente que Su Majestad consideraba «peligroso y perjudicial» el abandono de las islas, porque los británicos podían reclamarlas como «cosa pro derelicto habita», siguiendo:[12]

No por estas razones es el ánimo del Rey que se haya de mantener una formal población, ni que sea precisamente el puerto de la Soledad, pues si fuese mejor transferirla a puerto Egmont o de la Cruzada, quiese Su Majestad se haga así, como un pequeño presidio capaz de resistir a algunas embarcaciones ligeras, que puedan llegar allí con motivo de la pesca y no a un ataque o expedición formal, de manera que en cualquier tratado no pueda alegar Gran Bretaña su posesión pacífica y nuestro abandono.[12]

Anualmente se realizaron expediciones de reconocimiento hasta que en marzo de 1780 el asentamiento fue destruido por órdenes del gobierno de Madrid, sin que el Reino Unido protestase por ello.[14] La placa conservada en Buenos Aires sería capturada por los británicos durante la primera invasión inglesa al Río de la Plata en 1806 y llevada a Londres.[15] William Carr Beresford encontró la placa en el archivo de la ciudad.[12] El gobierno británico no expresó ninguna manifestación de reserva de las islas ni en 1775 (al retirarse la placa), ni en 1806.[16]

En 1790 se realiza un tratado entre Gran Bretaña y España, cuyo artículo cuarto expresa que se respetaban las posesiones españolas en los mares del sur.[17] El tratado de San Lorenzo de 1740 ya le había prohibido a Gran Bretaña asediar las costas de América del Sur y las islas adyacentes.[18]

La gobernación española terminó en 1811 como resultado de la guerra de la Independencia de la Argentina. Dicho país considera que desde ese momento pasó a ser heredero de la soberanía española en las islas por el principio de derecho del Uti possidetis iure.

En 1820 el gobierno de Buenos Aires envió la fragata Heroína a tomar posesión del archipiélago, izar la bandera argentina y reafirmar sus derechos en las Malvinas, como natural sucesor de los derechos de España. Esto sucedió en Puerto Soledad.

Documentos españoles de Puerto de la Cruzada
Relato de viaje terrestre del subteniente V. Villa por la isla Gran Malvina en 1783. Realizó el reconocimiento de Puerto de la Cruzada. La carta está enviada desde Puerto Soledad, el 4 de marzo de 1783.  
Recepción del Gobernador de Malvinas de orden del Rey de España sobre la prohibición de que buques ingleses atraquen en puertos españoles en 1795.  
Informe del gobernador español de Malvinas sobre la patrulla en Puerto de la Cruzada de la escuadra de Ignacio de Alava en 1796.  
Informe del gobernador español de Malvinas sobre la patrulla en Puerto de la Cruzada de la escuadra de Ignacio de Alava en 1796.  

Invasión británica[editar]

Estando las Malvinas bajo pacífica posesión de las Provincias Unidas del Río de la Plata (antesesor jurídico de la República Argentina), el 20 de diciembre de 1832 la corbeta británica HMS Clio al mando del capitán John Onslow invadió el archipiélago y ocupó formalmente las ruinas de Puerto Egmont para el Reino Unido,[19] no volviendo a ser reconstruido con posterioridad. La tripulación se abocó a reparar las ruinas del fuerte, abandonado 59 años antes, y a dejar un aviso de posesión.[20] [21] [22] En un informe a Baker entregado en Montevideo, Onslow señaló que cerca de Puerto Egmont se encontró con un grupo de colonos.[23]

Referencias[editar]

  1. «Carta H-410, Isla Gran Malvina (esc. 1:200.000 - 76 cm x 110 cm)» (Mapa con toponimia en castellano). Depositado por la Argentina en la Organización de las Naciones Unidas (Buenos Aires: Servicio de Hidrografía Naval). 1969, reimpresión julio de 1990. 
  2. Otero, 2009, p. 41.
  3. a b c d e f Otero, 2009, p. 42.
  4. (Ferrer Vieyra, 1984, p. 3)
  5. a b Lorenz, 2014, p. 39.
  6. Martínez Casado, 2010, p. 104-105.
  7. Caillet-Bois, 1948, p. 148-152.
  8. a b Goebel, 1983, p. 410.
  9. Gibran, 1998, p. 26–27.
  10. Lorenz, 2013, p. 27.
  11. Vázquez, 2002, p. 21.
  12. a b c d e Otero, 2009, p. 43.
  13. Gustafson, 1988, p. 19.
  14. (Ferrer Vieyra, 1984, p. 7)
  15. Federico J. Palma. «Piratas, pastores e inversores». Contenidos Digitales Abiertos. 
  16. Otero, 2009, p. 44.
  17. Pertierra Cánepa, Francisco (noviembre de 2003). «Análisis del proceso Malvinas, perspectiva: historia, poder y política». Universidad del CEMA. 
  18. Martínez Casado, 2010, p. 110.
  19. Historia de las Malvinas (en inglés)
  20. Ferrer Vieyra, 1993, p. 156-158.
  21. Goebel, 1983, p. 455.
  22. Lorenz, 2014, p. 82.
  23. Informe a Thomas Baker, Montevideo, 19 de enero de 1833, en (Ferrer Vieyra, 1993, p. 160)

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]