Pont del Petroli

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Pont del Petroli es un pantalán de Badalona construido para la descarga de productos petrolíferos de los barcos cisterna y desde 2009 se ha remodelado como un espacio de uso ciudadano y científico. Está situado en la playa del Pont del Petroli, delante del paseo marítimo del barrio del Progres, adentrándose en el mar unos 250 metros con una altura de 14'5 metros.

Características[editar]

El Pont del Petroli es una estructura de hormigón que consta de un Puente de acceso de 235 metros acabado con una plataforma de descarga de 100 m2 y suportada por unos pilones metálicos. El Puente esta formada por dos vigas de hormigón en forma de T y unidas entre sí. El puente esta suportado por 16 grupos de pilones separados cada 15cm, tres de los grupos de los pilones se encuentran en la arena de la playa y el resto del agua clavados 6 metros en el fondo marino.

El primer Pont del Petroli de Badalona fue construido el año 1879 por la compañía Suari i Canals, con el objetivo de descargar el petróleo de los barcos[1]​. El siguiente fue construido por la empresa CAMPSA y fue utilizado como pantalán de descarga el 1965 y fue utilizado hasta 1990. Al ser abandonada de su función industrial, se convirtió en la principal zona de submarinismo de Badalona, sin necesidad de embarcaciones ni instalaciones.

En el año 2001 se anunció la intención de desmontar el pantalán, pero un colectivo de submarinistas, fotógrafos y otros amigos del Pont del Petroli, encabezados por Josep Valls, se movilizaron para defender la conservación de esta estructura representativa de la zona.[2]

El año 2003 paso a ser propiedad del Ayuntamiento de Badalona y después de diferentes etapas de restauración, se abrió al público el 13 de junio de 2009 habilitado como paseo que que lleva mar adentro como mirador inédito de la ciudad. Tres años más tarde se integró con el resto del paseo marítimo. A la plataforma de entrada del puente, muy cercana a la fábrica del Anís del Mono, se inauguró una escultura de Susana Ruiz dedicada a la historia de la fábrica. [3]

El temporal de principios de 2017 que afectó el litoral de Badalona, con olas de hasta 8 metros, destruyó muchas vigas de madera que soportaban el pavimento. LA reparación finalizó el mes de octubre de este mismo año con una inversión total de 216.280 euros, incluyendo mejoras en la iluminación, seguridad y accesibilidad del puente.

Referencias[editar]