Poda

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Poda.
Árboles recién podados.
Gráfico que muestra la forma de poda en una rama de gran tamaño. Procederemos a cortarla en tres etapas para evitar herir al tronco.

Podar es el proceso de recortar un árbol o arbusto. Hecho con cuidado y correctamente, la poda puede incrementar el rendimiento del fruto; así, es una práctica agrícola común. En producción forestal se emplea para obtener fustes más rectos y con menos ramificaciones, por tanto de mayor calidad. En arbolado urbano su utilidad es, por un lado, prevenir el riesgo de caída de ramas, y por otro controlar el tamaño de árboles cuya ubicación no permite su desarrollo completo.

Con frecuencia, en jardinería, se utiliza la poda para conseguir formas artificiales en los árboles o arbustos. Bien ejecutada y repetida con la periodicidad adecuada puede aumentar el valor ornamental de los mismos. Sin embargo con frecuencia se practica de forma inadecuada (mutilaciones como el desmoche), ocasionando pudriciones de la madera que acortan la vida de los árboles e incrementan el riesgo de rotura de ramas. Por otra parte, una tala demasiado radical del árbol a menudo compromete su supervivencia.

Cada árbol exige un tipo de poda diferente. Como norma general las podas más importantes son:

  • Poda de copa, desmochar o descopar. Se realiza en el primer año, consiste en podar la rama principal de la copa para favorecer la ramificación.
  • Poda de formación. Se realiza al cabo de varios años, para dar una forma adecuada al árbol.
  • Poda de aclareo. Se trata de cortar ramas enteras, a veces se hace a la vez que la de formación. Ayuda a la formación de la copa.
  • Poda de invierno. Se realiza en invierno sobre árboles de crecimiento lento o poco vigorosos. Frena la formación de flores.
  • Poda de verano o poda verde. Tiene como finalidad regular el crecimiento.

Las podas de ramas viejas y secas se realizan para prevenir que exista una excesiva cantidad de madera seca que permita una gran combustión en caso de incendio. Son podas de limpieza.

El proceso por el cual un árbol se protege de la entrada de organismos parásitos en los cortes de poda fue descrito en 1977 por Alex Shigo, denominándose modelo CODIT (Compartmentalization Of Decay In Trees).

En algunos países como México, específicamente en el Distrito Federal, existe legislación ambiental que protege el arbolado urbano y que se remite a normas locales que regulan la actividad de poda como lo es la Norma Ambiental para el Distrito Federal NADF-001-RNAT-2006, que aunque se encuentra sujeta a revisión y modificación, es un buen intento en la protección de estos individuos, y sobre todo la prevención de riesgos a los habitantes de esta ciudad.

Cuándo el proceso de poda se realiza en árboles de gran tamaño estamos ante una ténica de poda concreta, la poda en altura. Para llevarla a cabo es necesario disponer de elementos elevadores para llegar a las ramas de mayor altura, generalmente a bastantes metros, o hacer uso de técnicas de escalada que permitan al podador subir y podar las rama.

Instrumentos[editar]

Los principales útiles utilizados para podar son:

Poda con tijeras
  • Podadera. Es un instrumento muy útil par la poda. consiste en una fuerte lámina de acero y muy afilada con forma de cuarto de luna que se coloca en un mango corto como de navaja, por lo que también se le llama navaja de podar.
  • Podón. Tiene la hoja de la misma forma que la podadera pero mucho más ancha y se le monta ya en un mango como de cuchillo grande, ya en un palo largo. En el primer caso, sirve para cortar ramas gruesas bajas como a golpe de machete. En el segundo, para cortar ramas más altas no muy gruesas sin necesidad de trepar por el árbol.
  • Tijeras de podar. Sustituyen a los instrumentos anteriores aunque no siempre de manera ventajosa pues ni hacen el corte tan limpio pues no pueden estar tan afiladas como aquéllos, ni obedecen tan bien a la mano como la podadera para que el corte se haga en el sitio en que sea más conveniente. Sin embargo, las tijeras se usan mucho.
  • Otros. Además de los anteriores, se usan el hacha o la sierra cuando ellos no bastan por sí solos para realizar la operación.[1]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Manual sobre árboles frutales, Emilio Ribera Gómez.