Plaza de toros

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
En primer plano el albero de Las Ventas.
Plaza de toros efímera. Montaje de la Petatera en Colima (México)

Las plazas de toros son recintos cerrados, generalmente circulares y descubiertos, donde se celebran las corridas de toros.[1]​ De construcción más moderna también hay plazas de toros cubiertas.[2]​ Sus estilos arquitectónicos son diversos de acuerdo al mayor o menor grado de antigüedad, si bien en la actualidad predominan las de estilo neomudéjar.[3]​ Tienen su origen en la Europa antigua. Principalmente consiste en un anfiteatro cerrado de forma aproximadamente circular con graderías y servicios que rodean un espacio central donde se realiza el espectáculo taurino, llamado ruedo o redondel, un terreno de tierra batida (arena o albero).

También hay plazas de toros portátiles, construidas a base de una estructura metálica o de otro tipo para aislar un espacio y que se montan y desmontan tradicionalmente en pueblos y ciudades que no disponen de una plaza fija.[4][5]

Historia[editar]

La plaza de toros de El Castañar, que data de 1711 (310 años), aunque su origen es de 1667 (355 años), en Béjar (Salamanca), es considerada el coso más antiguo de España.
La Arena de Nimes. 27 a. C.

Los anfiteatros romanos tenían características similares a las de las actuales plazas de toros, de hecho las plazas de toros de Nimes y Arlés en Francia son anfiteatros romanos.[6][7][8]

La tauromaquia es la evolución de los trabajos ganaderos de conducción, encierro y sacrificio en los macelos o mataderos urbanos que comenzaron a construirse en España durante el siglo XVI.[9]​ Estos profesionales de la conducción del ganado vacuno, entonces todo bravo, y los matarifes aportaron creatividad y virtuosismo a las tareas más arriesgadas, que inmediatamente fueron de interés para los más diversos espectadores. Las primeras noticias sobre estas suertes prodigiosas son del Matadero de Sevilla, en el cual además está documentada la presidencia encarnada por un representante de la autoridad municipal, situado en una torre mirador o palco proyectado por el arquitecto Asensio de Maeda y conocido por una importante cantidad de óleos que recogen la actividad taurina en ese momento. En el matadero sevillano también se proyectaron las primeras tribunas para espectadores en la segunda mitad del siglo XVI.[10]

Durante el establecimiento de la tauromaquia en la península ibérica las plazas de toros no fueron comúnmente utilizados para estos festejos. Cuando las fiestas taurinas eran principalmente realizadas a caballo, los espectáculos eran públicos y se realizaban en las plazas mayores de las ciudades.[11]​ Solo en el siglo XVIII, al evolucionar el toreo hacia la faena a pie con el surgimiento de figuras como Costillares,[12]Pedro Romero[13]​ y Pepe-Hillo[14]​ y ante el desorden reinante durante estas fiestas aparecen las plazas de toros como como edificios específicos para albergar apropiadamente al público. De 1680 data la plaza de toros Rodolfo Gaona en Cañadas de Obregón, la más antigua del mundo.[15][16]​ La plaza más antigua de España es la plaza de toros de Béjar de 1711, que fue cuadrada hasta el siglo XIX.[17][18]​ Además de circular o rectangular, entre los primeros modelos de plazas de toros de mampostería se encuentran ejemplos de forma hexagonal (Almadén) y octogonal u ochavada (plaza de toros de Acho).[19]​ De hecho, tras ser autorizada en 1730 la construcción de la Plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla para realizar corridas de toros, el coso original tenía forma rectangular, y no se comenzó la estructura circular actual sino tres años después.[20]

Plaza de toros de la Real Maestranza de Sevilla (1765): ruedo de albero, tendido número 4, burladero, callejón y localidades. Al fondo, puerta de la enfermería y puerta municipal.

En 1764 se inauguró la plaza de toros de la Misericordia y en 1766 la plaza de toros de Acho.[21][22]​ De 1784 data otro coso taurino de disposición circular, la plaza de toros de Ronda y en 1788 se construyó la primera plaza circular permanente de la ciudad de México que fue la plaza de toros de San Pablo, hoy desaparecida. [23][24]

Descripción[editar]

Las instalaciones con las que cuenta una plaza de toros comprenden las zonas destinadas al público, el ruedo dónde se desarrolla la lidia e instalaciones necesarias para la celebración del festejo taurino.

Las localidades para el público se sitúan en la zonas de tendido, grada o andanada, en función de su proximidad al ruedo, siendo la andanada la más alejada.

Bullpen_of_Plaza_Mexico
Plaza de toros Monumental de México (1946): corrales. Comprende toriles donde permanecen los toros hasta la lidia. Otras instalaciones son los chiqueros y los corrales para los cabestros o las cuadras de caballos de picar.

El ruedo es donde tiene lugar la lidia.[25]​ Alrededor de éste hay una barrera de madera de metro y medio de altura y varios portones batientes para la entrada y salida de los participantes (puerta de cuadrilla) y de los toros (puerta de toriles y de arrastre) aunque la cantidad y disposición de estos accesos varía de un recinto a otro.[26]​ Alrededor del ruedo también hay burladeros equidistantes que permiten la salida del ruedo a la zona del callejón de los participantes en la lidia.[27][28]​ El callejón es un corredor circular en torno al ruedo al que no hay acceso desde las localidades. En él se sitúa la autoridad competente, agentes de seguridad publica, personal sanitario, cuadrillas, el empresario de la plaza, los ganaderos y medios de comunicación.

La plaza de toros comprende también las instalaciones destinadas al ganado, como los corrales, que se comunican mediante portones y que tienen un acceso para los camiones de trasporte del ganado. También hay chiqueros, cajón de curas y desolladeros. Además, consta de patio para el movimiento de los caballos en el que se sitúan las cuadras y una zona de carnización, que de emplea a no ser que se efectúe traslado de las reses a al matadero.

Las plazas de toros están dotadas de enfermería y en el exterior se sitúa una ambulancia. [29]

Categorías[editar]

España[editar]

En España el Real Decreto núm. 145/1996[30]​ organiza las plazas de toros en tres categorías, según la antigüedad, tradición, tamaño y números de festejos anuales.

El Real Decreto también impone un peso mínimo de los toros y un número mínimo de sobreros y caballos según la categoría de la plaza. Las comunidades autónomas pueden añadir nuevas disposiciones según la categoría. La categoría de la plaza también afecta al precio de las entradas, los seguros y los profesionales que deben estar presentes durante la corrida.[31]

Referencias[editar]

  1. «¿Desde cuándo se celebran corridas de toros en España?». abc. 29 de noviembre de 2019. 
  2. «Plaza de toros cubiertas: ¿la solución para dar toros tras el confinamiento?». abc. 20 de abril de 2020. 
  3. «Plaza de Toros de estilo neomudéjar». culturayturismo. 
  4. «¿Se pueden dar corridas de toros en plazas portátiles? Los números asustan.». patrimoniotaurino. 21 de septiembre de 2017. 
  5. «La renovación de las plazas de toros portátiles requerirá la firma de un arquitecto». abc. 28 de febrero de 2020. 
  6. «La Plaza de toros de Almería camino de cumplir 125 años de historia». diariodealmeria. 27 de agosto de 2010. 
  7. Cossío, José María (1996). «Plazas de toros de todo el planeta taurino». Los toros. Tratado técnico e histórico I. Madrid: Espasa-Calpe. p. 644. ISBN 84-239-9611-5. 
  8. Centre, UNESCO World Heritage. «Centro del Patrimonio Mundial -». UNESCO World Heritage Centre. Consultado el 7 de agosto de 2022. 
  9. «Tradición taurina desde el siglo XVI». aplausos. 
  10. Antonio J. Albardonedo Freire (2005)
  11. «historia de la plaza mayor de madrid, una plaza a la mayor gloria de la monarquía». nationalgeographic. 
  12. «Joaquín Rodríguez «Costillares»». abc. 3 de mayo de 2019. 
  13. «La dinastía de los Romero: la piedra angular de la Tauromaquia». elcorreo. 31 de agosto de 2018. 
  14. «JOSE DELGADO GUERRA «PEPE HILLO» FAMOSO TORERO DEL SIGLO XVII, EL ROMANTICISMO». elartetaurino. 
  15. Mijares, Carlos G. (2000). La petatera de la Villa de Alvarez en Colima: sabiduría decantada. UCOL. ISBN 978-968-6190-93-9. Consultado el 7 de agosto de 2022. 
  16. «Plaza de Toros Rodolfo Gaona | Jalisco - Cañadas de Obregón». canadasdeobregon.jalisco.gob.mx. Consultado el 7 de agosto de 2022. 
  17. «La Plaza de Toros más antigua del mundo, en Béjar». rtvcyl. 13 de agosto de 2010. Archivado desde el original el 2 de octubre de 2019. Consultado el 15 de mayo de 2020. 
  18. «Plaza de Toros de Béjar, la más antigua del mundo». culturayturismo. 
  19. González, Antonio García-Baquero; Solís, Pedro Romero de (2003). Fiestas de toros y sociedad: actas del congreso internacional celebrado en Sevilla del 26 de noviembre al 1 de diciembre de 2001. Universidad de Sevilla. ISBN 978-84-472-0817-3. Consultado el 7 de agosto de 2022. 
  20. «¿Por qué la Maestranza no es redonda?». sevilla. 23 de abril de 2015. Consultado el 7 de agosto de 2022. 
  21. «Bizarro visita Aragón: duelo del elefante y el toro en Huesca y Zaragoza». heraldo. 14 de mayo de 2020. 
  22. Plaza de toros de Zaragoza#cite note-elmundo 626-2
  23. «Revista de Estudios Taurinos Nº 5, Sevilla, 1997, págs. 53-77. PLAZAS DE TOROS DE NUEVA ESPAÑA: CIUDAD DE MÉXICO Y REAL DE CATORCE Fátima Halcón Álvarez-Ossorio Fundación de Estudios Taurinos». 
  24. «Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico - plaza de toros de Ronda». 
  25. «Partes de una plaza de toros». blancoyoro. 
  26. «La distribución de la Plaza de Toros (II): el ruedo». servitoro. 5 de marzo de 2017. 
  27. «Así ha quedado el pavimento del callejón de la plaza de toros de la Real Maestranza». diariodesevilla. 24 de febrero de 2019. 
  28. «CALLEJONES DE LAS PLAZAS DE TOROS». ilustel. 16 de junio de 2005. 
  29. «Lexnavarra». www.lexnavarra.navarra.es. Consultado el 7 de agosto de 2022. 
  30. Real Decreto núm. 145/1996
  31. «La cuestión Reglamentaria del peso». recortesygalleos. 30 de septiembre de 2012. 

Bibliografía[editar]

  • Antonio J. Albardonedo Freire, La Génesis de la Tauromaquia Moderna: la Presidencia de la Autoridad y la Construcción de Tribunas, en Laboratorio de Arte, Núm. 18, 2005, pp. 397-416.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]