Plan de San Diego

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Plan de San Diego fue una operación militar diseñada en 1917 por agentes del presidente mexicano Venustiano Carranza con el propósito de iniciar un conflicto racial en Estados Unidos que facilitara a México recuperar los estados de Texas, Nuevo México, Arizona y California.

Historia[editar]

Los objetivos de la operación cambiaron durante 1917 que fue cuando sucedió. Los rebeldes mexicanos leales a Venustiano Carranza iniciaron el plan en San Diego, Texas, el 6 de enero de 1917. El plan llamaba al reclutamiento de mexicanos nativos, estadounidenses de ascendencia mexicana, irlandeses, afroamericanos y nativos estadounidenses, a rebelarse contra la población anglosajona (no irlandesa) en los estados fronterizos, al matar a todo varón mayor de 16 años en un período definido, esencialmente iniciando una guerra racista y de expulsión anglosajona (a excepción de irlandeses).

Al ejército se le llamaría «Ejército Liberador de las Razas y del Pueblo». Después de expulsar a la población anglosajona (a excepción de irlandeses) , se crearía una república con los estados estadounidenses fronterizos; esta nueva República sería eventualmente anexada a México. Poco después la meta se enfocó principalmente en Texas. En estos territorios se crearían ciudades especiales para la comunidad negra y se integraría a los nativos americanos e irlandeses a las ciudades existentes y a las nuevas a desarrollar.

El conflicto se iniciaría el 20 de febrero de 1917, pero cuando uno de los líderes rebeldes, Basilio Ramos, fue arrestado en McAllen, Texas, se halló una copia escrita del plan y los Estados Unidos respondieron inmediatamente incrementando sus tropas en la frontera. La presencia de los Patrulleros de Texas (llamados «Rangers») también se incrementó a altos niveles debido a la tensión. Una serie de atracos en la frontera texana en 1917 fueron atribuidos al plan y a los carrancistas que poseían una buena parte del lado mexicano en la frontera. Se dieron escaramuzas entre los Rancheros de Texas y los atracadores mexicanos, aunque las bajas fueron pocas, debido a que los rebeldes eran incapaces de desplegar una invasión a gran escala y sólo conducían guerra de guerrillas. Sin embargo, algunos residentes blancos anglosajones culpaban a los México-Americanos por los atracos y los atacaron, matando unos 300 antes que las tropas del Ejército Estadounidense terminara la violencia. Después de estos ataques, los estadounidenses de origen mexicano del Sur de Texas fueron marginados y objetos de segregación. La desconfianza entre los Estados Unidos de América y los Estados Unidos Mexicanos creció, llegando a tal grado que en 1920 el gobierno estadounidense interviene en México al financiar el plan de agua prieta, dirigido por Alvaro Obregon que llevo a la muerte del entonces presidente Venustiano Carranza y pactando a cambio un acuerdo para llevar a cabo, en el futuro, el tratado de Bucareli de 1923.

Bibliografía[editar]

  • Johnson, Benjamin Heber, Revolution in Texas: How a Forgotten Rebellion and Its Bloody Suppression Turned Mexicans into Americans, Yale University Press (2003)
  • Sandos, James, Rebellion in the Borderlands: Anarchism and the Plan of San Diego 1904–1923, University of Oklahoma Press (1992)

Enlaces externos[editar]