Pintura renacentista de Italia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Pintura renacentista italiana es la pintura realizada en la península itálica en los siglos XV y XVI, representada por artistas como Masaccio, Piero della Francesca, Sandro Botticelli, Andrea Mantegna, Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, Rafael y Tiziano.

Historia[editar]

Inicios[editar]

"La adoración de los magos", obra de Giotto

El artista que se considera el antecesor del Renacimiento fue Giotto (1267-1337), el cual comenzó a dotar de tridimensionalidad a sus figuras. Manejó de forma magnífica las sombras, los pliegues de las ropas y las expresiones faciales, además que sus cuadros transmiten las diversas emociones que manifiestan.

Un poco antes del Renacimiento y después de Giotto, hubo un estilo que actualmente se denomina proto-Renacimiento. Aquí destacaron algunos pintores que comenzaron a cambiar el estilo que había, y aunque no representan el Renacimiento tal y como es, sus pinturas generan una idea muy cercana a lo que sería en pocas décadas. Sus representantes son Duccio di Boninsegna (1255-1319), Simone Martini (1284-1344) y los hermanos Pietro (1280-1348) y Ambrogio Lorenzetti (1290?-¿?). Estos artistas serían los antecesores de los que compondrían el Primer Renacimiento denominado Quattrocento precisamente porque se realizó en el siglo XV.

El Primer Renacimiento o Quattrocento[editar]

"El tributo", de Masaccio

Los primeros representantes del Primer Renacimiento en la pintura fueron Masaccio (1401-1428), Fra Angelico (1387-1455), Paolo Uccello (1397-1475) y Filippo Lippi (1406-1469) quienes surgieron al mismo tiempo que una nueva técnica revolucionaria en la pintura que llegaría para quedarse: el óleo. El antecedente de este era el temple, el cual estaba elaborado por el pigmento y huevo.

El estilo de estos artistas comenzó a ser distinto al gótico donde se comenzó a colocar a las figuras en espacios perspectivos y las proporciones humanas volvieron a normalizarse. Se perfeccionó la tridimensionalidad y se formaron las bases del estilo renacentista. A estos genios en la pintura les seguiría una nueva generación de pintores los cuales llevarían el Renacimiento hacia su plenitud.

El escorzo del "Cristo Muerto" de Andrea Mantegna.

Esta generación conformada por Sandro Botticelli, Domenico Ghirlandaio, Andrea Mantegna y Piero della Francesca sería la que trabajaría con el estilo más puro del Quatroccento. Durante este periodo, la novedad fueron los estudios en la perspectiva. A partir de este momento, varios cuadros experimentaron estudio de perspectiva, como el famoso cuadro de Piero della Francesca "Vista de una ciudad ideal" en donde se trabaja con la perspectiva central a un punto de fuga. Otro punto que se puso en practica fue el escorzo, el cual era una de las técnicas más difíciles.

El Cinqueccento, el clímax del Renacimiento[editar]

Mientras se encontraba el apogeo de este estilo y estos pintores, ya habían nacido los que serían los predecesores de este movimiento y crearían la segunda parte del Renacimiento: el Cinqueccento.

Los 4 máximos exponentes de esta etapa fueron Leonardo Da Vinci, Miguel Ángel, Rafael y Tiziano, cronológicamente. El estilo y los temas entre estos pintores era distinto ya que surgieron en épocas distintas.

Leonardo Da Vinci (1452-1519) es considerado uno de los artistas más famosos de la historia, y toda la fama pública que tiene hoy en día se debe, en gran mayoría, a solo un cuadro que realizó: La Gioconda. Este científico y artista creó un estilo en donde usaba un efecto para sus pinturas llamado sfumato el cual consistía en difuminar las sombras de la persona pintada hasta que se confundan con el fondo oscuro.

La Transfiguración, obra cumbre de Rafael.

Miguel Ángel (1475-1564), nació 23 años después que Da Vinci. Es considerado el representante más puro del Renacimiento y el más completo, dado que fue pintor, escultor, arquitecto y hasta poeta. Tanto sus obras en la escultura (La Piedad y El David) como en la pintura (La Bóveda de la Capilla Sixtina y el Juicio Final) son de las mejores obras no solo del Renacimiento sino de la historia. Sus obras reflejan la terribilità, una fuerza dramática y enérgica que desprenden.

Rafael el cual no llegó a la altura de Da Vinci y Miguel Ángel, entre otras cosas porque murió a los 37 años, si logró establecerse como uno de los pintores más hábiles. En sus últimas obras demostró una calidad y una maestría gigantescas las cuales pudieron haberlo considerado mejor que Miguel Ángel de no haber sido por una fiebre que lo mató.

Tiziano es el menos conocido de los 4 y aunque sus obras ya no demuestran un estilo renacentista, sino algo más barroco, sus retratos son excelentes. Se dice que en toda su largas vidas, realizó miles de obras y ha sido uno de los artistas más prolíficos en la historia.

Manierismo[editar]

Aun en vida Miguel Ángel, surgió el manierismo el cual se caracterizó por imitar el estilo de los grandes maestros del Renacimiento, en especial a Miguel Ángel y a Rafael. Aquí destacaron artistas tales como Jacobo Pontormo y Juan de Bolonia.

El Hombre de Vitrubio.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

En Artehistoria.com

Otras páginas