Pintura de Ecuador

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La pintura de Ecuador ha seguido una larga tradición con sus primeras expresiones en las culturas prehispánicas y después desarrollándose durante la Real Audiencia de Quito a través de la llamada Escuela Quiteña de arte, que incluía escultura, arquitectura, música y pintura. Después siguió su curso a partir de la independencia expresando las principales corrientes estéticas desde la realidad específica de ese país.

Cristo de la Agonía por Miguel de Santiago

Siglo XVI[editar]

Inicios[editar]

La pintura se establece en la Real Audiencia de Quito gracias al trabajo de dos frailes de Bélgica y Flandes, territorios que en esa época formaban parte de la monarquía española: Jodoco Ricke y Pedro Gosseal. Juntos empezaron con su obra evangelizadora y enseñando pintura a artistas indígenas y mestizos.

Además de ellos, Pedro Bedón inició la primera Cofradía del Precisos Rosario de la Purísima Virgen María. Ahí desarrolló su arte religioso, por lo que sería conocido como fray "Pedro Pintor".

Manierismo[editar]

Los tres mulatos de Esmeraldas por Andrés Sánchez Gallque

Casi al final de este siglo, en 1599, además de la pintura religiosa, destaca Andrés Sánchez Gallque, a quien fue miembro de la cofradía iniciada por Pedro Bedón y se le atribuye el primer retrato: "Los tres mulatos de Esmeraldas" donde está pintado don Francisco de Arobe, de 56 años de edad, con dos de sus hijos, de 22 y 18 años llamados don Pedro y don Domingo[1]​. Este cuadro fue pintado con el fin de reconocer a los descendientes de esclavos alzados que se establecieron en la zona norte de Ecuador, llamado Esmeraldas. Además, es el primer ejemplo de un cuadro con firma del artista, algo que no era común en esa época.[2]

Siglo XVII[editar]

Barroco[editar]

Rey Manassés por Nicolás Javier Goribar
Virgen del Carmen por Isabel de Santiago

Una vez construidas las iglesias empezó su decoración y gracias a eso también el resplandor de la Escuela Quiteña en su pintura, que empezaron a usar técnicas barrocas como el claroscuro.

Hernando de la Cruz, nacido en Panamá, en lo que era parte de la monarquía española y después radicado en la Real Audiencia de Quito, destacó como pintor gracias a sus obras "El Infierno" y "El Purgatorio". Actualmente estas se encuentran en la Iglesia de la Compañía de Jesús en el centro de Quito.

Por otro lado, Miguel de Santiago fue un destacado pintor barroco que ganó mucha fama por sus cuadros, igualmente de temática religiosa como "La Inmaculada Concepción" y el "Cristo de la Agonía". Sobre este último lo más destacable es la técnica para representar la anatomía del cuerpo logrando gran expresión y realidad.

A finales del siglo XVII e inicios del XVIII Nicolás Javier de Goríbar empezó a cobrar fama como pintor gracias a sus cuadros "Los Profetas", "Los Reyes de Judá" y "la Virgen del Pilar", igualmente con temática religiosa destinada para adornar las iglesias de Quito.

Igualmente en esta época, la hija de Miguel de Santiago, Isabel de Santiago, fue una de pocas mujeres que lograron reconocimiento en la como pintoras durante la Real Audiencia. Destacó por sus obras "Sor Juana de Jesús", "El hogar de Nazareth", "El Arcángel Gabriel", "San Gabriel" y "La contemplación mística de San Agustín".

Siglo XVIII[editar]

Barroco[editar]

Durante el inicio del siglo dieciocho la escuela Quiteña de arte había logrado mucha fama y sus pinturas ya no solo adornaban las iglesias locales, o eran solicitadas en otros lugares de la monarquía española sino que fueron conocidos en el resto de Europa. Esto hizo que el barroco como estilo se extienda durante estos años.

La obra de Sor María Estefanía Dávalos y Maldonado, sobrina del científico Pedro Vicente Maldonado fue importante, especialmente "La conversión de San Pablo", que fue realizada aproximadamente en el año 1738.

Además de ella, fueron pintores importantes Francisco Albán, Bernardo Rodríquez y Laureano Dávila.

Rococó[editar]

Coronación de la Virgen por Manuel de Samaniego

Manuel de Samaniego fue un pintor y escultor a quien se le considera como uno de los últimos representantes de la Escuela Quiteña de arte. Su obra se enmarca entre el barroco y rococó. Además de pintar, y gracias a la influencia de Karl van Mandez, Samaniego escribió un "Tratado de Pintura", a través del cual intentó sistematizar la producción en estilos tanto barroco como rococó que había tenido importancia dentro de los artistas del siglo dieciocho.

En este estilo también destacó José Cortés de Alcocer por sus obras, atribuidas pero aún no confirmadas, de la Serie de la Vida de la Virgen.[3]​ Esta serie, atribuida también a sus hijos Antonio y Nicolás está pintada en óleo sobre láminas colocadas en marcos de plata. Su estilo rococó toma como modelo los cuadros de Gottfried Bernhard Goetz, de la Escuela de Augsburgo.[4]

Naturalismo[editar]

Retrato de una señora principal con su negra esclava por Vicente Albán

A finales del siglo dieciocho destacó Vicente Albán quien a pedido de José Celestino Mutis, realizó pinturas de indígenas, yumbos, mestizos y blancos en su ropa tradicional, y con la comida representativa, en su mayoría frutas. Las pinturas fueron creadas a través de una técnica de óleo sobre lienzo.

En este sentido también destacó como pintor botánico Antonio Cortés y Nicolás Cortés, hijos de José Cortés de Alcocer. Juntos se vincularon a la Expedición Botánica en 1786. La obra más importante de Antonio en este estilo fueron sus "Setenta y dos láminas botánicas para la Flora de Bogotá".[3]​ Por otro lado, Nicolás nos dejó sus Veinte y tres láminas botánicas firmadas (para la Flora de la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada).[4]

Siglo XIX[editar]

Neoclasicismo[editar]

Simón Bolívar por Antonio Salas

El siglo XIX con las guerras de independencia fue un siglo de transición que marcó el fin de la Escuela Quiteña y el inicio de nuevas tendencias estéticas. Por esto es importante la obra de Antonio Salas Avilés quien muestra esta transición al ser un pintor con una faceta religiosa y otra política que respondía a las guerras de la independencia de esa época. Por esto destacó como retratista.

Costumbrismo y romanticismo[editar]

Novia, atribuida a Joaquín Pinto

Joaquín Pinto destacó dentro de la segunda mitad del siglo XIX, gracias a que fue un pintor romántico y también uno de los que empezó el costumbrismo en la naciente Ecuador. Fue un pintor versátil que desarrolló todas los formatos de la pintura, desde el boceto hasta la policromía y el grabado. Su obra pasó relativamente desapercibida, y en palabras de su alumno y posterior historiador, José Gabriel Navarro, dijo que "Su arte es personal, y como pocos le comprendían, no tuvo mecenas que lo apoyaran"

Siglo XX[editar]

Realismo[editar]

Trabajadores sin hogar por Camilo Egas

Camilo Egas nació el 1 de diciembre de 1889 y es conocido por sus cuadros precursores del indigenismo. Fue director de la Escuela de Pintura de la New School for Social Research, donde pinto un mural, junto a Thomas Hart Benton y José Clemente Orozco.

Diógenes Paredes fue un pintor enmarcado dentro de lo que se conoció como el “realismo social indigenista”. De una sensibilidad política importante a través de esta ideología halló inspiración para sus cuadros. Fue parte del partido comunista y se dedicó a pintar a las personas marginadas.

Lloviendo Campanas por Endara Crow

Endara Crow, como otra variante del realismo desarrolló la pintura en paisajes que incluía fenómenos extraordinarios que superaban la realidad por lo que su arte fue considerado como realismo mágico, haciendo alusión a la categoría utilizada para la literatura.

Impresionismo y simbolismo[editar]

Víctor Mideros fue un pintor cuya obra se considera como parte de los movimientos impresionista y simbolista. La temática religiosa fue de inspiración para Mideros quien incluyó también elementos esotéricos relacionados con los rosacruces. Sus obras más conocidas son "Indigenismo y naturalismo", "Simbolismo" y "Los siete días de la creación".[5]

Expresionismo[editar]

Hispanoamérica por Oswaldo Guayasamín

Eduardo Kingman fue un pintor y muralista. Uno de los pioneros y más importante representante del expresionismo y el indigenismo. Su obra expresaba, haciendo uso de las manos, la realidad de las personas, especialmente quienes hacían trabajo manual, por esta razón fue considerado como el "Pintor de las manos".[6]

En esta tendencia, Guayasamín fue uno de los principales exponentes. Su obra considerada humanista, desarrolla las expresiones de dolor que soportan las personas marginadas de la sociedad. Fue muy reconocido dentro y fuera de Ecuador, siendo encargado de pintar varios murales de instituciones importantes entre ellas la de la Asamblea Nacional. Sus cuadros se exhiben en la Capilla del Hombre.

Además, Oswaldo Viteri fue un pintor muy versátil, que parte de su obra puede ser considerada expresionista. Defendió siempre el mestizaje, uniendo tanto elementos indígenas como hispánicos dentro de su obra.[7]

Constructivismo e informalismo[editar]

Manuel Rendón Seminario fue un maestro pintor ecuatoriano que es considerado como el responsable de traer el Constructivismo junto con Joaquín Torres García. A partir de la obra de Manuel Rendón Seminario nace una nueva tendencia que tendrá muchos seguidores, que continuarán el movimiento comenzado en Rusia por Vladímir Tatlin alrededor de 1913.

Bolivia por Enrique Tábara

Enrique Tábara, influenciado por el movimiento constructivista así como por el informalismo español, desarrolló su obra al rededor de lo que llamó constructivismo geométrico. Incluye pintura de caligrafías repetitivas, que conecta con la geometría precolombinas.[8]

Humberto Moré fue un pintor, escultor y muralista. Trabajó de cerca con Enrique Tábara y desarrolló su propio estilo que fue conocido como signología funcional.

Además, Estuardo Maldonado fue otro gran pintor que se vio influenciado por el Constructivismo de Joaquín Torres García y Manuel Rendón. Estuardo Maldonado incluyó signos arqueológicos a sus cuadros constructivistas. Después también tomó como temática “S”, signo que puede encontrar en varias culturas precolombinas, como la Valdivia.[9]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Los tres mulatos de Esmeraldas - Colección - Museo Nacional del Prado». www.museodelprado.es. Consultado el 22 de septiembre de 2022. 
  2. «Andrés Sánchez Gallque | Real Academia de la Historia». dbe.rah.es. Consultado el 22 de septiembre de 2022. 
  3. a b «Antonio Cortés | Real Academia de la Historia». dbe.rah.es. Consultado el 22 de septiembre de 2022. 
  4. a b «Nicolás Cortés | Real Academia de la Historia». dbe.rah.es. Consultado el 22 de septiembre de 2022. 
  5. Rumazo, José (1932). Víctor Mideros. Editorial Bolívar. Consultado el 23 de septiembre de 2022. 
  6. «Eduardo Kingman Riofrío | En la Mira: Participa y gana una Obra Original de Kingman». www.eduardokingman.org. Consultado el 23 de septiembre de 2022. 
  7. «OSWALDO VITERI». OSWALDO VITERI. Consultado el 22 de septiembre de 2022. 
  8. «Enrique Tábara – Web oficial». Consultado el 23 de septiembre de 2022. 
  9. «Fundación Estuardo Maldonado: Datos biográficos de Estuardo Maldonado». Fundación Estuardo Maldonado. Consultado el 22 de septiembre de 2022.