Pilherodius pileatus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Symbol question.svg
 
Garza capirotada
Pilherodius pileatus Capped Heron (cropped).jpg
Ejemplar fotografiado en Alta Floresta, Mato Grosso, Brasil
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN 3.1)[1]
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Pelecaniformes
Familia: Ardeidae
Género: Pilherodius
Reichenbach, 1852
Especie: P. pileatus
(Boddaert, 1783)
Distribución
Pilherodius pileatus map.svg
Sinonimia

Ardea pileata Boddaert, 1783 (protónimo)[2]

[editar datos en Wikidata]
[[:Archivo:|Canto de Pilherodius pileatus]]

[[Archivo:|180px|noicon]]

Canto de Pilherodius pileatus en Cocha Juárez, Manu National Park, Dpto. Madre de Dios, Brasil. Grabado por Paul Donahue

Garza pileada en el Pantanal, Brasil

La garza pileada,[3]garza capirotada o garcilla peinada[4]​ (Pilherodius pileatus) es una especie de ave pelecaniforme de la familia Ardeidae.[5]​ Es endémica del neotrópico y habita en las selvas amazónicas desde el centro de Panamá hasta el sur de Brasil.[6]​ Es la única especie perteneciente al género Phaethon y una de las menos conocidas de la familia Ardeidae. Es superficialmente parecida al grupo de las garzas nocturnas, pero esta es diurma o crepuscular.[7]

Descripción[editar]

Es una especie inconfundible al ser la única garza con pico y cara de color azul y una corona negra. El vientre, el pecho y el cuello son de color blanco amarillento o crema claro. El plumaje de las alas y la espalda es de color blanco. Entre cuatro y cinco plumas blancas se extieden de su corona hacia atrás, lo que le ha dado a la especie el nombre de garza peinada.[6][8][9][10]​ No existe mayor dimorfismo sexual en cuanto a coloración.[11]​ La longitud corporal de un adulto varía entre 510 y 590 mm. Su cuerda máxima varía entre 263 y 280 mm, su cola entre 95 y 103 mm, su pico desde la base entre 76 y 93 mm, y el tarso entre 92 y 99 mm.[8]​ Su peso corporal varía entre 444 y 632 g.[12]​ Los juveniles son muy parecidos a los adultos, solo que de menor tamaño y el blanco de su plumaje es un poco más grisáceo.[6]

Filogenia[editar]

No se conoce mucho sobre la relación de P. pileatus con los otros pertenecientes de la familia Ardeidae debido a que no se la ha tomado en cuenta en los análisis genéticos.[13][14][15]​ Mediante lo poco que se sabe se cree que la especie más cercana viviente es la garza chiflona (Syrigma sibilatrix).[7]

Distribución[editar]

Es una especie endémica del neotrópico y casi exclusiva de la amazonía.[16]​ Se distribuye en Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guayana Francesa, Panamá, Paraguay, Perú, Suriname y Venezuela.[5]​ Habita en tierras bajas hasta los 900 m.[16]​ En Venezuela solo se encuentran hasta los 500 m de elevación,[17]​ y en Ecuador hasta los 400 m.[18]​ Aunque no se han registrado migraciones, y se cree que es una especie residente, se sospecha movimiento estacional en Darien, Panamá.[19][20]

Hábitat[editar]

La garza pileada habita principalmente pantanos y pequeños arroyos en praderas y bosques húmedos, aunque en ocasiones puede aventurarse a ríos y a estanques más profundos. Se alimentan en la orilla de cuerpos de agua o en la vegetación flotante.[21]​ También han sido observadas en fosas de plantaciones de café y en campos inundados de arroz.[22]

Alimentación[editar]

La garza pileada se alimenta normalmente de peces, pero también puede cazar larvas e insectos acuáticos, ranas y renacuajos.[20]​ Los peces que son parte de su dieta tienden a medir entre 1 y 5 cm. Los insectos suelen ser cazados entre la vegetación que rodea el cuerpo de agua. Para cazar normalmente se mantiene firme observado las posibles presas. Al momento de encontrar una presa la garza pileada se agacha y extiende su cuello. Finalmente introduce al agua su pico con gran velocidad para atrapar a la presa. Tienen una frecuencia de éxito del 23%. También pueden realizar la misma secuencia de caza pero caminando a lo largo del cuerpo de agua, en vez de paradas. Durante este método de caza caminan lentamente realizando paradas, durante unos segundos.[21]​ Existen reportes de individuos realizando otros tipos de caza como aérea,[12]​ picoteos, chapoteo con los pies o nadando, aunque estas no son muy comúnes.[21]​ Normalmente se mueven entre distintos cuerpos de agua cazando en cada uno de estos. Se cree que la especie prefiere cazar durante el crepúsculo,[6]​ pero igual existen registros de esta cazando durante el día.[23]​ La caza la realizan de forma solitaria.[24]

Comportamiento[editar]

Territorialidad[editar]

Se cree que son altamente territoriales y que cada individuo posee sus zonas de caza. Una vez localizada la zona de casa de un individuo se lo puede observar ir a cazar durante semanas.[25]​ Existe un registro de un individuo persiguiendo a otro de forma agresiva hasta que este se alejara del cuerpo de agua y se posará en una rama en la parte alta de un árbol.[23]

Comportamiento intraespecífico e interespecífico[editar]

La garza pileada se halla normalmente de forma solitaria, aunque existen casos en que se las puede observar en parejas o hasta grupos de cuatro individuos.[24]​ En cuanto a su relación con otras especies se la ha encontrado junto a otras garzas o garcetas como la garceta nívea (Egretta thula), el corocoro rojo (Eudocimus ruber), la garza blanca (Ardea alba) y la garcita azulada (Butorides striatus).[24][21]​ Se cree que la garza pileada es dominante sobre la garceta nívea y la garcita azulada, y submisa ante la garza blanca.[21]

Reproducción[editar]

No se conoce mucho sobre la reproducción de esta especie. Se cree que la especie pone dos huevos y que fabrica sus nidos en ramas de árboles bajos.[8][19]​ Mediante observaciones realizadas a individuos en cautiverio de Miami se estimó que ponen entre 2 y 4 huevos, y estos son incubados entre 26 y 27 días.[19][26]​ Sin embargo ninguna cría len cautiverio logró sobrevivir. Esto puede ser debido a la dieta o los comportamientos anormales de los padres.[27]

Conservación[editar]

La especie se encuentra clasificada en la categoría de preocupación menor (LC) por la organización BirdLife International. La garza pileada no entra en la categoría de vulnerable (VU) por su gran extensión que no cumple los criterios (extensión de ocurrencia < 20 000 km2 combinado con una declinación o fluctuación de su rango de vida, extensión/calidad de hábitat, o tamaño poblaciónal y reducido número de locaciones o severa fragmentación). No se conoce la tendencia de la población, pero se cree que no está disminuyendo lo suficientemente rápido como para entrar en el criterio de tendencia de población de la categoría vulnerable (>30% de disminución de la población en los últimos 30 años o en las últimas tres generaciones). Tampoco se conoce el tamaño de la población pero no se cree que entra bajo este críterio de la categoría (< 10 000 individuos maduros con una disminución continua de >10% por los siguientes 10 años o 3 generaciones).[5]​ Sin embargo, esta especie ocurre en densidades poblacionales bajas y es considerada como “rara” en Ecuador, Colombia, Venezuela y Panamá.[6][17][18][28]

Actualmente parece que no existen amenazas graves hacia esta especie, ya que se adapta bien a las construcciones creadas por el humano.[10]​ Se ha encontrado que han empezado a habitar algunas piscinas a los lados de la Rodovia Transamazônica en Brasil.[29]​ Sin embargo puede que en el futuro les afecte la contaminación de los cuerpos de agua de donde se alimentan y la tala de bosques para siembra de pastizales.[11]

Referencias[editar]

  1. BirdLife International (2012). «Pilherodius pileatus». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2016.3 (en inglés). Consultado el 10 de febrero de 2017. 
  2. Boddaert, P. (1783). p.54 # 907 «Table des planches enluminéez d'histoire naturelle de M. D'Aubenton: avec les denominations de M.M. de Buffon, Brisson, Edwards, Linnaeus et Latham, precedé d'une notice des principaux ouvrages zoologiques enluminés». pp. I-XV, 1-58, 1-9. Utrecht. Disponible en Biodiversitas Heritage Library. 
  3. Ridgely, R. S., Greenfield, P. J., Coopmans, P., & Kalil, G. (2006). Aves del Ecuador: Guía de campo. Fundación de Conservación Jocotoco.
  4. Bernis, F., De Juana, E., del Hoyo, J., Fernández-Cruz, M., Ferrer, X., Sáez-Royuela, R., & Sargatal, J. (1994). Nombres en castellano de las aves del mundo recomendados por la Sociedad Española de Ornitología. Ardeola, 41(1), 78-89.
  5. a b c BirdLife International 2009. Pilherodius pileatus In: 2010 IUCN Red List of Threatened Species
  6. a b c d e Ridgely, R. S., & Gwynne, J. A. (1989). A guide to the birds of Panama: with Costa Rica, Nicaragua, and Honduras. Princeton University Press.
  7. a b Payne, R. B., & Risley, C. J. (1976). Systematics and evolutionary relationships among the herons (Ardeidae). Museum of Zoology, University of Michigan.
  8. a b c Wetmore, A., Pasquier, R. F., & Olson, S. L. (1965). The Birds of the Republic of Panama: Tinamidae (tinamous) to Rynchopidae (skimmers) (Vol. 1). Smithsonian Institution.
  9. Blake, E. R. (1977). Manual of Neotropical birds (Vol. 1). University of Chicago Press.
  10. a b Hancock, J., Elliott, H. F., Hayman, P., & Gillmor, R. (1978). Herons of the world. London Editions.
  11. a b Kushlan, J. A., & Hancock, J. A. (2005). Herons. OUP Oxford.
  12. a b Willard, D. E. (1985). Comparative feeding ecology of twenty-two tropical piscivores. Ornithological Monographs, 788-797.
  13. Sheldon, F. H., Jones, C. E., & McCracken, K. G. (2000). Relative patterns and rates of evolution in heron nuclear and mitochondrial DNA. Molecular Biology and Evolution, 17(3), 437-450.
  14. Sheldon, F. H., & Slikas, B. (1997). Advances in ciconiiform systematics 1976-1996. Colonial Waterbirds, 106-114.
  15. Sheldon, F. H. (1987). Phylogeny of herons estimated from DNA-DNA hybridization data. The Auk, 97-108.
  16. a b Stotz, D. F., Fitzpatrick, J. W., Parker III, T. A., Moskovits, D. K., & Snow, D. (1996). Neotropical birds: ecology and conservation (No. 598.298 N438). Chicago: University of Chicago Press.
  17. a b Hilty, S. L. (2002). Birds of Venezuela. Princeton University Press.
  18. a b Ridgely, R. S., & Greenfield, P. J. (2001). The birds of Ecuador: status, distribution, and taxonomy (Vol. 1). Cornell University Press.
  19. a b c Hancock, J., & Kushlan, J. A. (2010). The herons handbook. A&C Black.
  20. a b Kushlan, J. A., & Hancock, J. A. (2005). Herons. OUP Oxford.
  21. a b c d e Kushlan, J. A., Hancock, J. A., Pinowski, J., & Pinowska, B. (1982). Behavior of Whistling and Capped Herons in the seasonal savannas of Venezuela and Argentina. Condor, 255-260.
  22. Haverschmidt, F. (1952). More bird weights from Surinam. The Wilson Bulletin, 234-241.
  23. a b Haverschmidt, F. (1958). The feeding habits of the Capped Heron (Pilherodius pileatus). The Auk, 75(2), 214-214.
  24. a b c Ogden, J. C., & Thomas, B. T. (1985). A colonial wading bird survey in the Central Llanos of Venezuela. Colonial Waterbirds, 23-31.
  25. Heckman, C. W. (2013). The Pantanal of Poconé: biota and ecology in the northern section of the world’s largest pristine wetland (Vol. 77). Springer Science & Business Media.
  26. Martinez-Vilalta, A., & Motis, A. (1992). Family Ardeidae (Herons). Handbook of the Birds of the World, 1, 376-429.
  27. Hancock, J., Elliott, H. F., Hayman, P., & Gillmor, R. (1978). Herons of the world. London Editions.
  28. Hilty, S. L., & Brown, B. (1986). A guide to the birds of Colombia. Princeton University Press.
  29. Sick, H. (1993). Birds in Brazil. Princeton Univ. Press, Princeton, New Jersey.

Enlaces externos[editar]