Piedra filosofal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El alquimista en busca de la piedra filosofal. Joseph Wright, 1771 (Museo de Derby).

La piedra filosofal es una sustancia legendaria que, según los alquimistas, está dotada de propiedades extraordinarias, como capacidad de transmutar los metales vulgares en oro. Existirían dos tipos de piedra filosofal:

  • Blanca, este uso transformaría dichos metales corrientes en plata. Se lograría por vía húmeda.
  • Roja, sería capaz de transmutar metales corrientes en oro. Se obtendría empleando la vía seca.

En ambos casos la sustancia de partida sería la pirita de hierro (disulfuro de hierro): FeS2.

A esta propiedad se le adicionaban dos atributos:

  • Provisión de un elixir de larga vida a tal grado de conferir inmortalidad, mediante la panacea universal para aniquilar cualquier enfermedad.
  • Dotación de omnisciencia: conocimiento absoluto del pasado y del futuro, del bien y del mal, lo cual explicaría también el adjetivo filosofal. Hasta el siglo XVIII a los científicos se les denominaba filósofos[cita requerida].

Descripción[editar]

Sus orígenes parecen estar en una antigua teoría en la cual se proponía analizar los elementos aristotélicos atendiendo a sus cuatro «cualidades básicas»: calor, frío, sequedad y humedad. El fuego sería caliente y seco; la tierra, fría y seca; el agua, fría y húmeda; el aire, caliente y húmedo. En la teoría se supone que cada metal es combinación de los cuatro principios. Se debe resaltar que posteriormente se concluyó que los elementos eran azufre, plomo y oro.

De ella se desprende el fenómeno de transmutación; es decir, cambio de la naturaleza de un elemento mediante alteración de sus cualidades.

Debido a las virtudes maravillosas que se atribuían a la piedra filosofal y al elixir de la vida, ansiosamente se les buscaba y codiciaba. No sólo la de obtener oro, sino también las de sanar algunas enfermedades y otorgar la inmortalidad. Para la fabricación de oro se buscaba un material que facilitase la mezcla de mercurio y azufre, porque teóricamente ése era el camino acertado.

La función transmutadora y la de otorgar vida eterna están relacionadas: una característica del oro es que se oxida más lentamente que otros metales. Es decir, el oro es «inmortal». Por lo tanto, si se descubría un método para producir este preciado metal a partir de otros elementos, aspiraban a poder hacer inmortal el cuerpo humano.

Las supuestas características físicas de la piedra filosofal también varían según diversas fuentes. Generalmente se le representa como materiales minerales de forma irregular o cristalinos de diversos colores. Incluso en obras relativamente modernas, como en El retorno de los brujos, se menciona la posibilidad de que la piedra filosofal en sí misma sea un gas, nube de electrones, plasma o cuerpo similar no sólido, que puede penetrar el vidrio u otros cuerpos cristalinos y quedar almacenada allí.

En todo el libro El tesoro de los alquimistas, de Jacques Sadoul, se analiza el procedimiento físico, paso a paso, de la vía húmeda. También se precisa que en el punto final se debe absorber una especie de nube roja en suspensión, con un trozo de vidrio, al cual posteriormente se machaca.

Según dicho autor los cristales obtenidos deben recubrirse con cera o en el interior de una pelota pequeña de papel, y después ingresarlo en el metal derretido que se pretende transmutar. Ingresar la piedra filosofal sin recubrimiento alguno sería un error, pues no se obtendría la transmutación. De acuerdo con algunas teorías,[cita requerida] en calidad de estable puede llevarse fuera del laboratorio y luego activarse con fuego, para usarse cuando sea necesario.

Otra leyenda de la piedra filosofal dice que la persona que la posee puede transmutar todo tipo de objetos en oro, pero su uso constante hace que poco a poco la persona que la use vaya, casi sin advertirlo, convirtiéndose en oro.[cita requerida] Esto sería un castigo al abuso de los poderes de la piedra, y a la codicia de la persona...

Vertientes más místicas de la alquimia aducen que, en realidad, la obra y la piedra filosofal no son realidades físicas, sino metáforas del perfeccionamiento espiritual.

Por otra parte se afirma que el lapis philosophorum (locución latina equivalente a piedra de los filósofos) era simple y llanamente el conocimiento: lo que se pretendía era realmente la ciencia pura.

Además de buscar con fruición el elixir de la vida, los alquimistas buscaban también un remedio que se pudiera preparar en el laboratorio, capaz de aliviar todas las enfermedades (véase panacea universal).

No existe un tratado alquímico que sea claro. A las sustancias utilizadas se les asignan distintos nombres. Por ejemplo el fuego alquímico es diferente del fuego común. Esto se hace con el fin de dificultar la elaboración de la piedra a personas malintencionadas.

Es de advertir que para realizar las hipotéticas tres fases del magisterio (nombre de las tres etapas indispensables para lograr la construcción de la piedra) se debe poseer una llama de fuego encendida calentando la materia prima de la piedra, durante años, pues el alquimista pretende «imitar» a la naturaleza, la cual emplea mucho tiempo, y debe tener paciencia para crear algo.

Por esta razón en algunos tratados se afirma que, para crear la piedra, se ha de tener asegurada la supervivencia durante al menos veinte años, ya que unos años se emplearán en investigar, otros en cometer errores y unos más para la elaboración exitosa.

Los intentos de elaboración de la piedra resultaron arriesgados. Para llevarse a cabo requerían tiempo y dinero, además de enorme paciencia. El trabajo con materiales inflamables o explosivos, como la pólvora, implicó un factor de riesgo para las prácticas alquímicas.

Ingredientes[editar]

Los ingredientes son muy discutibles. Jacques Sadoul tiende a pensar que son:[1]

  • Una mezcla de pirita (de hierro) o tierra muy rica en hierro, como base, pues otros autores opinan que es un compuesto existente en todas partes. Es un elemento que todos conocían. En esa época sólo se habían descubierto seis elementos. El mercurio de los filósofos y el azufre filosofal no son los elementos químicos, sino preparados a partir de la pirita, mezclados con ácido tartárico.
  • Ácido tartárico. Es un compuesto extraído de la encina, árbol que numerosas veces se muestra en el Mutus liber (libro mudo). Un argumento a favor es que en algunas fases del proceso de elaboración de la piedra se debe hacer a oscuras, pues el ácido tartárico es sensible a la luz y sería el responsable del cambio de color de la gran obra.
  • Rocío. En una de las láminas del Mutus liber se muestran plantas que sirven de soporte a telas. Se cree que en una época del año establecida por animales representados en la lámina, que hacen referencia al horóscopo occidental, se capta rocío.
  • El rocío y el ácido tartárico (de nombres diversos en los escritos alquímicos) se mezclan con la pirita para obtener el mercurio de los filósofos o el azufre filosofal.

Una de las características de la alquimia es que en los escritos se establece un lenguaje confuso, con la intención de despistar a quien quiera construir la piedra. Así, por ejemplo, se supone que las referencias al azufre y al mercurio no aludían a los elementos químicos verdaderos, sino a alguna variante de éstos, conocida sólo por los alquimistas.[1]

Por eso algunos autores alquimistas se refieren a mercurio de los filósofos, por ejemplo, para aportar una pista de que no es el elemento mercurio.

Se cree que el procedimiento para realizar la piedra filosofal está explícito en el Mutus liber. Aquí también se encuentran símbolos que indican azufre y mercurio, pero no son los elementos químicos S y Hg, sino compuestos obtenidos de las fases previas a la realización de la Gran Obra.

Trasmutación de un metal a oro[editar]

Una vez llegado a cierto punto el compuesto debe ser calentado de forma constante por varios años, pasando la gran obra por distintos colores. La gran obra requeriría de varios años de intentos por lo cual a la muerte del maestro pasaría al cuidado del discípulo. En su fase última se dice que aparece una nube o vapor a cierta distancia sobre la mezcla la cual debe ser absorbida por vidrio. El vapor de color rojo entraría al vidrio el cual adqueriría un color rojizo. Posteriormente este debía machacarse para obtener vidrio molido rojizo el cual sería la piedra filosofal.

Para convertir en oro un metal:

  1. Derretir el primer metal
  2. Envolver un pequeño trozo de piedra filosofal en una bolita de papel o de cera.
  3. Esperar un breve tiempo a que ocurra la transmutación.
  4. Al enfriarse se habría convertido el metal inicial en oro.

Elixir de la vida eterna[editar]

Sería una infusión que se hace al dejar remojar la piedra en un líquido. Posteriormente se bebería una cantidad pequeña. Existen varios mitos sobre lo que sucedería al beberlo; el más popular señala que se caería todo el pelo del cuerpo y las uñas, y que posteriormente surgiría un cuerpo renovado, joven y fuerte. Ya no sería necesario comer; de hacerlo, solo sería por placer. Esto haría al ser humano inmortal.

Bibliografía[editar]

Entre quienes han intentado conseguir la piedra filosofal es muy discutido cuál es el libro -o los libros- que tratan el verdadero método. La bibliografía se puede clasificar en cinco tipos:

  • Autores que supuestamente lograron crear la piedra. Fulcanelli (2009). El misterio de las catedrales. Murcia: Nemira. ISBN 978-84-612-9388-9. . En el libro se trata superficialmente de catedrales y de su arquitectura, pero algunos alquimistas creen que existe un mensaje oculto con recomendaciones para procesar la piedra filosofal.
  • Anónimo (2010) (en Inglés). Mutus liber. Utrecht: Inner Garden Foundation. ISBN 978-90-816092-1-0.  Serie de imágenes explícitas acerca de la fabricación de la piedra. Existen símbolos cuyo verdadero significado no se conoce, y utiliza una nomenclatura especial, aunque los químicos modernos aún insisten que determinados símbolos corresponden al mercurio y al azufre.
  • Libros modernos explícitos. Sadoul, Jacques (1976). El tesoro de los alquimistas. Barcelona: Plaza & Janés. ISBN 9788401470233.  Claramente, sin lenguaje oscuro, se precisan las fases para elaboración de la piedra.
  • Libros históricos. Se narran mitos y leyendas en torno a la piedra filosofal, sin referencia a los métodos de fabricación. A la alquimia se le considera precursora de la química moderna.
  • Libros de alquimia como filosofía. Se trata a la piedra filosofal como al estado espiritual máximo que puede alcanzar el ser humano, no como polvo en suspensión transmutable. En otras obras se asevera que mientras se intenta lograr la piedra física se alcanza la piedra espiritual.

Situación actual de la transmutación[editar]

Creación de oro a partir de reacciones nucleares[editar]

Gracias a la física nuclear se demostró la viabilidad de convertir plomo en oro, ya que para obtener un átomo de este elemento (de 79 protones) bastaría extraer tres protones de un átomo de plomo (de 82 protones).[2]

Con el transcurso del tiempo, reacciones químicas sustituyeron la idea de transmutación. El conocimiento creciente de la naturaleza de los elementos químicos propició cada vez mayor claridad acerca de la conversión de los metales en oro o, más generalmente, la mutación de un elemento en otro, que era el propósito de los alquimistas. Mediante sus procesos era imposible, ya que para lograr cambios físicos en el núcleo atómico se habría necesitado una cantidad de energía enorme.

Estas mutaciones demandan millones de veces más energía de trabajo por procesos y métodos nucleares, tal como, para producción de plutonio en grandes cantidades, cotidianamente se aplican en reactores nucleares. En 1980 el físico estadounidense Glenn Theodore Seaborg, galardonado con el Premio Nobel, fue precursor en que para superar el reto de transmutar átomos de plomo en oro (varios miles) usó métodos nucleares (véase el oro de síntesis).

Creación de oro a partir de reacciones químicas con organismos vivos[editar]

Los científicos han descubierto que es posible obtener oro usando organismos vivos, usando compuestos con átomos de oro.[3] En dicho experimento, se descubrió que si se alimenta a la bacteria metallidurans cupriadvidus con cloruro de oro, esta defeca pepitas de dicho metal.[3]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b El tesoro de los Alquimistas, Jaques Sadoul (1976)
  2. Rincón Arce, Álvaro (1982). ABC de Química, Primer Curso. México: Herrero. ISBN 968-420-294-6. 
  3. a b «Descubren la 'piedra filosofal' que transmuta metales vulgares en oro y es una bacteria» (en español). Consultado el 29 de junio de 2013.