Artículo bueno

Astor Piazzolla

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Piazzolla»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ástor Piazzolla
Astor Piazzolla.jpg
Astor Piazzolla en 1971.
Datos generales
Nombre real Ástor Pantaleón Piazzolla
Nacimiento 11 de marzo de 1921
Bandera de Argentina Mar del Plata, Argentina
Nacionalidad Argentina
Muerte 4 de julio de 1992 (71 años)
Bandera de Argentina Buenos Aires, Argentina
Cónyuge Dedé Wolff (1942-1966)
Laura Escalada (1976-1992)
Hijos Diana Piazzolla (1943-2009)
Daniel Piazzolla (1944)
Ocupación compositor, arreglista, bandoneonista y director
Información artística
Otros nombres El gran Astor
Género(s) Tango, tango nuevo, latin jazz, tango-jazz
Instrumento(s) Bandoneón y piano
Período de actividad 1937 - 1990
Discográfica(s) Trova, RCA
Web
Sitio web http://www.piazzolla.org

Ástor Pantaleón Piazzolla (Mar del Plata, 11 de marzo de 1921Buenos Aires, 4 de julio de 1992) fue un bandoneonista y compositor argentino considerado uno de los músicos más importantes del siglo XX[1][2]​y el compositor más importante de tango en todo el mundo.[3]

Estudió armonía, música clásica y contemporánea con la compositora y directora de orquesta francesa Nadia Boulanger. En su juventud tocó y realizó arreglos orquestales para el bandoneonista, compositor y director Aníbal Troilo. Cuando comenzó a hacer innovaciones en el tango en lo que respecta a ritmo, timbre y armonía, fue muy criticado por los tangueros de la «guardia vieja», ortodoxos en cuanto a ritmo, melodía y orquestación.

Cuando en los años 1950 y 1960 los tangueros tradicionales —que lo consideraban «el asesino del tango»— decretaron que sus composiciones no eran tango, Piazzolla respondió con una nueva definición: «Es música contemporánea de Buenos Aires».[4][5]​ A pesar de esto, en Argentina las estaciones radiodifusoras no difundían sus obras y los comentaristas seguían atacando su arte. Durante años, tangueros y críticos musicales lo consideraron un esnob irrespetuoso que componía música "híbrida", con exabruptos de armonía disonante.

Sí, es cierto, soy un enemigo del tango; pero del tango como ellos lo entienden. Ellos siguen creyendo en el compadrito, yo no. Creen en el farolito, yo no. Si todo ha cambiado, también debe cambiar la música de Buenos Aires. Somos muchos los que queremos cambiar el tango, pero estos señores que me atacan no lo entienden ni lo van a entender jamás. Yo voy a seguir adelante, a pesar de ellos.

Ástor Piazzolla, 1954.[6]

En sus últimos años de vida fue reivindicado por intelectuales, jazzistas y músicos de rock de todo el mundo, al igual que por nuevos referentes del tango, y actualmente se lo considera como uno de los músicos argentinos más importantes en la historia de su país.[7][8][9]​ Compuso también música para cerca de 40 películas.[10]

Biografía[editar]

Primeros años[editar]

Ástor Piazzolla y Horacio Ferrer en 1970.

Piazzolla nació en Mar del Plata, Argentina en 1921, hijo de Vicente Piazzolla y Asunta Manetti (ambos nacidos en Mar del Plata, hijos de padres italianos). El nombre Ástor no existía en ese entonces, su padre se le puso en homenaje a su amigo Astore Bolognini,[11][12]​ corredor de moto y primer violonchelista de la Orquesta Sinfónica de Chicago. En 1924 la familia se mudó a Nueva York, Piazzolla vivió gran parte de su niñez en aquella ciudad, y aprendió su tercera lengua, ya que sabía español e italiano. Marginado de los deportes como consecuencia de una malformación en una de sus piernas en 1927 su padre, nostálgico de su Argentina natal, le compró un bandeneón usado en una casa de empeños por 18 dólares.[13]​ Su familia ya tenía una afición especial por la música, ya que su padre era acordeonista. Andres D'Aquila fue su primer instructor para el instrumento. La familia Piazzolla decidió retornar a Mar del Plata brevemente, en donde Astor perfeccionó su técnica con Homero Pauloni, pero el tiempo en que la familia se asienta en Mar del Plata es poco y vuelven a Nueva York en ese entonces Ástor tenía once años.[14]​ Vicente logro ponerse bajo la protección de Nicola Scabutiello dueño de una importante peluquería en el West Side y de varios billares clandestinos. Astor diría de esos años:

De algún modo, lo que soy se lo debo a esos primeros años en New York. Aquello era el mundo que se vio en Los Intocables: la pobreza, la solidaria entre paisanos, la ley seca, Eliot Ness, la mafia... En fin, yo era muy atorrante, no me gustaba mucho la escuela -me rajaron de varias- y andaba mucho por la calle. Ese ambiente me hizo muy agresivo, me dio la dureza y la resistencia necesarias para enfrentarme al mundo y, sobre todo, a las bataholas que veinticinco años después iba a levantar mi música.[15]

En 1933 tomó clases con Bela Wilda, un pianista húngaro discípulo de Serguéi Rajmáninov, de quien señaló Piazzolla: “Con él aprendí a amar a Bach”.[13]​ También estudio con Terig Tucci.[16]​ En el marco de un festival escolar debutó en 1932[17]​ en un teatrillo de la calle 42, para lo cual Ástor compuso un tango que titulo "Paso a paso hacia la 42", pero que su padre rebautizo a "La catinga".[18][19]

Era un barrio violento, porque existía hambre y bronca. Crecí viendo todo eso. Pandillas que peleaban entre sí, robos y muertes todos los días. De todas maneras, la calle Ocho, Nueva York, Elia Kazan, Al Jolson, Gershwin, Sophie Tucker cantando en el Orpheum, un bar que estaba en la esquina de casa... Todo eso, más la violencia, más esa cosa emocionante que tiene Nueva York, está en mi música, están en mi vida, en mi conducta, en mis relaciones.

Ástor Piazzolla.[20]

Tenía como devoción por Agustín Bardi y Eduardo Araolas, y consideraba a Julio De Caro y al violinista Elvino Vardaro como los innovadores en el tango.[21]​ además de admirar a Osvaldo Pugliese.[22]

Piazzolla conoció a Carlos Gardel en Manhattan en 1934, al llevarle un presente realizado por su padre. A Gardel le cayó muy bien el joven, y le resultó muy útil para realizar sus compras en la ciudad, ya que el joven conocía muy bien la ciudad, además que dominaba el inglés, idioma que Gardel desconocía totalmente. Al año siguiente el cantor lo invitó a participar en la película que rodaba en esos días, El día que me quieras, como un joven vendedor de diarios. Piazzolla cuenta que después de escucharlo tocar el bandoneón, Gardel le dijo: «Vas a ser grande, pibe, te lo digo yo... el fuelle lo tocás bárbaro, pero al tango lo tocás como un gallego».

Gardel invitó a Piazzolla a unirse en su gira por América, pero su padre decidió que éste era aún muy joven, su lugar fue reemplazado por el boxeador argentino José Corpas Moreno. Esta temprana desilusión probó ser una suerte en la desgracia, ya que fue en esta gira en la que Gardel y toda su banda perdieron la vida en un accidente aéreo. En 1978, en una carta imaginaria a Gardel, Astor bromearía al respecto sobre ese hecho:[23][24][10]

... Jamás olvidaré la noche que ofreciste un asado al terminar la filmación de El día que me quieras. Fue un honor de los argentinos y uruguayos que vivían en Nueva York. Recuerdo que Alberto Castellano debía tocar el piano y yo el bandoneón, por supuesto para acompañarte a vos cantando. Tuve la loca suerte de que el piano era tan malo que tuve que tocar yo solo y vos cantaste los temas del filme. ¡Qué noche, Charlie! Allí fue mi bautismo con el tango.
Primer tango de mi vida y ¡acompañando a Gardel! Jamás lo olvidaré. Al poco tiempo te fuiste con Lepera y tus guitarristas a Hollywood. ¿Te acordás que me mandaste dos telegramas para que me uniera a ustedes con mi bandoneón? Era la primavera del 35 y yo cumplía 14 años. Los viejos no me dieron permiso y el sindicato tampoco. Charlie, ¡me salvé! En vez de tocar el bandoneón estaría tocando el arpa.[25]

Ingreso a la orquesta de Aníbal Troilo[editar]

En algún momento de 1939, Piazzolla se hizo amigo del violinista Hugo Baralis del conjunto de Aníbal Troilo, considerado en esa época el mejor exponente del género. Un día Baralis le comentó, con desazón, que faltaría uno de los bandoneonistas porque estaba enfermo, a lo que Piazzolla lo convenció para reemplazarlo en el puesto, Baralis no muy seguro se lo comentó a Troilo, y tras una prueba a Piazzolla, Troilo le dice: "Ese traje no va, pibe. Conseguite uno azul que debutas esta noche".[26]​ Al mismo tiempo logró conseguir una entrevista con Arthur Rubinstein, quien estaba en Buenos Aires dando una serie de recitales. Piazzolla le enseñó un concierto para piano que había escrito, al verlo e interpretarlo le aconsejó que estudiase música, por lo que intentó acudir a Juan Jose Castro, pero como no estaba disponible, este le aconsejó que fuera con Alberto Ginastera. Piazzolla fue el primer alumno de Ginastera, entre 1939 a 1945.[27]

Comienzos de su carrera profesional[editar]

Volvió a Argentina en 1937, donde el tango estrictamente tradicional aún reinaba. Mientras tanto, Ástor tocaba en clubes nocturnos con una serie de grupos, incluyendo la orquesta de Aníbal Troilo, considerado en ese momento el mejor bandoneonista y líder en Buenos Aires.[28]​ Integró el Quinteto Azul de corta existencia y también en Mar del Plata un conjunto bajo su dirección, con claras particularidades timbricas basadas en el conjunto que dirigía Elvino Vardaro. Para 1938 ya tenía fama de ser un gran instrumentista,[29]​ Integró las formaciones de Francisco Lauro y Gabriel Clausi (apodado el Chula) hasta que es llamado por Anibal Troilo para integrar el conjunto de éste, mientras seguía estudiando diversas disciplinas con Alberto Ginastera. Lo secundo en la fila de bandonenones, y aceptó gustosamente la orquestación de algunas de las obras seleccionadas por Troilo. En 1944 se desvincula de la formación de Troilo. Junto al cantante Francisco Fiorentino como cabeza, integra su primer orquesta en la cual ya se podían notar diferencias con respecto a las demás. Durante 1946 a 1949 trabajó para el sello Odeón con su orquesta independiente, en esas grabaciones sus vocalista fueron Aldo Campoamor, Fontón Luna y Héctor Insúa. Tras disolver su formación se dedico laboralmente a hacer arreglos para orquestas como la de José Bassi, Francini-Portier y especialmente para la de Anibal Troilo.[30]​ De eso años Piazzolla diría: "Me atacaban, no me promocionaban o me tomaban el pelo. En un cabaret donde tocaba, un día las minas se pusieron a bailar en puntas de pie como si fuera El lago de los cisnes. Yo juntaba indignación y hambre. En el 50 largue la orquesta. Casi abandone el bandoneon, Me puse a estudiar como loco. Forme una toquesta de cuerda con la que grabamos algunos discos... A pesar del rechazo, sentía que lo mio todavía no había aparecido".[31]

En 1942 se casó con Dedé Wolf y del matrimonio nacieron sus hijos Diana en 1943[32]​ y Daniel en 1944.[13]

En 1950 compuso la banda de sonido de la película Bólidos de Acero.

En 1952 compuso La Epopeya Argentina,[33]​ un movimiento sinfónico para narrador, coro y orquesta con texto de Mario Nuñez, que sobrevive en una transcripción para piano del compositor, publicada en 1952 por Editorial Saraceno. Es un panegírico al gobierno peronista de esos años, donde la rítmica es cuadrada, predominan los acordes por cuartas y las figuras modales. La voz del narrador no lleva notación. El coro alterna entre la vocalización.

También en esa década continuó con la composición de obras de música tales como Rapsodia porteña, Sinfonietta y Buenos Aires (tres movimientos sinfónicos). Por esta última ganaría el premio Fabien Sevitzky, por lo que el gobierno francés le otorgó una beca para estudiar con Nadia Boulanger en París, en 1953.[13]

Sobre la controversia con los tangueros de la "guardia vieja" Lalo Schifrin contó que:

Estábamos comiendo y él me dijo que estaba triste e indignado con los tangueros que lo no reconocían -en su mérito) y siguió insistiendo con el tema. Ástor, no te debe importar lo que digan ellos. Que si lo que haces es tango o no. No es tu problema: lo que vos estas haciendo es Piazzolla.

Lalo Schifrin.[34]

Nadia Boulanger[editar]

Nadia Boulanger fue una pieza muy importante en su carrera, ya que hasta su encuentro con ella, Piazzolla se debatía entre ser un músico de tango o un compositor de música clásica. Boulanger lo animó a seguir con el tango, pero si hasta ese momento todo era o tango o música clásica, a partir de entonces sería tango y música clásica.[35]​ A partir de 1954, cuando Piazzolla estudio con Boulanger, la música de Astor cambio radicalmente.[36]​ Varios aspectos de la relación de Piazzolla con Boulanger no son muy claros, entre ellos cómo el músico argentino tomó contacto con Boulanger, ni quién se la recomendó. Según Simon Collier y María Susana Azzi, el propio Alberto Ginastera le recomendó a Piazzolla contactarse con alguien, pero no especificaron concretamente con quién. Natalio Gorin afirmó que el bandoneonista le confesó que: "Casi tomo clases con Olivier Messiaen". Por otro lado, su hija Diana dijo que su padre recién arribado a París se enteró que Boulanger estaba dando clases muy cerca de donde se alojaba él. Para ser aceptado como alumno le tuvo que mostrar algo de lo que había compuesto, tampoco está claro cual fue la pieza que le enseñó, ya que por un lado según Diana fue la Sinfonietta, mientras que Collier y Azzi aseguran que fueron los Tres movimientos sinfónicos de Buenos Aires. Los biógrafos de Piazzolla están de acuerdo en que Boulanger notó la carencia de algo en su música, lo que Piazzolla años más tarde denominó "sentimiento". Un día ante las indagaciones de Boulanger sobre qué música hacía en Buenos Aires, él con algo de timidez le confesó que componía tangos y que tocaba el bandoneón, entonces fue allí cuando le pidió que tocase al piano uno de sus tangos, Piazzolla tocó "Triunfal" y antes de terminarlo su profesora le tomo las manos para decirle: "No abandone jamás esto. Ésta es su música. Aquí está Piazzolla".[37]​ Estudió once meses con Boulanger, pero al mismo tiempo formó una orquesta de cuerdas con músicos de la Ópera de París, con Lalo Schifrin y Martial Solal alternándose en el piano, y grabó el álbum Two Argentineans in Paris (1955) con temas como «Picasso», «Luz y sombra» y «Bandó».[38]

En París en 1954, tuvo la oportunidad de escuchar al octeto del saxofonista Gerry Mulligan y quedó impresionado por su improvisación y por el distendimiento con el que tocaban los músicos.[39][40]

Años más tarde Piazzolla recordaría a Boulanger diciendo:

Ella me enseñó a creer en Astor Piazzolla, en que mi música no era tan mala como yo creía. Yo pensaba que era una basura porque tocaba tangos en un cabaré, y resulta que yo tenía una cosa que se llama estilo.

Ástor Piazzolla.[4]

Octeto[editar]

Tras retornar de París, en 1954/1955 Piazzolla formo el Octeto de Buenos Aires, que fue una verdadera revolución para el tango. Allí empleo todos los conocimientos que había adquirido años antes con Ginastera, y los nuevos con Boulanger. Tras ver al conjunto de Mulligan, Piazzolla incluyo en su nueva agrupación algunos fraseo y manejos instrumentales que eran típicos del jazz, además de introducir el concepto del swing, y el contrapunto, mas de la música clásica.[41]

Por supuesto, allí estaba todo lo que había aprendido en mis clases, sobre todo Stranvinsky, Bartok, Ravel y Prokofiev; pero también estaba la veta mas canyengue, mas agresiva y cortada del tango y la milonga de un Pugliese, el refinamiento de un Troilo y de un Alfredo Gobbi que, hacia fines de los 40 era, para mi, el tanguero mas interesante.

Piazzolla.[42]

Muchos conciertos terminaron con grescas hacia los músicos, por parte de los tangueros mas tradicionalistas que repudiaban los cambios de la nueva agrupación. A Piazzolla se lo acuso de ser "el asesino del tango".[43]

El Quinteto[editar]

En 1955 volvió a Buenos Aires donde formó una orquesta de cuerdas con músicos argentinos, en la que cantó Jorge Sobral (para esta formación compone Tres minutos con la realidad, obra síntesis entre el tango y la música de Stravinsky y Bartók) y el famoso Octeto Buenos Aires, conjunto considerado como el iniciador del tango moderno, tanto por su instrumentación (incluía por primera vez una guitarra eléctrica en un conjunto de tango), como por sus novedades armónicas y contrapuntísticas (acordes con 13as. aumentadas, seisillos y fugas).

En 1958 disuelve ambas formaciones y se marcha a los Estados Unidos, donde graba los dos únicos discos de lo que él llamó el jazz-tango (los cuales actualmente son muy difíciles de encontrar).[17]

En 1959, durante una actuación en Puerto Rico, junto a Juan Carlos Copes y María Nieves, recibe la noticia de la muerte de su padre, Vicente Nonino Piazzolla. Ástor vuelve a Nueva York, donde vivía con su familia, y allí compuso «Adiós Nonino», su obra más célebre, que conservaría la sección rítmica del anterior tango «Nonino», más una sentida elegía de despedida, que se convertiría en un sinónimo de Piazzolla a lo largo de los años.[44]​ La muerte del padre de Ástor trajo algunos colapsos en la vida de la familia: su matrimonio hasta ese entonces con Dedé entro en crisis y se separaron, mientras que también la relación con sus hijos se vio seriamente mermada, no pudiendo ser arreglada totalmente.[45]

Papá nos pidió que lo dejáramos solo durante unas horas. Nos metimos en la cocina. Primero hubo un silencio absoluto. Al rato, oímos que tocaba el bandoneón. Era una melodía muy triste, terriblemente triste. Estaba componiendo "Adiós Nonino".

Daniel Piazzolla.[20]

En 1990, durante una entrevista declaró que: «El tango número uno es 'Adiós Nonino'. Me propuse mil veces hacer uno superior y no pude».[44]​ Se registran más de 170 versiones de «Adiós Nonino» de distintos músicos.[46]

Piazzolla y su orquesta se presentan en Canal 13, en 1963.

Frustrado por el intento del jazz-tango, vuelve a Buenos Aires en 1960 y forma la agrupación que definiría su estilo musical definitivamente, que sería la base de agrupaciones posteriores y a la que volvería cada vez que se sentía frustrado por otros proyectos: el Quinteto Nuevo Tango, formado en su primera versión, por Piazzolla en el bandoneón, Jaime Gosis en piano, Simón Bajour en violín, Kicho Díaz en contrabajo y Horacio Malvicino en guitarra eléctrica.

Con esta agrupación daría a conocer Adiós Nonino y todas las composiciones que dieron forma a su estilo y que serían las más recordadas: Las Estaciones (Verano Porteño, Otoño Porteño, Invierno Porteño y Primavera Porteña), La Serie del Ángel (Introducción al ángel, Milonga del ángel, Muerte del ángel y Resurrección del ángel), La Serie del Diablo (Tango diablo, Vayamos al diablo y Romance del diablo), Revirado, Fracanapa, Calambre, Buenos Aires Hora Cero, Decarísimo, Michelangelo ´70 y Fugata, entre otros. Esa última pieza está basada en la obra del compositor alemán Johann Sebastian Bach.[47]

Consagración[editar]

En 1963, forma el Nuevo Octeto, para el cual compuso Introducción a «Héroes y tumbas», con letra de Ernesto Sabato.[48]​ En ese año también gana el Premio Hirsch por su «Serie de tangos sinfónicos», estrenados bajo la dirección de Paul Klecky.[49]

Pino Presti creó y tocó la línea de bajo de Libertango

En 1965, junto al Quinteto, una orquesta formada ad hoc, y con las voces de Luis Medina Castro como recitante y Edmundo Rivero como cantante, graba el disco El tango, que contiene temas con letras de Jorge Luis Borges, incluido Hombre de la esquina rosada, suite para canto, recitado y doce instrumentos. Precisamente en el citado año, Piazzolla cobró por 754.000 pesos (una suma alta para la época) de regalías por parte de la SADAIC, los álbumes del quinteto se vendían razonablemente bien, lo que le permitió negociar con los sello condiciones que no fueran abusivas para él.[50]

En 1966 se separa de Dedé Wolff y en 1967 empieza su colaboración con el poeta Horacio Ferrer, con quien compuso la operita María de Buenos Aires, que se estrenaría al año siguiente, con la cantante Amelita Baltar. Por otra parte, Piazzolla inicia con Baltar una relación sentimental que durará cinco años.[39]

En 1969, Piazzolla y Ferrer componen la exitosa Balada para un loco, que supondría una popularidad súbita para Piazzolla.

En 1970 retornó a París donde nuevamente junto a Ferrer, creó el oratorio El pueblo joven, estrenado poco después en 1971 en Saarbrücken, Alemania. Al año siguiente fue invitado por primera vez a presentarse en el Teatro Colón en Buenos Aires, junto con otras importantes orquestas de tango. También en 1972, Piazzolla compone, para su Conjunto 9 el «Concierto de Nácar, para nueve tanguistas y orquesta filarmónica», primer antecedente de sus obras sinfónicas para bandoneón posteriores.

Ástor Piazzolla en 1975.

En 1973 sufre un infarto que lo obliga a reducir su actividad, por lo que se instala en Italia, en donde permaneció grabando durante cinco años. Durante esos años, formó el Conjunto Electrónico, un octeto integrado por bandoneón, piano eléctrico o acústico, órgano, guitarra, bajo eléctrico, batería, sintetizador y violín (el cual posteriormente fue reemplazado por una flauta traversa o saxo). La formación fue integrada por reconocidos músicos italianos como Pino Presti en bajo eléctrico y Tullio De Piscopo en batería.[51]​ Tiempo más tarde, Ástor incorporaría al octeto al cantante José Ángel Trelles.

En 1974 se separó de Amelita Baltar, y ese mismo año graba, junto a una orquesta de músicos italianos, los álbumes Summit, con Gerry Mulligan, y "Libertango", cuyo éxito lo hace conocido en Europa.[39]​ Al año siguiente, el Ensemble Buenos Aires graba su obra Tangazo para orquesta sinfónica.

En 1975, después del fallecimiento de Aníbal Troilo, Ástor compone en su memoria una obra en cuatro movimientos a la que llamó Suite Troileana, la cual grabó junto al Conjunto Electrónico.[38]​ Al año siguiente, en 1976 conoce a Laura Escalada, quien sería su esposa definitiva. En diciembre de ese año presenta junto al Conjunto Electrónico en el teatro Gran Rex en Buenos Aires su obra 500 motivaciones. Meses después ofrecería otro concierto en el Olympia de París junto a una formación similar a la que tocó en Buenos Aires, la cual sería su última presentación junto a una formación de carácter eléctrico.

Últimos años[editar]

Bandoneón Doble A usado por Piazzolla

A partir de 1978 volvió a trabajar junto al quinteto Nuevo Tango y retomó la composición de obras sinfónicas y piezas de cámara.

En 1982 escribe Le Grand Tango, para chelo y piano, el cual estuvo dedicado al chelista ruso Mstislav Rostropóvich. En 1985 fue nombrado Ciudadano ilustre de Buenos Aires, obtuvo el Premio Konex de Platino como el mejor músico de tango de vanguardia de la historia en Argentina y estrenó en Bélgica su Concierto para Bandoneón y Guitarra: Homenaje a Lieja. En 1985 regaló al grupo «Nuevos aires» su partitura «500 Motivaciones» que fue interpretada en la Sala A y B del Centro Cultural General San Martín en su homenaje al ser nombrado «Ciudadano ilustre de la Ciudad de Buenos Aires».

En 1987 viaja a Estados Unidos, donde graba en vivo en el Central Park junto a la Orquesta de St. Luke's, dirigida por Lalo Schifrin, sus obras Concierto para Bandoneón y Tres Tangos para Bandoneón y Orquesta. Durante esta etapa en los Estados Unidos también tuvo la oportunidad de grabar Tango Zero Hour, Tango apasionado, La Camorra, Five Tango Sensations (junto al Kronos Quartet) y Piazzolla con Gary Burton entre otros.[52]

En 1988 fue operado del corazón en un cuádruple baipás y a principios del año siguiente formaría su último conjunto, el Sexteto Nuevo Tango formado por dos bandoneones, piano, guitarra eléctrica, contrabajo y violonchelo.[13]

El 4 de agosto de 1990 en París, sufrió una trombosis cerebral cayendose en el baño de un apart-hotel parisino. Fue internado con un infarto cerebral del que no se recuperó. Lo transladaron a Buenos Aires el 12 de agosto, de la que finalmente fallecería dos años después en Buenos Aires el 4 de julio de 1992, a los 71 años.[53]​ Sus restos están inhumados en el cementerio Jardín de Paz, en la localidad de Pilar.

En sus últimos diez años, escribió más de 300 tangos, unas cincuenta bandas musicales de películas, entre las cuales se encuentran: Henry IV de Marco Bellocchio, Lumière de Jeanne Moreau, Armaguedon de Alain Delon, Sur, El exilio de Gardel de Fernando Solanas.[49][10]​ En febrero de 1993, Piazzolla fue nominado de manera póstuma para los Premios Grammy 1992 en Los Ángeles por Oblivion en la categoría Mejor Composición Instrumental.[49]

Estilo[editar]

Una de las principales invenciones rítmicas de Piazzolla tiene que ver con un desplazamiento del acento en el interior de la milonga y con un particular efecto de sincopa, que deriva en su forma de 8 pulsos agrupados en 3+3+2 y que introduce un principio de ambigüedad en la cerrada métrica del tango. Se trata de uno de los rasgos mas característicos del músico. Hasta Piazzolla la rítmica del tango no presentaba variantes en la métrica sino en el tempo, en los cambios de velocidad en el curso de la interpretación; con Piazzolla la rítmica del tango se enriquece en la composición mismo, en la escritura. El uso de agrupamientos asimétricos, del tipo 3+3+2, conecta la música de Piazzolla con Bela Bartok, el músico húngaro había descubierto ese tipo de agrupamientos en el folclore de su región.[54]​ A diferencia de lo que ocurre con otros interpretes, los agrupamientos irregulares son empleados por Piazzolla con suma regularidad, como un patrón mas bien estable que le otorga al tango una propulsión completamente novedosa. La música de Piazzolla conecta con esos agrupamientos rítmicos desde sus particular reelaboración de la milonga. Podría pensarse que en Piazzolla siempre se esta oyendo la milonga, ya sea en sus formas mas lentas o en sus variantes. Dos cosas que eran sumamente características del tango fueron excluidas en un momento por Piazzolla: el baile y el canto, de hecho, la naturaleza polifónica de la orquestación de Piazzola expulsa al cantante.[55]

Influencias[editar]

Entre los músicos contemporáneos de quienes Piazzolla tenía como fuente de inspiración y admiraba se encuentran Alfredo Gobbi y, fundamentalmente, Osvaldo Pugliese. Este último con sus composiciones Negracha, Malandraca y La yumba se adelantó a lo que Ástor luego realizaría. Básicamente en la música de Piazzolla la marcación rítmica está basada en el tango Negracha compuesto por Pugliese en 1943 y grabado en 1948. Siempre hubo entre ellos una relación de respeto y admiración mutua.[56]​ Pugliese hizo versiones de tangos de Piazzolla como El cielo en las manos en 1951, Marrón y azul en 1956, Nonino entre 1961 y 1962, Verano porteño en 1965, Balada para un loco en 1970 y Zum en 1976. Piazzolla a su vez grabó de Pugliese: Recuerdo en 1966 y Negracha en 1956. Compartieron un recital juntos en el teatro Carré de Ámsterdam, el 29 de junio de 1989. Cerraron el recital tocando juntos sus éxitos más populares: La yumba y Adiós Nonino. Ambos en una entrevista previa manifestaron su admiración y respeto mutuos y lamentaron el hecho que ese recital no se realizase en Argentina.[56]

Entre las influencias de la música europea, podemos también citar a Johann Sebastian Bach (del periodo barroco) de quien queda notoriamente marcado su influjo en lo tocante al desarrollo de patrones armónicos, fugas y el uso del contrapunto,[47]​ como así también a Bela Bartok (contemporáneo). Según el baterista José Luis Properzi, su música también tiene puntos en común con la obra de los estadounidenses George Gershwin y Brian Wilson.[57]​ Por otro lado, tuvo una gran admiración y conoció personalmente a Igor Stravinsky.[47]

Legado[editar]

En 1995 la Fundación Konex le confirió el Premio Konex de Honor por su incalculable aporte a la música en Argentina.

En 1996, los días 13, 14 y 15 de junio en el Teatro Ópera de Buenos Aires se realizó un homenaje ideado por Eliseo Álvarez con el nombre de «Astortango». En dicho espectáculo actuaron destacados músicos argentinos y de todo el mundo interpretando las obras del maestro Piazzolla, entre ellos se encontraban Gary Burton, Chick Corea, Hermeto Pascoal, Jairo, Gerardo Gandini, Fernando Suárez Paz, Horacio Malvicino, Juan Carlos Cirigliano, Rodolfo Mederos, Julio Pane, Néstor Marconi, Raúl Luzzi, Arturo Schneider, Daniel Binelli, su hijo Daniel y su nieto Daniel «Pipi» Piazzolla.

En 1993, la Asociación de Música de Pesaro, por la voluntad del Maestro Hugo Aisemberg y otras personalidades de la cultura de Pesaro, fundó el Centro Astor Piazzolla.

En 2008, el aeropuerto internacional de Mar del Plata, su ciudad natal, recibió el nombre de «Aeropuerto Internacional Astor Piazzolla», en su memoria.[58]

A partir del año 2007 se formó el quinteto radicado en Londres Fugata Quintet, con músicos graduados en la Royal Academy of Music de Londres, unidos por su común pasión por Piazzolla y su Nuevo Tango. Su nombre mismo se deriva «del segundo movimiento, «Fugata», de la Tangada-suite 'Silfo y Ondina' de Ástor Piazzolla. Es un reconocimiento del quinteto, cuyo carácter y origen son principalmente clásicos, queriendo reflejar los propios orígenes clásicos del compositor, y su frecuente uso de las formas y las técnicas de composición clásicas en sus muchas y notables obras para quinteto». Formado por los músicos Antonis Hatzinikolaou (guitarra), Anastasios Mavroudis (violín), Zivorad Nikolic (acordeón), James Opstad (contrabajo) y Anahit Chaushyan (piano),[59]​ están llevando a cabo en los últimos años en Londres una importante labor de difusión de la obra de Piazzolla, con exitosas actuaciones en directo y grabaciones dedicadas monográficamente a su obra en salas tan prestigiosas como el Royal Albert Hall, el Southbank Centre's Purcell Room, o The Forge,[60]​ así como emisiones a través de la Radio 3 de la BBC, habiendo lanzado recientemente un aclamado álbum doble con música del compositor argentino.

Discografía[editar]

Álbumes de estudio[editar]

  • Sinfonía de Tango (1955)
  • Tango Progresivo: Octeto Buenos Aires (1956)
  • Tango Moderno también llamado simplemente Octeto Buenos Aires (1957)
  • Lo que vendrá (Antar PLP 2001. 1957)
  • Tango en Hi-Fi (1957)
  • An Evening in Buenos Aires (Grabado en USA) (1959)
  • Take Me Dancing! The Latin Rhythms of Astor Piazzolla & his Quintet (1959)
  • Piazzolla interpreta a Piazzolla (1961)
  • Piazzolla o No? Bailable y apiazolado (1961)
  • Nuestro tiempo (1962)
  • Tango contemporáneo - Astor Piazzolla y su nuevo octeto (1963)
  • Tango para una ciudad - Astor Piazzolla y su quinteto nuevo tango (1963)
  • 20 años de vanguardia con sus conjuntos (1964)
  • Concierto en el Philarmonic Hall de New York (1965)
  • El Tango con Edmundo Rivero y textos de Jorge Luis Borges (1965)
  • Historia del Tango Vol. 1: La guardia Vieja (1967)
  • Historia del tango Vol. 2: La época romántica (1967)
  • Adiós Nonino - Astor Piazzolla con su quinteto (1969)
  • Pulsación - Astor Piazzolla y su orquesta (1970)
  • Amelita Baltar interpreta a Piazzolla y Ferrer (1970)
  • En persona solos de Piazzolla con recitados de Ferrer (1970)
  • Con alma y vida (1970)
  • La bicicleta blanca Amelita Baltar con Piazzolla (1971)
  • Concierto para quinteto (1971)
  • Música popular contemporánea de la Ciudad de Buenos Aires Volumen 1 (1971)
  • Música popular contemporánea de la Ciudad de Buenos Aires Volumen 2 (1972)
  • Libertango (1974)
  • Summit - Reunión Cumbre con Gerry Mulligan (1974)
  • Piazzolla y Amelita Baltar (1974)
  • Il pleut sur Santiago (1975)
  • Lumière - Suite Troileana (1975)
  • Armaguedon (1977)
  • Olympia 77 (1977)
  • Persecuta (1977)
  • Viaje de Bodas (1977)
  • Mundial 78 o Piazzolla 78 (reeditado en CD como Chador) (1978)
  • Biyuya (1979)
  • Thèmes originaux (1979)
  • El infierno tan temido (1979)
  • Volver - Astor Piazzolla con su quinteto (1982)
  • Aconcagua - SWF Rundfunkorchester (1983)
  • Oblivion (1984)
  • El exilio de Gardel (1984)
  • Nuevo tango: Hora Zero (1986)
  • Tristezas de un doble A (1987)
  • The New Tango junto a Gary Burton (1987)
  • The Rough Dancer and the Cyclical Night (Tango Apassionado) (1988)
  • Sur (1988)
  • La Camorra: The Solitude of Passionate Provocation (1989)
  • Five Tango Sensations (1989) con el Kronos Quartet.
  • Bandoneón Sinfónico (1990)

Filmografía[editar]

Documentales sobre Piazzolla
Intérprete
Música de películas

Referencias[editar]

  1. «Mar del Plata rinde homenaje al gran maestro Astor Piazzolla», en diario La Capital (de Mar del Plata).
  2. Biografía de Ástor Piazzolla
  3. Holden, Stephen (6 de julio de 1992). «Astor Piazzolla, 71, Tango's Modern Master, Dies». The New York Times. Consultado el 6 de enero de 2014. 
  4. a b «10 años sin Astor Piazzolla» BBC Mundo.
  5. «Astor Piazzolla: 15 años sin el “asesino del tango”».
  6. Astor Piazzolla, revista Antena, Buenos Aires, 1954.
  7. 6 actividades homenaje para sentir que Astor Piazzolla está más vivo que nunca 11-03-2017, Infobae
  8. Ástor Piazzolla, músico revolucionario del Siglo XX 04-07-2015, El Intransigente
  9. Astor Piazzolla TodoTango.com
  10. a b c Entrada de Ástor Piazzolla en IMDb.
  11. Diario La Capital: Rosario desconocida: Acordes del mejor bandoneón.
  12. María Susana Azzi y Simon Collier: Astor Piazzolla, su vida y su obra. Buenos Aires: El Ateneo.
  13. a b c d e «Biografía de Ástor Piazzolla.»
  14. Sánchez Ezequiel, Jorge. pp 20.
  15. Sánchez Ezequiel, Jorge. pp 50.
  16. Sánchez Ezequiel, Jorge. pp 20.
  17. a b Biografía de Piazzolla en TodoTango (en inglés).
  18. Sánchez Ezequiel, Jorge. pp 22.
  19. Sánchez Ezequiel, Jorge. pp 39.
  20. a b "Astor". Diana Piazzolla. Buenos Aires, Ed. Corregidor, 2005. ISBN 950-05-1570-9
  21. Sánchez Ezequiel, Jorge. pp 9.
  22. Sánchez Ezequiel, Jorge. pp 13.
  23. Gutman, Jorge. «La amistad de Gardel y Piazzolla»
  24. «Piazzolla y Gardel, encuentros en Nueva York»
  25. Carta simbólica de Piazzolla a Carlos Gardel en 1978.
  26. Sánchez Ezequiel, Jorge. pp 55.
  27. Sánchez Ezequiel, Jorge. pp 56.
  28. «Astor Piazzolla: líder de la vanguardia.»
  29. Sánchez Ezequiel, Jorge. pp 23.
  30. Sánchez Ezequiel, Jorge. pp 24.
  31. Sánchez Ezequiel, Jorge. pp 60.
  32. Diana, hija y biógrafa del músico argentino Ástor Piazzolla El País, 18.7.2009. Consultado el 24.12.2018
  33. Estrada, Socorro (2005). «Viaje al secreto mejor guardado de la historia musical argentina». Diario Clarín. Consultado el 14 de mayo de 2009. 
  34. Sánchez Ezequiel, Jorge. pp 13.
  35. Pessinis, Jorge; Kuri, Carlos (2002). «Biografía de Astor Piazzolla». Piazolla.org. Consultado el 26 de febrero de 2013. 
  36. Sánchez Ezequiel, Jorge. pp 60.
  37. Diego Fischerman y Abel Gilbert (4 de julio de 2009).El bandoneonista y su célebre maestra Diario La Nación. Consultado el 8 de agosto de 2017.
  38. a b Especial Piazzolla. Página/12.
  39. a b c «En el universo musical de Piazzolla, treinta años no es nada.» Página/12.
  40. "Fue realmente maravilloso ver el entusiasmo que existía entre ellos mientras ejecutaban, ese goce individual en las improvisaciones, el entusiasmo de conjunto al ejecutar un acorde, en fin, algo que nunca había notado hasta ahora con los músicos de tango. Como resultado de esta experiencia nació en mi la idea de formar el Octeto Buenos Aires. Era necesario sacar al tango de esa monotonía que lo envolvía tanto armónica como melódica, rítmica y estética. Fue un impulso irresistible el de jerarquizarlo musicalmente y darles otras formas de lucimiento a los instrumentistas. En dos palabras, lograr que el tango entusiasme y no canse al ejecutante y al oyente, sin que deje de ser tango, y que sea, mas que nunca, música". Sánchez Ezequiel, Jorge. pp 36.
  41. Sánchez Ezequiel, Jorge. pp 62.
  42. Sánchez Ezequiel, Jorge. pp 62.
  43. Sánchez Ezequiel, Jorge. pp 62 y 63.
  44. a b «El tango más famoso de Piazzolla» Clarín.
  45. Sánchez Ezequiel, Jorge. pp 15.
  46. «Más de 170 versiones de Adiós Nonino reunidas en un site por fanáticos de Piazzolla.» Clarín.
  47. a b c Fischerman, Diego y Gilbert, Abel. Piazzolla el mal entendido. Editorial Edhasa. 2009. ISBN 978-987-628-063-1.
  48. "Los poetas de Astor Piazzolla", en revista Axolotl.
  49. a b c Currículum de Ástor Piazzolla en la Fundación Konex.
  50. Fischerman, 2009, p. 251 y 252.
  51. «Astor Piazzolla Memorias», Natalio Gorin. Alba Editorial (Barcelona, España), 2003; ISBN 978-84-8428-194-8
  52. Butler Cannata, David. "Making it there: los conciertos de Piazzolla en Nueva York", en: García Brunelli Omar (comp.). Estudios sobre la obra de Astor Piazzolla. (Buenos Aires: Gourmet Musical Ediciones, 2009), p. 199-232. ISBN 978-987-22664-2-4.
  53. Fischerman, 2009, p. 338.
  54. Sánchez Ezequiel, Jorge. pp 37.
  55. Sánchez Ezequiel, Jorge. pp 39.
  56. a b Entrevista de Lucho Aravena recopilada por Natalio Gorín.
  57. Jose Luis Person Properzi (29 de marzo de 2009). «Espejos frente al mar.» Página 12. Consultado el 22 de enero de 2016.
  58. «El aeropuerto de Mar del Plata se llama Astor Piazzolla.» 20 de agosto de 2008. DERF.
  59. Sobre «Fugata Quintet».
  60. Fugata Quintet Official Website, próxima actuación en The Forge el 31 de octubre de 2013 (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).; y vídeos en Youtube.
  61. «Piazzolla, los años del tiburón». La Capital de Mar del Plata. 28 de agosto de 2018. Consultado el 18 de septiembre de 2018. 
  62. «"Piazzolla, los años del tiburón”, se sumerge en la intimidad del compositor argentino». Vanguardia. 7 de julio de 2018. Consultado el 18 de septiembre de 2018. 
  63. «Música de películas». The Internet Home of Astor Piazzolla and His Tango Nuevo. Consultado el 26 de febrero de 2015. 

Bibliografía[editar]

  • Fischerman, Diego (2009). Piazzolla el mal entendido. Editorial Edhasa. ISBN 978-987-628-063-1. 
  • Donozo, Leandro. «Aportes para un bibliografía sobre Astor Piazzolla», en: García Brunelli Omar (comp.). Estudios sobre la obra de Astor Piazzolla. (Buenos Aires: Gourmet Musical Ediciones, 2009), pp. 245-262
  • Pujol, Sergio A. «Piazzolla y los años 60» Enlace

Enlaces externos[editar]

Véase también[editar]