Petroglifo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Un petroglifo donde se ve una hilera de muflones de grandes cuernos cerca de Moab, Utah, Estados Unidos; un tema recurrente en los desiertos norteamericanos.
Petroglifos al sur de Atacama, Chile. Cercano a las instalaciones del observatorio La Silla.

Un petroglifo (también, grabado rupestre) (del griego petros, "piedra", y glyphein, "tallar"; se acuñó originalmente en francés, pétroglyphe) es un diseño simbólico grabado en roca, realizado desgastando su capa superficial. Muchos petroglifos provienen del período Neolítico. Son el más cercano antecedente de los símbolos previos a la escritura. Su uso como forma de comunicación data del 10000 a. C[cita requerida], aproximadamente, y puede llegar hasta los tiempos modernos en algunas culturas y lugares.

No debe confundirse con pictografía, una forma de comunicación escrita mediante imágenes que se remonta al Neolítico, aunque ambos pertenecen a la categoría general y más amplia del arte rupestre.[cita requerida]

Tipos:

  • Abstractos: Son dibujos sin una geometría clara. Pueden estar solos o formando conjuntos.
  • Geométricos: Dibujos que si tienen una geometría clara. Cruces, esvásticas, círculos, cuadros ajedrezados, soles, etc.
  • Figurativos o representativos: Simbolizan figuras, ya sean humanas (huellas de pies) o animales (leones, jirafas, etc.).
  • Objetos: Representan objetos. Flechas, carros, barcos.[cita requerida]

Al no ser una ciencia exacta, las conjeturas hechas sobre el significado de los petroglifos son muy extensas. Pero en general, según el tipo de petroglifo, hay una explicación aproximada.[cita requerida]

Historia[editar]

Los petroglifos más antiguos datan del Paleolítico Superior o del Neolítico. Más adelante, hace alrededor de 7000 o 9000 años comenzaron a aparecer sistemas de escritura como las pictografías y los ideogramas. Los petroglifos siguieron siendo muy comunes y algunas sociedades menos avanzadas continuaron utilizándolos durante milenios, incluso hasta el momento de entrar en contacto con la cultura occidental. Se han encontrado en todos los continentes, exceptuando la Antártida, aunque se concentran especialmente en zonas de Suramérica, África, Escandinavia, Siberia, Galicia, Islas Canarias, el suroeste de Norteamérica, istmo de Panamá[1]​y Australia.

Relación de petroglifos en el mundo[editar]

África[editar]

Camerún[editar]

Petroglifo de Bidzar, Camerún

Chad[editar]

Egipto[editar]

Gabón[editar]

  • Valle del río Ogooue, Gabón.

Libia[editar]

Namibia[editar]

Níger[editar]

  • Inscripciones en forma de jirafa a tamaño natural en Dabous Rock, Montes Air, Níger

República Centroafricana[editar]

República del Congo[editar]

Sudán[editar]

América[editar]

Argentina

Petróglifos, ubicados en el cerro El Duraznito. Depto Rosario de Lerma. Salta. Argentina

Bolivia[editar]

Canadá[editar]

Chile[editar]

  • Petroglifos de Ofragía, comuna de Camarones, Región de Arica-Parinacota, Chile.
  • Petroglifos del Sendero El Colihue, comuna de Canela, Región de Coquimbo, Chile.
  • Petroglifos de Valle del Encanto, comuna de Ovalle, Región de Coquimbo, Chile
  • Petroglifos de Cerro Paidahuén, comuna de San Esteban, Región de Valparaíso, Chile.

Colombia[editar]

Costa Rica[editar]

Ecuador[editar]

Los petroglifos que se hallan en zona de Limón Indanza son numerosos, conocidos por muchos, en proceso de investigación. La zona de la parroquia Santa Susana de Chiviaza se hallan dispersas un sinnúmero de rocas, con características muy similares a las existentes en la zona del cerro Catazho, donde se encuentra una roca muy grande en forma de cueva, con grabados de distintas formas; desde caras redondas, trazos en forma de animales, hasta figuras que representan seres humanos. Se desconoce la fecha y el tiempo en que fueron hechas debido a la falta de interés por darlos a conocer e investigarlos.
Expertos[¿quién?] argumentan que fueron ejecutadas mucho antes de la cultura shuar y se cree que muchos petroglifos representaban algún tipo de lenguaje ritual o simbólico aún no desvelado.
La ubicación y situación de esta roca han favorecido la conservación de las figuras.

En el Ecuador existen una gran cantidad de petroglifos, en la provincia Bolívar, en el sector de la parroquia Telimbela, en la parroquia de San Luis de Pambil, en el cantón de las Naves, cantón Chillanes. Se supone que fueron culturas primarias que grababan una serie de gráficos, como los valdivias, los machalillas o los guangalas, o de culturas mucho más antiguas que estas.

En la provincia de Morona Santiago, específicamente en Méndez, Sucúa y Morona también se encuentran petroglifos en varios lugares, en Sucúa están las piedras del Abuelo, barrio artesanal, Huambi, Cusuimi y en Morona las Gigantescas piedras de Padre Carollo.

Estados Unidos[editar]

México[editar]

Panamá[editar]

Perú[editar]

Una conformación de petroglifos con diferentes tamaños y orientaciones, las mismas que miden metro y medio de largo por tres metros de ancho y representan figuras zoomorfas así como también de serpientes, felinos, astros, aves, entre otros. De igual forma las piedras presentan grabados de círculos y líneas geométricas, su iconografía es propia de los años 7500 a 1000 a. C. Estos petroglifos han sido trabajados mediante la técnica de tallas superficiales; lo que permitía desgastar parte de la roca dejando aparecer el color natural gris claro.[2]​ Lugar que cuenta con el mayor número de petroglifos en la región Reconocido como Patrimonio Cultural de la Nación con R.D. N.º 1036 de fecha 29.10.2002. En la actualidad se encuentran en regular estado de conservación, debido a que personas han picado algunas rocas, con la intención de llevarse parte de las figuras. Así como también, algunas piedras han sido utilizadas para la construcción. Además, las autoridades competentes no toman medidas suficientes para protegerlos. El nombre de Pipochinos, viene de los apodos de los descubridores, "Pipo" y "Chino". Para llegar a ellos, se debe acceder por la carretera camino a la ciudad de Jaén, hasta llegar al puente Boliches.

Venezuela[editar]

Asia[editar]

Arabia Saudí[editar]

China[editar]

Jordania[editar]

Kazajistán[editar]

Kirguistán[editar]

  • Numerosos yacimientos en Kirguistán, la mayoría en las Montañas Tie Shan; Cholpon-Alta, el Valle Talas, Siymaliytash (Saimaluu-Tash) y en la loma rocosa llamada Trono de Suleiman en Osh en el Valle Fergana.

Filipinas[editar]

India[editar]

Pakistán[editar]

  • Petroglifos y arte rupestre en las regiones del norte, Pakistán

Europa[editar]

España[editar]

Cabe destacar la existencia de más de 115 solo en Compostela.[3]

Petroglifo llamado "Hombre de Guayadeque" del Morro del Cuervo, situado en la Montaña de Agüimes, Gran Canaria

Francia[editar]

Inglaterra[editar]

Irlanda[editar]

Italia[editar]

Noruega[editar]

  • Inscripciones en la roca en Alta y Møllerstufossen, Noruega.

Portugal[editar]

Suecia[editar]

Oceanía[editar]

Australia[editar]

Véase también[editar]

Notas[editar]

Referencias[editar]

  • Beckensall, Stan and Laurie, Tim, Prehistoric Rock Art of County Durham, Swaledale and Wensleydale (Arte Prehistórico Rupestre del Condado de Durham, Swaledale y Wensleydale), County Durham Books, 1998 ISBN 1-897585-45-4
  • Beckensall, Stan, Prehistoric Rock Art in Northumberland (Arte Rupestre en Northumberland), Tempus Publishing, 2001 ISBN 0-7524-1945-5

Bibliografía[editar]

  • Costas Goberna, F. J. y Novoa Álvarez, P. Los grabados rupestres de Galicia. A Coruña: Museo Arqueológico e Histórico, 1993.

Enlaces externos[editar]


Petroglifos son registros de actividad humana en formas de grabados esculpidos en roca. La mayoría de los petroglifos encontrados datan del período Neolítico (10.000 - 3000 a.C) que se caracteriza, en contraste con el período Paleolítico (3.000.000 - 10.000 a.C), por el avance social, económico y político de las agrupaciones y la introducción del sedentarismo.

Etimología[editar]

La palabra petroglifo deriva del griego pétra que significa piedra y glýphein que significa tallar, grabar o cincelar. Los petroglifos son también llamados grabados rupestres. Los petroglifos son considerados como arte rupestre que incluye cualquier Imagen grabada o pintada (pintura rupestre) sobre superficies rocosas que registren rastros de actividad humana antigua.

Según estudios antropológicos, los petroglifos son creados a través de 3 tipos de técnicas[editar]

  • Percusión: consiste en golpear una piedra contra otra piedra para crear surcos en la superficie rocosa. Se asemeja a la técnica actual del cincel y el martillo.
  • Rayado: consiste en usar el filo de una piedra para rayar la superficie.
  • Abrasión: consiste en alisar la superficie frotando una piedra sobre ella para luego pulirla con arena y agua.

Motivos más comunes de los petroglifos alrededor del mundo[editar]

  • Espirales circulares y cuadradas.
  • Círculos concéntricos.
  • Hileras de puntos.
  • Caras triangulares, cuadradas y circulares.
  • Figuras antropomórficas (asemeja a la figura humana).
  • Cuadrados con divisiones.
  • Meandros o líneas curvas que simulan las sinuosidades de un río.

En el año 2015, los petroglifos de Pusharo de 30 metros de largo por 4 a 8 metros de alto ubicados en la capital de la biodiversidad del Perú en Madre de Dios, fueron acuñados en los soles (moneda del Perú) como parte de la serie: “Riqueza y orgullo del Perú”.

Representaciones[editar]

Los petroglifos gallegos son una de las representaciones más genuinas de nuestro arte prehistórico. Utilizar la expresión estilo atlántico es más completo que referirse solo a grupo galaico de arte rupestre (III-II milenio a. de C) puesto que dicho estilo se extiende desde el norte de Portugal hasta el norte de las Islas Británicas incluyendo Galicia e Irlanda. Se encontraron petroglifos en todos los continentes de nuestro planeta, con similitudes llamativas entre ellos. Aunque en general los petroglifos pueden pertenecer a épocas muy diferentes de la historia, la mayoría de los que se encuentran en Galicia se encuadran en la Edad de los Metales, siendo casi todos de la Edad del Bronce, con los inicios de la fundición del cobre en la etapa del Calcolítico (aproximadamente entre 2.000 a. C y 1.800 a. C). En algunas ocasiones el cristianismo procesó los símbolos considerados paganos, quedando las imágenes ocultas por ermitas, iglesias o cruceros construidos en el lugar que estaban ocupando. Como resultado estos lugares cristianizados fueron objetivo de leyendas paganas (con moros de protagonistas en muchos casos).

Fuentes[editar]