Trastorno de identidad disociativo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Personalidad múltiple»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Trastorno de identidad disociativo
Dissociative identity disorder.jpg
Especialidad psiquiatría
psicología
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

El trastorno de identidad disociativo (TID),[1]​ antes conocido como desorden de personalidad múltiple (DPM),[2]​ es un trastorno disociativo que se caracteriza por la existencia de dos o más identidades en una persona, cada una con su propio patrón de percibir y actuar con el ambiente. Estadísticamente, la mayoría de las personas afectadas son mujeres, aunque no existen muchos estudios al respecto (más que las estadísticas arrojadas en algunos países, como Turquía). Al menos dos de estas personalidades toman el control del comportamiento del individuo de forma rutinaria, y están asociadas también con un grado de pérdida de memoria más allá de la falta de memoria normal. A esta pérdida de memoria se le conoce con frecuencia como «tiempo perdido» o «tiempo amnésico». Se le asocia con el trastorno límite de la personalidad, el trastorno por estrés postraumático, la depresión, el trastorno por abuso de sustancias, autolesiones o ansiedad.

La causa se debe a un trauma infantil.[3]​ En aproximadamente el 90% de los casos hay un historial de abuso en la infancia, mientras que otros casos están relacionados con experiencias de guerra o problemas de salud durante la infancia. Se cree que los factores genéticos también juegan un papel. Estudios entre profesionales de la salud demuestran un amplio escepticismo contra la idea de que este diagnóstico representa en sí un desorden mental en vez de un delirio con base cultural o iatrogénica.

El trastorno de identidad disociativo fue llamado en un comienzo trastorno de personalidad múltiple, como referencia a esto, el nombre erróneamente se mantiene en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE de la OMS). Aunque el trastorno lleva por nombre trastorno de identidad disociativo, este no está relacionado de ninguna manera con la esquizofrenia. Aunque el término de «personalidad dividida» es un término ampliamente asociado con la esquizofrenia, no es un término aceptado por profesionales en relación con la identidad disociativa.

Muchas veces puede ser malinterpretado o confundido con la composición de personalidades individuales, pero a pesar de tener síntomas similares se carece de pruebas suficientes para comprobar si esto es una rama, evolución o un término separado del trastorno de identidad disociativo, se desconocen pruebas científicas para dicho interrogante.

Evolución[editar]

Las personas con un trastorno de identidad disociativo pueden experimentar a menudo un cuadro de síntomas que pueden parecerse a los de otros trastornos psiquiátricos. Los síntomas pueden ser similares a los de la ansiedad, de las alteraciones de la personalidad, de la esquizofrenia y de los trastornos afectivos o de la epilepsia. La mayoría de las personas sufre síntomas de depresión, ansiedad (dificultad para respirar, pulso acelerado, palpitaciones), fobias, ataques de pánico, alteraciones del apetito, estrés postraumático y síntomas que simulan los de las enfermedades físicas. Pueden estar preocupadas por el suicidio y son frecuentes los intentos, así como los episodios de automutilación. Muchas personas con trastorno de identidad disociativo abusan del alcohol o de las drogas en algún momento de su vida.

El cambio de identidades y la ausencia de consciencia del propio comportamiento en las otras identidades hacen a menudo caótica la vida de una persona con este trastorno (pero la mayoría lleva una vida normal).

Hay varios signos característicos del trastorno de identidad disociativo:

  • Síntomas diferentes que ocurren en distintos momentos.
  • Una capacidad fluctuante para asumir sus funciones, desde la eficacia en el trabajo y en la casa hasta la inhabilidad.
  • Intensos dolores de cabeza y otros síntomas físicos.
  • Distorsiones y errores en el tiempo y amnesia.
  • Despersonalización y desrealización (sentimiento de estar separado de uno mismo y experimentar su medio como irreal).
  • Constantes crisis de pánico.
  • Trastorno de las personas con las que se encuentra o haya visto.

Las personas con un trastorno de identidad disociativo frecuentemente oyen hablar a otros de lo que ellas han hecho pero que no recuerdan. Otras pueden mencionar cambios en su comportamiento que ellas tampoco recuerdan. Pueden descubrir objetos, productos o manuscritos con los que no contaban o que no reconocen. A menudo se refieren a sí mismas como «nosotros», «él» o «ella». Mientras que, en general, las personas no pueden recordar mucho acerca de sus primeros cinco años de vida, la persona con un trastorno de identidad disociativo no recuerda tampoco lo ocurrido entre sus 6 y 11 años (no siempre es así).[cita requerida]

Invariablemente el control del cuerpo se transfiere de una identidad a otra incluyendo el contacto con la realidad, la identidades siempre está consciente de la realidad y su percepción de la misma es la de una persona funcional completamente, puede, socializar, hacer deportes, manejar, etc. (excepto los alters —identidades— niños ya que si toma el control mientras maneja o tiene relaciones podría ser peligroso para el alter).

Esta transferencia puede ocurrir como consecuencia de la reaparición del evento (puede ser por olores, calles, etc.), de circunstancias que sean similares o se infiera que se llegará a la situación que requiere que la identidad maneje a través de la disociación. Esta transición puede aparecer de forma brusca e inmediata con notoria presencia de la nueva identidad que toma el control o puede ser de manera paulatina sin notar cuando ocurre la transición, en estos casos investigaciones han demostrado que es similar a entrar en trance, en un sueño o en un desprendimiento corpóreo lo cual dependerá de la coexistencia y conocimiento de estas identidades entre sí, de la situación, y generalmente se acompaña de amnesia entre los episodios para mantener la individualidad de la identidad en cuyo caso la memoria se mantiene entre la misma identidad o sea, que cada identidad tiene memoria exclusiva de sus dominios anteriores pero no entre identidades, ocasionalmente se pueden manifestar como flashazos de memoria o bien puede recordarse como hechos acontecidos a un tercero.

Las personas con un trastorno de identidad disociativo tienen normalmente una historia de tres o más diagnósticos psiquiátricos previos diferentes y que no han respondido al tratamiento. Estas personas están muy preocupadas por temas de control, tanto el autocontrol, ser controladas o el control de los demás.

Aun cuando la principal causa atribuible es como consecuencia de eventos traumáticos de la niñez también se tiene conocimiento de la creación de identidades para cubrir una necesidad o deseo que el individuo no puede realizar abiertamente por restricciones, sociales, culturales, familiares o religiosas. La personalidad disociada deja inmune o limpia a las otras personalidades. De esta manera es común la existencia de personalidades completas o solo fragmentos, los cuales existen solo por periodos limitados y con un propósito específico.

Criterios de diagnóstico[editar]

Es necesario conocer los criterios para el diagnóstico, mismos que no pueden ser extraídos de fuente más fidedigna que el DSM-IV-TR[4]​ y que son:

A. Presencia de dos o más identidades o estados de personalidad (cada una con un patrón propio y relativamente persistente de percepción, interacción y concepción del entorno de sí mismo)
B. Al menos dos de estas identidades o estados de personalidad controlan de forma recurrente el comportamiento del individuo.
C. Incapacidad para recordar información personal importante, que es demasiado amplia para ser explicada por el olvido ordinario.
D. El trastorno no es debido a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., comportamiento automático o caótico por intoxicación alcohólica) o a una enfermedad médica (p. ej., crisis parciales complejas)

Tratamiento y pronóstico[editar]

El tratamiento del TID es un rubro en el que son bien recibidas las propuestas, pues a pesar de que ya existen alternativas algunas no podrían ser del todo funcionales al haber sido creadas a partir de la idea de que el TID tiene alguna similitud con la esquizofrenia.

Llegando hasta este paraje es puntual hacer de dominio público que la esquizofrenia y el TID son trastornos completamente distintos, el primero se trata de uno psicótico mientras que el segundo es uno de tipo disociativo (DSM-IV-TR, 2002). La esquizofrenia aleja al paciente de su realidad y el TID por su parte no afecta la relación con ella, afecta al estado del «yo». El desdoblamiento de personalidad en el TID ocurre de manera interna, es decir quien lo padece crea a sus alters a partir de interacciones conflictivas en su propia mente, en la esquizofrenia este fenómeno se aprecia de manera externa ya que las voces que se llegan a manifestar provienen del exterior y por tanto se trata de alucinaciones y no de fragmentos de la personalidad.

Al tratarse de piezas mal ubicadas lo que se busca en los tratamientos es ir acomodando y reconociendo poco a poco cada una de ellas para que así la finalidad sea formar una imagen completa. El tratamiento consta de 3 fases de acuerdo con datos de la Journal of Trauma and Dissociation:[5]

  • Fase 1: Establecer seguridad, estabilidad y una reducción de síntomas
  • Fase 2: Confrontación, superación e integración de recuerdos traumáticos
  • Fase 3: Integración y rehabilitación de la persona (no todos los pacientes desean la integración, ni se puede obligar a la integración)

El trastorno de identidad disociativo requiere psicoterapia, con frecuencia facilitada por la hipnosis. Los síntomas pueden ir y venir de modo espontáneo, pero el trastorno no desaparece por sí mismo. El tratamiento puede aliviar algunos síntomas específicos pero no tiene efectos sobre el trastorno en sí mismo.[6]

El tratamiento es a menudo arduo y emocionalmente doloroso. La persona puede experimentar muchas crisis emocionales debido a acciones de las identidades y por la desesperación que pueden acarrear los recuerdos traumáticos durante la terapia. A menudo son necesarios varios períodos de hospitalización psiquiátrica para ayudar a la persona en períodos difíciles y para operar de un modo directo sobre los recuerdos dolorosos(no siempre). Frecuentemente el médico utiliza la hipnosis para que se manifiesten (para tener acceso a) las identidades, facilitar la comunicación entre ellas, estabilizarlas e integrarlas. La hipnosis también se usa para reducir el impacto doloroso de los recuerdos traumáticos.

Generalmente, son necesarias una o dos sesiones de psicoterapia a la semana durante al menos 3 a 6 años. La integración de las identidades es lo ideal pero no siempre se consigue. Las visitas al terapeuta son reducidas gradualmente pero es raro que se terminen. Los pacientes pueden confiarse al terapeuta para que les ayude, de vez en cuando, a afrontar los problemas psicológicos, del mismo modo que pueden hacerlo periódicamente con su propio médico.

El pronóstico de las personas con un trastorno de identidad disociativo depende de los síntomas y de las características del trastorno. Algunas tienen principalmente síntomas disociativos y características postraumáticas; esto significa que, además de sus problemas de memoria e identidad, experimentan ansiedad acerca de acontecimientos traumáticos y el hecho de revivirlos y recordarlos.

Generalmente, hay una mejora en el estilo de vida con el tratamiento, sin embargo, el tiempo para alcanzar esto es indefinido.

Otras personas tienen adicionalmente trastornos psiquiátricos graves, como trastornos de la personalidad, afectivos, alimentarios y de abuso de drogas. Sus problemas mejoran más despacio y el tratamiento puede tener menos éxito o bien debe ser más largo y pueden aparecer más crisis. Por último, algunas personas no solamente tienen otros problemas psicológicos graves sino que también están gravemente comprometidas con otras personas que las acusan de haber abusado de ellas.

El tratamiento a menudo es largo y caótico y trata de reducir y de aliviar los síntomas más que de conseguir la integración. A veces, incluso un paciente con un mal pronóstico mejora lo suficiente con la terapia para sobrellevar el trastorno y comenzar a dar pasos rápidos hacia un mejor porvenir.

Estadísticas y Estudios[editar]

Hay pocos estudios realizados sobre este trastorno pero algunos realizados en Turquía nos arrojan los siguientes datos:

  • En este estudio se incluyeron 35 pacientes consecutivos en el programa de trastornos disociativos de una clínica psiquiátrica universitaria que cumplieron con los criterios del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales-IV (DSM-IV) para el trastorno de identidad disociativo. Los S se evaluaron con las versiones turcas del Programa de entrevistas de trastornos disociativos y la Escala de experiencias disociativas. Se realizó un análisis descriptivo de las características clínicas. La mayoría (88,6%) de los pacientes eran mujeres. La edad media del grupo fue de 22,8 años. El 77,1% de los pacientes informó abuso físico o sexual infantil. [7]
  • Dieciocho pacientes (90%) fueron mujeres en sus 20 años, o menores de 20 años. [8]

Los casos de identidad disociativa en mujeres es estadísticamente mayor, pero contradictoriamente, se encuentran más fácilmente casos de hombres con TID.

En la cultura popular[editar]

  • El personaje Ventrílocuo y Scarface, un villano que aparece en los cómics estadounidenses publicados por DC Comics, está afectado por este trastorno de personalidad. En el caso de Arnold Wesker dicha personalidad disociativa se manifiesta y canaliza a través de una marioneta de madera con aspecto de gangster de los años 30, que es manejada por el propio Wesker. Sin el títere, Wesker es un hombre afable, tímido y callado, y su personalidad malvada queda oculta. Cuando posee a Scarface, Wesker libera su otra personalidad, cruel y malvada. En el caso de este personaje, ambas personalidades se entienden como dos personas diferentes, dado que Scarface insulta y humilla a Wesker, aunque ambos sean la misma persona, e incluso, Wesker teme a Scarface.
  • El personaje Agustín Gordillo (Interpretado por el actor español Carlos Areces) en la telecomedia española La que se avecina, está afectado por este trastorno, poseyendo, (y mostrando) varias personalidades distintas en su vida diaria. Cuando muestra alguna de sus personalidades alternativas dichas personas se visten y hablan de manera diferente al propio Gordillo.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Boon, Suzette; Van Der Hart, Onno (2014). Vivir con disociación traumática.. Editorial Desclée de Brouwer. ISBN 978-84-330-3760-2. OCLC 1007060193. Consultado el 18 de junio de 2021. 
  2. «The ICD-10 Classification of Mental and Behavioural Disorders». World Health Organization. 
  3. «Dissociative Identity Disorder». Merck Manuals Professional Edition. Julio de 2017. Consultado el 5 de enero de 2018. 
  4. American Psychiatric Association (2002). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-IV-TR. Barcelona: Masson. p. 1088. ISBN 9788445810873. 
  5. «Guidelines for Treating Dissociative Identity Disorder in Adults, Third Revision: Summary Version». Journal of Trauma & Dissociation 12 (2): 188-212. 2011. doi:10.1080/15299732.2011.537248. Consultado el 25 de noviembre de 2013. 
  6. Mateu-Mollà, Joaquín (2019). «Trastorno disociativo de identidad: causas, síntomas y tratamiento». 
  7. «Datos de entrevistas estructuradas sobre 35 casos de trastorno de identidad disociativo en Turquía.». 
  8. Tutkun, Hamdi (1995). «DISSOCIATIVE IDENTITY DISORDER: A CLINICAL INVESTIGATION OF 20 CASES IN TURKEY». google académico.