Periodos históricos de Grecia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Período Micénico (2000-1100 a. C.)[editar]

Se inició con la dominación de los aqueos sobre la Argólida, las islas del mar Egeo y debe su nombre a la ciudad de Micenas, que fue uno de los centros principales de sus actividades.

Período Homérico[editar]

El nombre de este período se debe a que la mayor parte de la información se encuentra en la Odisea, cuyo autor, Homero, narra el retorno de Ulises de vuelta a su patria Ítaca después de terminada la Guerra de Troya

La expansión dio lugar a la fundación de nuevas ciudades, como Éfeso, Magnesia, Mileto, Focea, Cindo y Halicarnaso que al estar aisladas e independientes provocaron la aparición de las polis, y más adelante, se desarrollaron y convirtieron en importantes centros de progreso económico y cultural.

Este proceso duró aproximadamente 300 años y concluyó con la celebración de las primeras olimpiadas en el año 776 a. C.  

Período Arcaico[editar]

Los tres siglos que duró este período, se consolida la organización de las ciudades y se produjo la expansión colonial y comercial, proceso que determinaron la estructura social, política y económica de los griegos.

Las ciudades - estado, llamadas polis, tenían su propia organización social, política, económica y legislativa, en muchos casos contaron con ejércitos que garantizaban su independencia. Estuvieron unidas por sólidos vínculos culturales y raciales.

La expansión colonizadora y comercial a lo largo de las costas e islas del Mediterráneo y el mar Negro, se debió al crecimiento de la población y a que la mayor parte de las tierras cultivables se hallaban en poder de la aristocracia.

Varias ciudades organizaron expediciones para fundar colonias agrícolas independientes, que sólo estaban unidas a las demás por prácticas comerciales y religiosas.

Como consecuencia de esta expansión se incrementó del comercio desplazando a los fenicios. Se generalizó el uso de la moneda, se desarrollaron las industrias, fabricaron trirremes, difundieron la esclavitud y la cultura griega por todo el Mediterráneo.

Al interior de la sociedad se generalizó la esclavitud, los nuevos ricos comerciantes y propietarios obligaban a la aristocracia por nacimiento a compartir el poder político mediante la formación de nuevas oligarquías, también se nombraron legisladores, que dieron participación a los comerciantes y artesanos en los concejos. El descontento entre los sectores menos favorecidos y la antigua aristocracia generó revueltas y luchas internas, dando origen a la tiranía como nueva forma de gobierno.

los tiranos o usurpadores, apoyados en las clases menos favorecidas, alcanzaron el poder por la fuerza y quitaron tierras o los aristócratas para repartirlas entre los hombres libres más pobres. Su duración fue corta, pues en la mayoría de las ciudades-estados, los oligarcas restablecieron su poder, mientras que otros evolucionaron hacia la democracia.

La situación de los campesinos y obreros, que era cada día más penosa, generó grandes conflictos y luchas sociales que obligaron a reformar las leyes dando origen a la democracia o gobierno del pueblo.

El gobierno estaba formado por un Consejo al que pertenecían los nobles, que eran una asamblea en la que participaban los ciudadanos para discutir los problemas y tomar decisiones.

También formaban parte de él los magistrados que dirigían el ejército.

Período de Grecia Clásica[editar]

En este período la sociedad esclavista y la civilización griega alcanzaron su máximo desarrollo, destacándose como hechos trascendentales.

Las guerras médicas, en el período de expansión Persa, el rey Darío, al frente de su gran ejército imperial, enfrentó una serie de minúsculas ciudades que se unieron para mantener el control de sus rutas comerciales, y lograron derrotar a los persas en la batalla de Maratón y Salamina; con este hecho quedó demostrada la tenacidad de los griegos para defender sus territorios a pesar de su inferioridad militar.

Atenas, que había sido destruida por los persas, alcanzó un gran desarrollo cultural y se convirtió en un centro financiero, comercial, artístico e intelectual, bajo el gobierno de Pericles quien gobernó de 443 a 429 a. C.

Esparta en esta época era una ciudad estado o polis, y se caracterizó por su espíritu y formación militar, también entró en conflicto con Atenas por el dominio político de las demás ciudades, dando origen a la guerra del Peloponeso (431 a. C.-404 a. C.) en la que los atenienses fueron derrotados.

Esparta se impuso a Atenas obligando a las demás ciudades a establecer gobiernos aristocráticos aliados a ella. Posteriormente, Tebas apoyada por otras ciudades impuso un efímero gobierno de diez años, en los cuales la pobreza causada por las guerras y la división de los helenos abrió el camino para la dominación de los Macedonios.