Pensamientos intrusivos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Pensamientos intrusivos
Especialidad Psiquiatría y psicología
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

Pensamientos intrusivos son los pensamientos no deseados involuntarios, imágenes o ideas desagradables que pueden convertirse en obsesiones, son molestos o preocupantes, y puede ser difícil de manejar o eliminar.[1]​ Cuando están asociados con el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), depresión, trastorno dismórfico del cuerpo (TDC), y algunas veces el trastorno de hiperactividad y déficit de atención (TDAH), los pensamientos pueden llegar a ser paralizantes, provocando ansiedad, o persistencia. Los pensamientos intrusivos también pueden estar asociados con la memoria episódica, las preocupaciones no deseadas o recuerdos de TOC,[2]​ el trastorno de estrés postraumático, otros trastornos de ansiedad, trastornos de la alimentación, o la psicosis.[3]​ Los pensamientos intrusivos son impulsos e imágenes de cosas inapropiadas, y pueden dividirse en tres categorías: los pensamientos inapropiados agresivos, sexuales, o blasfemos".[4]

Descripción[editar]

General[editar]

Muchas personas experimentan pensamientos malos o indeseados más inquietantes de los que tienen las personas con pensamientos intrusivos, pero la mayoría de la gente puede rechazar estos pensamientos.[1]​ Para la mayoría de las personas, los pensamientos intrusivos son una "fugaz molestia".[5]​ El psicólogo Stanley Rachman presentó un cuestionario a estudiantes universitarios sanos y encontró que prácticamente todos dijeron que tenía estos pensamientos de vez en cuando, incluyendo los pensamientos de violencia sexual, castigo sexual, actos sexuales "antinaturales", prácticas sexuales dolorosas, imágenes obscenas o blasfemas, pensamientos de hacerle daño a personas mayores o alguien cercano, violencia contra animales o niños, y declaraciones o arrebatos impulsivos y abusivos.[6]​ Tales malos pensamientos son universales entre los seres humanos, y "casi con seguridad siempre han sido una parte de la condición humana".[7]

Cuando los pensamientos intrusivos ocurren con el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), los pacientes son menos capaces de ignorar los pensamientos desagradables y pueden darle atención indebida a estos, haciendo que los pensamientos se vuelven más frecuentes y dolorosos.[1]​ Los pensamientos pueden convertirse en obsesiones paralizantes, graves, y constantemente presentes, y pueden ir desde pensamientos de violencia o sexo hasta la blasfemia religiosa.[5]​ Para distinguirlos de los pensamientos intrusivos normales experimentados por muchas personas, los pensamientos intrusivos asociados con TOC pueden provocar ansiedad, incontenible y persistente.[8]

Cómo reaccionan las personas a los pensamientos intrusivos puede determinar si estos se vuelven severos, se convierten en obsesiones, o si requieren tratamiento. Los pensamientos intrusivos pueden ocurrir con o sin compulsiones. Llevar a cabo la compulsión reduce la ansiedad, pero hace a la urgencia de realizar la compulsión más fuerte cada vez que se repite, reforzando los pensamientos intrusivos.[1]​ Según Lee Baer, la supresión de los pensamientos sólo los hace más fuertes, y reconocer los malos pensamientos no significan que uno está verdaderamente mal, es uno de los pasos para superarlos.[9]​ Hay evidencia de los beneficios de aceptación como una alternativa a la supresión de pensamientos intrusivos. Un estudio mostró que aquellos a los que se les instruyó para suprimir los pensamientos intrusivos experimentaron más angustia después de la supresión, mientras que los pacientes que aceptaron los malos pensamientos experimentaron una disminución de las molestias.[10]​ Estos resultados pueden estar relacionados con los procesos cognitivos subyacentes implicados en el TOC.[11]​ Sin embargo, la aceptación de los pensamientos puede ser más difícil para las personas con trastorno obsesivo-compulsivo. En el siglo 19, el TOC era conocido como "la enfermedad de las dudas";[12]​ la "duda patológica" que acompaña a este trastorno puede hacer que sea más difícil para una persona que lo padece distinguir entre pensamientos intrusivos "normales" como los experimentados por la mayoría de las personas, provocando "sufrir en silencio, sintiendose demasiado avergonzados o preocupados de que lo que piensan es una locura".[13]

La posibilidad de que pacientes que sufren de pensamientos intrusivos nunca actuen esos pensamientos es baja. Los pacientes que están experimentando un intenso sentimiento de culpa, ansiedad, vergüenza, y malestar por estos pensamientos son diferentes de los que realmente los realizan. La historia de crímenes violentos está dominada por aquellos que no sienten culpa o remordimiento; el hecho de que alguien está atormentado por pensamientos intrusivos y nunca ha actuado sobre ellos antes es una excelente predicción de que no los realizará. Los pacientes que no tienen problemas o no se averguenzan de sus pensamientos, no los encuentran de mal gusto, o que ya los han realizado, puede que necesiten descartar tener condiciones más serias tales como psicosis o conductas potencialmente delictivas.[14]​ Según Lee Baer, un paciente debe estar consciente de que los pensamientos intrusivos son peligrosos, si la persona no se siente molesto por los pensamientos, o más bien los encuentra placenteros, nunca ha actuado los pensamientos o impulsos violentos o sexuales; oye voces o ve cosas que otros no ven; o se siente ira incontrolable e irresistible.[15]

Pensamiento agresivo[editar]

Los pensamientos intrusivos pueden implicar violentas obsesiones acerca de lastimar a otros o a sí mismos.[16]​ Estos pueden estar relacionados con TOC primariamente obsesivo. Pueden incluir pensamientos sobre dañar a un niño; saltar desde un puente, montaña, o desde lo alto de un edificio; instar a saltar en frente de un tren o en automóvil; instar a empujar a otro en frente de un tren o en automóvil.[4]​ Rachman en su estudio encontró que prácticamente todos los estudiantes tenían pensamientos intrusivos de vez en cuando, incluyendo:[6]

  • causar daño a las personas de edad
  • imaginar o desear el mal a alguien cercano
  • impulsos violentamente de atacar, golpear, dañar o matar a una persona, niño pequeño, o un animal
  • impulsos de gritar o abusar de alguien, atacar y castigar con violencia a alguien; decir algo grosero, inapropiado, desagradable o violento o alguien.

Estos pensamientos son parte del ser humano, y no tienen por qué arruinar la calidad de vida.[17]​ El tratamiento está disponible cuando los pensamientos están asociados con TOC y son persistentes, severos o angustiantes.

Una variante de los pensamientos intrusivos agresivos es L'appel du vide, o la llamada del vacío. Los que sufren L'appel du vide, en general describen que la condición se manifiesta en ciertas situaciones, normalmente como un deseo o una breve deseo de saltar desde lugares altos.

Pensamientos sexuales[editar]

La obsesión sexual implica pensamientos intrusivos o imágenes de "besar, tocar, jugar con los organos genitales, sexo oral, sexo anal, coito, y violación" con "extraños, conocidos, padres, hijos, familiares, amigos, compañeros de trabajo, animales y figuras religiosas", que implica "contenido heterosexual u homosexual" con personas de cualquier edad.[18]

Como otros pensamientos o imágenes intrusivos indeseados, todo el mundo tiene algunos pensamientos sexuales inapropiados a veces, pero las personas con TOC podrían darle importancia a los pensamientos sexuales indeseados, generando ansiedad y aflicción. La duda que acompaña al trastorno obsesivo-compulsivo conduce a la incertidumbre acerca de si uno puede actuar sobre los pensamientos intrusivos, lo que resulta en la auto-crítica o repugnancia.[18]

Uno de los más comunes pensamientos sexuales intrusivos se produce cuando una persona obsesiva duda de su identidad sexual. Como en el caso de la mayoría de las obsesiones sexuales, las víctimas pueden sentir vergüenza y vivir en el aislamiento y tener dificultad para hablar de sus miedos, dudas y preocupaciones acerca de su identidad sexual.[19]

Una persona que experimenta estos pensamientos intrusivos puede sentir vergüenza, "vergüenza, culpa, angustia, tormento, miedo de actuar sobre el pensamiento o percibir los impulsos, y la duda acerca de si ya han actuado de tal manera." La depresión puede ser el resultado del auto-odio que puede ocurrir, dependiendo de cuánto interfiere el TOC con el funcionamiento diario o causa angustia.[20]​ Su preocupación por estos pensamientos les pueden llevar a escudriñar sus cuerpos para determinar si los pensamientos resultan en sentimientos de excitación. Sin embargo, el enfoque de la atención de cualquier parte del cuerpo puede resultar en sentimientos, en esa parte del cuerpo, por lo tanto al hacerlo, puede disminuir la confianza y aumentar el temor acerca de la actuación. Parte del tratamiento implica la terapia para ayudar a aceptar los pensamientos intrusivos y dejar de intentar tranquilizarse mediante la comprobación de sus cuerpos.[21]​ Esta excitación en la parte del cuerpo es debido a las respuestas fisiológicas condicionadas en el cerebro, que no responden a la temática del pensamiento sexual intrusivo, sino más bien al hecho de que un pensamiento sexual está ocurriendo y ello conlleva a una respuesta automática (la investigación indica que la correlación entre lo que los genitales se considera como "sexualmente relevante" y lo que el cerebro interpreta como "sexualmente atractivo" sólo se correlaciona 50% del tiempo en hombres y 10% del tiempo en las mujeres[22]​). Esto significa que una respuesta de excitación no indica necesariamente que la persona desea en lo qué está pensando. Sin embargo, el proceso de pensamiento racional intenta explicar esta reacción y el TOC hace que la gente de falso significado e importancia a estas reacciones fisiológicas en un intento de darles sentido.[23]​ También pueden experimentar altos niveles de ansiedad causada por imágenes "prohibidas" o simplemente por discutir el asunto y también puede causar la activación fisiológica, como sudoración, aumento del ritmo cardíaco y cierto grado de tumescencia o lubricación. Esto es a menudo mal interpretada por la víctima como indicación del deseo o intención, cuando en realidad no lo es.[24]

Pensamientos religiosos[editar]

Pensamientos blasfemos son un componente común del trastorno obsesivo compulsivo, documentados a lo largo de la historia; notables figuras religiosas, tales como Martín Lutero e Ignacio de Loyola eran conocidos por ser atormentados por pensamientos y deseos intrusivos, blasfemos o religiosos.[25]​ Martin Lutero tenía el impulso de maldecir a Dios y a Jesús, y estaba obsesionado con las imágenes de "el Diablo está detrás."[25][26]​ San Ignacio tenía numerosas obsesiones, incluyendo el miedo de pisar piezas de paja formando una cruz, temiendo mostrar falta de respeto a Cristo.[25][27]​ Un estudio de 50 pacientes con un diagnóstico primario de trastorno obsesivo-compulsivo encontró que el 40% tenía pensamientos religiosos blasfemos y dudas—una mayor, pero no de forma estadísticamente significativo, número diferente que el 38% de los que tenían pensamientos obsesivos relacionados con la suciedad y la contaminación más comúnmente asociados al TOC.[28]​ Un estudio sugiere que el contenido de los pensamientos intrusivos puede variar dependiendo de la cultura, y que los pensamientos blasfemos pueden ser más común en hombres que en mujeres.[29]

Según Fred Penzel, psicólogo neoyorquino, algunos obsesiones religiosas comunes y pensamientos intrusivos son:[30]

  • pensamientos sexuales acerca de Dios, santos y figuras religiosas
  • malos pensamientos o imágenes durante la oración o la meditación
  • de ser poseído
  • temores de pecar o romper una ley religiosa o la realización de un ritual incorrectamente
  • temores de la omisión de oraciones o recitar correctamente
  • repetitivos y molestos pensamientos blasfemos
  • impulsos por decir palabras blasfemas o cometer actos blasfemos durante los servicios religiosos.

El sufrimiento puede ser mayor y el tratamiento complicado cuando los pensamientos intrusivos tienen implicaciones religiosas;[31]​ los pacientes pueden creer que estos son inspirados por Satanás,[32]​ y pueden temer el castigo de Dios o han magnificado la vergüenza porque se perciben como pecadores.[33]​ Los síntomas pueden ser más preocupante para quienes tienen fuertes convicciones o creencias religiosas.[34]

Baer cree que los pensamientos blasfemos son más comunes en católicos y evangélicos protestantes que en otras religiones, mientras que los musulmanes tienden a cumplir con las leyes y ritos de su fe, y la realización de los rituales a la perfección.[35]​ Se supone que esto es debido a que lo que se considera inadecuado varía entre culturas y religiones, y los pensamientos intrusivos atormentan a sus pacientes con lo que se considera más inapropiado en la cultura que los rodea.[36]

Condiciones asociadas[editar]

Los pensamientos intrusivos son asociados al TOC o trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad,[37]​ pero también puede ocurrir con otras condiciones,[38]​ tales como trastorno de estrés postraumático,[39]depresión clínica,[40]depresión posparto,[41]​ y ansiedad.[42][43]​ Una de estas condiciones[44]​ está casi siempre presente en las personas cuyos pensamientos intrusivos llegan a un nivel clínico de gravedad.[45]​ Un gran estudio publicado en 2005 encontró que las obsesiones agresivas, sexuales y religiosas fueron ampliamente asociadas con la comorbilidad de trastornos de ansiedad y depresión.[46]​ Los pensamientos intrusivos que se producen en un episodio esquizofrénico difieren de los obsesivos pensamientos que se producen con TOC o la depresión en que los pensamientos intrusivos de los esquizofrénicos son falsas o ilusorias creencias (es decir, que para el individuo esquizofrénico era real y no dudaba de ello, como suele ser el caso con los pensamientos intrusivos).[47]

Tratamiento[editar]

El tratamiento para los pensamientos intrusivos es similar al tratamiento para el TOC. La terapia de respuesta por exposición y prevención —también se le conoce como habituación o desensibilización—es útil en el tratamiento de los pensamientos intrusivos.[48]​ Los casos leves pueden ser tratados con terapia cognitivo-conductual, que ayuda a los pacientes a identificar y gestionar los pensamientos no deseados.[49]

Terapia de exposición[editar]

La terapia de exposición es el tratamiento de elección para los pensamientos intrusivos.[50]​ Según Deborah Osgood-Hynes, Psy.D. Directora de los Servicios Psicológicos y de Formación en el Instituto MGH/McLean TOC, "con el fin de reducir el miedo, tienes que enfrentarte a ese miedo.Esto es cierto para todos los tipos de ansiedad y reacciones de miedo, no sólo para TOC." Porque es incómodo experimentar malos pensamientos e impulsos, vergüenza, duda o miedo, la reacción inicial es, por lo general, hacer algo para que disminuyan. Al participar en un ritual o compulsión para disminuir la ansiedad o malestar, la acción se fortalece a través de un proceso llamado refuerzo negativo—la mente aprende que la forma de evitar la mala sensación es mediante la participación en rituales o compulsiones. Cuando el TOC llega a ser grave, conduce a una mayor interferencia en la vida y continúa la frecuencia y gravedad de los pensamientos de la persona que busca evitarlos.[51]

La terapia de exposición es la práctica de permanecer en una situación provoca ansiedad o que es temida hasta que la angustia o ansiedad disminuye. El objetivo es reducir la reacción de miedo, aprendiendo a no reaccionar a los malos pensamientos. Es el camino más eficaz para reducir la frecuencia y gravedad de los pensamientos intrusivos.[52]​ El objetivo es ser capaz de "exponerse a las cosas que mayormente son desencadenantes de su miedo o malestar de una a dos horas, sin salir de la situación, o hacer cualquier cosa para distraerse o consolarse."[53]​ La terapia de exposición no elimina completamente los pensamientos intrusivos—todo el mundo tiene malos pensamientos—pero la mayoría de los pacientes encuentran que puede disminuir sus pensamientos lo suficiente como para que no interfieran con sus vidas.[54]

Terapia cognitivo-conductual[editar]

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es más reciente que la terapia de exposición y está disponible para aquellos que no pueden o no quieren someterse a la terapia de exposición.[55]​ La terapia cognitiva ha demostrado ser útil en la reducción de los pensamientos intrusivos,[56][57]​ pero el desarrollo de una conceptualización de las obsesiones y compulsiones con el paciente es importante.[58]

Medicamentos[editar]

Los medicamentos antidepresivos o antipsicóticos pueden ser utilizados para los casos más graves si los pensamientos intrusivos no responden a las terapias cognitivo-conductual o de exposición.[59][60]​ Si la causa de los pensamientos intrusivos es TOC, depresión o trastorno de estrés postraumático, las drogas de inhibición selectiva de la recaptación de serotonina (ISRS), (una clase de antidepresivos) son los más comúnmente prescritas.[60]​ Los pensamientos intrusivos pueden ocurrir en personas con el síndrome de Tourette (TS) que también tienen TOC; las obsesiones en personas con TS relacionados con el TOC son pensados para que responden a las drogas ISRS también.[61]

Los antidepresivos que han demostrado ser eficaces en el tratamiento del TOC incluyen fluvoxamina (nombre comercial[62]​ Luvox), fluoxetina (Prozac), sertralina (Zoloft), paroxetina (Paxil), citalopram (Celexa), y la clomipramina (Anafranil).[63]​ Aunque se sabe que los ISRS son eficaces para el trastorno obsesivo compulsivo, en general, ha habido pocos estudios sobre su eficiencia en los pensamientos intrusivos.[64]​ Una revisión retrospectiva de los pacientes con síntomas sexuales tratados con ISRS mostraron una mayor mejoría que en aquellos con obsesiones intrusivas sexuales típicas del TOC.[65]​ Un estudio de diez pacientes con obsesiones religiosas o blasfemas encontró que la mayoría de los pacientes respondieron al tratamiento con fluoxetina o clomipramina.[66]​ Las mujeres con depresión posparto, a menudo sufren de ansiedad, y puede que necesiten una dosis inicial menor de ISRS; puede que no respondan plenamente a la medicación, y podrían beneficiarse de la adición terapias cognitivo-conductual o de prevención de respuesta.[67]

Referencias[editar]

  1. a b c d «Intrusive thoughts». OCD Action. Archivado desde el original el 28 de septiembre de 2007. Consultado el 27 de diciembre de 2010. 
  2. Baer (2001), pp. 58–60
  3. Brewin CR, Gregory JD, Lipton M, Burgess N (enero de 2010). «Intrusive images in psychological disorders: characteristics, neural mechanisms, and treatment implications». Psychol Rev 117 (1): 210-32. PMC 2834572. PMID 20063969. doi:10.1037/a0018113. 
  4. a b Baer (2001), p. xiv.
  5. a b Baer (2001), p. 5
  6. a b como se reportó en Baer (2001), p. 7: Rachman S, de Silva P (1978). «Abnormal and normal obsessions». Behav Res Ther 16 (4): 233–48. PMID 718588. doi:10.1016/0005-7967(78)90022-0. 
  7. Baer (2001), p. 8
  8. Colino, Stacey. "Scary Thoughts: It's Normal for New Parents to Worry Their Baby May Face Harm. For Some Women, Though, Such Fears Become Overwhelming". The Washington Post (7 de marzo de 2006). Retrieved on December 30, 2006.
  9. Baer (2001), p. 17
  10. Marcks BA, Woods DW (abril de 2005). «A comparison of thought suppression to an acceptance-based technique in the management of personal intrusive thoughts: a controlled evaluation». Behav Res Ther 43 (4). p. 433–45. PMID 15701355. doi:10.1016/j.brat.2004.03.005. 
  11. Tolin DF, Abramowitz JS, Przeworski A, Foa EB (noviembre de 2002). «Thought suppression in obsessive-compulsive disorder». Behav Res Ther 40 (11). pp. 1255-74. PMID 12384322. doi:10.1016/S0005-7967(01)00095-X. 
  12. Penzel, Fred. "How Do I Know I'm Not Really Gay?" Retrieved on January 1, 2007
  13. Penzel, Fred. "Let He Who Is Without Sin": OCD and Religion. Retrieved on January 1, 2007
  14. Baer (2001), pp. 37–38
  15. Baer (2001), pp. 43–44
  16. Baer (2001), pp. 33, 78
  17. Baer (2001), p. xv
  18. a b Osgood-Hynes, Deborah. «Thinking Bad Thoughts» (PDF). MGH/McLean OCD Institute, Belmont, MA. OCD Foundation, Milford, CT. Archivado desde el original el 25 de junio de 2008. Consultado el 27 de diciembre de 2010. 
  19. Penzel, Fred. "Cómo Sé que No soy Realmente Gay?" Recuperado el 1 de enero de 2007
  20. Osgood-Hynes, Deborah. «Thinking Bad Thoughts» (PDF). MGH/McLean OCD Institute, Belmont, MA. OCD Foundation, Milford, CT. Archivado desde el original el 25 de junio de 2008. Consultado el 27 de diciembre de 2010. 
  21. Baer (2001), pág. 35
  22. Nagoski, E., Ven como son: La sorprendente nueva ciencia que va a transformar su vida sexual, 2015, Simon y Schuster, pp 193-205
  23. Osgood-Hynes, Deborah. "Thinking Bad Thoughts" Uso incorrecto de la plantilla enlace roto (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión). MGH McLean Institute, Belmont MA.
  24. Bruce, Simone Y Ching, Terence & Williams, Monnica. (2017). La pedofilia con temas de Trastorno Obsesivo–Compulsivo: la Evaluación, el Diagnóstico Diferencial y el Tratamiento con la Exposición y Prevención de Respuesta. Los archivos del Comportamiento Sexual. 47. 1-14. 10.1007/s10508-017-1031-4.
  25. a b c
    Baer (2001), pág.106
  26. Erickson, Erik H. Joven Lutero: Un Estudio en el Psicoanálisis y la Historia. Nueva York: W. W. Norton, 1962
  27. Ciarrocchi, Joseph W. "la Religión, Escrúpulos, y el Trastorno Obsesivo-Compulsivo", en Miguel A. Jenike, Lee Baer, y William A. MInichiello, eds., Trastornos obsesivo-Compulsivos: Gestión Práctica, 3ª ed. San Louis: Mosby, 1998
  28. «OCD in Bahrain: a phenomenological profile». Int J Soc Psychiatry 44 (2): 147-54. 1998. PMID 9675634. doi:10.1177/002076409804400207. 
  29. «Symptoms of obsessive-compulsive disorder in a sample of Iranian patients». Int J Soc Psychiatry 48 (1): 20-8. March 2002. PMID 12008904. doi:10.1177/002076402128783055. 
  30. Penzel, Fred. "Dejado Él Quién Es Sin Pecado": OCD y Religión. Recuperado encima enero 1, 2007
  31. Baer (2001), pág.106
  32. Baer (2001), pág. 108
  33. Baer (2001), pág. 109
  34. Penzel, Fred. "Dejado Él Quién Es Sin Pecado": OCD y Religión. Recuperado encima enero 1, 2007
  35. Baer (2001), páginas 111-112
  36. Baer (2001), pág. 112
  37. Baer (2001), pág. 40, 57
  38. «Intrusive images in psychological disorders: characteristics, neural mechanisms, and treatment implications». Psychol Rev 117 (1): 210-32. January 2010. PMC 2834572. PMID 20063969. doi:10.1037/a0018113. 
  39. «Rumination in posttraumatic stress disorder». Depress Anxiety 24 (5): 307-17. 2007. PMID 17041914. doi:10.1002/da.20228. 
  40. «The impact of clinical depression on working memory». Cogn Neuropsychiatry 10 (5): 379-99. November 2005. PMID 16571468. doi:10.1080/13546800444000128. 
  41. Colino, Stacey. "Scary Pensamientos: es Normal para Padres Nuevos para Preocuparse Su Daño de Cara de mayo de Criatura. Para Algunas Mujeres, Aun así, Tales Miedos Devienen Agobiantes". El Correo de Washington (Marcha 7, 2006). Recuperado encima diciembre 30, 2006.
  42. «Reduction of cancer-specific thought intrusions and anxiety symptoms with a stress management intervention among women undergoing treatment for breast cancer». Am J Psychiatry 163 (10): 1791-7. October 2006. PMID 17012691. doi:10.1176/appi.ajp.163.10.1791. 
  43. «Measurement of coping and stress responses in women with breast cancer». Psychooncology 15 (12): 1038-54. December 2006. PMID 17009343. doi:10.1002/pon.999. 
  44. Baer also mentions Tourette syndrome (TS), but notes that it is the combination of comorbid OCD—when present—and tics that accounts for the intrusive, obsessive thoughts. People with tic-related OCD (OCD plus tics) are more likely to have violent or sexual obsessions. «Tic-related vs. non-tic-related obsessive compulsive disorder». Anxiety 1 (5): 208-15. 1994. PMID 9160576. 
  45. Baer (2001), pág. 51
  46. «Obsessive-compulsive disorder symptom dimensions show specific relationships to psychiatric comorbidity». Psychiatry Res 135 (2): 121-32. June 2005. PMID 15893825. doi:10.1016/j.psychres.2005.03.003. 
  47. «Auditory hallucinations in schizophrenia: intrusive thoughts and forgotten memories». Cogn Neuropsychiatry 11 (1): 65-83. January 2006. PMID 16537234. doi:10.1080/13546800444000191. 
  48. Osgood-Hynes, Deborah. «Thinking Bad Thoughts» (PDF). MGH/McLean OCD Institute, Belmont, MA. OCD Foundation, Milford, CT. Archivado desde el original el 25 de junio de 2008. Consultado el 27 de diciembre de 2010. 
  49. Colino, Stacey. "Scary Pensamientos: es Normal para Padres Nuevos para Preocuparse Su Daño de Cara de mayo de Criatura. Para Algunas Mujeres, Aun así, Tales Miedos Devienen Agobiantes". El Correo de Washington (7 de marzo de2006). Recuperado el 30 de diciembre de 2006.
  50. Baer (2001), pág. 91
  51. Osgood-Hynes, Deborah. «Thinking Bad Thoughts» (PDF). MGH/McLean OCD Institute, Belmont, MA. OCD Foundation, Milford, CT. Archivado desde el original el 25 de junio de 2008. Consultado el 27 de diciembre de 2010. 
  52. Osgood-Hynes, Deborah. «Thinking Bad Thoughts» (PDF). MGH/McLean OCD Institute, Belmont, MA. OCD Foundation, Milford, CT. Archivado desde el original el 25 de junio de 2008. Consultado el 27 de diciembre de 2010. 
  53. Baer (2001), pág. 73
  54. Baer (2001), pág. 86
  55. Baer (2001), pág. 91
  56. «Comparative efficacies of supportive and cognitive behavioral group therapies for young children who have been sexually abused and their nonoffending mothers». Child Maltreat 6 (4): 332-43. November 2001. PMID 11675816. doi:10.1177/1077559501006004006. 
  57. «A randomized clinical trial of cognitive-behavioral group therapy and sertraline in the treatment of obsessive-compulsive disorder». J Clin Psychiatry 67 (7): 1133-9. July 2006. PMID 16889458. doi:10.4088/JCP.v67n0717. 
  58. Purdon C (November 2004). «Cognitive-behavioral treatment of repugnant obsessions». J Clin Psychol 60 (11): 1169-80. PMID 15389619. doi:10.1002/jclp.20081. 
  59. Colino, Stacey. "Scary Pensamientos: es Normal para Padres Nuevos para Preocuparse Su Daño de Cara de mayo de Criatura. Para Algunas Mujeres, Aun así, Tales Miedos Devienen Agobiantes". El Correo de Washington (Marcha 7, 2006). Recuperado encima diciembre 30, 2006.
  60. a b
    Baer (2001), pp 113-114
  61. Baer (2001), pág. 144
  62. los nombres comerciales pueden diferir entre países. En general, este artículo utiliza nombres comerciales de América del Norte.
  63. Baer (2001), pág. 116
  64. Baer (2001), pág. 115
  65. As reported in Baer (2001), p. 115: «Serotonergic medications for sexual obsessions, sexual addictions, and paraphilias». J Clin Psychiatry 53 (8): 267-71. August 1992. PMID 1386848. 
  66. As reported in Baer (2001), p. 115: «The pharmacotherapy of moral or religious scrupulosity». J Clin Psychiatry 51 (12): 517-21. December 1990. PMID 2258366. 
  67. Baer (2001), pág. 120
  • Baer, Lee. The Imp of the Mind: Exploring the Silent Epidemic of Obsessive Bad Thoughts. New York, Dutton, 2001. ISBN 0-525-94562-8

Otras lecturas[editar]

Enlaces externos[editar]