Cine independiente

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Película independiente»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El llamado cine independiente hace referencia a todas aquellas películas que se realizan, o se han realizado, al margen de los circuitos comerciales y de producción habituales. Inicialmente esta denominación englobaba principalmente a las películas norteamericanas que rechazaban el modo de producción de Hollywood.

La característica principal de una película independiente es que no ha sido producida por los grandes estudios cinematográficos y esto significaba, en Estados Unidos, que no había sido producida con personal afiliado a los poderosos sindicatos del gremio. Por lo general una película independiente es una producción de bajo presupuesto o de una productora pequeña.

En la actualidad esta denominación se ha generalizado tanto que ha perdido parte de su valor inicial y las nuevas tecnologías (cámaras digitales y sistemas de edición por ordenador) han contribuido a que este tipo de películas sean aún más fáciles de realizar que en la época analógica.

Características[editar]

Las películas que se pueden englobar dentro de la denominación de cine independiente se caracterizan por tener un presupuesto bajo, ser realizadas en condiciones de mayor precariedad que el llamado cine oficial, tratar temas cotidianos y de mayor cercanía con el público, carecer de una distribución masiva y, por tanto, tener menos posibilidades de obtener grandes ingresos y estar realizadas en la mayor parte de las ocasiones por directores noveles o ajenos al mundo de las grandes productoras. Aunque también se da el caso de directores famosos que optan por realizar sus películas mediante este sistema. También puede ser que la película sea financiada mediante un sistema cooperativo o de participación colectiva.

Estas características han ido variando con el paso del tiempo y hoy en día el cine independiente está integrado en los mecanismos de la producción cinematográfica a todos los niveles, sus directores están reconocidos a nivel internacional y los presupuestos que manejan pueden ser tan importantes como los de cualquier producción de los grandes estudios.

Cine de autor[editar]

El concepto de cine independiente no está ligado necesariamente al de cine de autor, aunque existen coincidencias entre ellos. En el cine de autor, el director tiene un papel preponderante, que en ocasiones deja en un segundo plano a los actores. Muy a menudo el director cumple también otras funciones, como guionista, compositor de sonido o director de fotografía.

La relación entre directores-autores y la industria cinematográfica es muy variable. En los últimos tiempos muchos directores de renombre, que comenzaron dentro del cine independiente, han logrado realizar películas bajo la dirección de grandes estudios. Entre ellos, se puede citar a Quentin Tarantino, Christopher Nolan, Clint Eastwood, Martin Scorsese, Woody Allen, los hermanos Coen, Terry Gilliam, Kevin Smith y Takeshi Kitano.

Financiación[editar]

La financiación es uno de los conceptos que diferencia al cine independiente de las formas más tradicionales de hacer cine. Poder filmar sin caer dentro de los rígidos esquemas del sistema de estudios es una de las máximas aspiraciones de todo director. La mayor parte de los directores de cine independiente buscan sus propias fuentes de financiamiento de las formas más variadas. Por ejemplo, para producir la película Shadows, John Cassavetes se valió de las contribuciones de los dos mil oyentes del programa radial Night People Story, cada uno de los cuales donó un dólar.

Temática[editar]

La temática del cine independiente también es distinta a la del cine comercial. Desde sus comienzos se ha caracterizado por abordar una serie de temas que no están en el objetivo del cine mainstream o de carácter más tradicional, y suele tratar temas de carácter social o de actualidad, como la homosexualidad, las drogas, la prostitución, la manipulación política, la decadencia de la sociedad o la soledad.

No es raro que en el cine independiente haya una menor utilización de los diálogos, ya que en ocasiones se intentan plasmar las inquietudes del cineasta con una gran variedad de recursos. Como sostiene Karen Schwartzmann, del Independent Feature Project, el cine independiente "permanece como idea de un cine más crítico o experimental, o que representa sectores sociales ausentes de la producción estándar".

Estética[editar]

La estética del cine independiente es muy variable, aunque en general responde a los conceptos de vanguardia y experimentación. No es posible establecer un criterio fijo para determinar lo que puede catalogarse como cine independiente, pero en esencia el cineasta-autor independiente debe poseer una visión artística propia y ser libre en la totalidad del proceso creativo. Como sostiene Jonathan Rosenbaum: "un cineasta independiente es alguien que tiene el control final sobre su trabajo".

Historia[editar]

Si bien al principio este tipo de producciones eran más bien de tipo individual o ligadas a movimientos artísticos o estéticos de todo tipo, a partir de la segunda mitad del siglo XX aparecen una serie de corrientes cinematográficas y grupos de cineastas que reivindican esta forma de hacer cine como un estilo propio, ligado en ocasiones a manifiestos y posturas políticas de claro signo progresista o revolucionario. Entre las corrientes de este tipo más renombradas cabe citar el Neorrealismo italiano, a partir de 1943, la Nouvelle vague francesa o el Nuevo cine estadounidense, a partir de 1959, y el Free cinema inglés, a partir de 1961.

Edison y la guerra de patentes en EE.UU.[editar]

Curiosamente el nacimiento de Hollywood y de las grandes compañías productoras del oeste de los EE.UU. tuvo como causa la pretensión de Thomas Alva Edison de cobrar un canon a todos los productores y exhibidores cinematográficos de los Estados Unidos con la pretensión de ser él, y no los Hermanos Lumière, el verdadero inventor del cine. Esto desató la llamada Guerra de patentes, que llevó a muchos pequeños productores del este a trasladarse a California para huir de los expeditivos métodos de Edison para cobrar dicho canon.

Durante este tiempo, entre 1908 y 1915, un grupo de productores, entre los cuales se encontraban Adolph Zukor, William Fox, los hermanos Warner, Carl Laemmle, Samuel Goldwyn y otros, se agrupan en productoras autodenominadas independientes y se asientan en Hollywood, donde no tardan en convertirse a su vez en grandes productoras y distribuidoras de carácter monopolístico.

Las vanguardias estéticas europeas[editar]

Las vanguardias estéticas tuvieron una importancia fundamental en la creación de nuevas formas de expresión cinematográfica y en el avance del lenguaje audiovisual. Desde los comienzos, en el cine mudo, estuvieron presentes de un modo o de otro en casi todas las manifestaciones artísticas y en las revoluciones sociales. Es así como no se puede entender el cine independiente sin tener en cuenta la cinematografía soviética, el cine francés, el cine expresionista alemán y tantas otras manifestaciones cinematográficas en diversas partes del mundo.

Pero la parte más importante de la evolución que llevó a la aparición de esta corriente estética se lleva a cabo a partir de la segunda guerra mundial y más concretamente a partir de 1959, con la aparición de la Nouvelle vague francesa, hija y fruto inevitable del neorrealismo italiano.

El neorrealismo italiano[editar]

El neorrealismo italiano es un movimiento cinematográfico creado en Italia durante la primera mitad del siglo XX como una reacción a la Posguerra. Tuvo como objetivo mostrar condiciones sociales más auténticas y humanas, alejándose del estilo histórico y musical que impuso el fascismo. Los autores utilizaban frecuentemente a actores no profesionales. El término fue acuñado por el crítico Umberto Barbaro y la primera película de este género es considerada Roma, ciudad abierta de Roberto Rossellini.

La Nouvelle vague francesa[editar]

La Nouvelle vague (Nueva ola) es la denominación que la crítica utilizó para designar a un nuevo grupo de cineastas franceses surgido a finales de la década de 1950. Los nuevos realizadores reaccionaron contra las estructuras que el cine francés imponía hasta ese momento y, consecuentemente postularon como máxima aspiración, no sólo la libertad de expresión, sino también libertad técnica en el campo de la producción fílmica.

El Free cinema inglés[editar]

El Free Cinema inglés fue un movimiento cinematográfico británico que nació en los años 1950 y se prolongó hasta la década de 1960 y que se caracterizaba por implementar una estética realista en el cine de ficción y documental ocupándose de retratar historias creadas a partir de lo cotidiano y comprometido con la realidad social de aquel entonces, siendo una reacción a la artificialidad de la narrativa de Hollywood y a la dramaturgia británica. En ocasiones, se le ha denominado como la "Nouvelle vague inglesa", sin embargo esto no sería correcto, pues la "Nouvelle vague francesa" fue posterior al Free Cinema.

El Nuevo cine alemán[editar]

También hay que citar al nuevo cine alemán, a partir de 1966, con Volker Schlöndorff, Rainer Werner Fassbinder, Werner Herzog y Wim Wenders, principalmente.

El cine independiente norteamericano[editar]

El cine independiente norteamericano se desarrolla fundamentalmente entre los años 1960 y 1980, con diversas derivaciones.

En la década de 1960 surgen dos grupos de cineastas que compiten en los grandes estudios de Hollywood y se plantean la realización de producciones de bajo presupuesto, rodadas en escenarios reales, al modo de la Nouvelle vague francesa y el Free cinema inglés. El primero de ellos es la llamada "Escuela de Nueva York" o "New American Cinema Group", a la que pertenecen John Cassavetes, el artista pop Andy Warhol o Maya Deren. El segundo grupo es la llamada “generación de la televisión”, con Stanley Kramer, Robert Altman y Robert Mulligan, que trabajaban para la CBS, y a la que también pertenecen Sidney Lumet, Martin Ritt, Arthur Penn y John Frankenheimer, entre otros.

A finales de los años 1960 aparece un nuevo grupo, conocido como la "Nueva ola americana", o el "New Hollywood group", que está promovido por Bob Rafelson, que viene también de trabajar en la televisión, y al que se unen figuras como Dennis Hopper o Peter Bogdanovich.. Easy Rider (1969), de Dennis Hopper, fue la primera producción de carácter independiente que logró ser distribuida por una de las grandes: la Columbia Pictures, convirtiéndose en un éxito de taquilla que superó con creces el presupuesto invertido.

A este grupo se pueden asimilar también los directores Robert Altman, Martin Scorsese, Michael Cimino, Ridley Scott, Brian de Palma o Robert Zemeckis. Poco después se unirán a este grupo los directores Francis Ford Coppola, Clint Eastwood, Steven Spielberg o George Lucas, conocidos como "la segunda generación de los 70".

Otro director asimilable a este grupo es Terrence Malick, que realiza dos películas significativas: Badlands, de 1973, y Days of Heaven, de 1978, a las que seguiría un prolongado silencio de veinte años, roto con el estreno de La delgada línea roja, en 1998.

El cine independiente de finales del siglo XX o cine postindependiente.[editar]

A partir del año 1980 el cine independiente norteamericano entra en una fase en la que adquiere una gran importancia el Festival de Cine de Sundance, a partir de 1978, y toda una nueva generación de directores, como Spike Lee, con Haz lo que debas, de 1989, o Steven Soderbergh con Sexo, mentiras y cintas de vídeo, del mismo año, que aspiran a dar un vuelco a la temática y al desarrollo estético de sus obras, huyendo de la comercialidad y los convencionalismos sociales.

Otros directores importantes de este período son David Lynch, con ​El hombre elefante de 1980, Terciopelo azul de 1986, la serie para televisión Twin Peaks de 1990, Carretera perdida de 1997 o Mulholland Drive de 2001; Stephen Frears con Mi hermosa lavandería de año 1985; Jim Jarmush con ​Extraños en el paraíso de 1984 o Dead man de 1995 o los hermanos Cohen, con Arizona baby de 1987 o ​Muerte entre las flores de 1990. Muchos de estos directores tuvieron carreras exitosas y llegaron a formar parte de la actual industria del cine, hasta el punto de que el término cine independiente ha sido explotado como un "género" o un nuevo estilo cinematográfico por parte de las distribuidoras a fin de comercializar sus productos. A este fin se crearon también los Independent Spirit Awards.

Dentro de esta corriente se pueden destacar también algunas cinematografías europeas, fundamentalmente de países del norte y del este, donde no existe una industria cinematográfica propiamente dicha. Uno de estos movimientos es el denominado como Dogma 95, con Lars von Trier como máximo representante.

Los apocalípticos[editar]

En los años 90 aparece una generación ligada a los cambios históricos que supuso la caída del muro de Berlín, en 1989. Dicha generación está ligada también a un libro titulado "El fin de la historia y el último hombre", escrito por Francis Fukuyama (filósofo) en 1992, que señala que ya todo está inventado, que nada nuevo puede suceder y que todo lo que vendrá a partir de ahora es una repetición de esquemas o teorías anteriores. Aplicado al cine supone el fin del experimentalismo y la búsqueda de nuevas formas de expresión. Esto conduce a un revisionismo de las antiguas cinematografías y a la utilización de esquemas ya conocidos, llevados hasta sus máximas consecuencias. A estos cineastas se les conoce como "žLos apocalípticos".

Dentro de esta denominación podemos citar a Quentin Tarantino con Reservoir Dogs del año 1992, o Pulp fiction de 1994; a Kevin Smith con Clerks", de 1994; a Harmony Korine, con Gummo de 1997, a Aton Egoyan con Exótica de 1994, El dulce porvenir de 1997, Ararat de 2002 o Where the Truth Lies de 2005; o a Danny Boyle con Trainspotting de 1996

Los multigenéricos[editar]

En esta época aparecen también las películas multigenéricas, que mezclan varios géneros clásicos en una misma obra. A esta tendencia pertenecen directores como David Fincher con películas como Seven de 1995, El club de la lucha de 1999 o La red social de 2010, o como ​Abel ferrara con Bad lieutenant de 1992.

Los naturalistas[editar]

Otra tendencia dentro de este cine finisecular es la naturalista, a la que pertenecen directores como Alexander Payne con Election de 1999, A propósito de Smith de 2002 o Nebraska de 2013, como Richard Linklater con su trilogía: "Antes el amanecer, Antes del atardecer y Antes del anochecer" o con Boy hood de 2014, o como Sofía Coppola con ​Las vírgenes suicidas de 1999, Lost in translation de 2003, Maria Antonieta de 2006 o Somewhere de 2010.

Festivales[editar]

El cine independiente se difunde de forma preferente a través de festivales y de canales de distribución alternativos. Entre los festivales más importantes a nivel mundial cabe citar el Festival de Cine de Sundance, que viene realizándose desde el año 1978, o el Festival de cine de Tribeca, promovido por Jane Rosenthal y Robert De Niro, a partir del año 2002.

Véase también[editar]

Referencias[editar]