Pedro Huilca Tecse

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Pedro Huilca Tecse
Información personal
Nacimiento 4 de diciembre de 1949 Ver y modificar los datos en Wikidata
Distrito de Ccorca (Perú) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 18 de diciembre de 1992 Ver y modificar los datos en Wikidata (43 años)
Lima (Perú) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Peruana
Familia
Hijos Indira Huilca Flores Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educado en Universidad Nacional de San Antonio Abad del Cusco Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Sindicalista Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados Secretario General de la Confederación General de Trabajadores del Perú

Pedro Huilca Tecse (Ccorca, Cusco; 4 de diciembre de 1949-Lima, 18 de diciembre de 1992) fue un líder sindicalista, responsable de la Confederación General de Trabajadores del Perú asesinado en 1992.[1]​ En un primer momento se atribuyó el asesinato al grupo terrorista Sendero Luminoso, sin embargo, la Corte Interamericana de Derechos Humanos responsabilizó al Grupo Colina, una agrupación paramilitar que operó en el gobierno de Alberto Fujimori.

Biografía[editar]

Cursó estudios primarios en el Centro Educativo del Círculo de Obreros Católicos del Cusco, luego culminó la secundaria en el Colegio Nacional de Ciencias mientras para apoyar el sostenimiento del hogar empezó a trabajar como obrero de construcción civil. Por carencias económicas y su compromiso en el movimiento sindical no pudo culminar su carrera de Derecho en la Universidad de San Antonio Abad.

A inicios de la década del setenta, asumió su primera responsabilidad sindical en un Comité de Obra, donde fue elegido Secretario de Deportes. Posteriormente fue elegido por unanimidad Secretario General del Sindicato de Trabajadores en Construcción Civil y Artes Decorativas del Cuzco y a los pocos meses asumió la conducción de la Federación Departamental de Trabajadores del Cuzco (FDTC).[2]

A partir de 1990, por acuerdo del XII Congreso, se hace cargo de la Secretaría General de la Confederación General de Trabajadores del Perú, la central obrera más importante del país,[3]​ desde donde luchó contra las medidas del gobierno del presidente constitucional Alberto Fujimori que meses antes de su asesinato, hizo un auto-golpe de estado.

Durante su liderazgo logró un diálogo fluido con los directivos de la Cámara Peruana de la Construcción (CAPECO), de la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (CONFIEP) y con diversas autoridades gubernamentales, posición que provocó que Sendero Luminoso le calificara de "revisionista".[4]

Su pareja fue Martha Flores Gutiérrez, y ambos fueron padres de la socióloga Indira Huilca que en las Elecciones generales de Perú de 2016, resultó elegida congresista de la república por el partido Frente Amplio, para el periodo 2016-2021.

Asesinato[editar]

El 18 de diciembre de 1992, fue tiroteado en la puerta de su casa en presencia de sus hijos, en el distrito de Los Olivos. Con la ayuda de un vecino, Flor de María logró trasladar a su padre, herido de muerte, al Hospital Cayetano Heredia, donde llegó cadáver.[4]

Las versiones iniciales indicaban que la autoría de su muerte recaía en manos del grupo terrorista Sendero Luminoso, sin embargo, el vocero senderista El Diario reivindicó la acción y señaló en su portada:[4]

«Duro Golpe a la Reacción: Huilca!”, ¡Contundente golpe al revisionismo y la reacción!: La ejecución del vendeobreros Huilca –realizado por un contingente del Ejército Popular de Liberación del Partido Comunista del Perú, que jefatura el querido y respetado Presidente Gonzalo– cumplió las exigencias y demandas de la clase obrera, en especial de las bases de Construcción Civil, quienes han sufrido en carne propia las traiciones de este verdugo revisionista.»
El Diario. Nº 625 diciembre 1992-enero 1993

El 19 de diciembre de 1992 su pareja Martha Flores denunció:[4]

«No es Sendero ni el MRTA, esa no es la mano que ha matado a Pedro Huilca, es el gobierno hambreador de Fujimori que ha mandado a sus sicarios a quitarle la vida a mi esposo... Y ha sido Fujimori -agrega porque siempre pensó que Pedro era amigo de Alan García y pactó con Belaunde, cuando lo que él quería es la mejora de los obreros de construcción civil.»

Entre los años 1997 y 2001 varias declaraciones de exagentes de inteligencia responsabilizaron al Grupo Colina del asesinato.[4]

El 6 de febrero del 2001, un exagente de inteligencia se presentó ante un representante del Ministerio Público, y declaró que Mesmer Talledo le había referido que el Grupo Colina fue el autor del asesinato del líder sindical, por orden del entonces jefe del Servicio de Inteligencia, Julio Salazar Monroe, y el propio presidente Fujimori:[4]

«El que ordena la muerte en el año 1992 de HUILCA TECSE (…) el General Julio Salazar Monroe, Jefe del SIN, ello lo sé porque en vista que no podía ingresar a las instalaciones militares, el hombre de enlace era Mesmer Carles Talledo, siendo este quien me dijo que los operativos de Inteligencia eran de conocimiento del Presidente Fujimori, y que este ordenaba el pago por los trabajos que realizamos.»

Sobre la base de estas declaraciones en su dictamen final la Subcomisión investigadora de la denuncia Constitucional Nro. 130 y otras contra el expresidente Alberto Fujimori por violaciones a los derechos humanos, recomendó que se investigue dicha denuncia a profundidad, la que se formó en el 2003.

En abril de 2003, el líder de Sendero Luminoso Abimael Guzmán negó la autoría del asesinato en una entrevista con integrantes de la Comisión de la Verdad y Reconciliación de Perú.[4]

El 15 de julio de 2003, el líder senderista Óscar Ramírez Durand, alias Camarada Feliciano, en reunión con la Subcomisión Investigadora del Congreso que procesaba la acusación constitucional contra Alberto Fujimori, mencionó la posibilidad de que Abimael Guzmán habría sido quien ordenó la muerte de Huilca:[5][6]

«Yo creo que sí, porque en una reunión él [Guzmán] manifestó que ese tipo [Huilca] era un agente de la reacción que odiaba a los senderistas que participaban en las marchas de Construcción Civil y que incluso filmaba a los compañeros y entregaba esas filmaciones a la Policía y que ese tipo se había convertido en un enemigo del pueblo, del proletariado, en un esquirol, en un vendeobreros. Se supone que plantear eso es prácticamente convertirlo en un blanco...»

«Después, yo no sé qué directivas pudo haber dado él [Guzmán] al Comité Metropolitano para que lo aniquilen... Pero yo creo que sí estaba en los planes de este señor [Guzmán]. ¿Por qué? Porque siendo Pedro Huilca, como él decía [Guzmán], un esquirol, un miembro de la CGTP, un revisionista. Y el revisionismo para este individuo era el peor enemigo en las filas del pueblo, era el enemigo principal en las filas del proletariado y del pueblo.»

Sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos[editar]

La Corte Interamericana de Derechos Humanos responsabilizó al Grupo Colina por este asesinato, determinando los siguientes hechos.[7][8]

- Los hechos del presente caso se contextualizan en el marco del conflicto armado peruano, donde los integrantes del grupo Colina, compuesto por miembros del Ejército, cometieron una serie de violaciones a los derechos humanos como parte de una política antisubversiva que se extendió a la eliminación de personas que eran percibidas contrarias al régimen. Pedro Huilca Tecse era secretario general de la Confederación General de Trabajadores del Perú y participó durante muchos años como activista político y sindical.
- El 18 de diciembre de 1992 Pedro Huilca Tecse se disponía a salir de su domicilio en la ciudad de Lima en compañía de sus hijos, cuando miembros del grupo Colina se les acercaron. Uno de ellos le disparó varias veces, lo cual ocasionó su muerte. Sus familiares interpusieron una serie de recursos a fin de que se investigue lo sucedide y se sancionen a los responsables de la muerte de Pedro Huilca Tecse.
Corte Interamericana de Derechos Humanos. Ficha Técnica: Huilca Tecse Vs. Perú

En sentencia del 3 de marzo de 2005, la CIDH exigió al Estado peruano lo siguiente:[9]

  1. Investigar efectivamente los hechos del presente caso con el fin de identificar, juzgar y sancionar a los autores materiales e intelectuales de la ejecución extrajudicial del señor Pedro Huilca Tecse. El resultado del proceso deberá ser públicamente divulgado, en los términos de los párrafos 107 y 108 de la Sentencia;
  2. Realizar un acto público de reconocimiento de responsabilidad en relación con el presente caso, y pedir una disculpa pública a los familiares de la víctima, en los términos del párrafo 111 de la Sentencia;
  3. Publicar en el Diario Oficial y en otro diario de circulación nacional, tanto la Sección denominada “Hechos Establecidos” como la parte resolutiva de la presente Sentencia, en los términos del párrafo 112 de la Sentencia;
  4. Establecer una materia o curso sobre derechos humanos y derecho laboral, que se denomine “Cátedra Pedro Huilca”, en los términos del párrafo 113 de la Sentencia;
  5. Recordar y exaltar en la celebración oficial del 1 de mayo (Día del trabajo) la labor del señor Pedro Huilca Tecse en favor del movimiento sindical del Perú, en los términos del párrafo 114 de la Sentencia;
  6. Erigir un busto en memoria del señor Pedro Huilca Tecse, en los términos del párrafo 115 de la Sentencia;
  7. Brindar atención y tratamiento psicológico a los familiares de la víctima, en los términos del párrafo 116 de la Sentencia;
  8. Pagar las cantidades fijadas en los párrafos 98 y 99 de la Sentencia a los familiares de la víctima del presente caso, por concepto de daño moral (US$ 60.000 por Pedro Huilca Tecse [víctima]; US$ 40.000 a Martha Flores Gutiérrez [pareja]; US$ 20.000 a Indira Isabel Huilca Flores [hija]; US$ 20.000 a José Carlos Huilca Flores [hijo]; US$ 40.000 a Flor de María Huilca Gutiérrez [hija]; US$ 20.000 a Katiuska Tatiana Huilca Gutiérrez [hija]; US$ 20.000 a Pedro Humberto Huilca Gutiérrez [hijo]; US$ 30.000 a Julio César Escobar Flores [hijastro]), en los términos de los párrafos 92, 100, 101, 120 y 121 de la Sentencia;
  9. Pagar la cantidad fijada en el párrafo 94 de la Sentencia (US$ 20.000) a la señora Martha Flores Gutiérrez, por concepto de daño material, en los términos de los párrafos 95 y 120 de la Sentencia; y
  10. Depositar la indemnización consignada a favor de los menores Indira Isabel Huilca Flores y José Carlos Huilca Flores en una inversión bancaria a nombre de estos en una institución peruana solvente, en dólares estadounidenses o en moneda nacional del Estado, a elección de la persona que legalmente los represente, dentro del plazo pactado por la partes, y en las condiciones financieras más favorables que permitan la legislación y la práctica bancaria, mientras sean menores de edad, en los términos de los párrafos 120.3 y 121 de la presente Sentencia.

Busto de Pedro Huilca[editar]

El 18 de diciembre de 2012 en el vigésimo aniversario de su muerte se colocó un busto de Pedro Huilca en la Plaza Víctor Raúl Haya de la Torre de Lima, cuya autoría corresponde al escultor Víctor Delfín.[10]​ El busto fue retirado en marzo de 2015 a causa de las obras del by-pass en la zona con el compromiso de que sería repuesto al finalizar las mismas.[11]​ A inicios de 2018 el monumento fue repuesto en su lugar, en la hoy denominada Alameda 28 de julio, tras casi tres años de obras.[12]

El 24 de abril de 2018, el busto de Pedro Huilca fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación, junto con otras 91 esculturas monumentales ubicadas en el Centro Histórico de Lima.[13]

Referencias[editar]

  1. «Huillca Tecse Pedro». Centro de Documentación e Investigación LUM. 22 de junio de 2002. Consultado el 21 de octubre de 2018. 
  2. Instituto de Defensa Legal. «Ollanta debe negar indulto». 
  3. Los Andes (18 de diciembre de 2012). «Recordando a Pedro Huilca Tecse». 
  4. a b c d e f g «El asesinato de Pedro Huilca o por qué debemos recordar a este hombre al menos con un monumento». Útero.Pe. Consultado el 3 de octubre de 2016. 
  5. «"Feliciano" acusa a Abimael de crimen de Pedro Huilca». La República. 8 de agosto de 2003. 
  6. «Sendero Luminoso asesinó a Pedro Huilca». Diario Expreso. 19 de noviembre de 2017. Archivado desde el original el 10 de julio de 2018. Consultado el 10 de julio de 2018. 
  7. Corte Interamericana de Derechos Humanos. «Ficha Técnica: Huilca Tecse Vs. Perú». Consultado el 14 de abril de 2016. 
  8. Centro por la Justicia y el Derecho Internacional. «Corte Interamericana establece que asesinato de Pedro Huilca fue motivado por su condición de líder sindical». Consultado el 14 de abril de 2016. 
  9. Corte Interamericana de Derechos Humanos. «Ficha Técnica Completa: Huilca Tecse Vs. Perú». Consultado el 3 de octubre de 2016. 
  10. «Municipalidad de Lima develó el busto en homenaje a Pedro Huilca Tecse». Peru21. 18 de diciembre de 2012. Consultado el 21 de octubre de 2018. 
  11. «Monumento de Pedro Huilca será repuesto cuando culminen obras del by-pass de 28 de Julio». Americatv.com. 31 de marzo de 2015. Consultado el 3 de octubre de 2016. 
  12. «La Municipalidad de Lima reabrió la alameda de 28 de julio tras casi 3 años de obras». El Comercio.pe. 
  13. «Declaran Patrimonio Cultural de la Nación a 91 esculturas monumentales ubicadas en el Centro Histórico de Lima». El Peruano.