Pavo inductivista

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El pavo inductivista es una historia propuesta por Bertrand Russell[1]​ para advertir sobre los peligros de obtener conclusiones basadas únicamente en observaciones, por muchas observaciones de las que podamos disponer. Originalmente, Russell hablaba de un pollo inductivista, pero Chalmers[2]​ reformuló la historia desde el punto de vista de un pavo al entender que así la conclusión era más fácil de entender.

Chalmers cuenta la historia de un pavo que en su primera mañana en una granja avícola comió a las nueve de la mañana; pero al tratarse de un pavo racional e inductivista no sacó conclusiones precipitadas, sino que esperó hasta tener un elevado número de observaciones de que comía a las nueve de la mañana antes de llegar a una conclusión; el pavo realizó múltiples observaciones en una gran variedad de circunstancias, desde distintos días de la semana, distintas estaciones del año, y distintos tipos de clima; animado por dichas observaciones llegó a la conclusión de que "siempre comía a las nueve de la mañana"; sin embargo, la víspera del día de Navidad, en vez de darle comida, le cortaron el cuello, demostrando así la falsedad de su conclusión.

Lo que se pretende con esta historia es mostrar la irracionalidad de la inferencia inductiva, no importa cuantos resultados "verdaderos" se tengan, puede llevarnos a una predicción falsa, y que la ausencia de prueba no es prueba de ausencia.

Referencias[editar]

  1. The Fabric of Reality: The Science of Parallel Universes--and Its Implications, David Deutsch, Ed. Penguin Books, 1998
  2. ”¿Qué es esa cosa llamada ciencia?”, Alan F. Chalmers, Ed. Siglo XXI, 1982

Véase también[editar]