Pasquale Paoli

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Busto de Pasquale Paoli.

Pasquale de Paoli (o Pascal Paoli, en francés) fue un militar y político corso nacido en Morosaglia el 6 de abril de 1725 y fallecido en Londres el 5 de febrero de 1807, considerado por el nacionalismo corso como "El Padre de la Patria" (en corso, U Babbu di a Patria; en italiano, Il Babbo della Patria).

(Los corsos) somos italianos de nacimiento y sentimientos, pero antes de nada nos sentimos italianos por lengua, costumbres y tradiciones... Y todos los italianos somos hermanos ante la Historia y ante Dios.... Como corsos no queremos ser siervos ni "rebeldes" y como italianos tenemos el derecho a ser tratados igual que los demás italianos.... O no seremos nada... O vencemos con honor o moriremos con las armas en las manos... Nuestra guerra de liberación es santa y justa, como santo y justo es el nombre de Dios, y aquí, en nuestras montañas, resurgirá para Italia el sol de la libertad. — Discurso de Pasquale Paoli tras llegar a Nápoles en 1750

Trayectoria[editar]

Su padre, Giacinto Paoli, fue uno de los Generales del Pueblo, que se rebelaron contra el dominio genovés de la isla. Desde los 14 años vivió exiliado con su familia en Nápoles. Se enroló en el Regimiento Corso, dentro del Ejército Real Napolitano, sirviendo en Calabria junto a su padre, obteniendo la formación militar que le auparía al liderazgo del exilio corso y del independentismo de la isla con respecto a la República de Génova.

Elegido General en Jefe de la Córcega independiente (1755-1769), luchó contra los restos del dominio genovés y contra la ulterior invasión francesa. Fue uno de los primeros dirigentes en Europa en establecer un régimen de inspiración democrática con una constitución. Por la paz de Versalles de 1768, la isla pasó a los franceses, quienes derrotaron a las tropas de Paoli en la batalla de Ponte Novu, en 1769.

Exiliado en el Reino Unido, en 1790 regresó a Córcega y fue nombrado gobernador de Bastia por la Convención. En 1793 se sublevó y pidió el apoyo británico para proclamar la independencia en 1794 bajo el nombre de Reino de Córcega o Reino Anglo-Corso. Las tensiones con el nuevo virrey, sir Gilbert Elliot, acabaron por aislarle políticamente y le animaron a exiliarse nuevamente a Londres el 14 de octubre de 1795. No volvería a regresar a Córcega, que fue invadida por el ejército francés en 1796 e incorporada definitivamente a Francia.

Sus últimos años en la capital británica apenas los dedicó a observar la situación política general, falleciendo en 1807 y siendo enterrado en el cementerio de Saint-Pancras. En 1889 sus restos fueron trasladados a su Morosaglia natal. La Abadía de Westminster contiene un busto y un cenotafio a su memoria.