Pascual Ortiz Rubio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Pascual Ortiz Rubio
Rubio Pascual, portrait.jpg
Fotografía de Ortiz Rubio en 1930.

Seal of the Government of Mexico.svg
Presidente de los Estados Unidos Mexicanos
5 de febrero de 1930-2 de septiembre de 1932
Gabinete Gabinete de Pascual Ortiz Rubio
Predecesor Emilio Portes Gil
Sucesor Abelardo L. Rodríguez

Seal of the Government of Mexico.svg
Secretario de Comunicaciones y Obras Públicas
1 de junio de 1920-16 de febrero de 1921
Presidente Adolfo de la Huerta
Álvaro Obregón
Predecesor Manuel Rodríguez Gutiérrez
Sucesor Amado Aguirre Santiago

Escudo del Estado de Michoacán.svg
Gobernador de Michoacán
1917-1917
Predecesor José Rentería Luviano
Sucesor Porfirio García de León

Coat of arms of Mexico (1893-1916).svg
Diputado al Congreso de la Unión
por Distrito 2 de Michoacán
16 de septiembre de 1912-10 de octubre de 1913
Predecesor Ricardo García Granados

Información personal
Nacimiento 10 de marzo de 1877
Morelia (México)
Fallecimiento 4 de noviembre de 1963 (86 años)
Ciudad de México (México)
Nacionalidad Mexicana
Religión Ateísmo Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padre Pascual Ortiz de Ayala y Huerta Ver y modificar los datos en Wikidata
Cónyuge Josefina Ortiz Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educado en Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo
Información profesional
Ocupación Ingeniero topógrafo
Rama militar Ejército Constitucionalista Ver y modificar los datos en Wikidata
Rango militar Coronel Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político Partido Nacional Revolucionario

Pascual José Rodrigo Gabriel Ortiz Rubio (Morelia, Michoacán; 10 de marzo de 1877-Ciudad de México, 4 de noviembre de 1963), conocido como Pascual Ortiz Rubio, fue un político, diplomático, geógrafo e historiador mexicano. Fue presidente de México de 1930 a 1932, año en que presentó su dimisión, siendo el último presidente mexicano en renunciar al cargo.

Orígenes y vida familiar[editar]

Pascual Ortiz Rubio nació en Morelia, estado de Michoacán, un 10 de marzo de 1877. Fue el segundo hijo del matrimonio de Leonor Rubio Cornelis y el licenciado Pascual Ortiz de Ayala y Huerta, este, su padre, se distinguió entre los liberales moderados ocupando puestos en la administración federal y estatal como magistrado de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, regente del Colegio de San Nicolás, secretario de gobierno, diputado local y senador.[1]

Contrajo matrimonio en dos ocasiones, primeramente[2]​ con Francisca Aceves, originaria de la Piedad, Michoacán, y en segundas nupcias con Josefina Ortiz el 13 de agosto de 1920. De esta unión nacieron tres hijos: Ofelia (dedicada al hogar, 18 de mayo de 1921), Pascual (ingeniero civil, 13 de julio de 1923) y Eugenio Ortiz Rubio (arquitecto, 13 de noviembre de 1924 - 18 de abril del 2002).

Estudios[editar]

Efectuó sus estudios de ingeniería en la Universidad de San Nicolás (Hoy Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, (UMSNH)), de donde fue expulsado en 1895 a causa de sus actividades antirreeleccionistas.[3]​ Completó la carrera de ingeniero topógrafo en la Escuela Nacional de Minería (actual UNAM).[1]

Participación en la revolución mexicana[editar]

Vuelve a Michoacán y en 1910 se une al movimiento maderista con Joaquín Mass. Como diputado de la XXVI Legislatura sufre encarcelamiento al triunfo del cuartelazo del general Victoriano Huerta. Se adhiere al Ejército Constitucionalista y alcanza el grado de coronel.[1]​ Viaja a Estados Unidos para hacerse cargo de la impresión de papel moneda, para el gobierno. En 1917 es nombrado gobernador de su estado natal Michoacán, cargo que ocupa hasta 1920, cuando se afilia con Rafael M. Pedrajo al Plan de Agua Prieta encabezado por Álvaro Obregón.

Durante su gestión en la gobernatura de Michoacán, elevó a categoría de universidad su alma mater.[4]​ Fue secretario de Comunicaciones y Obras Públicas en los gobiernos de Adolfo de la Huerta y Álvaro Obregón.

En Europa y Medio Oriente[editar]

Cierto día se hartó y decidió alejarse. Renunció por fricciones con el gabinete. De esta manera, comenzó a viajar. Primero radicó en Barcelona, España, donde él y su esposa establecieron un negocio de libros y una tabaquería. Posteriormente, Ortiz Rubio se trasladó a Egipto, lugar en el que permaneció por seis meses mientras estudiaba los sistemas de riego que los ingleses habían llevado a ese país.[4]

Embajador en Alemania y Brasil[editar]

Estando en Alemania, el presidente Obregón le confiere, en 1924, la embajada de México en Berlín. Allá se quedó en el país y con las amistades entabladas entre los altos mandos del ejército alemán. Para su sorpresa y disgusto, en 1926, llegó un telegrama que lo mandaba lejos del invierno, hasta Brasil. Y allá permanecería durante tres años, hasta que en 1929, el presidente Emilio Portes Gil le solicitó su regreso a tierras mexicanas para después contender por la silla presidencial.[4]

«...No conocía bien el carácter de Calles ni por qué se le ofrecía de modo tan desusado la ardientemente anhelada silla presidencial, y dio el brinco...»
Como escribe Fernando Benítez

Siendo embajador en Brasil fue llamado urgentemente por Plutarco Elías Calles, quien le propuso, según confesión propia:

...el ejercicio de un Gobierno en el que yo comparta el poder con el PNR (Partido Nacional Revolucionario) que lanzará mi candidatura y a cuyos postulados me acogeré en todas sus partes...
[5]

Para algunos autores su nombramiento se debe a su neutralidad, es decir, la falta de apoyo por parte de partido o de grupo político alguno. Esta circunstancia lo hacía más manejable para su mentor, el jefe del Partido Nacional Revolucionario, organizado por el propio Plutarco Elías Calles para agrupar a todos los miembros de la familia revolucionariaria y dirigir la acción política mexicana.[6]

Así, resultó elegido candidato oficial en la convención de Querétaro de marzo de 1929, frente a la candidatura de Aarón Sáenz.

Elecciones presidenciales de 1929[editar]

Pascual Ortiz Rubio en la portada de la revista Time del 30 de diciembre de 1929 después de haber sido electo presidente. Fue el segundo presidente mexicano en aparecer en la portada de la prestigiosa revista.[7]

Su triunfo electoral fue considerado como el mayor fraude político de la historia mexicana. El 17 de noviembre de 1929 se llevaron a cabo las elecciones presidenciales extraordinarias, organizadas por el presidente interino Emilio Portes Gil, luego del asesinato del presidente electo Álvaro Obregón.[8]

Durante las elecciones extraordinarias, Ortiz Rubio se enfrentó, por una parte, al candidato obregonista Aarón Sáenz y, sobre todo, se enfrentó a la candidatura ciudadana del exrector de la UNAM, José Vasconcelos, candidato del Partido Nacional Antirreeleccionista. Su elección estuvo plagada de irregularidades, fue muy disputada y existen dudas sobre la veracidad de los resultados oficiales que permitieron a Ortiz Rubio convertirse en presidente.[9]

Presidencia de la República[editar]

Tras su discutido triunfo, se convirtió en presidente de México tomando posesión el 5 de febrero de 1930. Como ya era tradición, Ortiz Rubio tomó posesión en el Estadio Nacional sobre la calzada de La Piedad. Terminada la ceremonia el nuevo mandatario se dirigió a Palacio Nacional para instalar a su cuerpo diplomático y recibir felicitaciones.[4]

Aunque su régimen fue breve, tuvo gran importancia ya que reconoció a la Segunda República Española, expidió leyes en favor de la ciudadanía, ratificó la libertad de cultos, delimitó los territorios peninsulares y amplió la red telefónica.

Atentado[editar]

Al salir por la puerta de honor para dirigirse al automóvil convertible que lo esperaba, se percató de que el coche de su esposa estaba estacionado y que dentro iba la señora, acompañada por su hermana y una sobrina.

”Vente conmigo” invitó don Pascual a doña Josefina. “Mejor vente tú conmigo, yo en coche descubierto no voy”. Él aceptó y se subió al lujoso Lincoln. Y ese cambio de planes le salvó la vida.

Porque mientras avanzaba el automóvil, un individuo llamado Daniel Flores González disparó hiriendo al presidente en un carrillo. Dos meses duró la convalecencia de don Pascual en el hospital de la Cruz Roja. Daniel Flores fue detenido y sentenciado a 19 años de prisión en marzo de 1931 y el 23 de abril del año siguiente, la prensa informó que había sido encontrado muerto en su celda de la penitenciaría.[4]

Como consecuencia del atentado padeció un trauma psíquico, que le produjo una neurosis incurable después de tres semanas de hospitalización, durante las cuales estuvo obligadamente al margen de la escena política. Ésta siguió protagonizada por Plutarco Elías Calles pese a sus elocuentes declaraciones de abstención política.[10]

Renuncia[editar]

La dinámica propia del Maximato, en el que el expresidente Calles, el autoproclamado "Jefe Máximo de la Revolución Mexicana", mantenía cuotas importantes de poder, hizo insostenible la presidencia de Ortiz Rubio, por lo que, al cabo de dos años, presentó su renuncia al cargo en 1932. Antes de irse y haciendo eco a la atmósfera de golpe de Estado que se respiraba afirmó:

”Salgo con las manos limpias de sangre y dinero, y prefiero irme, y no quedarme aquí sostenido por las bayonetas del ejército mexicano”.
Pascual Ortiz Rubio

Últimos años y muerte[editar]

Entregó la presidencia provisionalmente a Abelardo L. Rodríguez para después viajar hacia los Estados Unidos. En 1935 regresó a México porque el presidente en turno, Lázaro Cárdenas, quien además era amigo suyo; lo nombró gerente de la compañía Petromex. Una vez aquí, se ocupó de atender algunos encargos presidenciales y sus negocios personales y se dedicó a viajar por el país. Murió en la Ciudad de México, a la edad de 86 años, el 4 de noviembre de 1963.[11]

Referencias[editar]

  1. a b c Orozco, 1985: 435
  2. Familias y Casas de la Vieja Valladolid, Gabriel Ibarrola, Ed. Fimax
  3. Fernando Benítez
  4. a b c d e Orozco, 1985: 436
  5. José Vasconcelos: la voz del mesías
  6. Jaime Delgado Martín (1992), pp. 370-371
  7. «Presidentes mexicanos en la portada de Time». El Siglo de Torreón. 13 de febrero de 2014. Consultado el 26 de febrero de 2021. 
  8. José Alejandro Rosas, historiador Vasconcelos: la voz del mesías, jueves, 5 de octubre de 2006.
  9. Jaime Delgado Martín (1992), pág. 370
  10. Jaime Delgado Martín, página 372 Entonces enfermo de cálculos hepáticos y trastornos arteriales.
  11. Orozco, 1985: 437

Bibliografía[editar]


Predecesor:
Primer candidato
Candidato Presidencial del Partido Nacional Revolucionario
1929
Sucesor:
Lázaro Cárdenas del Río