Parvis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Parvis de justicia de la iglesia de Santa Radegunda, conserva el banco de piedra, donde se sentaban los jueces. El prior, que era nombrado por la abadesa de la Abadía de Sainte-Croix, se sentaba en el centro, donde el muro es más alto.
Parte de la Plaza de San Pedro en Roma, el parvis de la Basílica de San Pedro

Un parvis (en original en francés antiguo) es el espacio abierto localizado frente a la entrada de una iglesia cuyo perímetro está delimitado por un cierre. En ausencia de este último, se habla de plaza-parvis.[1]​ En español no es de uso general, traduciéndose muchas veces por explanada y otras, más imprecisamente, por plaza, anteiglesia o atrio. En italiano, se conoce como sagrato, confundiéndose con el propio lugar en que se podía ejercer el asilo en sagrado.

Ahora se usa generalmente para designar los amplios espacios abiertos delante de y alrededor de una catedral o iglesia,[2]​ especialmente cuando están rodeados por columnatas o pórticos, como en la basílica de San Pedro en Roma.[3]​ Y por extensión, se habla de parvis (antigua plaza-parvis) en aquellos caso de espacios de dominio público que se extienden hasta los pies de los edificios monumentales, incluso desprovistos de carácter religioso. Por ejemplo: el «parvis de la Defensa» o simplemente el «parvis de una estación».

Etimología[editar]

Este término procede de la palabra parvis del francés antiguo, que a su vez vendría de la palabra paradisus que significa "paraíso" en latín.[4]Paradisus viene de la palabra παράδεισος (parádeisos) del griego antigu de las lenguas indoeuropeas arias del Irán antiguo, donde significaba un recinto amurallado o un jardín de flores celestiales plantado por los clérigos.

Historia[editar]

En la era cristiana primitiva y hasta el período carolingio, las iglesias estaban precedidas por un atrio destinado a acomodar a los catecúmenos.

En la Edad Media, la mayor parte de los parvises delimitados por una barandilla estaban restringidos por la iglesia. Lugares propicios para el comercio, como las naves de las iglesias, que a menudo estaban abarrotadas de puestos de mercaderes (tiendas de vendedores de velas, de pergaminos, de vendedores de olvidos, libreros), los emplazamientos eran asignados por los capítulos o fábricas.[5]​ Las viviendas privadas podían estar apoyadas contra la iglesia. Muchas fiestas públicas y las ferias celebradas el día de la festividad del patrón de la iglesia parroquial, se llevaban a cabo en el parvis. Las representaciones teatrales llamadas misterios también se representaban en él entre los siglos XI y XV. En los siglos XIX y XX, a menudo fueron considerablemente ampliados, mientras que se situaban al fondo del dominio privado y con frecuencia protegidos por un rejas o cadenas, para proporcionar un refugio suficiente a la persona que deseaba admirar la fachada del edificio.

Parvis de justicia[editar]

Se llama Tribunales de justicia Se llama «parvis de justicia» a uno de esos lugares dispuestos para hacer justicia. A menudo sucedía que el capítulo o la abadía estaba dotado de poderes de justicia: se hacía afuera, en el exterior, en público y frente a la iglesia.

Parvis de la catedral de San Pablo[editar]

En Londres durante la Edad Media, los Serjeants-at-law [Sargentos en ley] practicaban en el parvis de la catedral de San Pablo, y allí los clientes podían buscar su consejo. Más tarde, los tribunales eclesiásticos desarrollaron los Comunes de los doctores en el mismo sitio.

Uso en inglés tardío[editar]

Porche gótico perpendicular de tres pisos de la iglesia de San Juan el Bautista, Cirencester: un ejemplo elaborado de lo que en el inglés más tardío se ha llamado un parvis.

Más tarde, el término se utilizó para significar una habitación sobre el porche de una iglesia en Inglaterra. Los historiadores arquitectónicos John Fleming, Hugh Honor y Nikolaus Pevsner,[2]​ y los teólogos Frank Cross y E.A. Livingstone dicen que este uso es incorecto. El Oxford English Dictionary describe ese término como "histórico", y usado a mediados del siglo XIX.[4]​ Puede tener raíz de un uso incorrecto más temprano en el libro Norfolk de F. Blomefield, publicado en 1744.[3]

En algunas iglesias esas habitaciones fueron utilizadas como habitaciones escolares, y en el castillo de Ashby el parvise era la casa de una mujer —quién salvó la casa solariega de en un fuego cuándo vio que el fuego que estaba llegando a la habitación.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Mathilde Lavenu, Victorine Mataouchek (1999). Dictionnaire d'architecture. Éditions Jean-Paul Gisserot. p. 93. 
  2. a b Hugh Honour; Nikolaus Pevsner (1980). The Penguin Dictionary of Architecture. Harmondsworth. p. 238. ISBN 0-14-051013-3. 
  3. a b Frank Leslie Cross, ed. (1997). The Oxford Dictionary of the Christian Church. p. 1224. ISBN 0-19-211655-X. 
  4. a b John Fleming (1993). Lesley Brown, ed. The New Shorter Oxford English Dictionary on Historical Principles II. Oxford. p. 2112. ISBN 0-19-861134-X. 
  5. Alain Erlande-Brandenburg (2003). Autour de Notre-Dame. Action artistique de la ville de Paris. p. 168. 

Fuentes y lectura[editar]